03/07/2017 | Actualidad


¿Por qué no se habla sobre la violencia contra el varón?

UN TEMA POLÍTICAMENTE INCORRECTO

¿Por qué no se habla sobre la violencia contra el varón?

Todo el mundo habla de la agresión del hombre a la mujer pero son muy escasas las veces que se escucha hablar del maltrato de una mujer a un hombre, algo que ocurre y que no es un tema actual ni moderno.

La violencia contra el varón es una expresión utilizada por algunos investigadores para aglutinar a diversos fenómenos de violencia contra este grupo de personas en varios contextos, entre los que se encuentran la violencia intrafamiliar, violencia en el noviazgo, violencia de género, violencia infantil, entre otras.

Algunos investigadores consideran que la violencia contra el hombre es un problema social serio, porque aunque se habría prestado mayor atención a la violencia que se ejerce contra las mujeres, sería posible argumentar que la violencia contra los hombres en varios contextos es un problema social sustancial digno de atención, sin embargo, éste sería un tabú social y debido a que su naturaleza, causas y consecuencias serían distintas, así como los espacios en que se manifiesta.

Dentro de las razones por la que se considera un tabú social a la violencia contra los varones estarían la contradicción que su existencia tiene con el rol de género estereotipado que ve a los varones como el sexo fuerte, por lo que es despreciada y de pocos países se conocen estudios sobre la violencia específica de mujeres contra varones, aunque sí existen.

De acuerdo con lo anterior los varones están subrepresentados como víctimas y sobrerrepresentados como perpetradores de la violencia.

Recuerdo a un muchacho que perdió la vista en un ojo porque su pareja le clavó un tenedor y a un señor que tenía cicatrices en la espalda tras ser atacado por su esposa con un cuchillo. Otro con cicatrices en el abdomen y uno con puntos en la cabeza por una herida que le había provocado su esposa cuando le lanzó un objeto.

También recuerdo un hombre que fue a hacer una denuncia, a lo que para su sorpresa la única respuesta que recibió por parte de los agentes de la policía fue “no seas maricon”, este hombre apareció muerto a manos de su pareja solo unos días después.

Podrían decirme, sin embargo, que debería establecer aquí cuántos hombres son asesinados por año por una mujer (como si lo verdaderamente importante fuera el sexo del agresor y no la calidad humana de la víctima). Lamentablemente no existen instituciones interesadas en investigar tal cosa, otra prueba más de que los hombres, bajo el recorte de la violencia en función del género, terminamos invisibilizados como víctimas.

 

¿Será acaso porque la mujer está metafísicamente constituida para ser incapaz de ejercer violencia contra el otro género? No lo creo. Recopilando lo que se dio a conocer hasta agosto del 2016, podemos contabilizar 114 casos solo en los primeros 7 meses de ese año.

En el año 2002, en el lapso que recorre entre enero y julio, 14 hombres fueron asesinados a manos de sus parejas o exparejas,

Aunque las cifras serían mayores, pero por varios motivos no son contabilizadas.

 

Miedo al ridículo

"Las cifras se quedan muy cortas y no representan la realidad. Poquísimos hombres se atreven a denunciar. El que lo hace se tiene que tragar el miedo al ridículo", explica un portavoz del Equipo Mujer Menor (Emume) de la Guardia Civil.

La experiencia demuestra que un alto porcentaje de denuncias se refiere a violencia psicológica, pero también hay hombres que acuden a la policía tras haber recibido una paliza. "Hay varones fuertes, de dos metros de altura, que tienen delante a una mujer que no supera el metro y medio y se sienten incapaces de pegarla. El que pega es el que tiene el control", añade el agente.

 

Falta de recursos

Además del miedo al ridículo, existen otros dos problemas para los hombres maltratados: ¿dónde acudir? ¿Quién creerá su historia? El psicólogo Eloy Rodríguez destaca la falta de recursos que tienen los maltratados: "No existen casas de acogida masculinas ni Instituto del Hombre".

También se excluyen algunos casos notables, basta con que el juzgado decida no tramitar el caso como violencia doméstica, o que lo tramite pero no se ponga en contacto con el CGPJ para que lo añadan, para que el caso acabe fuera de la estadística.

Un gran ejemplo de esto, tiene lugar en el año 2013, cuando salió un informe de que solo 6 hombres fallecieron a manos de su pareja aunque se descartaron muchos casos de ese mismo año, como por ejemplo:

El 8 de abril de dicho año unos vecinos hicieron la denuncia de que en la casa que compartía una pareja habían hallado muerto al hombre gracias al mal olor que expedía

Otro de una mujer que aseguraba que su pareja se había suicidado, luego logro demostrarse que no había sido así, que la mujer lo había asesinado

Un ejemplo más de una mujer que degolló a su marido y escondió el cadáver en el garaje del edificio, entre muchos otros casos.

En Chile, en 2013, Carabineros informó que las denuncias de hombres agredidos por sus compañeras aumentaron 17% entre 2010 y 2012. De más de 17.000 casos ascendieron a más de 20.000.

En Canadá, en 2014, las mismas proporciones de hombres y mujeres reportaron ser víctimas de violencia conyugal en los cinco años previos: 4% respectivamente. Esto se traduce es alrededor de 342.000 mujeres y 418.000 hombres en todas las provincias.

En Estados Unidos, en la encuesta nacional sobre violencia sexual y de pareja de 2010 se entrevistaron a 9.086 mujeres y 7.421 hombres y encontró que cerca de 1 de cada 4 mujeres (el 24,3%) y 1 de cada 7 hombres (el 13,8%) han sufrido violencia física grave por parte de una pareja íntima (por ejemplo  un golpe con el puño o con algo duro, golpizas o ser golpeado contra algo) en algún momento de su vida.

En el año 2014 en Argentina se cometieron 3269 asesinatos, de los cuales el 83,6% fueron a personas del género masculino (2733 hombres) mientras que el 16,4 fueron a mujeres (536).

Por lo tanto los hombres, indudablemente, tienen mayor propensión que las mujeres a ser asesinados. En concreto los hombres tienen 8 veces más probabilidades de ser asesinados.

De acuerdo con expertos, las relaciones entre adolescentes no están exentas de la violencia.

Aproximadamente 42% de los jóvenes y las jóvenes han denunciado haber sufrido un tipo de violencia en el noviazgo. De ese porcentaje, 46% son hombres y 38% son mujeres.

La violencia física es la que menos sufren los jóvenes en sus noviazgos. De ese 42%, casi 7% reportó haberla padecido. La violencia que más sufren es la emocional: casi 40% la ha experimentado, se indicó al citar los resultados de la Encuesta Nacional de Violencia en el Noviazgo de 2007, hecha entre jóvenes de 12 y 29 años.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Peronismo = Delincuencia
03 de Julio de 2017

El sexo no es un género. Está mal dicho decir género cuando se especifica el sexo. El género es el humano y hembra y macho sus seos respectivos, así es con cada género animal en el planeta. Del resto de la nota, interesante.

goyolin
04 de Julio de 2017

Valiente nota ya que el tema es dificil ante los arquetipos citados en la misma.

Gabriel
04 de Julio de 2017

Mis felicitaciones, por fin alguien pone sobre el tapete un tema que en la sociedad de lo "políticamente correcto" ni siquiera es considerado.

Santo Padre Argentino
04 de Julio de 2017

LISTADO DE HOMBRES, MUJERES Y NIÑOS / BEBES MUERTOS POR MUJERES. MIRA LOS DATOS: http://bit.ly/1q0lIFT

NADA QUE VER
04 de Julio de 2017

Es cierto que se a aumentado el coraje en los hombres y aparecen mas mujeres muertas, quemadas, pateadas, asesinadas, degolladas, ....horrible todo.
Deberian dejar de existir esas propagandas pedorras en que las mujeres manejan las tarjetas de credito de sus maridos y que ellos solo existen para ir a pagar por todos los gastos que ellas hacen con su tarjeta del banco, la que sea.
El hombre tambien tiene sentimientos, y cuando cree o considera que es solo una maquina de producir dinero para que se lo gasten, y no siente la menor colaboracion en el compromiso o matrimonio que tenga y sienta que su rol de hombre es negociado,que para tener sexo debe de negociarlo tambien, y que su mujer le domina, le atemoriza,y que debe de tener cuidado con sus cambios de humor de ella...pues llega un buen dia en que el tipo explota y se las cobra todas de golpe.
En el caso de las mujeres que controlan a sus parejas, compromisos, o relacion, , es necesario que se den cuenta cuando la cosa empieza a ser enfermiza.
Cuando quien domina a quien, y lo que es peor, la descalificacion, el insulto, la verguenza, la falta de respeto, de consideracion, la desconfianza, el desamor.
Cuando todo esto cae junto, de a una, la relacion se embrutece y las cosas terminan mal.
Del lado del hombre: cuando siente que llega a su casa, y no tiene la comida hecha, su ropa limpia, su sillon de descanso libre, su lugar en la casa adecuado, para poder llegar y relajarse, entonces el pobrecito no tiene casa.
Quien se queda en una libreria haciendo tiempo, o en un bar con un diario o tablet haciendo tiempo, o se va a un cine, a dormir ( conoci a varios ancianos haciendo eso, porque en la casa no tenian paz) entonces el dueño de casa, ni tiene casa ni es dueño de nada. Mas tragico aun, cuando el hombre se jubila y necesita descansar mas horas, estarse en casa sin hacer nada, porque es ese SU LUGAR, y la mujer lo corre de lugar, le molesta su presencia, lo corre casi a escobazos, y le pregunta con descaro si no tiene donde quedarse o donde ponerse, eso no solo es abuso verbal, es una total falta de respeto a su años, a su ancianidad, a su espacio, y a su relacion miserable.Donde falta comunicacion
Una mujer que no sepa darle el espacio, el lugar de descanso y comodidad fisica y emocional a su viejo,esposo, compromiso, o lo que fuere, no es solo una vieja misera y llena de amargor, sino que comete un alevoso abuso, el mas bajo y menos hablado, pero que ocurre muy a menudo en muchisimos hogares y que los hombres lo sufren en espantoso y solitario silencio. Les prohiben a sus compañeros compartir en paz el derecho a ser ancianos y pasarse el tiempo haciendo nada, relajandose como les corresponde y durmiendo las horas que les canten.Lo que a esa edad les pida el cuerpo.
Mujeres asi, que las hay? si las hay.
Escobazos para todas ellas y que reciban de su propia medicina para que sepan que significa faltarles el respeto a sus compañeros de vida y a sus egoismos propios y faltas de comprension. Mujeres hipocritas asi las hay, que luego van a llorar al finado y a acomodarse en algun lugar de alguna iglesia....en busca de perdon.

Angel SM
04 de Julio de 2017

Mientras que el golpeador usa puños y pies para lastimar deja señales visibles que no dejan dudas a la autoridad para sancionar, mientras que la golpeadora con la lengua poco a poco va golpeando la psique de su compañero sin dejar rastro físico. ¿Cómo va a poder la autoridad en esos casos?

Cuyanita
06 de Julio de 2017

De acuerdo a Wikipedia, "Esta distinción (entre sexo y género)es estratégicamente importante para algunas tendencias de la teoría y política feministas, particularmente para la tercera ola del feminismo, porque sobre esta premisa se argumenta que el género no es un destino biológico, y que la opresión patriarcal sobre las mujeres es un fenómeno cultural que no sigue necesariamente de la diferenciación sexual biológica. Esta distinción permite al feminismo aceptar algunas formas de diferencia sexual natural y a la vez criticar la desigualdad de género."
O sea que, si nos aferramos al concepto feminista del género, no se aplicaría al hombre el concepto de "violencia de género".
A mi humilde entender, la deformación de la terminología a favor de una minoría extremista es la cosa mas absolutamente bizarra que he visto.

Maxi
07 de Julio de 2017

Hay hombres buenos y malos; y hay mujeres buenas y malas. La violencia no conoce de géneros ni tampoco existe porque nadie asesina a alguien por ser hombre o mujer. En resumen, no todas las mujeres son víctimas ni todos los hombres son posibles violadores. En este mundo sufrimos todos. Basta de victimizarse.

 

Seguinos también en