Cuando lo anormal pasa a ser normal

8
3137
ARGENTINA, EL MUNDO DEL REVÉS
ARGENTINA, EL MUNDO DEL REVÉS

No cabe duda de que el nuestro es un país muy particular. Un país dónde lo anormal pasa a ser normal. Un claro ejemplo: Si en un colegio, un alumno agrede a un profesor, en cualquier país del mundo ese alumno recibiría severas sanciones. En Argentina, no solo eso no ocurre, sino que si el profesor fuese severo, quien tendría problemas sería el docente, y no el alumno.

 

Ese sería un simple, cotidiano y lamentable ejemplo de cosas que nos pasan, y la lista es larguísima. Citemos algunos casos.

¿Es normal que en un país republicano los ciudadanos de bien nos sintamos intimidados por la delincuencia y que además, los jueces garantistas avalen más los derechos de los delincuentes que los derechos de un ciudadano común?

¿Es normal que un mafioso como Baradel se de grandes lujos cuando los maestros reclaman salarios?

¿Es normal que en un país democrático se promulgue una ley que indemnice y respalde a ex terroristas mientras que para las víctimas de estos mismos se las mantiene en la indiferencia?

¿Es normal que un grupo de jueces y fiscales se agrupen en una entidad mafiosa y sean obsecuentes con el Frente Para la Victoria cuando se supone que deben ser objetivos e impartir justicia?

¿Es normal que toda una organización que nos gobernó durante más de 12 años y terminó siendo una asociación ilícita que saqueó como nadie en la historia siga en libertad cuando hay pruebas más que suficientes como para encarcelarlos desde el primero al último, y que además se la pasen dando vueltas en los medios y que incluso los mismos medios les ofrezcan espacio televisivo ilimitado? 

¿Es normal que una ex presidente con las causas judiciales en las que está procesada y que además es repudiada por la inmensa mayoría de la ciudadanía, tenga la posibilidad de postularse como candidata a senadora por el solo hecho de obtener fueros?

¿Es normal que después de 12 años se comience a investigar que ocurrió con los fondos de Santa Cruz por qué Ducler decidió denunciar ahora lo que se sabe hace más de una década?

Nada es normal en nuestro país, todo es anormal, con el agravante de que nos estamos acostumbrando a las anormalidades, y eso es lo verdaderamente grave, porque acostumbrarse y resignarse es despertar secuelas de un país enfermo, y muy difícil de remediar. 

COMPARTIR
Artículo Previo El kirchnerismo sigue haciendo campaña para Macri
Artículo Siguiente Cristina candidata, la suerte está echada
Armin Vans
También en
 
 

8 comentarios Dejá tu comentario

  1. Comparto con vos que tenemos el problema constante de naturalizar aquello que esta mal, pero discrepo en la orientación política que le fue dada a la nota, siendo que el problema excede a los gobiernos, que pasaron y seguirán pasando, considerando que el verdadero problema recae en un pueblo falto de educación y sentido de critica. Saludos.

  2. El sentido común no es construido en forma casual,lo cual implica un modo de anestesiar determinados reclamos y exigencias hacia el Poder. La gente necesita una cierta "previsibilidad" para con sus propias vidas. Que el dia de mañana sea similar al anterior. No se aguanta los cambios permanentes y repentinos. Desde luego, pensar y reflexionar es un problema para mantener vigente el sentido común. Mejor no pensar. Y seguir viendo TV y Tinelli...

  3. Grande Zeta! todo apañado por la mafia corporativa clarín-la nación-judicial-campo (círculo rojo) que se la pasan ocultando la realidad y haciendo sus negocios...

  4. ¿Es normal que te estés poniendo TAN nervioso, Dócimo? Ya empezaste a tomar pastillas para la indigestión, supongo. Octubre está tan cerca...

  5. Cuando tocan tus intereses , en vez de reflexionar al respecto, muchos buscan la paja en el ojo ajeno. Excelente nota.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus