¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Oscar Seleme: leyenda del boxeo argentino

3
1754
EMOTIVO HOMENAJE A SU TRAYECTORIA EN LA CASA DEL BOXEADOR
EMOTIVO HOMENAJE A SU TRAYECTORIA EN LA CASA DEL BOXEADOR

 El pasado jueves 23 de agosto, la mítica Casa del Boxeador (Bartolomé Mitre 2020, C.A.B.A), se vistió con sus mejores galas para recibir la presencia augusta de un señor que —a no dudarlo— es leyenda viva del boxeo nacional: Francisco Oscar Seleme. Organizado por UJABRA (Unión de Jueces y Árbitros de la República Argentina); una cena de camaradería como excusa, y una lista de premiaciones que encabezó el “maestro” Seleme.

 

 Hugo Vainesman y Héctor Miguel de UJABRA (RR.PP y Presidente respectivamente), fueron los encargados de distinguir en primer término a Oscar Seleme, por su “trayectoria en el Boxeo” —de 70 años— con una plaqueta en mano. Al tiempo que se descubrió otra, a la memoria de “Tito” Paradiso (Vicepresidente de la Casa del Boxeador y miembro colaborador de UJABRA, fundada en el año 2000). Concluyó la velada, con sendos reconocimientos a jueces y árbitros de esta Institución.

 Al compás de un menú consistente, regado de buen vino, la noche se abre al diálogo y el recuerdo. Solicitamos a Vainesman, su reflexión sobre el gran homenajeado: “El maestro Seleme influyo en todo sentido. En mis comienzos, además de haber tenido muchas charlas cuando íbamos a los estadios, traté de asimilar todas las enseñanzas que me inculcaba para mi formación como Jurado y Fiscal en el Boxeo”.

 Francisco “Oscarcito” (para los amigos) Seleme, es hijo de un inmigrante árabe. Fue boxeador amateur. Participó en 83 combates en su época de pugilista. Apodado “La Pantera”, nacido en Flores, hoy pasadas las ocho décadas de su vida, sigue vigente su pensamiento y su compromiso ético con el boxeo. Es profesor emérito de generaciones de autoridades que fiscalizan este deporte: DT (directores técnicos), jueces, árbitros, cronometristas, fiscales, supervisores. Por 20 años fue director de la Escuela Argentina de Box de la FAB (Federación Argentina de Box).

 En su agasajo, contó varias anécdotas que lo pintan de cuerpo entero. Puso tanta enjundia, como ese combate en el Luna Park con Jacinto Yañes, su “hermano” adoptivo por elección. Sabedor de contiendas complicadas, Seleme ensambla frases, enseñanzas y moralejas. Me conmovió sobremanera, el recuerdo de su vocación primaria: “quería ser médico, para curar a mi madre que sufría de asma”; pero llegué sólo hasta 3er. Grado”.

 La educación formal de este teórico del ring, no fue óbice para su consagración posterior. Hoy es considerado una celebridad en el universo del boxeo. De verba pausada, lacónico y profundo, sus intervenciones en el debate de este deporte son relevantes y antológicas. Como también su humor, a veces esquivo.

 En la cena de homenaje, recordó a quienes fueron sus profesores: “Ícaro Frusca, Héctor Chaumod, Pedro (“Pedrito”) Quartucci, Juan M. Morales. A los cuales les estoy reconocido”.

 Incluso, hubo de ensayo de humor negro: “agradezco este premio y los homenajes. Pero veo que todos me los dan en vida. No sé qué va a pasar, qué van a decir en mi entierro” (risas).

  Para quien escribe, un singular reconocimiento a su extensa y exitosa trayectoria, lo significa su arsenal de “tips pedagógicos” para las generaciones presentes y futuras. Parte de su obra, su legado. Un verdadero glosario de sugerencias /consejos donde lectores, aficionados y profesionales del boxeo, hallarán respuestas a sus inquietudes. Extraigo de esta “Deontología Seleme”, algunas apostillas para los jurados:

-     Puntuar inmediatamente el round, No debatirse internamente.

-     Para lograr una mejor concentración, un caramelo en la boca.

-     Contar golpe por golpe (correcto y limpio), aún con sistema de tarjetas.

-     Ver varias veces la pelea, cuando tenemos alguna duda.

-     Siempre hay que cuidar al pupilo: preferible tirar la toalla, para que no reciba golpes en demasía. Porque el boxeador se “apichona”, y no se recupera.

 Oscar Seleme, sigue caminando el ring de la vida. Y a su paso, deja sabiduría al andar. ¡Hombre de boxeo! ¡Sigue su huella! El camino forjado por “La Pantera”, consumado está.

 

 Oscar Seleme “Para Todos” (sentado). Los discípulos del maestro pugnan por estar a su lado. Luis Doffi (izq.), Hugo Vainesman (der.), dos reconocidos jurados de boxeo.

  

Texto /fotos: Gustavo Contarelli
Tribuna de Periodistas ©

(*) En la foto que ilustra la nota se puede ver a Seleme con Gustavo Contarelli, su ex alumno. “Oscarcito es una biblioteca, un templo del boxeo itinerante.”

COMPARTIR
Artículo Previo El molino y la cruz
Artículo Siguiente La “maravillosa” pelea de Martínez
Armin Vans
 

3 comentarios Dejá tu comentario

  1. Muy lindo el artículo homenaje. Todos son pocos, para Oscar Seleme. Mi recuerdo para un Maestro del ring y de la vida, Cristian Leal

  2. Muy hermoso el artículo. El maestro Oscar Seleme se merece todo, ya que dio todo por el noble deporte de los puños. Mis respetos hacia él.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros