¿Quieren desestabilizar a Macri?

39
5858
PIEDRAZOS Y OTRAS YERBAS
PIEDRAZOS Y OTRAS YERBAS

“Del 31/8 al 2/9 marcha federal. Movilicemos un millón de argentinos en la calle y pongamos fin a la fiesta de los ricos. Chau Macri”.

 

El mensaje, inquietante y golpista, fue escrito por Luis D’Elía en su cuenta de Twitter el pasado 23 de agosto a las 22:42.

Poco después, borró lo que había tuiteado, cuando descubrió que sus dichos habían provocado un fuerte rechazo por parte de quienes lo habían leído.

Ciertamente, no fue su primera provocación: el otrora piquetero suele desgranar sus pasiones en las redes sociales sin eufemismos ni liviandades.

Por caso, cuando Mauricio Macri fue pasible de violentos piedrazos, en el marco de su visita a Mar del Plata, D’Elía le endilgó un polémico mensaje, del que luego intentaría despegarse:

“Macri es responsable de los piedrazos que recibió hoy. Perseguir a las madres y a Cristina no es gratis. Coseche su siembra”.

¿Qué quiere decir con esas palabras? ¿Cuál es la cosecha que deberá tolerar el presidente? Si los dichos de D'Elía suenan duras, lo que este suele decir en privado es aún más elocuente: a sus seguidores suele decirles que Macri no llegará a fin de año.

Cuando se observa que otros referentes del kirchnerismo postean mensajes de similar tenor, en un contexto de amenazas permanentes y suspicaz violencia, la pregunta se vuelve inevitable: ¿Hay en ciernes un golpe contra el Gobierno? Si es así, ¿quién lo comanda?

Hace unos días, el juez federal de Mar del Plata Alfredo López lo dijo con todas las letras al considerar que está en marcha "un plan de desestabilización" contra el gobierno nacional. No se trata de cualquier magistrado, sino de aquel que investiga los piedrazos contra Macri.

A su vez, un informe de inteligencia publicado por diario Clarín, señala que tres de los agresores del jefe de Estado tendrían relación con una agrupación de izquierda denominada “Votamos Luchar”.

A mediados de junio de este año, el mismísimo Jorge Lanata detalló al programa A dos voces la existencia de “algunas sectas que están preparando un plan para sacar al actual jefe de estado del poder y así volverlo a tomar”.

Si ello suena demasiado reciente, solo hay que retroceder en el tiempo: el 3 de noviembre del año pasado el dirigente Raúl Castells anticipó que se preparaba un golpe contra Macri y llamó a armar "brigadas populares".

De hecho, advirtió que fue sondeado desde el kirchnerismo para un eventual "derrocamiento" del presidente de la Nación.

Una digresión: en estas horas, más de 500 familias ocupan un predio en la localidad de Moreno, provincia de Buenos Aires. Es un dato que inquieta al macrismo, ya que allí fue donde empezaron los saqueos en 2001. Al menos, los que ocurrieron en terruño bonaerense.

 

Los sospechosos de siempre

 ¿Hay o no hay un plan para derrocar al gobierno? El macrismo tiene sus sospechas, sin elementos concluyentes pero con la convicción de que es imposible que ocurran tantos hechos aislados. La coordinación es clara y persistente, y proviene de grupos que no temen ser identificados. ¿La Policía bonaerense? ¿Los servicios de inteligencia? ¿Referentes de la vieja política? ¿Acaso la conjunción de todos ellos?

No es ningún chiste: quien amenaza al Gobierno sabe muy bien lo que hace. El contexto es demasiado reciente, con una dictadura militar cuyas huellas se mantienen frescas y las sospechas de un eventual golpe político contra Fernando de la Rúa.

Los grupos que avanzan contra el macrismo saben que, el contexto de sus amenazas ostentan una connotación inevitable. Una suerte de asociación que se aloja en el inconsciente colectivo de los argentinos. El mensaje es claro y efectivo.

Si a ello se suma que el gobierno no da “pie con bola” a la hora de esclarecer quiénes están detrás de esos aprietes, el cóctel se vuelve perfecto. Obvio: es perfecto para quien quiere infundir pánico.

Hasta que el oficialismo no logre desactivar a los que provocan, seguirá en este mar de dudas flotando en el aire, donde se mezclan viejas y anacrónicas sensaciones.

Por ahora, la ciudadanía está inquieta, incómoda, siente que algo raro está ocurriendo. No sabe qué es puntualmente, pero lo percibe.

Se insiste: ¿Hay un golpe en ciernes? Es imposible saberlo con precisión aún.

Sin embargo, como dice la vieja frase: "Si tiene pico de pato, camina como pato y nada como pato… todo indica que es un pato". 

COMPARTIR
Artículo Previo El peligro de usar fuentes del espionaje en el periodismo
Artículo Siguiente ¿Cambiemos? El macrismo impulsa la corrupción en la Aduana
Armin Vans
También en
 
 

39 comentarios Dejá tu comentario

  1. ya antes no le tenía miedo hasta que me lo cogí... así comencé a tenerle miedo, ojo cuando te succiona te muerde la punta el muy calentón de indomitus, desde ahí le disparo, le tengo tanto miedo.... ojo, cuídensé de indomitus, es el super hijitus de cambiemos...

  2. por lo que veo, como le toman el pelo a indomitus, charly, maglio, etc. solo entro para cagarme de risa, veo que hay alguien que escribe solo para burlarse de los operadores de cambiemos y el hdp lo logra, muchos como yo celebramos este rato de humor, y también pedimos que sigan existiendo mogólicos como charly, indomitus, maglio y otros. sigan así, adios.

  3. Otra vez me censuraron. ¡Pero che! ¡Miren las cosas que dicen de mi y yo no puedo responder en forma simétrica! ¡Me voy a quejar al defensor del lector eh! jajajajaj Tienen una calentura madre y entonces ya insultan sin filtro y disimulo. Se hacen los pillos por aca pero a la hora de los bifes son unos cobardes. ¿Cual es el limite del buen gusto? ¿O sera otra cosa? En cuanto a lo que dicen estas lacras subhumanas, solo diré esto: no los empomaria (en forma literal) ni como un acto de violencia. En forma figurativa, bueno, ya lo dije y me censuraron. Hay algunos que pierden un día y ya esta... siguen con su vida. Ustedes por lo visto son unos enfermitos que gustan de ser humillados a diario. ¡Y todo lo que tienen por delante! Ya están avisados: no vengan a pedir la escupidera nunca más. Lo tomare como un insulto adicional y responderé apropiadamente. ¿Querían guerra? Bueno, sera sin cuartel entonces.

  4. Posdata: NO TE HAGAS EL PELOTUDO QUE SABES MUY BIEN QUE YO NO SOY OPERADOR Y VOS NO SOS UN COMENTARISTA INOCENTE. Yo ya no te desafío porque se que sos un cobarde, GARY. Vos estas como Hebe: rogando que el gobierno pare la mano al tiempo que insultas.

  5. juanjo arangurren (sic): Usted es mala persona y lacra social. Yo no le tomo el pelo a nadie y nadie me lo toma a mí. Y calificarnos con el síndrome de Down es lo más bajo que he leído en este foro. Realmente, usted es una persona detestable. Me guardo los epítetos.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

El que gana gobierna, el que pierde conspira

Si hay algo que caracterizó al General Perón fueron sus frases célebres. Tan célebres fueron que, todavía hoy, ningún dirigente peronista, a la hora de hablar, deja de citar alguna. Entre las más populares podemos encontrar: "Para un...