Convivir con la crisis

19
4391
CUANDO LO URGENTE SUPERA LO IMPORTANTE
CUANDO LO URGENTE SUPERA LO IMPORTANTE

Hace exactamente un año, más de la mitad de los argentinos optamos por un cambio. Más de la mitad de la población demostró, a través de las urnas que no queríamos seguir con un gobierno populista que nos pretendía hacer creer que todo estaba bien, y que todo, hasta lo ilegal, estaba permitido.

 

Un simple ejemplo: todos sabíamos que Cristina, por un simple capricho, se hacía llevar los diarios del domingo al Calafate por el avión presidencial; sin embargo nadie hacía nada para impedirlo.

A eso nos acostumbramos. Y ese ejemplo se trasladó a todos los estratos sociales, y cualquiera se sintió con el derecho de hacer lo que se le ocurra, porque todo estaba permitido.

Nos acostumbramos a vivir con la crisis; crisis de todo tipo y color, desde crisis económicas a crisis energética, pasando por crisis sociales. ¿O acaso los niveles de delincuencia y pobreza en los que estamos inmersos no son crisis?

Convivir con la crisis se traduce, en otras palabras, en administrar problemas, y no a solucionarlos.

Hoy, la clase política argentina -léase oficialismo y oposición- en lugar de presentar soluciones y generar empleos se abocan a firmar un acuerdo para no despedir empleados.

En lugar de generar un plan de viviendas claro, concreto y sustentable se dedican a sancionar una ley de alquileres que no sirve para absolutamente nada, solo para generar incertidumbre.

En lugar de sancionar la boleta electrónica, y en este caso en particular la responsabilidad es exclusiva del kirchnerismo, seguimos entorpeciendo algo muy simple, solo para mantenernos en la vieja política.

En lugar de solucionar y modificar el principal problema económico argentino, que es el déficit fiscal, único generador de inflación, seguimos agregando impuestos sobre impuestos, en vez de bajar el gasto público

En lugar de solucionar los problemas reales, seguimos empecinados en solucionar problemas que no tenemos.

El principal motivo de preocupación para los argentinos sigue siendo el alto índice de delincuencia que nos azota desde hace años. Sin embargo, en ese sentido, todo sigue igual.

Seguimos sin solucionar los problemas de fondo, y el presidente Macri parece seguir gobernando para tratar de conformar a quienes no lo votaron en lugar de hacer lo que esperábamos quienes lo votamos. En definitiva, en lugar de hechos reales y concretos, seguimos viendo cómo podemos seguir navegando en el océano de la crisis.

Una de las consignas electorales de Macri era combatir al narcotráfico, pero en Argentina lo ilegal sigue como si nada, como siempre. Vayamos a algo simple y cotidiano. Tanto los barra bravas, como los manteros y los trapitos siguen ejerciendo sus actividades normalmente.

Por lo tanto, si no pueden terminar con los barrabravas, ni con los manteros, ni con los trapitos, ¿cómo van a terminar con el narcotráfico?

Pero para ser realmente objetivos, debemos señalar que ha habido algunos cambios.

Por un lado el comportamiento del actual Gobierno no tiene nada que ver con el anterior. Cambiemos es decididamente de otra envergadura democrática. Lo mismo ocurre en el plano internacional, donde hubo un cambio mucho más radical.

Sin embargo, cuando vemos que en el Congreso Nacional se dedican a tratar una ley de alquileres totalmente inútil, y que la oposición se niega a cambiar el actual sistema electoral a través del voto electrónico, la realidad nos indica que nos falta lo esencial, lo fundamental, un proyecto de Nación.

El recientemente dictador fallecido Fidel Castro, durante sus más de 50 años de gobierno solo se dedicó —en materia económica— a administrar pobreza, y el pueblo cubano desarrolló la extraña habilidad de aprender a convivir con la miseria. Mientras tanto, nosotros nos estamos acostumbrando seguir conviviendo con la crisis.

COMPARTIR
Artículo Previo La muerte de Fidel no es para alegrarse
Artículo Siguiente El gasto público no debe convertirse en déficit fiscal
Armin Vans
También en
 
 

19 comentarios Dejá tu comentario

  1. No veo la diferencia entre la Argentina de De La Rua y la que dejó CFK. El nivel de pobreza y precariedad de vivienda es casi el mismo, el caos institucional, el desorden son casi los mismos. Los dos peores gobiernos de Argentina, sin duda!

  2. La verdad es que del gobierno anterior rescato poco. Pero lo que rescato menos es la manera que algunos intentan instalar ciertos hechos cuya única comprobación son las fuentes que informaron sobre ese hecho y que nadie lo haya desmentido. Por ejemplo, el que escribe la nota dice: "todos sabíamos que Cristina, por un simple capricho, se hacía llevar los diarios del domingo al Calafate por el avión presidencial; sin embargo nadie hacía nada para impedirlo." ¿Todos sabíamos?¿Cómo? Hagan una prueba simple, métanse en Google y escriban "llevar los diarios del domingo al Calafate", o una frase similar con o sin comillas. Las fuentes son un puñado, todas legítimamente opositoras al gobierno K y por supuesto que no hay documentación alguna, que sería un imposible que la haya. Pero el autor de la nota dice que todos los sabíamos. Esta columna no tiene desperdicio. El autor dice, copio textual: "Convivir con la crisis se traduce, en otras palabras, en administrar problemas, y no a solucionarlos. Hoy, la clase política argentina -léase oficialismo y oposición- en lugar de presentar soluciones y generar empleos se abocan a firmar un acuerdo para no despedir empleados." Esta frase es una tomadura de pelo; no hay que solucionar los problemas sino que hay que administrarlos. Por lo cual en el párrafo siguiente el mismo autor se queja que el acuerdo que pretenden firmar el gobierno y la oposición...no presenta soluciones. A mi me parece que quienes nos están embromando y quienes nos embromaron no están solo en los gobiernos que toquen. Eso si, todos tienen un punto en común y es el de tomarnos por giles.

  3. Ella es muy valiente, audaz y energica en sus intentos. No se deja humillar, claro, asi confunda un poco los protocolos y no los entienda muy bien ( penso que se le venia el mundo encima) por el hecho de tocar el pianito. Y hacer un tramite que todos hacen...." naturalmente" si no se sienten acorralados o con la conciencia cargada.... de espanto. Un tramite que se debe de hacer para estar ante un juez y declarar lo que sea. Tuvo a todo un pais en ascuas, que si venia, que no venia, que venia cuando se le daban las bolas de hacerlo, y asi siguo, a eso el venirse a deshora, y criticar a mansalva todo cuanto le rodeaba. Cristina, la ex jefa de la nacion esta en estado de confrontacion permanente. Y muchos creen que no se ajusta al estado de tiempo y espacio. Que la realidad de su vida no le llega hasta el suelo que pisa, y que aun cree que tiene fueros, porque no los necesita legalmente, sino los fueros que le da " el pueblo" Es decir, ella misma se considera intocable. Usa el pensamiento magico y para eso se viste de blanco, como una santa inmaculada. Su vida es todo un misterio, porque a pesar de tener todas las cuentas conocidas embargadas, tiene de donde sacar mas para pagar a cuanto abogado se le acerque a aconsejarla, y tiene como para venir en un avion privado, donde un remise le espera al bajar del avion. Tiene como para vivir a nivel de un estadista, aun teniendo todas las cuentas congeladas...?¿ Y guay que de aca en mas, no se queda quieta, ya pronto preparara' un tremendo y esperado discurso, que revolvera las tripas hasta de los mas acerados, buscando verdades que solo ella encuentra y desechando todos los errores de su "decada ganada". Cristina , tanto como la doña Salas, a quienes la Oea, la onu, y san pelotas, pretende liberar metiendose en los probelmas internos de una nacion soberana, sin entender que ha robado, matado y mancillado a su propia gente, debieran llamarse a silencio. Cristina, tanto como Salas, deberian compartir, algo que les va en comun: para mejor distraerse y no aburrirse, deberian compartir la misma celda. Y san se acabo. Tienen como pasarla mejor cebandose mate y comiendo galletas de grasa, para asi mejor ver pasar los dias de lluvia.

  4. Acá unos comparan 12 años de mala gestión con 12 meses, que mas que nada en el nuevo gobierno estan abocados a solucionar el caos que los otros han dejado. Les molesta la palabra "herencia", que en realidad deberia llamarse "malherencia". Los que nos han dejado la malaherencia estan abocados en derrocar a Cambiemos. Es por eso que la crisis continua, y en partes se agrava. La gente, el pueblo lo sabe, asi como sabe que salir de esto no es tirar manteca al techo ( o sea una fiesta) sino bancarselás con paciencia y si se puede con humor. Salimos del 2001, saldremos de esto, repito el costo es alto, los dejamos ir demasiado lejos a estos peronarcokirchenistas.

  5. No es fácil "el cambio" PARA BIEN y menos lo es en la Argentina, y que no se produzca ahora no es culpa del Mauri Macri o el PRO, sino de la Argentina cachivache que hemos sabido conseguir los argentinos. Especialmente a partir de los '70, cuando con "el Rodrigazo" se iniciaron las crisis recurrentes y crecientes que hasta ahora no hemos podido aventar. "CAMBIO" hemos tenido y a pasto en estas 4 décadas, PERO PARA MAL, que es peor que el statu quo. Ojalá estuviéramos ahora de mal como lo estábamos a principios de los '70, cuando los milicos tiraron la toalla y lo fueron a buscar al "Pocho" a España para que les sacara las papas del fuego. Fue apagar el incendio con nafta, y a partir de ahí los argentinos empezamos a padecer todas las malarias que hasta ahí ni siquiera imaginábamos que podían ocurrir. Y ahora todo indica que estamos en el comienzo de otra crisis, consecuencia de desequilibrios macro-económicos constantes desde 2008. Un exceso de distribucionismo electoralista que fue arruinando la economía que estaba bastante bien hasta ahí, pero que les permitió a los K ganar el 2011 con el 54 %, y llegar hasta el 2015 con buenas perspectivas de imponerse de nuevo, y casi hacerlo. Pareciera que se repite con el Mauri y el PRO ahora, lo ocurrido con el aburrido de la Rúa y su Alianza en 2000-2001. Menem le dejó a éste una bomba de tiempo que ni Mandrake la hubiera podido desmontar sin una crisis profunda, como los K le han dejado una a los PRO, lo que la Alianza no pudo hacer hasta que se produjo el estallido descontrolado a fines de 2001. Pero que hizo posible el ajustón que aplicó el zobeca Duhalde: híper-devaluación, con congelamiento de sueldos y el corralón para secar la plaza y contener la inflación, que produjo la más grande recesión y desocupación de la historia argentina, pero fue un ajustón muy exitoso, porque al mejorar la competitividad de nuestros productos, se produjo una recuperación real de la economía, por la reorientación de recursos destinados al consumo, hacia la inversión productiva y la generación de puestos de trabajo genuinos. La bonanza y el control de las variables macro-económicas duró hasta 2008, en el que se produjeron situaciones desfavorables concurrentes y se empezó de nuevo en la joda "distribucionista" de la que no hemos podido salir durante este años de "Cambiemos", y de la que lamentablemente como viene la mano tampoco vamos a salir el que viene. Todo indica que hace falta un "estallido" del tipo del 2002 para que haya el plafond político necesario para poder implementar LOS CAMBIOS PARA BIEN.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Mauricio, Cristina y la deuda social

El paquete de paliativos sociales anunciado por Mauricio Macri busca cubrir el flanco más débil de sus cuatro meses de gobierno, luego de haber implementado dolorosos ajustes destinados a recomponer la economía del país a mediano plazo. La salida del cepo sin paranoia...