¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Luego del filme sobre Néstor, en diciembre llega "Fernando, la película"

5
3121
EL HUMOR DE CADA SÁBADO, PARA AFRONTAR LA REALIDAD
EL HUMOR DE CADA SÁBADO, PARA AFRONTAR LA REALIDAD

Fue, sin dudas, uno de los presidentes que más movilizaron al pueblo argentino. La sola mención de su nombre hacía que decenas de miles salieran a las calles. Su revolucionaria política económica logró que la producción nacional de cacerolas se incrementara un 78% sólo contabilizando el mes de diciembre de 2001. Y fue su tenaz lucha contra los grandes grupos (sobre todo los grandes grupos que vivían de un salario) la que selló su suerte y la salida anticipada del poder.

 

Hablamos, obviamente, de Fernando de la Rúa, el líder radical que sucedió a Carlos Menem en 1999 y dimitió apenas dos años después, generando desde entonces el silencioso clamor de millones de argentinos que todavía pintan en las paredes de la patria su consigna más conocida: "Duerma y vuelve".

Para escrutar el fenómeno político que tiene como eje a De la Rúa y analizar esa inagotable lealtad por su figura, se proyectará en diciembre el film documental "Fernando, la película", un trabajo financiado por e IASC (Instituto Argentino contra la Somnolencia Crónica) que operará como contragolpe radical a la producción K sobre la vida de Néstor Kirchner, estrenada esta semana. Angaú Noticias asistió a la avant premiere realizada por los productores en el salón auditorium del grupo Sommiers Suavenoni.

En la película, dirigida por el prestigioso documentalista mexicano Roberto Gómez Bolaños, hay una rica galería de testimonios y más de una relevación, aunque de todas ellas seguramente la más impactante es la que permite conocer hoy que De la Rúa, al ser retirado en helicóptero de la Casa Rosada, no sabía que estaba dejando definitivamente la Presidencia de la Nación. "Se le dijo que lo esperaban en un lugar los gobernadores peronistas para responder positivamente a su pedido de respaldo. Después, para mantenerlo en el aire, se le hizo creer que el piloto no encontraba un sitio adecuado para aterrizar. Y así, con el acuerdo de su familia, lo tuvimos nueve años volando", cuenta en la pantalla el ex ministro Alberto Flamarique.

 

Niñez y adolescencia

 

El primer tramo del film está dedicado a la infancia y adolescencia del expresidente. Hay fotos de los primeros pasos del niño Fernando, en su Córdoba natal. Allí aparece el testimonio de Begonia, una tía que asistió a la madre de De la Rúa al momento de darlo a luz. "Ya se notaba que iba a ser una persona extremadamente parsimoniosa —recuerda la anciana—; el embarazo duró dos años y medio porque, según explicaron los médicos, él nunca terminaba de acomodarse ni de decidirse a nacer".

El pequeño Fernando creció con una permanente curiosidad por el mundo. Era educado, de pocas palabras y querible, pero en la escuela primaria sorprendió a sus padres con bajísimas calificaciones. Elena, una de sus maestras de aquella primera etapa, cuenta que el niño "nunca daba respuestas directas, ni siquiera en las pruebas de matemáticas. Si una le daba el clásico problema de 'si dos albañiles levantan una pared en cinco días, cuánto tardarán en levantarla seis albañiles', él escribía respuestas como 'habría que hablar con ellos y ver' o 'también dos días, no estemos presionando a la gente'. Yo hablaba con los padres pero no había caso".

Fernando iba creciendo y llegó la adolescencia. Su familia fue la primera en preocuparse por la poca autonomía y ejecutividad del joven. "A Inés Pertiné (esposa del exjefe de  Estado) no se le declaró él, tuvo que ir su madre por pedido de Fernando. Incluso al primer beso se lo tuvo que dar el padre", revela Begonia.

 

Ascenso y dolores

 

En paralelo, De la Rúa iniciaba una militancia política —en la UCR— que sorprendió a todos en su entorno. Nadie le veía carácter para las duras lides partidarias. Además, temían que el asunto lo desviara del estudio en su recién iniciada carrera de abogacía. Fernando, en un enérgico discurso pronunciado en la mesa hogareña, les marcó los límites: "Voy a hacer esto porque me parece fundamental comprometerme con los destinos de mi patria y luchar por la liberación de las clases más desposeídas. ¡Es una lucha que no rehuiré, maldita sea! A menos que vos, mami, me digas que no". Su madre se apiadó y lo autorizó.

Fernando fue escalando en las estructuras radicales, pero llegó el primer gran dolor de su vida: la muerte de su padre. Como si el destino se ensañara, al revisar las pertenencias del amado ser querido que debiera despedir para siempre, encontró todas sus cartas de pedidos navideños. Y así, del modo más brutal, a los 36 años, De la Rúa se chocó con la traumática realidad de que Papá Noel son los padres.

"Fue duro. Él lloró cuatro meses seguidos. Se sentía estafado por la vida, decía que nada tenía sentido, que todo era una farsa. Cayó en la bebida, tomaba hasta seis cajas de Cepita por día", recuerda Inés Pertiné en su testimonio.

 

Camino al poder

 

La catarsis de De la Rúa pasó a ser la política, donde siguió su línea ascendente. En 1973 Ricardo Balbín lo eligió como compañero de fórmula para las presidenciales que finalmente fueron ganadas por Juan Domingo Perón acompañado de María Estela Martínez. Fernando llegó al Congreso, pero su mandato quedó interrumpido por el golpe militar de marzo del 76.

De la Rúa se dio cuenta de que tenía dos opciones: combatir al régimen castrense o irse del país. Su temple no lo hizo dudar, y entonces dejó la política, comenzó a trabajar como abogado de Bunge & Born y fue a todos los cócteles de empresarios y militares que pudo. En su libro autobiográfico "Este que", De la Rúa dice que lo hizo "para ver la ocasión de secuestrar a la Junta Militar, ejecutar a los tres comandantes, tomar el poder, implementar un régimen pro-castrista, liberar a los presos políticos, romper relaciones con los Estados Unidos y llamar a elecciones libres". Otros dicen que lo hizo de cagón nomás.

La película, en cambio, saltea toda esa etapa y la llena solamente con un videoclip del tema "Chiquitita", del grupo sueco Abba. El relato se retoma ya con la democracia restaurada y los nuevos logros del cordobés hasta su llegada a la Presidencia en 1999. Federico Storani relata esa instancia. "Antes de asumir, nos reunió a los que íbamos a formar parte de su equipo y nos dijo: esto no da para más, Menem nos deja un país a punto de reventar. Le preguntamos qué pensaba hacer frente a eso, y nos dijo que estaba viendo si no le podían detectar un doping positivo para que le anularan el triunfo electoral y le dieran la presidencia a Duhalde (el candidato peronista derrotado en el 99). Después supimos que la justicia electoral no le dio bola".

Sin más remedio que hacerse cargo de la conducción del país, De la Rúa inició su zigzagueante gestión. La recesión económica se acentuaba, el salvavidas del "blindaje financiero" resultó ser de plomo, los aliados abandonaban el barco por izquierda y por derecha, los Estados Unidos se desentendían y el descontento social se incrementaba, con el agravante de un peronismo que operaba para potenciar el malestar.

Aquí aparecen otros momentos interesantes del film, porque distintos ex integrantes del gabinete de la Alianza comentan que, ya desesperado por el contexto, De la Rúa evaluó distintas salidas: la dolarización de la economía; el traslado de toda la población nacional al Canal de Beagle, para que la atención de sus demandas pasara a ser responsabilidad del gobierno de Chile; distraer a la opinión pública con un pedido de revancha a Inglaterra por las Malvinas; solicitar a la FIFA autorización para hacer un Mundial en noviembre de 2001 y matar en Buenos Aires a alguno de los Beatles con vida, idea que se cayó por la fuerte suma de dinero que para ello pedía Paul Mc Cartney.

 

La caída

 

Acorralado, el presidente tomó la peor decisión de todas: nombró a Domingo Cavallo como ministro de Economía. Llegaron las promesas de incentivar "el círculo virtuoso del consumo" y pocos días después el corralito bancario destruyó todos los puentes entre el gobierno y su último sostén, una pauperizada clase media.

El 19 de diciembre de 2001, estando en su despacho y mientras intentaba que siquiera un afiliado del peronismo le atendiera el teléfono, De la Rúa recibió de su secretaria el aviso de que la Plaza de Mayo se estaba llenando de gente. "Hágale anunciar a Baylac que no, que por más que me pidan no voy a buscar la reelección", ordenó.

El final se precipitaba. Esa noche Fernando prácticamente no durmió. Se quedo en vela viendo una maratón de Los Simpson en Fox. A la mañana siguiente, de buen ánimo, se dirigió a la Casa Rosada en el helicóptero oficial. Desde arriba vio la multitud en la plaza. "Mirá que son insistidores, eh", le dijo al piloto.

Por la tarde, el radicalismo realizó una cumbre secreta en un despacho de la sede gubernamental. Decidieron que De la Rúa se estaba llevando puesto al partido y que lo mejor que podía suceder era que se fuera cuanto antes. El PJ dio su obvio acuerdo. Se habló entonces con la familia del presidente. Inés Pertiné también avaló la idea. Antonito de la Rúa se indignó: nadie le había avisado que su padre había llegado a la Presidencia, y lleno de furia se fue dando un portazo.

La trama se montó cuidadosamente. Freddy Villareal volvió a imitar a De la Rúa, esta vez para dirigir el mensaje al país que vieron todos los argentinos, donde anunciaba la renuncia. El verdadero De la Rúa, mientras tanto, era distraído por el Dinosaurio Bernardo en la Sala de Metegoles de la Rosada.

En la terraza ya estaba el helicóptero. "Fernando, los gobernadores peronistas te esperan en la provincia de Buenos Aires, no sólo te van a dar el respaldo para que sigas sino que también van a reformar la Constitución para que puedas tener reelección indefinida", le telefoneó Raúl Alfonsín, que cortó de inmediato porque no se aguantaba la risa en razón de que a su alrededor toda la cúpula radical le hacía señas y bromas para tentarlo mientras hablaba.


Se ganó el cielo

 

De la Rúa subió a la aeronave. El piloto ya estaba instruido. Hacía de cuenta que no encontraba el sitio exacto donde bajar para la cita con el justicialismo. A través de la radio simulaba pedir mayores precisiones geográficas. Cada cierta cantidad de horas descendía en algún lugar para cargar combustible, adquirir comida y permitir que la tripulación fuera al baño. Luego volvían a las alturas.

Recién el 22 de septiembre de 2010 se le dijo la verdad a De la Rúa, porque el helicóptero ya no estaba en condiciones de seguir volando. "Me la hicieron bien, eh", dijo el ex presidente, con una sonrisa amarga. Lo dejaron en su casa, donde llegó, y abrazó a Inés en silencio. Luego se puso a ver Telefé.

 

Angaú Noticias
La prensa que te miente, pero avisa

 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Muy buena la nota de Angau, pero hablando en serio, quiero comunicarles que Fernando De la Rua y Hermes Binner, firmaron un convenio con la Fundacion Favaloro, para realizar un experimento que promete resultados auspiciosos para la ciencia medica. El contrato es entre Fundacion Favaloro y Cloroformo SRL (integrada por dichos personajes). La genial idea desarrollada por medicos de la Fundacion, es reemplazar al anestesista por el Duo en cuestion, sin drogas y sin peligro para los casos de reaccion a la anestesia, estos dos politicos argentinos, se pondrian a conversar entre ellos frente al paciente a punto de ser operado, hasta que quede completamente dormido. Calculos ya efectuados mediante pruebas llevadas a cabo hasta ahora en secreto, ya que aun no se patento la idea, estiman que una operacion de corazon a cielo abierto, llevaria no mas de 15 minutos de conversacion del duo. En cambio un transplante de corazon y pulmones, con 45 minutos seria mas que suficiente. Nuevas investigaciones, prometen abaratar mas aun los costos de la intervencion, al probar con uno solo de los personajes, en conversacion directa con el paciente, hasta ahora tanto don Fernando como don Hermes ofrecen resultados parejos. Pero se teme, que la conversacion directa con el paciente, presente sintomas de sobredosis. El Director de la Fundacion anticipo que en operaciones menores, como transplante de riñon o colocar un testiculo de plastico para cirujia reparadora, con uno solo del duo, alcanza perfectamente. Es mas hubo casos que han tenido que recurrir al mentalista español Tony Kamo, para despertar al paciente intervenido. La ciencia avanza y no la para ni King Kong !!

  2. SOMOS POCAS LAS PERSONAS QUE ADMITIMOS NUESTROS ERRORES, YO VOTE A DE LA RUA, LO ADMITO, LO VOTE CONVENCIDA PERO ME DEFRAUDO, SU OBSESION DE MANTENER EL UNO A UNO HASA LAS ULTIMAS CONSECUENCIAS TERMINO EN LO QUE TERMINO. PERO LO QUE NO JUSTIFICO QUE TODAVIA EL DIA DE HOY SE USE LA CRISIS DEL 2001 PARA DECIRNOS DESDE EL FAMOSO ATRIL QUE NO QUEREMOS VOLVER A ESO. NADIE QUIERE VOLVER AL 2001, LO QUE QUERRIAMOS LOS HABITANTES DE ESTE HERMOSO PAIS ES TENER UNA PRESIDENTE QUE NO PIENSE TANTO EN EL PASADO, QUE PROYECTE UN PAIS PARA DENTRO DE MUCHOS AÑOS DEJANDO DE AMOLAR CON LO QUE PASO EN AQUEL ENTONCES. PERO LAMENTABLEMENTE LO QUE TENEMOS ES ALGUIEN QUE SOLO PIENSA EN EL PASADO, Y EN SU APETENCIA PERSONAL DE PERPETUIDAD EN EL PODER TAMBIEN PIENSA EN SU BOLSILLO QUE CADA DIA SE LLENA MAS MEDIANTE HECHOS DE CORRUPCION QUE NO SOLO OCULTA Y NIEGA SINO QUE CUANDO LLEGAN A LA JUSTICIA SE ENCARGA DE APRETAR A LOS JUECES PARA QUE NO FALLEN EN CONTRA DEL CORRUPTO. TENEMOS EL CASO DE NK POR ENRIQUECIMIENTO ILICITO EN SU MOMETNO QUE OYARBIDE (SPARTACUS) LO SOBRESEYO ENSEGUIDA Y EL FISCAL INCUMPLIO SUS DEBERES NO APELANDO LA MEDIDA TAMBIEN TENEMOS EL CASO DE JAIME QUE POR ENRIQUECIMIENTO ILICITO HACE MUCHOS AÑOS QUE ESTA SIENDO JUZGADO Y JAMAS CONDENADO. TAMBIEN TENEMOS LOS CASOS CONRA MENEM A QUIEN PROTEGIERON POR EL CAMBIO DE UN VOTO EN EL SENADO. EN FIN TENEMOS LO QUE LAMENTABLEMENTE NUESTRO PUEBLO VOTO Y REELIGIO. NO COMETAMOS ARTENTINOS EL MISMO ERROR, NO DEMOS NI SIQEIRA OPORTUNIDAD DE QUE ESTA MUJER CUENTE CON 48 SENADORES Y 161 DIPUTADOS PARA IMPULSAR UNA REFORMA CONSTITUCIONAL NO MERECE NI SIQUEIRA INTENTAR UNA RE RE RE TENEMOS QUE FRENARLA CON NUSTRO VOTO EL AÑO PROXIMO. SEAMOS A R G E N T I N O S NO SEAMOS I G N O R A N T E S TAL COMO ES EL ANALGRAMA DE NUESTRA NACIONALIDAD.

  3. Cuando el gobierno de De la Rúa cayó, recuerdo que a los pocos días D'Elía fue al programa de Lanata desde el cual le hablo a sus "muchachos" y como algunos saqueos aún seguían en vivo les dijo textualmente "muchachos basta, De la Rúa ya cayó, basta". Los saqueos finalizaron, la crisis económica y el hambre se terminó en forma mágica. Además los canallas que apoyaron y promovieron el golpe de estado en complicidad del periodismo jamás mencionan que De la Rúa ha sido el mejor legislador que tuvo la República Argentina desde la vuelta de la democracia, creo que fundamentalmente en su primitiva inteligencia solo aceptan un análisis binario (todo o nada). Tampoco nunca mencionan que asumió en un país desvastado por la corrupción y ante el primer caso (que era de esperarse que sucediera), su vicepresidente renunció huyendo cobardemente y debilitando el gobierno. Ese mismo vicepresidente al cual actualmente el coro peronista le canta loas. El gobierno de De la Rúa objetivamente no fue bueno, en parte por su culpa por no tener la vocación de poder necesaria para realizar los cambios que la situación demandaba, y principalmente por su ingenuidad política (algo inaceptable en un presidente) al confiar en el peronismo, el cual cuando gobierna roba y cuando no lo hace desestabiliza. Esta es una opinión simple (tal vez peque de simplista) ya que evaluar ese momento histórico es mucho más complejo, así que aquellos que estén en desacuerdo no se molesten en contestarme porque no voy a seguir leyendo esta nota ni esta web.

  4. Luis, es verdad, De la Rúa fue un estadista de la p... madre, los giles fuimos nosotros que no nos dimos cuenta. Dejate de jodeeeerrrrrrrrr....

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme