La maestra

5
1719
LA EDUCACIÓN COMUNISTA Y SU FASCISMO PEDAGÓGICO
LA EDUCACIÓN COMUNISTA Y SU FASCISMO PEDAGÓGICO

Ficha Técnica / Artística

 

Título para Latinoamérica: La Maestra / La Profesora.

Título original: Ucitelka.

Dirección: Jan Hrebejk Guión: Petr Jarchovský Género: Drama / Basado en hechos reales /Años ‘80 Apta para mayores de 13 años.

Reparto: Zuzana Mauréry, Zuzana Konecná, Csongor Kassai, Tamara Fischer, Martin Havelka, Éva Bandor, Oliver Oswald, Peter Bebjak, Richard Labuda, Ina Gogálová, Monika Certezni, Peter Bartak, Jozef Domonkos, Judita Hansman.

Producción: Co-producción Eslovaquia-República Checa; PubRes / Rozhlas a televízia Slovenska / Ceská Televize / Offside MEN.

Música: Michal Novinski Fotografía: Martin Ziaran País: Eslovaquia. Año de producción: 2016 Estreno: 31/08/2017. Duración: 102 min.

El film “Ucitelka” (La Maestra”, 2016 /“La Profesora) es la mirada crítica de las víctimas directas del comunismo del este europeo. No es un “cuento” del capitalismo que busca el desbarranco del «Paraíso de la Lucha de Clases». Al contrario, es la autocrítica necesaria para entender los hechos como ocurrieron. Una historia mínima centrada en un colegio primario y la educación como excusa narrativa, para hablar sobre una ideología totalitaria, corrupta y criminal. Asistimos a «El Panóptico Escolar Comunista» de la ex Checoslovaquia: un dispositivo de vigilancia, control y castigo, de los alumnos, padres y docentes.

Argumento. Checoslovaquia, 1983 (Este de Europa). Con la llegada de la maestra María Drazdechova (Zuzana Mauréry) la nueva profesora a un colegio de un suburbio de Bratislava la vida de padres y alumnos se altera en profundidad. El comportamiento corrupto de la docente y el intento de suicidio de uno de los estudiantes hacen que la directora de la escuela convoque a los padres de los alumnos a una reunión urgente. Se les pide que firmen una petición de traslado para la Srta. Drazdechova. Sin embargo, las influencias políticas de la profesora con el Partido Comunista, hacen que todos los intentos de removerla de su cargo sean en vano, al tiempo que la atmósfera de persecución y vigilancia de la comunidad educativa se apodera y los oprime.

El metraje que se estrenó en España el 21 de abril de este año, llegó con demora a la Argentina. La historia tiene un trasfondo histórico-político, y está dirigido por el checoslovaco Jan Hrebejk (Kawasakiho Ruze, 2009) y lo protagoniza Zuzana Mauréry (Panelák, 2008). Como curiosidad, la actriz nació en el mismo lugar donde se emplaza la escuela del film: Bratislava. Bajo su apariencia cándida, la maestra va a poner en práctica una curiosa y cuestionable didáctica de la enseñanza: Divide et Impera; la lógica amigos-enemigos. El público se ilustra conceptualmente con sendas alteraciones de espacio-tiempo: Flash back (secuencia que retrocede en el tiempo) y Flash forward (altera secuencia a futuro). Un relato que levanta y expone con crudeza la descomposición de una ideología oscurantista, cuyo alcance y metáfora es universal y contemporáneo.

El plan narrativo se consolida desde la primera apertura de plano: la fachada de un colegio tradicional como representación del modelo de montaje ideológico. Hay otras pequeñas locaciones que cierran el plano descriptivo. El cineasta Hrebejk, presenta una aproximación narrativa desde de una mirada muy particular, tomando una muestra de la población como objeto de estudio a puerta cerrada. El experimento sociológico-fílmico es más que interesante: una observación con intervenciones que permiten sintetizar una cuestión política muy compleja desde un pequeño grupo de personajes insertados en la vida cotidiana de los últimos años de la ex URSS. ¿Cómo fue el paso del totalitarismo a una sociedad abierta y plural? La conclusión, hubo que hacer concesiones en diversos frentes.

El guión posee generosas dosis de humor negro, que acercan el relato al terreno de la farsa, con pinceladas del grotesco. No obstante, nunca pierde la exitosa construcción del verosímil. El protagónico de Zuzana Mauréry (2016, ganadora del Festival de Karlovy Vary: Mejor actriz), en la epidermis de una docente-indecente, que es ángel y demonio. En esa dualidad, su rostro complaciente contrasta con su perversa moral; una manipuladora todoterreno con rasgos psicopáticos manifiestos. Ofrece al mismo tiempo amor o chantaje. Los padres de los alumnos deben elegir si la siguen o la confrontan. Su personaje de villano es consistente: el uso de las emociones; el liderazgo en el espacio escénico; su rol de actriz que hace girar la dramaturgia y potencia los parlamentos, conforman la tensión y el suspense en cada fotograma. Es la dualidad, el arquetipo del mal con rostro de querubín, que convoca al espectador y lo fija a su butaca. A todo esto, ¿cuál será el final de la camarada profesora?

Traigo a la memoria el film “Matilda (Danny DeVito, 1996), una deliciosa comedia familiar / romántica y fantástica. El personaje de la villana, la maestra Agatha Trunchbull (Pam Ferris) para los latinos “Tronchatoro” como contrapunto de la agradable y dulce maestra Jennifer Honey (Embeth Davidtz). Su personaje, una educadora cruel y dura; “Tronchatoro” a igual que su colega Eslovaca, lucha por el poder, el control de la comunidad educativa y su status dentro de la organización. Ambas son manipuladoras y perversas; las dos, asociadas con el mismo sistema de control y vigilancia escolar que las empodera. La diferencia, la signa la maestra genuflexa comunista, que asume los dos personajes y las perspectivas narrativas: el bueno y el malo.

Conclusión. En 1989, El Muro de Berlín se desmoronó y con élsu mitología y la gran mascarada del comunofascismo. Fueron en parte los hechos que han impulsado a un inicio de reclamos de un régimen de contracultura, en el que nadie tenía voz individual. Se suprimió a los sujetos por los “colectivos”. El dogma del “colectivo” / “el pueblo”, presentado como redentor, que decretaba la vida o la muerte de los ciudadanos. Así, un pequeño grupo de “individuos” la élite del partido comunista , decidían legitimados en su mesiánica farsa de los iguales.

 

«El Panóptico Escolar Comunista» de la ex Checoslovaquia: un dispositivo de vigilancia, control y castigo, de los alumnos, padres y docentes. Las miserias del comunofascismo y la reproducción de sus contradicciones de un régimen totalitario.

 

 Gustavo Contarelli

 

Puntaje de la película: 4 Tribunas

Puntaje actor protagónico: Zuzana Mauréry 5 Tribunas ¡Excelente!

Referencias:

5 Tribunas: excelente /imperdible

4 Tribunas: muy buena

3 Tribunas: correcta / buena

2 Tribunas: regular

1 Tribunas: mala /pésima

COMPARTIR
Artículo Previo El trío del humor
Artículo Siguiente Festival de Cine Migrante y Derechos Humanos
Armin Vans
 

5 comentarios Dejá tu comentario

  1. Cuando leía esta nota no pude dejar de recordar que en nuestro país tenemos una gran "actriz" con las mismas características de la protagonista, aunque como calidad actoral la nuestra es infinitamente más talentosa que esta modesta profesora checa...

  2. El argumento es la vida dentro de un espacio vigilado. Como se construían alianzas a favor y en contra de la inescrupulosa maestra. Hermosa película para alumnos y padres.

  3. La vi ayer. Muy buena. Debería ser obligatoria a todos los jóvenes, junto a otras películas que muesrtran lo aberrante, atrasado, mediocre y fascista del relato zurdo comunista. Sobretodo en este país que venden humo zurdito a los giles. Cualquier nardo sale en la tele diciendo que es "periodista" y habla gansadas de ideas de "izquierda" de "clases sociales", de "pueblo trabajador" desde su iphone en la comodidad de su living en capital federal, o simios fascistas por dinero cortan una avenida invocando al "pueblo". Todo gilada para nardos. Ni siquiera hace falta mandarlos a vivir a Venezuela, Cuba, China... no son ni capaces de irse a vivir al conurbano profundo. "el pueblo" ja! tremendas las atrocidades que se cometieron y cometen en nombre del "pueblo" Esta peli, no sé porqué, me hizo acordar a "good bye lennin"

  4. El argumento de la película parecería inspirado en la orientación educativa que muchos docentes pretenden para nuestros niños y jóvenes. Pareciera que los jovenes docentes Argentinos no advierten que esas FORMULAR FRACASARON HACE DECADAS. Es un contrasentido que "formadores" se conviertan en "deformadores" con las consecuencias nefastas que esa praxis tendrá para el futuro desarrollo mental y HUMANO de esos educandos. Un díficil desafío tiene el ESTADO para recapacitar a los docentes en la instrucción PUBLICA para el siglo XXI y no para el siglo IXX y XX como están formados ideológicamente ese tipo de docentes "progresistas", lo cierto es que no se trata del mismo mundo en el que abrevaron Marx,Lenin,entre otros cultores del COMUNISMO.

  5. jajaja. pablo, tenés un problemita con los zurdos. sos bastante ignorante. tenés el mismo discursito para todos los artículos. lee un poquito más. a ver si llegás a ser un intelectual de derecha, pero con talento. y sujetos como vos no tienen idea de la endoculturación que han padecido. te falta decir que sos objetivo, independiente y versos como esos. seguí leyendo. si querés debatimos en donde me digas y yo llevo autores varios y vos los tuyos. argumentemos con coherencia.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus