Miguel Jordán: “Siempre estoy feliz y contento por las notas que me hacen”

3
1502

Última obra de teatro: “Orquesta de Señoritas” (2017), de Jean Anouilh. Teatro Buenos Aires. Rodríguez Peña 411, Esq. Av. Corrientes / CABA. Viernes y Sábados: 21 hs. / Domingos: 20.30 hs.

 

Ver: https://periodicotribuna.com.ar/17733-orquesta-de-senoritas.html 

Miguel Jordán: Actor, autor y director de cine, teatro y televisión. Dialogar con él, es entrar al vórtice del túnel del tiempo. La imaginación recrea, y cobran vida los grandes nombres y personajes de la escena nacional. El Radioteatro de Buenos Aires lo acunó, y ufanado por esos recuerdos, explora el presente y el pasado del oficio de la actuación. Un actor todoterreno con ADN teatral. Supo despuntar el sabor del arte, merced a su abuelo que lo llevaba al teatro desde infante. Se formó profesionalmente con Agustín Alezzo, Humberto Serrano y Heddy Crilla, quien fue su primera maestra: “una maravillosa austríaca. Está siempre en el recuerdo”, rememora un Jordán emocionado. Su frondoso curriculum vitae, intimida por extensión y se acrecienta a su paso. Un referente obligado a la hora de repensar y ordenar la historia del espectáculo argentino.

Antes de entrar a escena – con la generosidad y buen semblante que lo caracteriza – dialogó con Tribuna de Periodistas:

-¿En qué formato se siente más cómodo o realizado: cine, teatro, TV? ¿Y la idea de capacitar en Radioteatro? La palabra como fundamento de la expresión actoral.

-Yo amo el teatro, es el aquí y ahora. Una vez que se prenden las luces, se corre el telón, está ahí el soberano que es el público, nos hace dar lo mejor de nosotros. Todas las artes son muy buenas; empecé en radioteatro, hice cine, teatro y televisión. He recibido premios en mi trayectoria: “El Estrella de Mar,” con “La Nona” (2015), una obra de Roberto “Tito” Cossa. Soy hombre de teatro. Realicé un curso de capacitación de Iniciación al Radioteatro en la SAGAI. Hicimos dos radioteatros importantes, con textos de Mariano Fernández. En las películas animadas, hay una fuente de trabajo. Yo empecé en el cine, y el sonido se doblaba, no era directo. Lo que uno consigue a través de la palabra en el Radioteatro, es aprender a matizar, a decir. Con la radio, la gente imagina en colores, había que aprender a dramatizar claramente. Trabajé con Eduardo Rudy, con Susy Kent. Mi maestro maravilloso fue Alberto Migré.

-¿En aquellos tiempos heroicos / dorados del espectáculo argentino, los protagonistas eran conscientes de la historia que estaban forjando?

-Si, por supuesto. Trabajé al lado de las primeras figuras más importantes que tuvo la escena nacional. No podría mencionar a todas. Los primeros actores, actrices, las vedettes más importantes del teatro. Estuve al lado de Dringue Farías, un ser maravilloso, un señor del cual aprendí mucho. Con Ethel y Gogó Rojo, en tiempo que Ethel fue empresaria del Astros. También con Nélida Lobato, Jorge Porcel, Alberto Olmedo, Tristán, Mario Sánchez. Me nutrí al lado de esa gente. Me formé con esa maravillosa carrera del actor. Siempre uno está bregando que vuelva el Radioteatro. EJ: una modista, un sereno, escuchan la radio. Es un método importante de difusión y cultura.

-¿El buen actor que se precie de tal, debe pasar por todos los géneros del arte escénico?

-Un actor debe ser completo. A lo largo de mi carrera, hice revista, drama, comedia. Y lo bueno es que no te encasillen. Ver, elegir, saber. En esta obra: “Orquesta de Señoritas”, es un desafío total, hacer de una señorita. Es el destino de cada uno. El 2 de julio, ¡cumplo 60 años en esta maravillosa profesión de actuar! Empecé en radio y teatro en 1957. Mi primera obra de teatro: “La Señora Ministra”, de Zaldívar. Con la maravillosa Gloria Guzmán, Beatriz Taibo, y grandes figuras. Paulina Singerman, me enseño desde muy jovencito, los tips de la comedia.

-¿Sufrió presiones, intimidaciones durante la última dictadura militar?

-Si. Teníamos que trabajar sí o sí durante la Guerra de las Malvinas. La gente no entraba al teatro en esa época. Éramos más personas en el escenario que en la platea. A todo el elenco nos presionaron. Hasta en los camarines. Hacíamos una revista, un espectáculo de revista. Era una manera de espiar, como si acá no pasaba nada. Así querían que aparenten los militares, que aquí estaba todo bien.

-Su personaje de Patricia (una violinista) en Orquesta de Señoritas, ¿qué cree que le aporta al grupo de compañeras “losers” que están siempre detrás de algún paraíso perdido?

-Cada artista aporta desde algún lugar algo. En esta historia cada uno tiene una psicología diferente, y transmite un texto bello de Anouilh. El texto te lleva a ese núcleo, a esa personalidad. Se ha respetado, es una adaptación del original. Cada uno hizo aportes correspondientes desde la actuación.

-¿Ve en la estética de esa orquesta tan peculiar, algún punto de conexión con el sainete criollo de Vacarezza? Por el pesimismo de los parlamentos, no deja lugar a la esperanza, el fracaso es inevitable.

-No hay que compararla con el sainete criollo. Es una tragicomedia, debe tener un atisbo; obvio, es con la esencia de Anouilh, excelente obra, un grupo de actores con trayectorias. Es una cooperativa de trabajo. Estamos en este teatro Buenos Aires. Empezó la cooperativa, en abril del 2016. Una gestión de Jorge Paccini y Norberto Gonzalo. Cada uno hizo su aporte económico.

-Su colega Alfredo Castellani, expuso una tesis más que interesante: “Aquí en Argentina, hubo una interrupción cultural” / al preguntarle por qué las nuevas generaciones no conocen a los grandes del espectáculo nacional: Florencio Parravicini, Dringue Farías, Luis Sandrini, etc. No hay tradición de rescatar esos trabajos y aggiornarlos.

-Muchos actores jóvenes no conocen esa tradición. Es una cuestión de formación de cada uno. Esta respuesta me gustaría obviarla. Es de cada uno. Cada uno sabe cómo se encamina en esta profesión.

-¿Por qué no salen aquellos profesionales de las tablas en cantidad y calidad hoy? Pienso en los programas humorísticos de los ‘60 /‘70 /‘80. Hoy no existen aquellos ciclos; todo es autorreferencial, infoentretenimiento “berreta”.

-No hay, no hay...es verdad. Hay películas que las pasan en muchos canales. Hice 14 años “Teatro como en el Teatro”. Sobre eso, está rescatando algo el canal “Volver”. Tuve la dicha de haber trabajado con todo el mundo. Lamentablemente, estamos importando demasiadas tiras turcas, rusas, chinas, de todas partes, y hay poca ficción nuestra. A eso hay que darle valor, exclusivamente a eso.

-Siguiendo con ese postulado, mi teoría de la formación en artes circenses: desde la tradición de los Hermanos Podestá, hasta el inolvidable “Negro” Olmedo, todos estaban atravesados por esa capacitación tan sui géneris.

-El “Teatro Argentino”, empezó a raíz de los circos que se iban desgastando, empezaban a crear la segunda parte. Las segundas partes, fueron obras de teatro. De ahí Olida Bozán, Luis Sandrini. Los Podestá generaron todo esto. El circo te otorga distintas disciplinas del saber.

-En Argentina, tenemos el caso de los “Artistas Militantes”, que antes eran silenciosos, hasta sumisos, y un día “ven la luz kirchnerista de la salvación terrenal”. Para este periodista, son alcahuetes, genuflexos, buenos para nada. ¿Les cree?

-Yo creo que todos los actores, desde algún lugar, tienen un pensamiento, una ideología o militancia. Pero no se lleva al teatro. Vos representás un texto, no vas a discutir un tema político, cuando estás concentrado en una obra, ni hablar de Boca, River, Racing, Independiente. Cada uno tiene su ideología, y eso vale.

-¿Ve cine? ¿Documentales Argentinos? La moda del Movimiento de Documentalistas (liderados por Miguel Mirra y su pandilla), que echan la culpa de todos los males de la humanidad al capitalismo, a la ciencia y la tecnología. Ven a la ciencia como un disciplinador del capital que los oprime. Son amantes de la “posverdad” anticiencia.

-Si, mucho. Veo muchas cosas. Vivo en la esquina del cine INCAA (cine Gaumont). Realmente, durante toda mi vida, traté de valorizar y ver lo positivo. Desde donde sea. Hice autores nacionales y extranjeros. Hice franceses, como Jean Anouilh ahora, Shakespeare, un montón de autores. Todo es desde el cristal de donde se mire.

-¿Sobre la SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión e Intérpretes), cuál es su importancia?

-La sociedad SAGAI Hace 10 años están rescatando, lo que en otros países del mundo se llama Royalty (“Regalías”: derechos de autor, patentes, marcas). Por suerte, ahora los actores tenemos derecho de imagen etc. Se nos paga las repeticiones también.

-Para la obra “Dos Locos en la Terraza”, Ud. compuso una canción que dice: “Los actores estamos hechos de retazos, retazos de éxito, otros de fracaso. Es así. Nosotros somos artesanos. Nuestra labor es hacer reír, hacer llorar, lograr que la gente se emocione. Es una tarea apasionante y laboriosa".

-Es verdad. Es verdad. La famosa historia del gran Fidel Pintos que decía: un actor es un señor que hoy come faisán y mañana se come las plumas. Hay cosas, hay que vivir la realidad. Estoy empezando a dirigir una obra de un autor malagueño, Santiago Escalante, es un unipersonal. Acá en el Teatro Buenos Aires. El actor protagonista es Oscar Giménez, y la produce el dueño del teatro. Se estrena en mayo.

-¿Alguna cuestión pendiente que el periodismo no ha indagado? ¿Algún recuerdo de nuestro referente inmortal Alberto “El Negro” Olmedo?

-Siempre estoy feliz y contento por las notas que me hacen. Los periodistas tratan de extraer de uno lo mejor. Mil recuerdos tengo. “El Negro” Olmedo, era un ser humano maravilloso, querible, soñado. Con todos los que trabajé tengo enormes recuerdos. No te olvides que: ¡60 años, no es un día!

-Miguel, gracias por tantos momentos de arte y buena literatura a lo largo de su carrera. Por la nostalgia de recordar a próceres artistas. Como en Orquestas de Señoritas: ¿Quien canta, las miserias humanas espanta?

No, no, te ayuda a vivir la realidad. Hay cosas que me dan miedo, me asustan. Pero la realidad es solamente una. Soy feliz por hacer esto. 

 

Miguel Jordán. Un optimista sobre las tablas del teatro.

Posando con el spot publicitario de Orquesta de Señoritas

 

Texto /Fotos: Gustavo Contarelli

Especial para Tribuna de Periodistas

Agradecimientos:

– Prensa y RR.PP. Alfredo Monserrat www.alfredomonserrat.com

– Teatro Buenos Aires. Rodríguez Peña 411, Esq. Av. Corrientes

COMPARTIR
Artículo Previo Orquesta de señoritas
Artículo Siguiente La La Land: una historia de amor
Armin Vans
 

3 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Orquesta de señoritas

Ficha Técnica / Artística: Título Latino: Orquesta de Señoritas – Título original: "L'orquesta". Dramaturgia: Jean Anouilh – Adaptación y Dirección: Jorge Paccini. Asistente de Dirección: Daniel Cinelli –...