La naturaleza no es sabia ni inteligente

30
2508
LAS MARAVILLAS BIOLÓGICAS EMPAÑADAS POR LA CRUEL REALIDAD
LAS MARAVILLAS BIOLÓGICAS EMPAÑADAS POR LA CRUEL REALIDAD

     Según cálculos realizados por expertos, se señala un 99.999 % de extinciones de formas vivientes, frente a un 0.001 % de éxitos de supervivencia. Ahora ha llegado el turno de explicar las morfologías que muchas veces nos impresionan como verdaderas maravillas, según un mecanismo de extinciones.

 

     Para ello debemos acudir al concepto de proceso. Ese casi ciento por ciento de extinciones de toda la florifauna, significa otro tanto de procesos iniciados que no hallaron correlación con el medio ambiental y se frustraron. La casi nada de formas vivientes que llegó a nuestros días, fue lo que se amoldó transitoriamente al ambiente.

     Por eso es que hoy nos admiramos de la belleza, simetría, colorido y aroma de una flor. Por ello nos asombramos de ciertos “ingeniosos” mecanismos de reproducción y distribución de las simientes. Los insectos, las aves y el viento, por ejemplo, cumplen la misión de la polinización de las plantas, y muchas personas apenas caben en su asombro al observar los dispositivos de llamada (aroma, hedor, colorido, néctar, polen) para los insectos y las estructuras anatómicas de la flor para que, al entrar en su corola ciertos insectos, éstos se impregnen de polen con el fin de fecundar otras flores de la especie. Algunos mecanismos de este tipo son verdaderas trampas para pequeños insectos que resbalan o quedan atrapados por un tiempo y obligados a “bañarse” literalmente en polen.

     Como un buen ejemplo, tenemos a la enredadera aristoloquia. Sus flores tubulares de hallan tapizadas en su interior por infinidad de pelitos que apuntan todos hacia abajo y atraen a las moscas no sólo por su aspecto, que hace recordar a la materia en putrefacción con un color pardo sucio y amarillo verdoso, sino también sus emanaciones odoríferas que para nosotros son fétidas, pero agradables para muchos insectos. Después que la mosca ha penetrado en el tubo, no puede ya salir de él impedida por los peligros. Pero una vez fecundado el estigma que se halla en el fondo de la flor, ésta produce una serie de modificaciones. Los lóbulos se repliegan y la mosca se impregna otra vez de polen, a continuación se encogen los pelos y desprenden, la mosca queda libre y prosigue su visita a otras flores. Y esto no es todo, pues la flor con cierto movimiento cierra la entrada del tubo de modo que no pase por allí otra mosca porque ya ha sido consumado el acto de la fecundación. Esto es similar a lo que acontece con  el óvulo humano, que una vez penetrado por el espermatozoide fecundante, produce cambios en las membranas que provocan el desprendimiento de otros espermatozoides excluyendo de este modo la posibilidad de nuevas fecundaciones (polispermia),

     También llamativo es el ejemplo de la polinización de la Salvia pratensis por medio de los abejorros. La salvia tiene dos estambres a modo de una palanca de brazos desiguales. Cuando el abejorro introduce la trompa, ejerce una presión provocando un movimiento de báscula que hace que la parte fértil con los granos polínicos descienda y sea restregada sobre el abdomen peloso del insecto que se carga de polen. Al visitar otras flores más avanzadas en su desarrollo, las poliniza, porque su abdomen con el polen adherido toca los estigmas.

     Entre los vegetales existe una infinidad de otros casos que a primera vista parecen ser pruebas de “ingenio de la naturaleza” (como si la naturaleza fuera un ser inteligente a carta cabal, omitiendo sus garrafales yerros). Todo parece encajar a la perfección. La anatomía de muchas flores induce a pensar que ha sido como calculada para determinado insecto pronubo.

     Todo esto parece ser una “maravilla de inteligencia de las plantas”: idea subyugante en la cual quedó atrapado Maeterlinck cuando escribió su ingenioso libro titulado La inteligencia de las flores, atribuyendo a éstas algo más que pura selectividad basada en infinitos tanteos al azar de las diversas formas nuevas aparecidas por mutación genética aleatoria, frente al ambiente siempre hostil. 

     Aparente y superficialmente, la naturaleza se nos muestra como un dechado de armonías en donde la relación de los seres parece haber sido calculada por algún “artífice”.

     Así como en este caso descrito de los vegetales, también en la fauna es posible advertir sorprendentes “maravillas” que hacen pensar a muchos acerca de algún plan inteligente establecido en la biosfera. Mimetismo, simbiosis, comensalismo… son todos términos técnicos para designar distintos fenómenos del proceso biológico que llaman poderosamente la atención tanto a legos como a estudiosos que incursionan en la naturaleza.

     Aparentemente, toda esa “maravilla” de relaciones interespecíficas y formas de pasar inadvertido el individuo  ante sus enemigos, nos da la sensación de inteligencia

     La pigmentación de muchos animales, por ejemplo, hace que éstos se confundan con el medio. Una perdiz agazapada entre la maleza es difícil de distinguir de cuanto la rodea.

     Existen animales que poseen la facultad de cambiar de coloración para asemejarse al ambiente en que se encuentran y confundirse con él. Esto es observable entre los reptiles, anfibios, peces, crustáceos, insectos, moluscos cefalópodos y otros invertebrados, y en algunos mamíferos con su cambio de coloración.

     También es observable en la naturaleza cierta picardía, para emplear un término bien antropológico en sentido figurativo que no cuadra objetivamente al caso. Se trata de ciertos ardides o engaños de que se valen algunas especies. La tortuga aligator, por ejemplo, atrae a sus presas con la lengua como señuelo. Cierto  pez pescador, posee un cebo natural en forma de gusano que oscila, se encoge y retuerce como una auténtico verme. A su vez la “flor del diablo”, que no pertenece al reino vegetal ya que se trata de un insecto mántido del África, imita a una flor a la que acuden los insectos engañados que son atrapados y devorados. Incluso una parte del cuerpo de este mántido imita a las moscas posadas en una “flor”, lo cual infunde confianza a las verdaderas moscas que se acercan.

     Hay moscas (Eristalis tenax) que se confunden por su aspecto con las abejas. Mariposas que imitan a otras de sabor desagradable para no ser comidas”. Serpientes inofensivas se confunden con las venenosas (falsas yararáes, falsas corales, Etc.

     En conclusión, en la naturaleza todo es simulación, engaño, alarde, ostentación y también egoísmo, agresividad, saña, destrucción, muerte…

     En resumen: ¡Qué lejos estamos de aquellas “bellas” ideas acerca de una naturaza sabia y querida que tantos ilusos adoran, sin percatarse de que tratan tan solo una pseudociencia que los incautos “adoran” con una visión muy alejada de la realidad.

 

Ladislao Vadas

COMPARTIR
Artículo Previo El inexistente equilibrio ecológico “perfecto”
Artículo Siguiente ¿Creacionismo o evolución por tanteos al azar?
Armin Vans
 
 

30 comentarios Dejá tu comentario

  1. Sr. Autor: La muerte es maravillosa, sin ella no habría vida. Todo lo demás es fantasía suya. El mundo natural vive en armonía por lo tanto no existe el engaño, alarde, ostentación, también egoísmo, agresividad, saña, destrucción. Si no se entiende esto difícilmente se pueda entender la vida. Saludos.

  2. Justamente boludito,no miran a los costados xq tienen tapados los ojos gilazo,si no sabes interpretar una ironía cállate la boca y sácate ese apodo de Ironics que te queda grande gil a cuerda,sos de madera terciada!!! Ja ja ja ja ja Ironics el genio de la ironía,muere por la boca PAYASOOOOO!!!

  3. Ex-piloto de la CIA da testimonio jurado que ningún avión chocó contra las The Twin Towers. Publicado el 07/03/2014 por Augusto Rate This Ex-piloto de la CIA da testimonio jurado que ningún avión chocó contra las The Twin Towers. número de la imagen característica de una Un ex piloto de la CIA y civiles ha jurado en una declaración jurada, indicando que no hay aviones que volaron contra las Torres Gemelas, ya que habría sido físicamente imposible. John Lear , hijo del inventor Learjet , Bill Lear , ha dado a su experto en pruebas de que hubiera sido físicamente imposible para un Boeing 767, al igual que los Vuelos AA11 y UA175 haber golpeado las Torres Gemelas el 11/9, sobre todo cuando eran volados por pilotos inexpertos : ‘No hay aviones Boeing 767 que golpearan las Torres Gemelas como fraudulentamente fue alegado por el gobierno, los medios de comunicación, el NIST y sus contratistas “, afirmó en la declaración jurada. ‘Estos accidentes no ocurren porque son físicamente imposibles, como se representa, por las siguientes razones: en el caso de UAL 175 para entrar en la torre sur, un verdadera Boeing 767 hubiera comenzado’ en vuelo telescópico ‘cuando la nariz golpeó las columnas de acero de 14 pulgadas que son de 39 pulgadas en el centro. ‘La cola vertical y horizontal se habría separado de forma instantánea desde el avión, antes de que llegará a las columnas de caja de acero y hubiera caído al suelo. ‘Los motores al impactar las columnas de acero serían deformados de su forma general y dejado de funcionar , o bien habrían caído al suelo o habrían sido recuperados entre los escombros del edificio derrumbado. ‘Nimgun Boeing 767 podría alcanzar una velocidad de 540 mph en 1.000 metros sobre el nivel del mar’ la resistencia parásita se duplica con la velocidad “y” haciendo cubitos de energía parasitaria ‘con la velocidad. La parte de ventilador del motor no está diseñado para aceptar el volumen de aire denso en esa altitud y velocidad. La pieza del supuesto fuselaje externo que contiene 3 o 4 cortes de ventana es incompatible con un avión que golpeó las columnas de caja de acero de 14 pulgadas, colocadaoen más de 500 mph. Se habría arrugado. Ninguna parte significativa del Boeing 767 o el motor podría haber penetrado en las columnas de acero de 14 pulgadas y 37 pies más allá del núcleo masivo de la torre sin parte que se caiga al suelo. ‘Los escombros del colapso deberían haber contenido las secciones masivas del Boeing 767, incluyendo 3 núcleos motores de un peso aproximado de 9.000 libras cada uno, que no podrían haber sido escondidas. Sin embargo, no hay evidencia de cualquiera de estos componentes estructurales masivos ya sea de 767 en el WTC. Dicha desaparición completa del 767 es imposible. La declaración jurada, con fecha de 28 º de enero de 2014 forma parte de un juego de ley que era perseguido por Morgan Reynolds en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos, Distrito al Sur de Nueva York. En marzo de 2007, Reynolds, ex economista en jefe durante el gobierno de George W Bush presentó una petición de corrección con el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología de EE.UU. citando su creencia de que los aviones comerciales reales (Boeing) no golpearon las torres del WTC. Aunque el movimiento de la Verdad del 9/11 rechazó inicialmente la teoría del “no-hubieron aviones ” como demasiado extravagante, después de un análisis científico y racional, se ha convertido en una explicación ampliamente aceptada de las pruebas recogidas. imagen característica de número dos A diferencia de cualquier otra forma de declaración, una declaración jurada se convierte en verdad en el derecho, si no es refutada. Ahora será el momento de los críticos de la teoríapara presentar sus pruebas y análisis para refutar la afirmación punto por punto. Si no lo hacen – o no pueden – entonces el gobierno de los EE.UU. se verá obligado a admitir que el relato dado por la Comisión del 9/11 es incorrecta. A los 65 años de edad, el capitán de avión retirado y el ex piloto de la CIA – que tiene más de 19.000 horas de vuelo – También llamó la atención sobre la falta de experiencia de los pilotos que supuestamente volaron los aviones: “El supuesto ” descenso a Nueva York en un relativamente sencillo curso por un piloto novato en improbable en extremo debido a la dificultad de controlar la partida, velocidad de descenso y descenso de velocidad dentro de los parámetros de” control “vuelo controlado. ‘Se necesita un piloto altamente calificado para interpretar el “EFIS” (Electronic Flight Instrument Display) la pantalla, con la que ninguno de los pilotos secuestradores habría sido familiar o recibido formación en usar sus controles, incluyendo los alerones, el timón, elevadores, spoilers y aceleradores para efectuar, controlar y mantener un descenso. Lear tiene, según su declaración jurada, volado más de 100 tipos diferentes de aviones durante sus 40 años de vuelo y tiene más certificados como aviador de la FAA que cualquier otro piloto certificado de la FAA. Voló misiones secretas de la CIA en el sudeste de Asia, Europa del Este, Oriente Medio y África entre 1967 y 1983 y luego pasó 17 años trabajando por varias líneas aéreas de pasajeros y carga como el capitán, Check aviador e instructor. Es miembro de Pilotfor911truth.org, que ha demostrado consistentemente que era imposible que los aviones a reacción hayan afectado a las Torres Gemelas en la forma en que la Comisión del 9/11 ha sugerido. La Comisión no tuvo evidencia de los expertos o de los pilotos cuando se llevó a cabo su investigación sobre los ataques de 2002 a 2004.

  4. Chelo el manicomio para vos, esta mas cerca de lo que imaginas, anda hacendo las valijas, porque sera tu nuevo hogar en breve. Ah no olvides la compu, asi nos divertimos con tus precarios, absurdos y pelotudos razonamientos.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus