11/05/2014 | Pseudociencias


La creencia exagerada en la razón

UN “CULTO” QUE NO LLEVA A NADA

La creencia exagerada en la razón

     Uno de los espejismos más subyugantes, fue sin duda la creencia del hombre en su razón. Lo irracional pertenece al mundo de la locura y el filósofo Hegel manifestó cierta vez: “Todo lo racional es real y todo lo real es racional”.

     Todo lo que entra en la justa razón, es aceptable, mas todo aquello que la contradice debe ser rechazado como realidad por ser absurdo.

     Sin embargo, este culto a la razón no es más que otra creencia del hombre en sí mismo.

     Sócrates, quien según Platón pretendía hacer “parir” el conocimiento de la verdad directamente de las mentes de sus discípulos, jamás podía estar acertado. El método de la mayéutica socrática, no hizo más que alejar de la verdad a los pensadores, cada uno de los cuales llegó a creer poseer la verdad  cuando en realidad, lo único que poseyó fue “su verdad”, una entre tantas que podríamos denominar con mayor propiedad seudoverdades. De aquí a las pseudociencias, ya hay un solo paso. ¡Cuidado con ellas porque pueden engañar a nuestros jóvenes!

     Hoy en día, a la luz de la física cuántica y la astronomía, ¿es posible fiarse de la razón como guía autónoma del hombre en todos los campos en los que es posible una indagación o una investigación?

     ¿Es racional, por ejemplo que la masa de un electrón se halle repartida en todo su orbital y que se encuentre al mismo tiempo en varios lugares a la vez? ¿Es racional que la pregunta de cómo es en realidad un átomo, carezca hoy de sentido y menos de respuesta? ¿Es realidad que los aceleradores de partículas nos revelen un mundo de antipartículas, de cuyo choque surge la aniquilación de ambas? ¿Cabe en la razón que el universo sea curvo y finito y que un astronauta que saliera en una nave espacial desde la Tierra en línea recta hacia el espacio, regresaría al punto de partidla al cabo de un tiempo sin desviar su nave de su rumbo “rectilíneo”? ¿Es racional que la masa de un objeto en movimiento acelerado aumente desmesuradamente cerca de la velocidad de la luz y que un objeto como un bastón, por ejemplo, se acorte en las mismas circunstancias? ¿Es racional la relatividad? ¿Lo es la acción de un agujero negro del espacio exterior que atrae con tal violencia a la materia circundante, que la hace prácticamente desaparecer?

     La razón es, efectivamente, una guía para el hombre en el mundo, pero jamás lo racional puede ser símbolo de lo real, porque lo real es irracional. La locura nos rodea no sólo en forma de mundo circundante, sino en forma de irracional Anticosmos hasta el infinito. Es el hombre quien con su particular forma de ordenar el mundo, esto es racionalizarlo escapa de la enervante sinrazón y logra así sobrevivir, de lo contrario formaría parte de la vorágine de la locura exterior que al final lo aniquilaría.

     Ahora será oportuno formular una pregunta “en mi contra”: Si el razonamiento no nos sirve para comprender el Todo, si el Macrouniverso por mí concebido es irracional, ¿de dónde podría venir la legitimidad de todos mis argumentos sobre las manifestaciones de la esencia del universo  (un título de uno de mis libros), esto es el mundo, la vida y el hombre? Si mi propio raciocinio es inaplicable al irracional entorno, ¿por qué  refuto a aquellos matemáticos que inventan hipótesis descabelladas? ¿Qué fundamento poseo entonces para expresar mis hipótesis acerca del universo, la vida y el hombre? ¿Cómo es que me he atrevido a rebatir muchos conceptos dados por sentados, no obstante que mi raciocinio es relativo, insuficiente?

     La respuesta es que, ¡no estoy sólo!

     El sólo razonamiento es claro que no sirve, la matemática sola tampoco. ¡Es necesario complementarlos! ¿De qué modo y con qué? con la ciencia experimental, único método posible de obtener una visión del mundo aproximada a la realidad, lejos, muy lejos de toda pseudociencia.

 

Ladislao Vadas

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Nicolás
12 de Mayo de 2014

Muy buena nota Sr. Vadas, como siempre. Para reflexionar sobre las actitudes cotidianas que tenemos, sobre opiniones infundadas y razonamientos simplistas que solemos realizar o presenciar.

aldo g. giuliani
12 de Mayo de 2014

No me queda claro a que apunta el artículo. Los hechos de la naturaleza (estados de cosas o procesos) no son racionales ni irracionales, simplemente son.
Los objetos de la razón son conceptuales, y si bien se aplican para la descripción de la realidad (para eso se inventan), son FICCIONES, es decir, no son cosas reales, y no tienen existencia autónoma: solo "existen" si hay cerebros que los crean. De hecho, suelen diferenciarse las ciencias formales (lógica y matemática) de las ciencias fácticas, atendiendo entre otras cosas a los objetos de los cuales tratan. Mientras las ciencias empíricas se refieren a cosas y eventos del mundo real. las ciencias formales se refieren a objetos ideales, aunque estos se emplean para la descripción de la realidad.
Teniendo en claro estos conceptos, el contenido del artículo-si entendí algo-resulta ser una perogrullada.

SALVADOR ARMANDO
13 de Mayo de 2014

Aldo:

Imagino que el artículo tiende a advertir lo necesario de la complimentariedad de ciencia y razón.
Si bien hoy ello puede resultar de Perogrullo, podemos ver como los griegos se ocupaban casi únicamente a la razón en desmedro de lo que experimentable por estar contaminado por los sentidos y ser factible de engaño por ello.
Así, pueden construirse gigsntescos edificios en el aire sin cimiento alguno, como ha ocurrido con la pretendida apoyatura filosófica de las religiones.
Imagino también que esta nota de Vadas ha de pertencer a algún capítulo de alguna obra suya, dado que publicada aquí como una nota suelta resulta un poco descolgada.

fran
13 de Mayo de 2014

es posible explicarlo todo,
pero para eso, hay que ir subiendo
escalones
donde en cada escalón se ve claramente el de abajo y donde debemos saber donde estamos pisando para subir al próximo
pero debemos saber que encima nuestro hay otro escalón

podría existir una ciencia y razón en cada escalón, pero la falta de inteligencia nos hace creer que no hay escalones, sin embargo está en el aire

Fausto
14 de Mayo de 2014

Un disparate. Con sólo leer la historia, uno no debería desesperar ni denigrar a la razón por que no puede comprender ciertos fenómenos.

aldo g. giuliani
15 de Mayo de 2014

Me intriga el significado de la frase de Hegel citada:
“Todo lo racional es real y todo lo real es racional”.
Si alguien puede explicarme su sentido se lo agradecería. Por ejemplo, un átomo es real, ¿ puede decirse que un átomo es racional?, ¿ no será mas bien que las proposiciones acerca de los átomos, tales como la afirmación de su existencia, de tales o cuales propiedades, etc., pueden ser racionales o no?.
¿ Es real una idea, o cualquier objeto matemático?, ¿ acaso no se afirma que son ficciones o constructos mejor dicho?.

aldo g. giuliani
16 de Mayo de 2014

En parte tiene razón Salvador Armando. Al mencionar a los griegos, mas exactamente se refiere al platonismo. De todos modos, el perfecto mundo de las ideas de Platón, dotadas las mismas de existencia autónomas es insostenible en la ciencia actual. En las ciencias empíricas, la contrastabilidad da la última palabra, y el análisis racional es la herramienta indispensable para inventar hipótesis, formular teorías, penerlas a prueba, etc. y ¿quién duda de eso?.

fran
16 de Mayo de 2014

con respecto a la frase
“Todo lo racional es real y todo lo real es racional”.

parece solo juego de palabras...

lo racional es algo que está sustentado por algo real

ahora, que el ser humano crea que logró dicho cometido no quiere decir que conozca o no la realidad o que sea racional


Supongo que lo que querrá decir que partiendo de eso y que si alguien plantea que esa frase no encaja o está equivocada, quiere decir que el hombre no es racional y que no conoce la realidad

Y, pues, claro, que yo opino que el ser humano confunde la realidad, la desconoce, le asigna ideas y lenguaje mental

 

Seguinos también en