02/07/2015 | Cultura


¿Nisman asesinado? Anticipo del libro que cuenta la verdad

BRACESCO Y UN ÉXITO EDITORIAL

¿Nisman asesinado? Anticipo del libro que cuenta la verdad

Suicidado es una hipótesis personal de lo que sucedió con el Fiscal Alberto Nisman. Es difícil catalogarlo, ya que contiene elementos de los relatos periodísticos, las novelas de ficción policial y las investigaciones periodísticas.

Este libro no busca justicia. Aquí se cuenta una historia de poder, ambición desmedida e impunidad estatal.

Un velado incidente que quedará en la memoria de todos los argentinos, donde no hay buenos, sólo malos.

En las investigaciones judiciales de Argentina rige una ley similar a la Teoría General de la Relatividad. Tal como la masa dobla y estira el tiempo y el espacio, aquí, el poder dilata y degenera las causas e investigaciones que le son adversas. Mientras más tiempo pase, hay más chances que la opinión pública se aburra del tema y el crimen quede impune. Con un gran número de artilugios, aprietes, personas entrenadas y trucos desarrollados durante décadas de impunidad gubernamental, pueden pasar meses, años o nunca conocerse pruebas o elementos determinantes que podrían haber sido descubiertos por pericias básicas o la observación de fiscales o jueces en los primeros instantes de las causas. Mientras tanto, un sinfín de pistas falsas se generarán desde el Gobierno y sus aparatos de inteligencia y comunicación, tirándolas a gravitar o colisionar con el gran problema, hasta desgastarlo. Algunas funcionarán y otras, simplemente, se evaporarán apenas toquen la atmósfera de la causa, por su propia inestabilidad.

Escribir sobre policiales en el Conurbano, donde millones de personas viven al margen de la Ciudad de Buenos Aires con poca o casi nula presencia del Estado, me dio el ejercicio para aprender a distinguir cuando una muerte tiene un contexto poco claro detrás. Los policías a cargo del caso y los peritos comienzan a contradecirse en datos básicos como los horarios de llegada de los oficiales, fallan en llevar a cabo pericias que realizan todos los días u olvidan los procedimientos rutinarios.

El encubrimiento siempre tiene cara de incompetencia e ineptitud. Como toda regla, también tiene sus excepciones. Las personas ligadas al poder político, el sistema judicial y los sistemas represivos de la Policía e Inteligencia saben cómo funciona el ocultamiento y que deben ser parte de ello, o sufrirán el escarmiento durante su probable corta carrera en la fuerzas. Pero la gente normal no lo sabe. Siempre es un vecino, una persona que pasaba por la escena del crimen, un médico, un cerrajero o un testigo quien rompe la maraña de encubrimientos y logra que la sociedad pueda ver un destello de luz en un océano de oscuridad, aunque sea instantes antes de que el miedo a la masiva gravedad del poder los devore.

 

Charco de Sangre

Enero suele ser tranquilo para los que hacemos periodismo policial. Por ahí, lo peor de esta época en esta actividad es tener que cubrir a compañeros de labor y colegas de otros medios, que se van en manada, con sus familias, a las frías costas del Atlántico en Buenos Aires, Uruguay y el sur de Brasil. Sé su destino porque suben esas odiosas fotos de paradísiacas vacaciones que luego, bu-ceando un poco, no suelen ser tan agradables. Mentirosos.

Las multitudes se habían replegado de Buenos Aires en todas direcciones. La ciudad es hermosa en enero. Las personas son uno de los pocos males de esta gran urbe.

Recorrerla y vivirla sin tantas almas alrededor es una agradable experiencia. Eran las 12:30 de la medianoche del lunes 19; las calles se habían tomado vacaciones del caos.

Los conflictos y las cicatrices sociales parecen cerrarse por este tiempo en que creen que escapan de la rutina, aunque en realidad se van a hacer las mismas colas y a embo-tellarse en el mismo tráfico, pero otros lugares. O quedar bien ocultos.

Como decía, era el final de otro día de trabajo normal. Acababa de llegar a mi casa luego de haber estado redactando noticias durante todo el día. Escribir, chequear información, investigar datos, buscar fotos, pelear con el editor y volver a chequear. Noticias que, sinceramente, ya no recuerdo.

Tomé un taxi hasta Avellaneda, una vieja ciudad industrial venida a menos y anexada al sur de Buenos Aires. La situación de la seguridad en esa zona no es la mejor. Varios vecinos sufrieron entraderas a sus viviendas, así que es mejor gastar unos pesos de más en un traslado puerta a puerta y no terminar perdiendo todo lo que llevamos en los bolsillos en la parada del colectivo.

Ese día abrí la puerta principal pensando en que al fin había llegado el anhelado momento en que podía sacarme los zapatos y caminar descalzo sobre piso de madera.

Me tiré sobre el sillón, cerca de un enchufe. Lo que más me preocupaba era ese manchón de humedad que aún hoy crece en el ángulo izquierdo del techo. Tenía que juntar fuerzas para pintar, otra vez, con esa membrana líquida que queda durante días en las manos y no me permite sentir el choque de las teclas con los dedos.

Tal vez, cocinar algo, poner a descongelar un pollo o llamar a la pizzería.

Por costumbre, saqué el teléfono celular para ponerlo a cargar. Hice un par de movimientos desganados con el pulgar izquierdo y vi pasar un tuit que mi colega y amigo Damián Pachter había sido escrito hacía más de veinte minutos. Maximicé el mensaje y leí como decenas de personas se preguntaban si el contenido del mensaje era un chiste de mal gusto o una cargada.

Damián Pachter (@damianpachter):

0:08 - 19 de ene. de 2015

Encontraron al Fiscal Alberto Nisman en el baño de su casa de Puerto Madero sobre un charco de sangre. No respiraba. Los médicos están allí.

Conocía a Damián desde hacía pocos días. Sabía que trabajaba como cronista raso en el diario oficialista en inglés Buenos Aires Herald y que era uno de los elegidos por el Fiscal Alberto Nisman para difundir un resumen de 59 páginas con la denuncia contra la Presidente Cristina Fernández de Kirchner, su Canciller de religión judía, Héctor Timerman, y un par de funcionarios más que integran la tercera línea de su partido. Era un de los pocos colegas que tenía esa información privilegiada, de la que yo carecía. Nadie en mi medio tenía la denuncia y Pachter subía fragmentos de los escritos a Twitter, por lo que empecé a seguirlo, a hablar con él y a intercambiar mensajes, algunos sobre el tema, otros sobre libros o nimiedades. Pegamos onda.

Más tarde, descubrí la verdadera razón por la que Pachter tenía parte de la denuncia de Nisman: también era colaborador del diario Times of Israel. Se lo consideraba uno de los nexos entre la de la comunidad judía en Argentina e Israel. Y el Fiscal necesitaba todo el apoyo posible.

Recé e imploré al cielo tener el número de teléfono de Pachter. Lo tenía agendado, pero como Petcher. Recién aprendí a escribir bien su apellido una semana después.

-¿Qué hacés boludo, es cierto esto que pusiste? - le dije.

-Sí boludo - afirmó una voz con erres patinosas y un acento difícil de sacar, más polaco o alemán que hebreo.

-¿Pero cómo sabés?

-Una fuente recontra confiable mía que estuvo ahí.

-¿Cómo ahí?

-Sí boludo, lo vio a Nisman muerto en un charco de sangre.

Me dice que no vio la pistola. Está muerto boludo.

-Me jodés. Voy para allá. Nos encontramos en la puerta.

-No, no, estoy escribiendo las notas para afuera. No voy a ir. Andá y chequeá que esto que te cuento es así. Si ves algo, avisame y tratá de chequearlo por tu lado, que a mí me están matando.

-Esto es una bomba. Voy a avisarle a mi jefe que voy para allá, que esté atento.

-Dale, avisame qué ves. Pero seguro que pasó.

-Obvio, te aviso boludo. Abrazo.

Después de esa extraña conversación, Damián escribió este tuit:

Damián Pachter (@damianpachter):

0:40 - 19 de ene. de 2015

Sepan entender que estoy chequeando y rechequeando la información que me está llegando. Gracias.

No era claro, pero creo que se refería a las consultas que hacía con otras personas, y de alguna manera mínima, a ese chequeo que me pidió. Llamé a un taxi. Volví sobre mis pasos y me puse de vuelta los zapatos, que en ese momento del día pesaban una tonelada cada uno. Desde mi barrio de clase media baja fui, en diez minutos, hasta uno de los lugares más nuevos y caros de la ciudad: Puerto Madero. Cuando estaba subiendo al auto, tomé coraje y llamé al director de mi diario. Fue algo totalmente arriesgado e inconsciente, hasta me podría haber jugado mi puesto si la noticia era un bluff.

-¿Disculpame la molestia, estabas durmiendo?

-No, no, decime.

-Parece que murió Nisman.

-¿¡Qué?!

-Sí.

-No puede ser. ¿Estás seguro?

-No, estoy yendo a chequearlo.

-¿Quién te lo dijo?

-Un redactor del Herald que conozco. Tiene una fuente que estuvo ahí y lo vio en un charco de sangre.

-¿Estás seguro? No puede ser. Mañana tiene que ir al Congreso. No puede ser.

-No estoy seguro. Te aviso, llego en minutos.

-Ok, manteneme al tanto.

Miraba por la ventanilla cuando cruzábamos el Puente de La Boca, con Caminito a lo lejos, pensando que no podía ser cierto. Como me había dicho mi jefe, Nisman se tenía que presentar en menos de doce horas en el Congreso para explicar su denuncia ante legisladores del kirchnerismo y la oposición. Había muchas chances de que sea un error.

Pero si era verdad, era la noticia policial de la década y quería estar ahí, en primera persona para ver todo lo que podía llegar a pasar.

Llegué al lugar antes que el Juez, el Fiscal, el Jefe de la Policía Federal y el Secretario de Seguridad. Durante casi dos horas vi, escuché, fotografíe, tomé apuntes y relaté en Twitter todo lo que sucedía, antes de la llegada de los medios tradicionales. Y voy a contarte cosas que sólo yo vi y que después de un tiempo prudente de análisis puedo escribir.

El oficio me llevó a hacer una apuesta como punto: podía llegar a perder los 40 pesos del taxi y un par de horas 17 de un domingo por un mal dato, contra la mínima posibilidad de que ocurriese lo contado en este libro, que espero lo disfruten tanto como yo al vivir e ir descubriendo todo lo que sucede en esta novela policial.

“Suicidado, el asesinato del Fiscal Alberto Nisman” es la opera prima del periodista de policiales G. M. Bracesco, quien escribe para los diario Muy y Clarín de Argentina, además de haber hecho columnas de opinión para el diario británico The Guardian.  

La obra se puede adquirir en formato digital en Amazon http://www.amazon.com/dp/B010QW8QKW

También en formato papel: http://articulo.mercadolibre.com.ar/MLA-563023867-suicidado-el-asesinato-del-fiscal-alberto-nisman-_JM

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Tremebunda
02 de Julio de 2015

Para mi el caso se sabe si va de verdad o de mentiras en la investigacion, solo preguntandole a los de la panaderia del barrio, si esa madrugada vino la gente del Leparc, o los policias o la doña Fein, abriendo su carterita al comprar dos docenas de facturas.....como para que alcance para todos.... o no.
Si fueron a comprar las facturas y la gente que se las vendio se acuerda, el rollo de la Natalia fue verdad,.
De las facturas, segun para mi a nivel domestico, sale la verdad o toda la mentira del caso.
Tomaron cafe del bueno, de la cafetera del fiscal....o no.
Se investigo de verdad, o no.

Mario Pelé
02 de Julio de 2015

que turbio este caso.

LILIANA
03 de Julio de 2015

jamas se sabra la verdad
+segun dicen don dorleone decia
QUE PAREZCA EN ACCIDENTE

ahora se dice (y en este caso alguien lo dijo sin dudarlo)
SAQUENME A ESE HIJO DE PUTA DE ENCIMA Y QUE PAREZCA UN SUICIDIO

SIEMPRE QUE UN SERVICIO DE INTELIGENCIA MATA A ALGUIEN, ESE ASESINATO APARECE COMO UN SUICIDIO SABEN CUMPLIR BIEN LOS ENGARGOS

goyolin
03 de Julio de 2015

Al parecer, en esta vuelta el sicario que mató al Fiscal General de la Nación, se olvidó de algunos detalles ( para Doña Liliana).
Detalles que el Berni ni supo ver, bueno él mas bien fue a cambiar la "acusación" del Fiscal, que debia presentar ese lunes ante el Congreso Nacional.
Si el gobierno próximo quiere un cambio ..., debe trabajar, luchar por saber la verdad.

JUAN CARLOS
03 de Julio de 2015

¿ Quedan dudas sobre quien es Damian Pachter ?. ¿ Por que se fugó Pachter del país ? ¿ por qué nunca mandó la primicia a su diario ?. No quedan dudas que a Nisman lo mató la Mossad. No quedan dudas que Pachter era un kidón.

José Petrosino
03 de Julio de 2015

Chochamus, lo único bueno que hizo ¡EN SU VIDA! el pelutdo con palanca al piso Nisman, fue SUCIDARSE EN EL BAÑO, seguramente para apuntarse mejor frente al espejo, como hacen algunos suicidas, Favaloro por ejemplo.
Si lo hubiera hecho en el living o se hubiera tirado por la ventan, SIEMPRE HUBIERA QUEDADO LA DUDA emponzoñándonos la sociedad, como ha ocurrido con otras muertes notorias. ¡UNA PARA EL LADO DE LA ARGENTINA Y DE LA VERDAD!.
Ahí, por la exiguïdad del lugar es imposible no poder determinar científica y fehacientemente, si fue un SUCIDIO(como todo indicaba ya prima facie)o un crimen disfrazado de tal.
Ya lo han hecho las juntas médica y criminalística(especialmente esta última),con la unanimidad de todos los peritos oficiales y de parte de Lagomarsino(22 profesionales), y sólo falta que la Fein termine de recibir algunas pericias para que lo haga oficial.
El patrón del salpicado de la sangre es crucial en este caso. Éste permite establecer SIN LUGAR A DUDAS como estaba el suicida al momento del disparo, en este caso parado frente al espejo, y si había o no, otro con él al momento del disparo. Si lo hubiera habido parte de las salpicaduras de sangre se las tendría que haber llevado encima.
Por eso es que ni el más pelotudo sicario del mundo lo hubiera llevado al baño para asesinarlo y ¡AHÍ! simular un suicidio, donde se le hubiera complicado mucho hacerlo por la estrechez del lugar, y le hubiera sido imposible ocultar sus rastros o los del armado de la escena del suicidio.
En ese caso lo hubiera hecho en living, donde lo podría haber ayudado un secuaz y su huellas se hubieran confundido con las de los que iban llegando. Mientras que en el baño la escena fue filmada por la puerta entre-abierta antes de que nadie la pudiera alterar.
También está más que claro el motivo del suicidio. Fue la debacle narcisista de un sujeto al que lo K habían hecho Gardel por 10 años, permitiéndole todo y dándole todo sin el mínimo control ni restricción, mientras lo usaban PARA ACUSAR FALSAMANTE a Irán por el bombazo AMIA para chuparle las medias a sionistas y yankis, y para acusar falsamente a sus enemigos políticos: Menem y el Fino Palacios y por elevación al jefe de éste, el Mauri.
Pero en 2008 post crisis de las subprime en USA, los yankis con Obama cambiaron su posición frente a Irán, e iniciaron con ellos la tranza que está terminando ahora.
Los K para alinearse con Obama(no por otra cosa), en 2013 firmaron con Irán el acuerdo para DESBLOQUEAR la malhadada causa AMIA, para permitirle a Irán que probara la extraneidad que siempre ha alegado y que el SUICIDA CORRUPTO y los que lo teledirigían no le dejaban hacer poniéndoles como condición LA ENTREGA A LIBRO CERRADO(¡y esposados y con un moñito!) de sus funcionarios, lo que obvio Irán NO PUEDE HACER AUNQUE QUISIERA.
Esto dejó colgados del pincel al FIESTERO SUICIDA y a su alter ego Jaimito Stiuso. Éste un corrupto vivo, arregló con los K su retiro sin hacer olas.
Pero el FIESTERO SUICIDA, un corrupto pelotudo, se quiso hacer el vivo y no le dio el Piné, con unas pedorras escuchas sobre el teléfono del perejil Khalil que estaban en el expte., pergeñó las más ridícula de sus falsas acusaciones, pero contra sus creadores K ahora.
Pensaba dejársela a su "amigo" Lijo, para que la "justicia" antiK iniciara una "investigación" que iba a dañar a estos hasta octubre, y él volverse a Europa a pasear(con la guita que nos afanaba de la UFI AMIA).
Pero las loquitas(y agentes yankis) Bullrich y Alonso para esmerilar a los K ¡le arruinaron "el plan"!, y lo OBLIGARON a presentar su esperpento en el Congreso, donde las fieras K lo hubieran hecho de goma, refregándole en la jeta sus corruptelas, que se conocieron luego y que ellos mismos le habían tolerado.
Él se resistió, pero las minuzas fueron insistentes y no le dejaron otra que pegarse un tiro para zafar del bochorno y la cárcel.
Lo más patético fue que la plana mayor del PRO había decidido el domingo 18/1 anular la presentación del lunes, pero no llegaron a avisarle a tiempo.

osvaldo xioxi
04 de Julio de 2015

Se da cuenta uno que estas hablando por varios motivos ,primero porque el aire es gratis y luego porque se nota tu pasion enfermiza por las novelas de Agata Cristi. mejor lee el corin Tellado ...

José Petrosino
04 de Julio de 2015

Xioxi, si me lo decís a mi, mejor me chupás un goivo.
En lugar de hacer crítica ad hominen, que no sirve para nada, ni para nadie, porque más vale no intentas exprimirte la capocheta haber si te sale un argumento que aporte algo la tema del artículo.
Hacé un esfuerzo, por ahí algo te sale.

José Petrosino
05 de Julio de 2015

Para Juan Carlos.
Lo de Patcher no tiene ninguna relevancia. Su twit anunciando que "algo raro pasaba en el dpto. de Nisman en Le Parc", fue del lunes 19 a las 00:07. La madre y los custodios lo habían encontrado a las 22, 2 hs. antes.
A Patcher el avisó el médico de Swiss Medical, al que lo llamó la madre de Nisman y fue el primer profesional en ver el cadáver. Esto lo aclaró el propio Patcher y el tal médico.
Patcher se inventó una persecución del gobierno y dejó el país por Israel y ahí se puso a decir ganzadas.
No creo que sea agente del Mossad, ésta no contrata pelotudos.
Más singular es tal vez que circa las 18 del domingo, la secretaria de más confianza de Nisman fue a Le Parc y estuvo ahí hasta la madrugada del lunes.
A las 16 del domingo, sus 2 custodios de ese día, como Nisman no daba señales de vida subieron al dpto.(lo que Nisman les tenía prohibido hacer), y como nadie respondía a la puerta, llamaron a su secretaria(que es lo que Nisman, que controlaba el mismo a sus custodios y que no quería que nadie supiera lo que él hacía, les tenía ordenado hacer).
Ésta les dijo que no tenía llaves, pero que fueran a buscar a la madre que si las tenía, y le avisó a la ex que estaba en Europa de lo que pasaba, y ésta fue la que le dijo que fuera a Le Parc.
La madre y los custodios volvieron cerca de las 20:00 y como no pudieron entrar por la puerta principal, volvieron a buscar una llave que la madre tenía de la puerta de servicio.
Tampoco pudieron abrir con esa llave porque no abría el pestillo y tuvieron que llamar un cerrajero que la abrió fácil a eso de las 22, porque esa puerta no tenía pasada la llave en la cerradura del picaporte.
De esto, lo que me parece muy extraño es que la madre de Nisman, que es a la que los custodios respondían entonces, no les haya ordenado voltear la puerta, cuando estuvo la primera vez a las 18.
Ella había sido la última con la que habló Nisman el sábado 17 a las 23, y seguramente por eso(algo le debe de haber adelantado o pedido), para mi, sabía que se había suicidado.
Lo que explica la calma con la que se tomó el hecho, ni siquiera intentó verificar ella misma si el hijo estaba realmente muerto, podría haber sufrido un accidente y estar vivo todavía.
En este bolonqui Nisman, lo que importa para aclararlo, es determinar fehacientemente si se SUICIDO(como todo lo indicaba ya prima facie), o lo asesinaron y simularon un suicidio(una hipótesis posible en el límite, pero MUY, MUY POCO PROBABLE, con lo que se sabe y como se han dado las cosas).



Andres
07 de Julio de 2015

No leí un corno, ni los comentarios pero para mi le dieron para que tenga y súper berni llegó al lugar primero para tapar el acceso, pues no le dieron del todo bien y tuvo sobrevida, agonizó hasta que la entrada fue libre y gratuita.

Tomas
12 de Julio de 2015

Lo que hace el hambre de fama, todos sabemos que Brancesco es un merquero, algunos conocemos sus historias que rozan el abuso de mujeres y que no tiene amigos solo contactos.

Juan Marcelo
02 de Septiembre de 2016

Para José Petrosino:
Qué bien informado que estás.Y cómo sabés del caso, pareces poli. Seguramente que te contaron Berni, Fein y CFK lo que pasó en el lugar no? Qué yunta, por Dios!!!

 

Seguinos también en