Que par de mentirosos

1
2043
CON ESTOS COMEDIANTES NO HAY SEMENTAL ITALIANO QUE AGUANTE
CON ESTOS COMEDIANTES NO HAY SEMENTAL ITALIANO QUE AGUANTE

Ficha Técnica / Artística

 

Título original: Que par de mentirosos.

Dramaturgia: Guillermo Camblor.

Dirección y Puesta en Escena: Ariel Ibáñez Asistente General: Adriana Bouzas Género: Comedia.

Reparto: Lisandro Carret (Marcos), Adriana Mendoza (Cecilia) , Hernán Figueroa (Hamilton), Leandro Orowitz (Cacho), Alicia Barbasola (Michi), Leonela Ahumada (Flavia) y Florencia Pistone (La Tana).

Producción Ejecutiva: Hernán Figueroa, Leandro Orowitz y J.C.Quijano. Escenografía: Miguel Ángel Villalba Luces & Sonidos: Ricardo Jaimes, Juan Morales Fotografía: Mario Ruggero Diseño: Cromántica /HF Design.

Vestuario: Graciela R. Díaz, Diego Schiareccia, Betty Diarte.

Redes Sociales: Federiko Sellanes – Coach: Lisandro Carret.

Prensa y RR.PP. : Alfredo & Alan Monserrat / www.alfredomonserrat.com.ar

Sala: Teatro Columbia. Av. Corrientes 1537 /CABA.

Costo localidades: desde $ 200.- / Reservas: 4371-6086.

País: Argentina – Año: 2017Duración: 80 min.

Fecha de estreno: 08-07-2017 Funciones: viernes y sábados: 22.30 Hs.

El dramaturgo Guillermo Camblor (“A la Luz de la Luna”), nos regala una clásica comedia de enredos porteña: “Que par de Mentirosos (2017). El objetivo basal del teatro de equívocos o vodevil, es confundir al espectador en una trama que se torna compleja, logrando la mayor identificación de los personajes mediante la complicidad de la platea. En una historia intimista, vertiginosa y explosiva, que multiplica la diversión del humor sano y universal. El entretenimiento, la risa y el asombro, están asegurados. Un buen comienzo y mejor final.

Argumento. Asistimos a la historia de Marcos (Lisandro Carret), un hombre convencional, apasionado y obsesivo por el orden, que ama la experimentación del aquí y ahora. De oficio Agente de Propaganda Médica (APM) coloquialmente “visitador médico” aficionado a las bellas mujeres, pretende dejar su mochila de lado y construir un futuro con Cecilia (la bella Adriana Mendoza). La invita a su casa para una aproximación afectiva, sin embargo, la visita inesperada de su sobrino Cacho (Leandro Orowitz) un abnegado plomero quien en búsqueda de una aventura sexual liberadora, lo pone en jaque. Todo se complica en un rosario de equívocos interminables. Se suma la llegada de Michi (Alicia Barbasola) la ex amante de Marcos, de apetito insaciable, que hará todo lo posible para tener sexo a cualquier precio. El morbo abre el ruedo a la entrada de otros personajes: La Tana (Florencia Pistone), mujer de Cacho, desencantada de su marido; Hamilton (Hernán Figueroa), un transformista caído del cielo y Flavia (Leonela Ahumada), una animadora sensual de fiestas infantiles.

En la comedia de enredos, los personajes son atractivos y divertidos. El antagonismo / contrapunto, fortalece los remates del chiste o gag. No hay grandes escenarios, las locaciones son pequeñas. Todo en pos de la identificación de un espacio en común. La dramaturgia de enredos o la comedia de situación, está al servicio de emociones explosivas y corporales. Se define por los opuestos que crean el verdadero contraste, la hilaridad narrativa. Hay una retórica petardista y desopilante en entradas y salidas de escena. Los escritores del género, observan herramientas como la atención, la memoria y la imaginación. En la “Teoría General del Humor Verbal”: el lenguaje de situación, que conmueve y condesa la risa como concepto.

El Régisseur Ariel Ibáñez apela a una puesta minimalista: 1 sillón de 3 cuerpos; 1 mesa ratona; 2 sillas; una cómoda; una TV. colgante y 2 puertas laterales, que signa la entrada y salida de los actores a escena. Una estética arriesgada por la proximidad del público al escenario, que salpica adrenalina a los cuadros. ¡En una sala de 100 butacas se siente hasta la respiración del elenco! La obra se monta en un sólo acto; no hay cortes en la representación teatral. En cine, su equivalente es el “plano secuencia”, donde la cámara no corta la acción. Hay una idea en común: el uso y la vitalidad de los cuerpos, dinamismo provocador, asociado a una partitura musical empática como cierre de la pieza.

Los parlamentos trabajan frases que cristalizan: “Acá hay olor a mina– exclama Cacho con sus ojos desorbitados y muecas sin fin. Soy un semental italiano / pensamiento anafórico que retoma y se instala en lo jugado. Hay un coqueteo homosexual y al travestido. A todo esto, ¿qué diría si observara dicho cuadro una feminista mesiánica con su contumaz ideología de género, contracultura y anticiencia? La comedia lo resuelve con magistral humor símil Dr. Tangalanga, con remate de bioética sui géneris: “Mujer de 60-90-60...y 23 cm. x 8”... Risas y carcajadas. ¡Touché!

Un inteligente guión que abre narrativa con múltiples guiños: a las nuevas tecnologías de la comunicación (WhatssApp, redes sociales, internet); a personajes cómicos de TV., políticos y mediáticos. El punto más alto, el repaso de estéticas del querido Alberto Olmedo, y sus personajes de culto. También, el recurso válido de la prosa con latiguillos que descomprime relato: “¿querés un miorrelajante?” / Como el freno a la vorágine, la bocanada de aire nuevo y el reposo del espectador. Un ejercicio necesario para el tipo de género. Que par de Mentirosos” es una comedia tradicional, familiar y sin golpes bajos. Donde el público deja atrás los problemas cotidianos y refresca sus neuronas.

Conclusión. El contemplar el fisic du rol de Lisandro Carret en su protagónico de Marcos como un reportaje al pasado es ver al entrañable Rafael “Pato” Carret (su padre, ícono de «Los Cinco Grandes del Buen Humor»). Lisandro, condensa por el dominio de la escenoplástica; el trabajo de las emociones y la composición de los personajes, notas del gran comediante y capocómico Darío Vittori. El “Tano de Oro”, trabajaba los gestos articulando el lenguaje de equívocos, una escuela que dejó discípulos. Así, solidario en su rol de actor es su partenaire Leandro Orowitz sobre quien recae el explosivo y picaresco Rendezvous: “Bésense putas”...Y todas las féminas anonadadas en plano de conjunto y vestuario hot. Para derretirse a carcajadas ¡Chapeau!

Elenco completo en plano de conjunto. Entre la industria del Entertainment y el arte, el público de Calle Corrientes de parabienes.


“Que par de Mentirosos”. Funciones a sala completa. Entrada de Av. Corrientes 1537. Evidencia de un éxito en progreso.

 

Lisandro Carret y Leandro Orowitz: los parlamentos más chispeantes y desenfadados en una comedia de enredos superadora. El lenguaje de situación, que conmueve y condesa la risa como concepto.

  

 Gustavo Contarelli

Puntaje de la obra de teatro: 4 Tribunas

Puntaje actor protagónico: Lisandro Carret 5 Tribunas ¡Excelente!

Referencias:

5 Tribunas: excelente /imperdible

4 Tribunas: muy buena

3 Tribunas: correcta / buena

2 Tribunas: regular

1 Tribunas: mala /pésima

COMPARTIR
Artículo Previo Chávez Infinito
Artículo Siguiente Festival de fotografía cinematográfica
Armin Vans
 

1 comentario Dejá tu comentario

  1. Una obra de teatro de picaresca bien porteña. Brillante. La ví y pasé un gran momento. Para reomendar. Fabuloso Carret. Coincido con el periodista G.Contarelli.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus