El caso del médico y el sentido de justicia

17
3465
LA NECESIDAD DE UNA JUSTICIA MÁS CONECTADA CON LA REALIDAD
LA NECESIDAD DE UNA JUSTICIA MÁS CONECTADA CON LA REALIDAD

Debo reconocer que me sorprendió mucho la forma en que los medios de comunicación trataron el caso del médico que mató a un ladrón presuntamente en legítima defensa: entrevistas a la madre del ladrón y al médico con el mismo trato y tono, poniéndolos en un mismo nivel, preguntas acusatorias al médico del estilo de “¿valía la pena matar por un auto?” o “¿se siente un asesino?”, así como la repetición sistemática y forzada, que parece obrar como escudo contra posibles críticas, de que hubo dos víctimas.

 

Lo cierto es que la víctima es una sola: el médico. Si cometió un error de exceso en la legítima defensa es algo que deberá resolver la Justicia y que, a la luz de los hechos, resulta más que comprensible, que no quiere decir justificable. Pero no cabe ninguna duda de que es la única víctima. Su único pecado fue pretender llevar a cabo una vida de bien, decente, normal, en medio de un entorno de impunidad, descontrol y desidia. No se buscó la situación que lo llevó a disparar su arma. El que sí la buscó, la forzó y la detonó una y otra vez fue el delincuente, que hacía de la violencia, el robo y el abuso un estilo de vida.

Las normas legales no pueden ser arbitrarias. Se inspiran y se basan en principios elementales de equidad y justicia que les dan sustento. Es a la luz de esos principios básicos que deben interpretarse y aplicarse, pues de lo contrario podrían contradecir su propio fundamento y razón de ser. En este sentido, la tradición legal anglosajona se ha destacado por su sabiduría, reconociendo desde su origen el valor supremo de la equidad y demostrando un sentido práctico y de justicia admirables.

Dicho esto, la aplicación de la legítima defensa, que como toda norma tiene cierto margen de interpretación, no puede dejar de tener en cuenta las circunstancias y el contexto en que el médico actuó. La “proporcionalidad” de la defensa no puede interpretarse de manera tal que conduzca, en algún caso concreto, a una injusticia flagrante. Y esto es lo que puede estar ocurriendo en este caso.

Las circunstancias del caso son las siguientes: el médico llevaba a cabo una vida de trabajo y sacrificio y la inseguridad estaba tornando su vida insoportable. Lo habían asaltado no una ni dos veces, sino unas seis. Su vida y la de su familia estaban permanentemente en peligro. Ya le habían robado el auto en una ocasión anterior y habían entrado a su casa, agrediendo y amenazando a él y a su familia. Peor aún, sabía que algunos de los delincuentes que estaban haciendo de su vida un calvario vivían a unas cuadras de su casa, con total impunidad, riéndosele en la cara, adueñándose del barrio y prácticamente reduciendo en los hechos a los vecinos a una situación de especie de esclavitud, ya que en cualquier momento, arbitrariamente, podían llevarse sus bienes o, peor aún, su vida. Es en este marco que uno de los malignos delincuentes decide graciosamente ir a su casa, bajarlo de su auto, golpearlo con un revólver en la cabeza, subirse a su auto, atropellarlo aparentemente por ineptitud al volante, agredirlo verbalmente y apuntarle con su pistola. Estas son las circunstancias del caso, y cabe preguntarse si algún mortal en este bendito planeta está en condiciones de tirar la primera piedra en relación con el actuar del médico, que ha dicho públicamente, en reiteradas ocasiones, que la está pasando muy mal, que actuó como lo hizo por sentirse amenazado y que siente miedo de que le hagan algo a él o a su familia. Es dable plantearse, también, si acaso un jurado popular dudaría en este caso tanto como lo están haciendo los funcionarios judiciales.

La Justicia, si pretende honrar su nombre, no puede dejar de tener en cuenta todas las circunstancias del caso, y no sólo algunas. No puede dejar de preguntarse cuál sería la solución equitativa en este caso, ni dejar de interpretar la ley en consonancia con el principio de equidad. Ni puede tampoco dejar de ver que, entre la legítima defensa y la emoción violenta por tanta injusticia acumulada, es imposible pensar que de verdad el médico de esta triste historia pueda merecer una pena de prisión.

 
 

17 comentarios Dejá tu comentario

  1. SI yo veo que en mi barrio me van cercando los chorros, me armo por defensa propia. Ya que las autoridades policiales son unos CORRUPTOS Y COMPLICES DE LOD CRIMINALES QUE NOS RODEAN. Me gustaría que la Prensa averigue donde vive la Fiscal ???, perece que en otro planeta,llamado bolulandía.

  2. Oiga Don Goyo, haga como yo. Nunca salga a la calle sin tener un destornillador en el bolsillo.Ya que auna no puede llevar armas. Y si no lo encuentra x toda la casa antes de salir, busquese un tenedor de buenos dientes, y se lo mete al bolsillo. Y si no hay un tenedor a mano, ponga una tijera de puntas en algun lado de su saco. Y eso si, el dia que alguien se le acerque a robarle, haga como que se mete a buscar la plata y ahi mas rapido que corto, le clava un tenedorazo en los huevos o por donde mejor le caiga al que le esta robando. Podra morirse en el intento, pero el chorro, maton h de p quedara lo menos lo menos con los huevos pinchados.

  3. Yo creo que la pregunta en PPT va para los dos lados. Realmente vale la pena matar por dos pesos? Me parece que la repercucion que deberia generar es la de concientizar. Hay mucha gente "normal" que esta harta de lo que ve alrededor. Y mucha otra tiene una sensacion de unpunidad. Mucha gente tiene armas, sean legales o no. Es lo que genero los últimos. Años. No todos son borregos. Muchos estan defraudados, sintiendose muy desprotegidos y es lo que los hace masirracionales. No todos tenemos la misma realidad, mi madre tiene panico al subte. Por poner un ejemplo. Lo de la madre del chico, me parecio bizarro. Sea o no un caso de gatillo facil, es una locura hacerlo tan mediatico. Pero es la tele que tenemos hoy, asi es la sociedad que forjamos, quiza por intereses de unos pocos tiene un caliz que no deberia de ser. Sea o no la culpa del joven, me parece muy acertada la frase "todos lloran al muerto", sea el estado que lo desprotegio, la resignación de salir a buscarce el pan de esa forma fue de el. Todo "trabajo" tiene sus riesgos. Lo malo es que se equipare, si robas circunstancialmente o no sos ladron, si matas sos matador o ascecino segun correspondáis, dado el atenuante que le quieras poner. En una sociedad normal y sana, no se intentaria justificar las cosas, desgraciadamente mi sentir esta del lado del medico. Los apellidos antaño designaban las profeciones o lo que uno quisiera poner, porque mi abuelo y mi padre fueran piratas dwl asfalto , esta en mi seguir ese camino o labrarme otro.

  4. Si lo atacan con un arma de fuego, y usted dispone de otra, ¿qué hace? ¿Dispara o le pide permiso al agresor para verificar si el arma que porta está cargada y si los cartuchos son con munición de salva o de plomo y lo invita a que dispare primero para así cumplir con los requisitos que fijan nuestras ridículas leyes y jueces sobre la "legítima defensa"? En cualquier país del Mundo el hecho de ser atacado o que ingresen sin autorización a su domicilio, le confiere el derecho a defenderse con los medios que en esos momentos disponga. En cualquier país, menos en Argentina. Quizás sea porque si pudiéramos defendernos de los ladrones no quedaría político ni empresario o banquero con cabeza...

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

La Justicia… siempre la Justicia

Invito a hacer el siguiente ejercicio mental. Pensemos groso modo cuántas personas civiles y policías murieron en Argentina, en los últimos tiempos, a manos de delincuentes en ocasión de robo. Pensemos, luego, cuantos delincuentes murieron, por supuesto en Argentina...