14/09/2015 | Politica


El síndrome de Estocolmo para con el peronismo

LA ARGENTINA Y UNA CUESTIÓN INEXPLICABLE

El síndrome de Estocolmo para con el peronismo

Si bien Daniel Scioli fue el candidato más votado en las PASO de agosto, no se puede negar que el FpV perdió un tercio de los apoyados reunidos en el famoso 54 %, número sagrado de la liturgia kirchnerista.

No obstante, la performance electoral del ex-motonauta es digna de destacar, sobre todo si se considera qué triunfó en una provincia de Buenos Aires anegada por el agua. Junto con la calamidad y la desolación, quedó expuesto un estado inoperante y abandónico. Sin embargo, el oficialismo se impuso en las urnas.

Y como si nadie dijera nada, no sucede nada. Entonces se comprende un poco mejor por qué el país se llena de hijas de Rossi, aún en un supuesto fin de ciclo.

No es una suposición que CFK se debe ir del gobierno; efectivamente: debe irse. Sin embargo, ello no autoriza a creer ingenuamente que los kirchneristas serán desalojados del poder real el próximo 10 de diciembre. Por el contrario, el FpV se reacomodará a fin de año, en un nuevo mapa político, sin la malla de contención que propina el poder formal, en tanto la responsabilidad de la oposición siempre es bastante más difusa que la del que gobierna.

Es cierto que los Kirchner no se han destacado precisamente por su apego a la institucionalidad; mas por eso mismo no está de más advertir que si se llevaron puesto todo lo que pudieron desde el gobierno, cuánto más lo harán fuera de él. Con presencia importante en el Congreso, con representantes en el PARLASUR con capacidad de financiar a los “kumpas” que se queden a pie, con “militantes” ubicados en cada rincón de la administración, con jueces y magistrados del ministerio público afines, con cuantiosas fortunas personales con débito automático para la causa, el kirchnerismo conservará capacidad de dañar. Aún fuera del gobierno y por la autocrática comprensión del poder que tienen, desprecian el temple republicano y se colocan en una peligrosa posición respecto a quienes pretenden gobernar observando las reglas del Estado de Derecho. Siempre ha sido así, el peronismo suele ser bastante más peligroso en la oposición que en el gobierno, y no hay ninguna razón para pensar que no será así ahora.

Sin ser apocalípticos, durante los últimos doce años naturalizamos que un grito termine a los empujones, y que de ahí al samarreo no haya más que un cachetazo. A nadie le inquieta que la presidenta hable de jueces extorsionadores y pistoleros; pues si es cierto es grave y si no lo es también.

La paranoia presidencial emparda con otras tantas que, contempladas a escala, nos sumen en teorías conspirativas espeluznantes. Viven en la confusión permanente de estado – gobierno – partido. De ahí que cuando sobrevienen crisis verdaderas, no hay fusibles que cambiar porque no hay instituciones. Ellos son el Estado. Eso es lo que está sucediendo en Tucumán. A medida que el tiempo pasa, se consolida la idea de que allí “algo pasó” el día de la elección provincial. Aunque finalmente se confirme que Manzur ganó las elecciones, ese “algo pasó” excede la mera picardía electoral. Por eso la gente ganó la calle, y a la incertidumbre legal se le agregó un déficit de legitimidad que coquetea peligrosamente con un estado de conmoción interior: una cosa es asumir un cargo en medio del caos pero albergando la esperanza de ser gran la promesa para salir de él, otra es hacerlo ante la convicción casi generalizada de ser la causa del conflicto.

Como si fuera poco, las declaraciones del matrimonio de gobierno y el gobernador provisoriamente electo. Lejos de ser deslices o torpezas, todo parece indicar que el clan Alperovich-Manzur pretende dejar pegados a sus socios federales.

En efecto, cuando el Zar tucumano remite a los resultados de elecciones anteriores para justificar el que dice haber conseguido el 23 de agosto, apunta directamente al sacrosanto 54% y al mismísimo vencedor de las primarias de agosto.

Leyendo a contrapelo, cada vez que el alperovichismo torea al kirchnerismo deja en evidencia -por lo menos- dos cosas: a) una preocupación directamente proporcional a la entidad de su actitud desafiante; y, b) una decisión de ir hasta el final.

Pero, claro, en un clima de escalada, el gobernador saliente debe calcular muy bien sus movimientos para que su salida no sea traumática. Malo sería que el hombre fuerte del “Jardín de la República” se haya vuelto amnésico y no recuerde que cuando Néstor Kirchner llegó a la Rosada se cargó a la dinastía santiagueña que encabezaban los Juárez. Los Kirchner llegaron al poder con una intervención federal y no hay nada que sugiera que no pueden irse con otra. Alperovich juega con fuego si piensa que los Kirchner reconocen lealtades, honran a quienes les fueron fieles o privilegian la racionalidad por sobre las veleidades. Si Zannini cree que la cabeza de Manzur lo convierte en vicepresidente de la nación, que los tucumanos se preparen para votar nuevamente.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

dante
14 de Septiembre de 2015

Realmente me canse , este mensaje es para ud. y para todos que sigan diciendo lo mismo , el peronismo ya no existe!!!!!! , este gobierno es socialdemocrata ! Es por eso que existen los radicales K porque ellos tambien lo son . Hablen con claridad y no confundan mas a la gente , o la intencion es esa ?

adADS
14 de Septiembre de 2015

van a volver a ganar los peronistas, me hace acordar a una caricatura que anda dando vueltas por internet en la que se ve a dos crotos abajo de un puente todos harapientos y uno le dice al otro "yo los volvi a votar, no vaya a ser que pierda lo poco que tengo"

Emanuel Caceres
14 de Septiembre de 2015

Dante que los k son socialdemocratas ? Pero cuentese otro chiste, por que no puede pensar que la sociedad va a creer en lo que dice, pero por favor, un socialdemocrata es amante de la democracia,respeta las instituciones, pregona la independencia judicial , distribuye el ingreso y no da subsidios a los ricos como los da este gobierno tanto en los servicios publicos como en la compra barata de dolar y en la emision de bonos del estado a tasas irrisorias de interes. Ni tampoco un socialdemocrata se va a codear con grandes financistas mundiales como soros o como multinacionales como la golden barrick . Un socialdemocrata no vive como un capitalista como el nivel de vida que tiene Cristina que vive en la opulencia, pero por favor, ,,, basta de farsas y de gente como usted que las pregona

maria
15 de Septiembre de 2015

Sr. Periodista,¿Quienes son los que pretenden gobernar respetando las leyes de un Estado de Derecho?.Será Macri exhibiendo los contrato con Niembro.Cuanto se podría haber hecho con los 22 millones, por empezar arreglar bien el edificio de Soldati.

Arnoldo Churzenegger
15 de Septiembre de 2015

Todavia hablamos de radicales y peronistas como si fueran algo real. Una burla. ¿Qué tiene el kirchnerismo de peronista? ¿Cuándo fue que Lancha, Mauri o Sergio fueron peronistas? ¿Qué radicales quedaron vivos tras el Pacto de Olivos...los que votaron a Sanz?
Seguimos hablando del peronismo como ideología cuando en realidad no la hay, murió hace muchísimo tiempo. Ni hablar de los radicales tras Alfonsín (algo que Balbín lo habia anunciado y acertó).
Pertenecer a tal o cual fuerza política no pasa de ser un mero asunto administrativo. De ahí a sostener ideologías hay un enorme abismo que nadie se atreve a cruzar. Calculo que a Perón le cortaron las manos por las dudas resucite y quiera repartir castañazos para cada uno de los que han bastardeado su memoria (puede que te guste o no, no es ese el asunto; el asunto es que no hay peronismo, seamos sinceros). Y de tan pocos radicales que hay ya ni siquiera hablamos de ellos como tales, simplemente los reunimos en la palabra oposición.
El kirchnerismo es, en el mejor de los casos, un personalismo más de los tantos que hemos creado. Cristina solo quiere ser Eva para vestirse bien y que la mersada la aplauda, pero debe pagarle a los apludidores porque de otra manera nadie iría a escucharla. Dejémonos de joder con peronismo, no sean tan facilistas. Bandos, pandilleros, patotas bien vestidas que tratan de salvarse culpando al otro de lo que ellos tampoco son capaces de resolver.

Arnoldo Churzenegger
15 de Septiembre de 2015

María, por las dudas el periodista no te responda, quedate tranquila que tampoco son tus delincuentes Jefes quienes gobernarán respetando algo que desconocen. Y no te hagas tantos problemas por Niembro; comprándolo con De Vido, Amado o Aníbal, es casi un pichón.
Realmente no tenés cara, o sos de una pobreza moral y espiritual que asusta.

dante
15 de Septiembre de 2015

Sr. emanuel yo no agredi a nadie , evidentemente Ud. a leido politica del billiken , no me alcanza este espacio para demostrarle a Ud que son los socialdemocratas y sino invierta un poco de su tiempo y fijese en algunos gobiernos de europa y puntualmente Francia por donde anduvo Alfonsin padre e hijo y Cristina obviamente , recibiendo órdenes , pero claramente Ud. no lo va entender.

goyolin
16 de Septiembre de 2015

Mafia fachista, que se rige por el verticalismo y apela al mas barato de los populismos para ganarse a las masas o las compra con subsidios y planes. eso es el "peronismo".
Lo de ahota es peronarcokircherismo, ya que necesitan de la CAJA para gobernar, se han "asociado" al NARCO porque no saben de Economía.
Teniendo un país tan rico, lo regalan al mejor postor, ( ojo, mejor postor, es el que mejor los corrompe ).
Que desde la oposición le van a hacer la vida imposible a la sociedad es de esperar, no es novedad.
Habría que tener a un "cirujano" y no a un ingeniero o comerciante com futuro presidente.

 

Seguinos también en