Un engaño llamado Sancor Salud

9
6155
FURIA EN PRIMERA PERSONA
FURIA EN PRIMERA PERSONA

Yo era un tipo feliz, tranquilo, relajado en su rutinaria vida. Con una cobertura médica que casi era “de lujo”, a través de la firma Swiss Medical.

 

Pero un día todo cambió: las facturas se tornaron impagables y hubo que empezar a otear nuevos horizontes.

Allí apareció la gran esperanza blanca, la obra social que oficiaba de panacea universal: Sancor Salud.

La cartilla era casi calcada a la de Swiss Medical, pero la cuota representaba un tercio que la que venía pagando. Todo era júbilo, puro ensueño. Casi el paraíso.

Hice el cambiazo y pronto me llegaron las nuevas credenciales, brillosas y brillantes. Era hora de empezar a usarlas a diestra y siniestra. Lo hice, pero me duró poco. De pronto, el paraíso se tornó en el infierno.

La cuota era superior a la que me habían prometido y las restricciones a la hora de usar los servicios de Sancor fueron motivo suficiente para refrendar mi incipiente y nuevo mal humor.

Los meses pasaron, y la pesadilla también. La cuota fue aumentando y alcanzó los niveles de Swiss Medical. ¿Quién me mandó a cambiar de obra social? Me sentí estafado.

A esa altura, debí cambiar de plan y anotarme en uno más humilde. Fue la primera derrota sufrida, a solo 6 meses de tener la nueva cobertura.

Luego, llegaría lo peor: el vano intento de autorizar una orden para hacer un estudio odontológico.

Para lograrlo debí concurrir en tres oportunidades, en cada una me fueron pedidos más y más papeles. “Necesitamos la historia clínica, antecedentes, etc”, me dijeron. Mi respuesta improvisó una ilusa pregunta: “¿Por qué no me los pidieron antes?”.

Pasaron los días, la orden se me venció y debí pedir una nueva al médico ad hoc. Nuevamente ir a Sancor, siempre cargado de papeles. Ya me sentía como en el PAMI.

“Bueno, ya cargamos todo en la computadora. Llame en cuatro días hábiles para ver si le autorizan el estudio”, me dijeron, luego de una hora de espera. Me quedé helado, empapado tanto por la lluvia como por la irritabilidad que me provocó la situación.

En las próximas horas daré de baja la cobertura, me siento estafado en un 100%. Y no soy el único: se me ocurrió tuitear lo que me había pasado y recibí varias docenas de mensajes que me contaron cosas iguales o peores.

En ese contexto, es increíble que Sancor Salud tenga la notoriedad que ostenta en estas horas.

A menos que uno recuerde aquella célebre frase del colega Ramón Pérez de Ayala: “Cuando la estafa es enorme ya toma un nombre decente”.

COMPARTIR
Artículo Previo El día que Trimarco habló con su hija desaparecida
Artículo Siguiente El misterio del joven con el que se escapó Marita Verón
Armin Vans
También en
 
 

9 comentarios Dejá tu comentario

  1. Cristian; buenas noches. Me disculpo pero no entiendo el carácter de la nota. Cuál es la estafa? Habló de datos subjetivos a lo largo del texto. Creo que el término está mal utilizado y el mensaje que desea transmitir no es claro. Si no le gusta lo cambia; y es válida la queja, pero considero que el título es totalmente desafortunado y la nota paupérrima respecto a lo que tenemos acostumbrados a leer de usted. Mi humilde opinion. Saludos.

  2. Estimado Christian Sanz: Le recomiento un sitio web : www.elegirmejor.net Dicho sitio, es un comparador de prepagas, en donde usted puede poner los principales requerimientos que precisa de atención para su salud, y el sitio le hace una comparación de aranceles y prestaciones de cada prepaga. Luego corresponde que cada uno, vaya a la prepaga y averigue la "letra chica", y recién ahí contratarla. Yo (personalmente) hace años que uso Accord Salud, y no tengo quejas, y soy conciente que tiene uno de los aranceles mas bajos del mercado. Espero que esto le sirva para buscar una nueva prepaga. Saludos cordiales.

  3. ¿Qué tiene que ver el gobierno de Macri con todo lo dicho en este artículo? Las prepagas siempre fueron beneficiadas, incluso, copn los doce años K. Ese Gobierno les pérmitió el uso y abuso del aumento de la cuota. Y ese gobierno TAMPOCO hizo nada por la salud pública, inclusó destruyó al PAMI y mandó a los viejitos a ser atendidos a los Hospitales SATURADISIMOS Públicos.

  4. Nos paso que nos pasamos a Sancor por que nos juraron que ningún servicio medico,solo en ciertos casos mas específicos, nos cobrarian coseguro. Estamos pagando coseguro por tooodo... Por ir a un clínico, a un otorrino... La gineco... Y bueno un dia llego una boleta con un servicio extra odontológico que no pedimos. Y que se dio de alta de "prepo". Por teléfono lo quisimos reclamar y dar de baja. No se puede ja! Solo personalmente con DNI. Y frutilla del postre. $500 facturados por un estudio que jamas nos hicimos. Pesadilla!

  5. Yo también estoy siendo estafada por Sancord. Compraron staff médico y yo quedé en el plan más alto Desde octubre dieron de baja para mi plan a los mejores sanatorios que tenía. Dejaron los que les salen más baratos. También dieron de baja a los prestadores de consultorio. Ahora para atenderme tengo que ir a los sanatorios que me autorizan que por supuesto tienen largo tiempo de espera para los especialistas que además no sé quiénes son y que por supuesto no tienen mi historia clinica. Por edad y enfermedad preexistente no tengo la chance de cambiarme. A esta altura creo que tendriamos que hacer dun amparo general y que el ente que corresponda tome medidas Me pregunto si esto tendrá algo que ver con el rojo que tiene Sancor (la empresa láctea) Si no están haciendo caja para levantar las deudas que tienen con los tamberos, la afip y etc.Tremendos estafadores!!!

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus