30/01/2017 | Actualidad


¿Son realmente 30.000 los desaparecidos?

UN DEBATE INCÓMODO, PERO NECESARIO

¿Son realmente 30.000 los desaparecidos?

Finalmente, la cifra mágica se va derrumbando de a poco. Primero, hace un tiempo, Martín Caparros negó implícitamente que la cifra real de desaparecidos durante el proceso militar haya sido de 30.000 personas.

Graciela Fernández Meijide, integrante de la CONADEP y madre de uno de los desaparecidos, también sugiere que no son 30.000.

Según Fernández Meijide son 7.954 entre desaparecidos y muertos como consecuencia de la guerra revolucionaria que ellos mismos iniciaron.

Con motivo del lanzamiento de su libro, en homenaje a la memora de su hijo Pablo, la ex ministra de la Alianza concedió una entrevista al matutino Clarín donde dice, textualmente, a la pregunta sobre si el kirchnerismo cuestionó a la CONADEP, al agregar un nuevo prólogo al libro “Nunca Más”:

“Es todo tan circunstancial, de tal chiquitaje… sustituir y llenar de mentiras. Como los 30 mil desaparecidos. ¿Con qué derecho cuando había un conteo de 9 mil? ¿Porque es un símbolo? Están los mitos, pero quien hace historia tiene responsabilidad política. Debe decir la verdad.”.

Luego, en otra entrevista realizada por Perfil.com, aseguró:

En ningún momento dije: “No hay 30.000 desaparecidos”. Dije: “Lo que está registrado son estos números”, que es lo mismo que dijo la CONADEP en su momento (…) Cuando alguien tiene que dar un informe de algo, tiene que dar datos duros. Todo lo que digo lo apoyo sobre documentación, no sobre “el me parece".

De ninguna manera se desestima la desaparición de personas durante la nefasta etapa del Proceso, y así hubiese sido una sola persona la que hubiese desaparecido, también hubiese sido una aberración, pero para volver sobre la vergonzosa manipulación de la cantidad de 30.000 desaparecidos que manejan algunos, imagine la siguiente situación: Supongamos que usted le presta a un amigo $8.961 por un determinado tiempo pactado, y cuando llega el momento en que su amigo le debería devolver los 8.961 pesos, este no reconoce la deuda… lógicamente, su amigo es un inmoral o estafador, de eso no hay dudas.

Ahora imagine esta otra situación: supongamos que un amigo le presta a usted por un determinado tiempo pactado la suma de $8.961, y cuando llega el momento de devolverle el dinero a su amigo, este le reclama 30.000… No cabe dudas de que también es un inmoral y estafador.

Creo conveniente señalar, antes de desarrollar la idea, que de ninguna manera se pueden comparar dinero con vidas humanas, pero para evitar todo tipo de suspicacias o malos entendidos, nunca está de más aclarar que lo que se pretende analizar es la intención de quien reclama.

En el libro de la CONADEP, la cantidad de desparecidos es de 8.961; los familiares de estas personas tristemente desaparecidas reclamaron y obtuvieron indemnizaciones por parte del Estado, pero curiosamente, la cifra comenzó a crecer… allá por fines de los ´80 los medios de difusión difundían un número que habían instalado las Madres de Plaza de Mayo, que ascendía a 10.000… ¿Sería por una cuestión de comodidad, y hablar de una cifra de números “redondos”?

Luego, a fines de los ´90, curiosamente los desparecidos pasaron a ser 20.000; muchos, tal vez no recuerden esta cifra, ya que duró muy poco tiempo, y rápidamente ascendió a 30.000!!!

Todo tiene una explicación. Los interesados, comenzaron a hablar de esta cifra por una simple cuestión, se debía instalar en el ideario popular y, sobre todo en la opinión pública mundial, la figura de “genocidio”.

Curiosamente, y paralelamente a esto, a partir de la instauración del gobierno de Néstor Kirchner, se comienza a reivindicar a ex terroristas que –y esto hay que decirlo con todas alas letras-, fueron delincuentes que también secuestraron, torturaron y mataron, incluso a personas que no pertenecían a ninguna fuerza de seguridad en atentados.

Tampoco se habla, ni mucho menos se reconocen, los derechos de los familiares y/o víctimas del terrorismo. Victimas, como dijimos, de un conflicto instalado por los terroristas que actuaron, incluso, durante el gobierno democrático de Juan Domingo Perón.

Pero lo más lamentable de esto, es que quienes defienden a los ex terroristas pretenden instaurar un debate basado en una cifra falsa, desvirtuando el verdero reclamo. Y demás está decir que la "política de derechos humanos" implementada por el kirchnerismo no fue más que un negocio millonario; muy bien explicado en el libro "El negocio de los derechos humanos" del periodista Luis Gasulla.

Insisto, de ninguna manera se desestima la desaparición de personas durante la nefasta etapa del Proceso, y así hubiese sido una sola persona la que hubiese desaparecido, también hubiese sido una aberración, pero ¿por qué reclamar por un número de personas que no existió? Eso es, lisa y llanamente, tan deshonesto e inmoral como negar que haya habido desaparecidos.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Federico Martín Maglio
30 de Enero de 2017

Labraña hace ya bastante tiempo dejó en claro de dónde salió la mentira de los 30.000 desaparecidos. Pero lo que durante el kirchnerismo jamás pudieron hacer estos mentirosos es presentar ni siquiera una lista provisoria con nombre, apellido y número de DNI de 30.000 personas supuestamente desaparecidas. Es simple, no la pueden hacer porque no es verdad.

Juanca
30 de Enero de 2017

Al igual que el terrorismo en los 70, donde los jerarcas "revolucionarios" (todos vivos y con mucha plata) captaban a los pobres pibes que se comían el verso de la "revolución" y los mandaban al muere, TODO SIEMPRE FUE POR GUITA.

La defensa de la mentira de los 30.000 es por GUITA.

ESTAMOS HABLANDO DE MILLONES DE DOLARES EN INDEMNIZACIONES Y PREBENDAS QUE AUN SE MANTIENEN.

TODO SIEMPRE FUE POR $$$$$$

LA PELEA EMPEZO CON LA PELEA DE PODER ENTRE FACCIONES DEL PERONISMO Y DEL SINDICALISMO.

LOS MILITARES VINIERON BASTANTE DESPUES.

Y TODAVIA HAY GILES QUE CREEN QUE EL TERRORISMO APARECIO PARA "RESISTIR" A LA DICTADURA jajaja

Que buzón de comieron !

goyolin
31 de Enero de 2017

Lo de la cifra es importante, ya que hay gente que cobra o cobró por su pariente desaparecido.
O sea que es importante que no se siga "estafando" al Estado, que al fin somos nosotros.
Ya bastante tenemos con los negociados de los políticos.

goyolin
31 de Enero de 2017

Habria que pedir la devolución de lo cobrado de mas...A quien ???... a las Madres, primero, a los falsos desaparecidos luego.


31 de Enero de 2017

El 24 será entonces el Día del Olvido, la Mentira y la Injusticia.
Si vamos a usar numeros "simbolicos" estamos fritos, vamos a mandar verduritas por todos lados. Puedo decir que CFK dejó 20 millones de niños pobres en vez de 7 millones, total ambas cifras son nefastas.

montotu
31 de Enero de 2017

porque no buscan la cantidad de subsidios y se devela el misterio?

diego
31 de Enero de 2017

El problema que tuvimos es que los milicos de mierda que tuvimos no tuvieron las pelotas de declarar el estado de guerra civil, con muertos y no desaparecidos. El resto de la histoeia ya la conocemos todos.

Hernán
31 de Enero de 2017

Se equivocaron los milicos, debieron detenerlos y fusilarlos. En ese momento quisieron evitar las "críticas" que los bolches de todo el mundo le hacían a Pinochet y decidieron "desaparecerlos" y entonces nos quedamos con este bardo histórico. Tampoco podían detenerlos y mantenerlos presos porque se corría el riesgo de otro 25 de mayo de 1973 donde una turba de delincuentes soltó a la fuerza a otra turba de asesinos (entre ellos estaba Pato Bullrich que luego se arrepintió).

DESMITIFICANDO
31 de Enero de 2017

El número es importante, pero mucho más lo es el tema de la Gran Impostura de los DD.HH., o mejor dicho, la factoría de los "falsos derechos humanos" o "torcidos humanos", es increíble lo que puede aguantar una mentira, pero cuando cae (y está al caer), ¡mamma mía!, el ruido que generará...

Esclarecedor artículo para matizar un poco ante tanto "relato derechohumanístico" y acaso como incómoda piedra en el zapato de los comerciantes del "pensamiento único", que a la sazón, lo componen casi todos los alcahuetes y crápulas -cínicos en grado sumo- habidos y por haber (políticos, artistas, periodistas, "intelectuales", incluso deportistas y "religiosos", en fin, casi nos tapa el agua) quienes ya no saben qué más inventar para seguir con la tramoya...

Treinta mil desaparecidos: No son un emblema sino una impostura. Por Mario Caponnetto

“Tampoco nos parece acertado discutir la verdad de los números, porque no mitigan la dimensión de la tragedia. 30 mil desaparecidos es un emblema social y como tal, resulta indiscutible” (Comunicado de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación con motivo de expresiones vertidas por el titular de la Aduana).

Argentina es un país surrealista. Casi onírico. Por eso, de tanto en tanto, despiertan los fantasmas que alimentan sus pesadillas y se vuelven peligrosamente vigiles. Uno de esos fantasmas, el más recurrente, es el de la última dictadura militar con sus treinta mil desaparecidos y su genocidio certificado, no por la historia, sino por sentencias de una justicia, siempre cuestionada, acusada de todos los males, pero que por arte de birlibirloque se transforma en la más impoluta, incorruptible y majestuosa justicia del universo cuando se trata de juzgar a militares genocidas. Allí sus juicios se vuelven inapelables, absolutos y gozan de una infalibilidad que ya nadie reconoce ni siquiera al Decálogo de Moisés. Guay de quien ose contradecir una coma de esas sentencias: le aguarda, inexorable, la muerte civil… por ahora.

Esta vez el disparador han sido unas declaraciones del titular de la Aduana. ¿Qué dijo el réprobo? Que los desaparecidos no fueron treinta sino ocho mil y que no es lo mismo ocho mil verdades que veintidós mil mentiras. La osadía no se detuvo aquí: según Gómez Centurión (de él se trata) el gobierno militar no tuvo un plan sistemático de desaparición de personas. Bastó esto para que saliera, desafiando la modorra veraniega, el entero y desafinado coro de los defensores de los derechos humanos, las organizaciones conexas, los políticos de todo color, los periodistas, los sesudos formadores de la opinión pública, los intelectuales, los artistas, los funcionarios del Gobierno (hasta el momento de escribir esta nota ningún obispo todavía se había agregado a la lista). De hecho todos ellos han pedido la inmediata remoción del cargo del hereje. Hasta la ex Cristina Kirchner, en uno de sus habituales ataques de twitter, lo acusó de apología del delito. Como se ve, no exagero nada cuando digo que Argentina es un país de pesadilla.

Pero en la cima del desborde y el disparate, la Secretaría de Derechos Humanos que dirige el señor Avruj afirmó, sin sonrojarse, que los treinta mil desaparecidos son “un emblema social indiscutible”.

Lo primero que hay que aclararle al señor Avruj es que los treinta mil desaparecidos no son un emblema social indiscutible sino una indiscutible impostura histórica impuesta a palos desde hace más de treinta años. Esta impostura se viene repitiendo con insistencia digna de mejor causa en todos los ámbitos de la vida nacional y se ha colado en todos los entresijos de nuestra asediada y desdichada sociedad, desde la educación hasta el arte, el cine y la literatura. Nada ha escapado a su nefasta influencia configurando, de este modo, una colosal falsificación histórica muy superior a la que en el siglo XIX impuso el liberalismo laicista y masónico, falsificación que llevó décadas de rigurosa labor revisionista disipar, y sólo en parte.

Lo segundo que hay que decirle a Avruj y a los corifeos de los derechos humanos es que van a contramano de la historia. Vivimos una época caracterizada como posmodernidad, época que ha exaltado el pensamiento débil y ha decretado, tras el nietzscheano Dios ha muerto, la muerte de toda verdad y, sobre todo, la de cualquier verdad que se pretenda indiscutible. Pensadores que hoy conforman la mentalidad del hombre contemporáneo, como Vattimo por ejemplo, han dicho, literalmente ¡Adiós a la verdad! (Addio alla veritá es el título de uno de los últimos libros del padre del pensiero debole). Pero estos “modernos” se niegan a morir y se empecinan en sus “verdades indiscutibles”.

Pero no es así. Sólo ironizo. El adiós a la verdad es real por parte de esta falsa civilización hecha de mentira e hipocresía. El adiós a la verdad es la bienvenida a la impostura enseñoreada por todas partes. Hoy se puede negar la divinidad de Jesucristo, Señor de la Historia, sin que nadie se escandalice y hasta es harto probable que el negador reciba una telefonata papal instándolo a permanecer fiel a los dictados de su conciencia. Pero vaya usted a negar algunos de los falsos ídolos de la posmodernidad, especialmente, al Mito Supremo, los Derechos Humanos,

Es así, señor. Por las dudas consígase un buen inductor del sueño: esos que borran todo recuerdo de las pesadillas.

maria
31 de Enero de 2017

Cual es la importancia de la cifra? Lo cierto es que estas personas debieron ser llevadas a la justicia y que el Poder Judicial emitiera su sentencia, en lugar de ser llevadas a campos de concentración, toruradas y despues muertas y enterradas como NN o tiradas el Río de la Plata vivas como dicen algunos testigos. En Córdoba, por los detenidos en La Perla, no se encuentran los huesos por que fueron calcinados en unos hornos. Entonces como vamos a hablar de cifras ? Una persona que trabajaba en la Morgue de Córdoba, cuenta que cuando llevaban los cadáveres al Cementerio San Vicente, en ese momento era zona liberada, que debajo de un asfalto hay miles de cadaveres enterrados que debieran ser identificados.Que en la Morgue en esos tiempo no cabían más cadaveres. Con todo esto vamos a dar cifras? Esto es una verdadera canallada, lo mismo que hablar del curro de los Derechos Humanos como lo han hecho algunos periodistas que deben haber ganados bastantes con libros escrito sobre este tema.

luis
31 de Enero de 2017

No fueron 30000, incluso en las listas propias de ellos son 9.000, llenas de desaparecidos truchos,desparecidos duplicados, gente que esta o estuvo viva como Carmen Argibay por ejemplo que fue jueza de la Corte Suprema, yo solo de mi provincia y entre gente conocida encontré como 4 desaparecidos truchos y hasta estuve en un asado con uno.
Hay que dejar de mentir y decir las cosas como fueron, y decir quienes fueron desaparecidos de verdad, quienes fueron detenidos y luego liberados, exiliados en e exterior, quienes fueron muertos en combate etc
También hay que terminar de juzgar a los militares que están en proceso y a los guerrilleros/terroristas que siguen dando vueltas como Firmenich por ejemplo.


31 de Enero de 2017

Con que creen que se mantienen todas las asociaciones truchas que manejan esta gente ?

Alicia
31 de Enero de 2017

Los criminales subversivos que murieron en la guerra revolucionaria, iniciada por ellos, en 1960, no llegan ni a 6.000 porque sumando los militantes del ERP, Montoneros, FAP, FAR y otras organizaciones subversivas no se llega a más de esa cifra. Además la lista de la Conadep es falsa, porque están anotadas personas que están vivas, otras que fueron asesinadas por sus propios compañeros de lucha, al considerarlos traidores, otros se suicidaron, algunos con la pastilla de cianuro, otros murieron al explotarles las bombas que estaban armando o cuando las llevaban para colocarlas en algún lugar, otros murieron en combate cuando estos criminales atacaban los regimientos, otros en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad .... Además cuando el Doctor Favaloro, se dio cuenta de las mentiras y falsedades, se retiró de la Conadep, y en una reunión dijo el porqué lo hizo. Pienso que los muertos siempre desaparecen, así que culpar a los militares cuando la culpa siempre fue de estos criminales, que cometieron los hechos más aberrantes de nuestra historia, como fueron los secuestros extorsivos, las torturas en las llamadas cárceles del pueblo y el asesinato de miles y miles, de inocentes civiles, entre ellos muchos niños, por más de quince años y durante gobiernos democráticos. Hasta que los militares, por orden de Perón primero, y los ruegos de Isabel después, porque su vida estaba amenazada, los enfrentaron, combatieron y derrotaron, cumpliendo con su deber y en defensa de la Patria. Y fue gracias a los militares que derrotaron a estos asesinos, cuyo único ideal era matar, hoy vivimos en democracia, y no en una tiranía como en Cuba o Venezuela.

Goyolin
31 de Enero de 2017

que yo haya cuestionado la cifra no significa que salgan a opinar todos los pro-milicos, pro-asesinos, pro-servicios, pro-torturadores, pro-cambiemos... en fín, parece que todo el residuo de la dictadura está bastante vivo, ya no importa cuantos fueron los desaparecidos, pero de algo estoy seguro, no quiero que la lacra civico - militar que gobernó el país entre el 76 y el 83 siga viva.
ya mismo deseo que se mueran todos esos asesinos y todos los serviles a ellos, incluyendo a simpatizantes del momento que brindan sus servicios al actual gobierno de corruptos y asesinos.

Gabriel
31 de Enero de 2017

Porqué los enerva tanto cuando alguien contradice estas cifras? : por plata, por mucha plata.
Porqué insisten tanto en decir que el 24/03 pasó algo tan relevante salvo la caída del gobierno democrático? ... por la ideología que sustenta la mentira por plata .... desde mucho antes al 24 ya venía el gobierno democrático combatiendo lo mismo que siguió combatiendo el proceso.

Es un tema que apesta, de joven odiaba a los militares, hoy no digo que los comprendo pero si que conocí con lujo de detalles a la "otra parte" y la verdad que si hoy me apuran un poquito, veo a estos últimos micho peores que los milicos, no tienen escrúpulos, todo lo hicieron por dinero y lo siguen haciendo por lo mismo.

Carolina Serrano (la Piba, la Pato)
01 de Febrero de 2017

Goyolin qué só vó?? Un "zurdito romántico" q piensa "los monto/erpianos eran jóvenes idealistas que sólo pretendían paz, amor, bienaventuranza y flores para todos y todas" o algo así?? Te das cuenta, o tenés una somera idea de lo que estás defendiendo cuando minimizás el accionar te-rro-ris-ta de los guerrilleros monto/erpianos?? Sí, puede haber militares y demás fuerzas que en contados y puntuales casos se hayan excedido y cometido delitos en la represión que tuvieron que aplicar para liberar (en parte) al país de semejante amenaza terrorista (encima financiada y "comandada" desde el exterior, ¿el comandante Fidel te suena, tan "humanista" y "revolucionario" pero amigo de Rockefeller él), sin embargo de ahí a condenar a todo "el ejército" y reducirlo a poco y nada hay un gran salto. Imaginate, sólo por establecer un parangón, si se tuviera que hacer lo mismo con "todos los abogados" y "todos los economistas" por el accionar deplorable que muchos políticos -la mayoría de los que cometieron las peores cagadas de la historia eran "profesionales" de dichas especialidades-, pero a nadie se le ocurriría hacer tal cosa ¿no es así?; no se ve a nadie condenando de por vida a “los abogados” y a “los economistas” porque algunos de esos “buenos muchachos” hayan sido nefastos como “funcionarios públicos”… por eso Goyolín, mejor que Donald Trump te refresque la memoria sobre lo basura humana que fue el "revolucionario" Fidel, y por ende, toda su inmunda prole con su legado de renovado "marxismo cultural", fijate lo acotado por el tipo en ocasión de la ida al “más allá” del comandante:

“Hoy el mundo marca la muerte de un brutal dictador que oprimió a su propio pueblo durante casi seis décadas. El legado de Fidel Castro es el de escuadrones de fusilamiento, robo, sufrimiento inimaginable, pobreza y la negación de los derechos humanos fundamentales”

Clarito y contundente, ¿no?...

Armando Wero
01 de Febrero de 2017

Es probable que los 7954 estén muy inflados. Si es que faltan (es muy difícil saber quién falta y muy fácil afirmar que falta uno, y muchos) hay que ver los que murieron ajusticiados por los propios guerrilleros, y los que se fueron a guerrillerear en otro país, como África. La Meijide que se las da de reina ecuánime, forma parte del sistema dialéctico que sigue destruyendo nuestro país. Los militares pasaron y estos personajes transvestidos por todas las facciones políticas no pasan y custodian el resultado exitoso de la destrucción intelectual, cultural, moral y material de la Argentina, asegurando una perfecta indefensión como la que hoy tenemos, a la vez que aseguran su impunidad.
Son todos cortados por la mima tijera hijos del mimo padre: el NOM y la misma madre: la traición a la Patria. Gracias a ellos la Argentina está hoy regalada.

CHORRONAUTA K
01 de Febrero de 2017

A NADIE LE INTERESA LAS CIFRAS, SOLO A LOS QUE LUCRAN CON ELLAS Y SE BENEFICIAN ECONOMICAMENTE.

César Vilela
01 de Febrero de 2017

¿Porqué no tenemos las CIFRAS DEL FRACASO ARGENTINO? No sabemos exactamente cuanta gente mrió en la Revolución del Parque en Julio de 1890. Tampoco hay cifras ciertas sobre el derrocamiento de Perón en 1955 como tampoco del enfrentamiento IDEOLOGICO de la interna Peronista en la conocida como MASACRE DE EZEIZA en Junio del 73 en oportunidad del retorno de Perón. Ahora tenemos una cifra por "CONVENCION" de 30mil desaparecidos. ¿Puede una cifra aleatoria ser mas convincente que la REAL? ¿Cuál es el motivo del rechazo a la VERDAD, cuando es tan deplorable UNA muerte como MILES? ¿Que HAY DETRAS DE TODO ESTAS CIFRAS INCIERTAS?

pendex
01 de Febrero de 2017

No sé cuantos serán los desaparecidos. Son muchos y eso basta. Pero, también es importante saber cuantos son los seudo desaparecidos , los qué qué nunca lo fueron. Eso por que Kirshner les dió una cantidad de plata a los supuestos deudores de estos supuestos desaparecidos y esa plata podría emplearse en otras cosas. Hay un caso, por lo menos, de gente qué cobró por hijos "desaparecidos"o muertos por la dictadura, cuando, en realidad, dichos "muertos y desaparecidos" estan vivitos y tomando mate en Madrid. Se trata de los dos hijos de Ebe de Bonafini. Esta mujer le sacó una gran cifra de dolares a Kirshner por los 2 hijos qué la dictadura le había "matado". 400.000 US$, si mal no recuerdo, fue la plata qué cobró la Bonafini

Juanchi
08 de Febrero de 2017

No hay ninguna estadistica que supere los 9000. Lo que hay son unos chorros que cobraron por 30000 inventando desaparecidos con fines economicos.

 

Seguinos también en