12/11/2014 | Analisis


Nadie se hace cargo de la violencia en el fútbol

NI LA POLÍTICA, NI LA JUSTICIA NI LOS CLUBES

Nadie se hace cargo de la violencia en el fútbol

El ataque de barras de Dock Sud a hinchas de San Telmo reimpulsó en las últimas horas un debate que no termina de resolverse: el de la violencia en el futbol.

El hecho ocurrido esta semana culminó con el deceso de Javier Araujo, el joven que agonizaba en el hospital Argerich con un disparo en el abdomen. La muerte de Araujo, de 29 años, se suma a la de Daniel Sánchez, de 28, cuyo deceso se produjo minutos después del ataque de barras de Dock Sud a los hinchas del "candombero" que estaban mirando en pantalla grande el partido ante Defensores de Cambaceres en el club barrial El Resurgimiento.

De acuerdo a la nómina de la ONG Salvemos el fútbol, son 293 las muertes relacionadas con el fútbol. En una semana murieron cinco hinchas de fútbol, tres por la violencia entre barras, ya que días atrás fue ultimado un hincha de Almirante Brown, y dos perecieron al caerse de tribunas, en Córdoba y Temperley.

Ante esa realidad, Jorge Capitanich hoy solo atinó a despegarse de la problemática y sostuvo que la problemática de las barras bravas "no es de ahora", sino "histórico".

Por si no quedara claro, el jefe de Gabinete agregó": Si uno toma la historia de la humanidad, en los últimos 50 años hechos delictivos han ocurrido lamentablemente".

En su habitual rueda de prensa en la Casa Rosada, Capitanich expresó que el "Estado puede hacer el máximo nivel de prevención", pero estos "hechos delictivos" de la violencia en el fútbol deben "ser severamente condenados".

"Si alguien hiere a otra persona, mata o golpea a otra, si viola todas las condiciones desde el punto de vista del espectáculo deportivo, tienen que actuar fiscales, actuar los jueces y juzgar y condenar automáticamente", enfatizó el funcionario, tirando la pelota al poder judicial.

La política no parece interesada en resolver esta cuestión, tampoco los funcionarios judiciales, menos aún los presidentes de los clubes de fútbol.

Por lo visto, es un tema que, al igual que tantos otros, seguirá sin solucionarse.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

pepe
12 de Noviembre de 2014

vieron la tapa de OLE ? ¨DURO DE MATAR¨ seria bueno que los medios ayuden un mínimo desincentivando la violencia...

Ironics
12 de Noviembre de 2014

Terminemos con los eufemismos. No hay violencia en el futbol, hay delincuencia desatada e impune que tambien actua en el futbol.
No son los hinchas de un club los que desatan este tipo de violencia, son los de la mal llamada barra brava, delincuentes que usufructuan su violencia propia, y la convierten en un prospero negocio sin tanto riesgo y con grandes utilidades.
Desde puestos muy bien rentados en los clubes y o municipalidades, dominio de playas de estacionamientos o lugares publicos para estacionar, puestos de venta de bebidas o choripanes en los clubes o sus inmediaciones, demandas de dinero a los jugadores y dirigentes o reventas de entradas.
Luego se pelean estos grupos por adueñarse del manejo de estos negocios que describi.
Llamar a eso violencia en el futbol es un engaño que no resuelve el problema.

Endurezcamos las leyes penales, limpiemos a la policia de corrupcion, saquemos a los delincuentes de la calle y veremos como desaparece la mentada y mal llamada violencia del futbol.

Pretender que un dirigente de futbol, enfrente a 100 forajidos amparados por el poder politico, es una pelotudez y una cretinada.

No son suicidas son dirigentes, en muchos casos gente de bien que no puede hacer nada frente a estos delincuentes patoteros, porque ni siquiera tienen el apoyo de las autoridades cuando intentan enfrentarlos, a muchos hasta les han quemado la casa.

Este es un problema que debe resolver la politica y no usufructuar los politicos como si lo hacen.
Cuando pasan cosas graves miran para otro lado. Como no lo van hacer si son los responsables por inaccion.

Resolver el tema prohibiendo ir a una hinchada visitante, es mostrar no solo la incapacidad de los dirigentes, sino esconder la complicidad existente, de la politica con estos satrapas.
Porque deben pagar miles, la accion de unos pocos, porque los que provocan estos problemas no pasan de 100 en cualquier club y hablo de los grandes, de los chicos, no pasan de 10 delincuentes.

PD:
Violencia en el futbol, es aplicable al juego mismo. Jugar fuerte con mala intencion. Lo otro es delincuencia comun actuando en los clubes.

hugo
12 de Noviembre de 2014

Al Jefe de gabinete, Capitanich, le recordaría aquella famosa "Hinchadas Unidas Argentinas" que, casualmente, colgara en todos los estadios mensajes de apoyo a Néstor Kirchner. También que el asesino material de aquel muchacho Mariano Pereyra fue, casualmente, un barra brava de Defensa y Justicia, contratado para actuar como integrante de la patota (grupo de choque) de la Unión Ferroviaria de Pedraza, aquel que, también casualmente, fuera nombrado por Cristina Fernández como "dirigente gremial modelo". Y que en los distintos grupos de choque asociados a los sindicatos "oficiales", o a políticos y funcionarios variopintos, o a quien quiera contratarlos para "trabajos varios", siempre aparecen ya individualmente, ya con la barra en pleno, barras bravas de los distintos clubes. En Oriente Medio (y antes en Centroamérica) los EEUU utilizaba (y utiliza) a los "contratistas" (antes denominados "mercenarios") para los trabajos "sucios" que les sean necesarios. Aquí se usan a las barras bravas, son los "contratistas" criollos. Se han mencionado en reiteradas oportunidades la asociación de estas barras con dirigentes políticos, gremiales, empresariales o aún con policías, y hasta se llega a asociar directamente a determinada barra con determinado político o gremialista. Entonces ¿puede extrañarnos que perduren y la impunidad que gozan?. Cómo será la cosa que hace poco leí en un periódico online que el Jefe de la Policía Federal tenía custodia porque está amenazado por una barra brava, creo que la de Boca. Si el Jefe de Policía está amenazado y requiere custodia especial, ¿qué podemos esperar los ciudadanos comunes?. Lo cierto es que estos grupos de matones y asesinos solo desaparecerán cuando desaparezca el sistema que los sostiene y utiliza.

Adri de Mardel
12 de Noviembre de 2014

10 puntos para el comentario de Ironics.
Quienes van a un estadio armados son delincuentes amparados por el poder político y algunos dirigentes que dejaron crecer a esta lacra mafiosa.
Si hasta la Sra. Presidente ponderó hace un tiempo a los barras brava como si fuesen ejemplos a seguir.
Este tema no tiene solución mientras estos tipos sigan siendo útiles a los políticos.
Saludos.


13 de Noviembre de 2014

Como que no se hacen cargo? Estos tipos estan controlados por el PJ. Son los de primera fila en los actos, las fuerzas de choque, los de los saqueos, etc., etc....

Ernesto
13 de Noviembre de 2014

Esto da pena, cuando Cantero intento luchar contra los barras de Independiente nadie salio a apoyarlo, los periodistas solo buscaban la nota con chupete Alvarez, en Córdoba se premiaba a la barra de Talleres en la Legislatura por "erradicar la violencia" (premio que despues se lo sacaron, no le duro ni un año creo), Anibal Fernandez presidente de Quilmes super conocido por utilizarlos en manifestaciones a los mismos barras del club, y asi sobran ejemplos para seguir hablando...

silvina
14 de Noviembre de 2014

Perfecto Ironics! Coincido
Ernesto sera Bebote Alvarez? ;-) y coincido con lo que decis de Cantero, habra tenido errores pero fue el unico con huevos y lo dejaron solo.
Los politicoa usan a los barras como grupo de choque y cuando mes van a pedir algo se hacen los asombrados.
Todos son responsables: gobierno de turno, politicos, candidatos, dirigentes y sobre todo Grondona. Periodistas haciendo entrevista a Alvarez con el casco de moto... Por favor!!

 

Seguinos también en