27/06/2007 | Pseudociencias


Fraudes paranormales

OCULTISMO, ACUPUNTURA Y OTRAS YERBAS

Fraudes paranormales

Curiosamente, les preguntaría a los ocultistas, ¿en qué se basan cuando nos hablan de ciertas armonías cósmicas con las que debemos coincidir con nuestras "vibraciones" si no queremos enfermar? Que me digan en qué consisten y no sólo expresar palabras con sentido vago. Lo mismo ocurre con el vocablo vibración. ¿Qué es lo que vibra? Ahí se termina el mundo..., se abre un abismo, al mismo tiempo que se suscita una serie de preguntas: ¿Son acaso nuestras células que nos componen las que vibran? ¿Es nuestro pensamiento en forma de espíritu? ¿Serán nuestras moléculas que componen las células, o quizás nuestros átomos sin descartar que lo sean las partículas subatómicas a saber: electrones, protones, neutrones, fotones, neutrinos o tal vez los mismísimos quarks? (Como sabemos, con los poderosos aceleradores de partículas se ha arribado a la detección de los quarks  como últimas partículas). ¿Nos lo explican en sus libros  con criterio científico? Que yo sepa no hay nada claro allí, y sus libros, los esotéricos, me fastidian porque nunca llegan a algo concreto, sus "explicaciones" se diluyen en un mar de imprecisiones amén de la consuetudinaria logomaquia o cháchara de que echan mano. Podemos leer toda la biblioteca Kier, sin hallar allí ni sombra de ciencia experimental alguna. Podemos incursionar en teosofía, piramidología, astrología, parapsicología y otras "logías", léase logos (en griego tratado o doctrina), en este caso pseudologías, sin hallar ni pizca de Ciencia Experimental alguna, sino sólo fantasía, ciencia ficción infundada o mal fundada.

En el caso del famoso escritor Julio Verne, del siglo XIX y principios del XX, sus ficciones han sido en buena medida fundadas en la ciencia. ( La vuelta al mundo en 80 días; Cinco semanas en globo; Veinte mil leguas de viaje submarino, etc.), pero hoy las ficciones de la naturaleza anteriormente mencionada son directamente infundadas (meras pseudociencias).

Repito, ¿Dónde están la vibraciones, las ondas esotéricas, las "armonías" cósmicas?

Creo que solo en la imaginación de los pseudosabios ocultistas, como inventos propios o inventos de unos aceptados por otros.

¿Acaso laboratorio físico alguno ha detectado alguna vez esas supuestas vibraciones que aún en el terreno de la medicina (pseudomedicina, la de las "terapias alternativas")  han sido aceptadas? Hay médicos que a la par de su erudición, el poseer un vacío de conocimiento del mundo, los hace caer en verdaderas y "profundas" improcedencias.

Esto se halla emparentado con la homeopatía, las flores de Bach, la aromaterapia, la acupuntura, la cromoterapia y otros productos de la fantasía y la sugestión, por más que a todas estas cosas se las quiera asociar a la placebología (neologismo que empleo aquí, quizás de mi propia factura, derivado del término placebo, que en medicina significa: preparación medicamentosa más bien agradable que útil (según el diccionario Médico de L. Cardenal, Salvat editores), y según el diccionario corriente: " sustancia que, careciendo por sí misma de acción terapéutica, produce algún efecto curativo en el  enfermo, si éste la  recibe convencido de que esa sustancia posee realmente tal acción". (Diccionario Enciclopédico Espasa Calpe, apéndice II) (aunque yo disiento de esa supuesta curación, ya que, pasado un tiempo el paciente suele recurrir al médico con el mismo problema, es decir que su presunta "curación" ha sido una pseudocuración por sugestión pasajera.

Lo que suele suceder es que, cuando algunos médicos poco competentes se ven perdidos en sus diagnósticos, patean el problema, obligando al paciente crédulo a  acudir de bruces a los curanderos,  manosantas u homeópatas para de este modo desligarse de la responsabilidad.

Volviendo a las misteriosas vibraciones, fruto de la más acendrada fantasía, surge la pregunta: ¿Cómo es posible que gente formada en las universidades acepte las lucubraciones de los tiempos precientíficos, cuando no existían telescopios, espectroscopios, radiotelescopios, microscopios, aceleradores de partículas, ni física cuántica con sus experiencias? ¿Deficiencias en los programas de estudio en las carreras?

Pienso que los científicos y los hombres formados en las ciencias, realmente conscientes, deben poner la cara en este asunto en lugar de permanecer recluidos, pasivos, ¿quizás por soberbia? ante el avance de las pseudociencias que lo invaden todo; todos los ámbitos, incluso el político, y lo que es más grave, nuestros hogares "gracias" al factor de los medios que buscan la promoción. Nuestros hijos y nietos son las víctimas y no quiero pensar en las futuras generaciones, si esto sigue así.

La ciencia, es lo mejor que ha producido el hombre para mejorar este proceloso mudo en que vivimos. Esta alabanza no desdeña, por supuesto, los valores morales surgidos como factores de supervivencia frente a la naturaleza escabrosa del hombre. Gracias a las leyes morales, estamos vivos, pues, desde cuando el hombre es lobo para el hombre, si no hubiese aparecido la tendencia hacia lo ético  durante la evolución natural de la especie humana, ésta, tiempo ha, hubiese desaparecido víctima de sus propios desatinos. Este proceso fue natural, el conocimiento científico del mundo es un añadido, un poco tardío, es cierto, pero efectivo, ya que nos permite vivir mejor, más cómodamente, más en guardia para luchar y dominar los embates de la naturaleza muchas veces hostil.

Lo otro, el adoptar la política del avestruz, el dormirse en los brazos de un mundo fantástico creado por la mente con la ilusión de poder dominarlo con supuestos poderes ocultos, es una pérdida de tiempo. Si prendemos velas y expresamos oraciones o matamos un gallo para danzar a su derredor, o nos impregnamos con su sangre, no ganamos nada más que el apodo de supersticiosos ante las personas racionales, pues alrededor nuestro, el mundo seguirá su marcha impasible, y los males continuarán golpeándonos si no apelamos al conocimiento de la realidad para dominarla con ingenio si nos es adversa.

La ciencia y su consecuencia: la tecnología, no son las que están arruinando el planeta, sino el mal uso que se hace de ellas. El científico no es "el villano de la película" (como se reitera muchas veces y ya parece ser una frase trillada, no obstante, siempre actual). El científico es quien nos revela los secretos de la naturaleza, los que luego pueden ser empleados beneficiosamente, como ocurrió con la destructora (una de sus posibilidades) energía nuclear, y el "mortífero" rayo láser, hoy empleados pacíficamente.

La ciencia fue la primera en alertar sobre los desastres ecológicos y la primera en proponer soluciones para salvar el planeta.

Los científicos, si prima la cordura, no tienen por qué aparecer como "aprendices de brujos" (otra remanida frase) desatando poderes destructivos incontrolables de la naturaleza que puedan aniquilarnos.

Por supuesto que, nada puede garantizarnos la supervivencia a nivel planetario. Recordemos sobre la marcha, el impacto de los fragmentos del cometa Shoemaker-Lavy sobre la densa atmósfera del planeta Júpiter, que desató un poder de millones de megatones. ¿Qué hubiese sido si esa colisión hubiese ocurrido sobre nuestra Tierra?

Pero estos, constituyen eventos ciegos, inconscientes, en cambio los descubrimientos del hombre, como la energía nuclear, son guiados por la razón y tenemos la ventaja de poder evitar un desastre en su aplicación. Lo de Chernobyl fue un alerta y una lección, pues no creo que pueda ocurrir un nuevo Chernobyl. Por el contrario, creo que vale la pena arriesgarse con los secretos de la naturaleza para obtener un mundo mejor. En resumen, repito, el riesgo existe en todos los órdenes, pero esto no obsta para tratar de crear un mundo mejor con base científica.

En realidad, son los poderes políticos y los intereses económicos (y esto hay que recalcarlo una y mil veces) los que emplean mal los descubrimientos y la tecnología.

Si prima la cordura, la buena voluntad y se deja atrás todo egoísmo, la ciencia podrá lograr un verdadero paraíso en la Tierra y quizás también en otros planetas una vez acondicionados y colonizados, y esta no es tan solo una utopía, sino una posibilidad pragmática.

Curiosamente

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

carlos jaramillo
19 de Julio de 2012

Se sabe que en la medicina homeopatica, existen microscopicamente, asi como a nivel molecua, la substancia que provoca una reaccion y alteracion en el metabolismo de las personas, y por ende una reaccion a la accion de la substancia. De tal manera que asi como el medico alopata, el medico homeopata debe estar preparado para conocer el medicamento, asi como la enfermedad, y me refiero a la clinica y patologia, y sus cnsecuentes reacciones, siendo asi esta reconocida por la ciencia, como materia de respuesta altrnativa en el area de la salud, te envio un saludo

 

Seguinos también en