Una fábrica que calza a la Selección cierra sus puertas

8
1839
A menos de una semana del inicio del mundial
A menos de una semana del inicio del mundial

Falta menos de una semana para el inicio del tan ansiado mundial de futbol, es un momento en que muchos combinados nacionales y sus respectivos anunciantes, e incluso las compañías de indumentaria que visten a la selección van camino a Rusia.

 

Sin embargo, existen trabajadores que están pasando por un momento no tan alborozado, hace unas horas se dio a conocer que una fábrica de proveedores de la marca que viste al conjunto argentino cerrará y dejará a cientos de empleados desocupados.

A raíz de una fuerte caída en las ventas en el mercado local, el incremento de los costos de producción y la desmedida importación, se generaron estragos en las empresas que fabrican zapatillas para la firma alemana Adidas en Argentina.

Extreme Gear, licenciataria de Adidas, cerró la planta de producción de zapatillas ubicada en la localidad de Transradio, en el partido bonaerense de Esteban Echeverría, y despidió a 35 empleados.

Dicha compañía ya había cesado los contratos de 112 operarios  en el mes de septiembre pasado, con el fundamento de que el ingreso de calzado proveniente del país asiático China, golpeó fuertemente al mercado interno y, luego de nueve meses de aspirar a reponerse, resolvió cerrar definitivamente.

Luego de la desvinculación en masa de los 112 trabajadores, los despidos continuaron a cuentagotas hasta el mes pasado, por tanto, la plantilla se redujo a 35 empleados, quienes recibieron el aviso de cierre hace solo unas horas.

Según le supieron argumentar los directivos de la empresa a los operarios, la oclusión de la fábrica está directamente relacionada con la caída de la demanda y la competencia de los productos asiáticos a menor precio, también destacaron el incremento de los costos operativos producto del aumento de la electricidad.

La planta se inauguró en el año 2011 por el empresario Juan Pablo Verdiquio, con la idea de base de producir para la internacional Adidas, en el marco de una política de sustitución de importaciones.

El armado del calzado junto a la producción de la capellada (actividad obra de mano intensiva), creció sostenidamente hasta ostentar 300 operarios, sin embargo, en el 2017, la situación dio un giro rotundo, por lo que Verdiquio resolvió vender la fábrica a la empresa Extreme Gear.

Además, es dable mencionar, la empresa de capitales brasileños Paquetá, inició un plan de retiros voluntarios en su fábrica de calzados ubicada en la localidad bonaerense de Chivilcoy y, por dicha razón, los empleados temen que avancen con los despidos de no tomar en cuenta la propuesta.

Unos 20 trabajadores aceptaron cesar sus contratos voluntariamente y, aunque la compañía aún no lo confirmó, el objetivo sería reducir la cantidad de trabajadores de esa planta a la mitad, esto según lo mencionado por voceros de la Mesa de Unidad Sindical de Chivilcoy.

Tras su apertura en el año 2006, la empresa que fabrica calzados para grandes marcas (entre ellas Adidas), llegó a ostentar 900 operarios, pero, al igual que Extreme Gear, en los últimos dos años ha empezado a reducir su plantilla con el presunto objetivo de que funcionen solo nueve líneas de producción.

Incluso, en la planta de Vulcabras, radicada en Coronel Suarez, otra de sus proveedoras, también existirían grandes inconvenientes por la caída de demanda.

 
 

8 comentarios Dejá tu comentario

  1. Esa fábrica es otra farsa populista que tenemos que financiar todos con nuestros impuestos. NO puede existir una fábrica de indumentaria deportiva con solo un cliente de cuarenta usuarios, es un Kurro hecho y derecho. Encima ganaron solo dos mundiales y desde 1986 que no ganan uno... Kualquiera, niKo te pega mal la merKa.

  2. Creo que quienes comentaron antes que yo están errando el diagnóstico. No existe en la realidad aquella creencia que da por hecho que nuestros industriales son distintos a su par chileno o brasileño, es solo una presunción. Lo que yo veo es que si el supuesto "empresario nacionalista y capaz" brasileño en vez haber elegido Brasil para instalar su planta hubiere optado por hacerlo en Argentina, hoy en las circunstancias actuales, sería un potencial ex empresario pensando en mandarse a mudar. Lo que cuenta es el contexto, los hay mejores y los hay peores, es que ya he visto a muchas empresas (las cuales sería imposible tildarlas de poco competitivas, mas bien todo lo contrario) haciendo los petates. Si en argentina son pocas las empresas viables, no es por sus empresarios malos sino por este escenario hecho a medida para la clase política que vive de lo público como si fuera propio. Los altos costos operativos, llámese carga tributaria, costo laboral y su industria del juicio, excesiva burocracia solo vulnerable a través de coimas en muchos casos, sindicatos mafiosos y extorsivos, problemas energéticos, inflación desbordada, elijan el costo que quieran, son demasiados, solo hace falta una crisis no demasiado severa en el mercado interno (contadas compañías pueden exportar, con estos salvajes impuestos es casi imposible hacerlo salvo produzcas con altísima rentabilidad) como para que estas empresas se caigan como fruta podrida. Son demasiadas las normas perjudiciales existentes en Argentina ausentes en las economías de nuestros vecinos, que hacen que mismo empresario rinda mejor cruzando la frontera. Yo pregunto : en qué país vecino existen cosas como impuesto a los mov. financieros, IIBB, SELLOS, RETENCIONES, por nombrar algunos? .... si a esto le sumamos el jolgorio de los feriados, los paros, piquetes etc., tenemos la tormenta perfecta.

  3. Yo admiro a los kiosqueros. Un Kiosquero como CAPITAL HUMANO vale más que 100000 empleados públicos. ¿Por qué? El kiosquero inicialmente cuenta con un capital modesto, suficiente para iniciar el negocio y cumplir a rajatabla con la MALDITA LEY ARGENTINA. No es un oligarca, no pertenece a fantomaticas corporaciones, no tiene protección “industrial”, ni subsidios a “fondo perdido” muy típico en Europa. Se levanta temprano, y apuesta a que algún transeúnte pase por su puerta y compre. La diferencia entre compre/venta es su sustento. Se acuesta tarde. Generalmente es solo más algún empleado. Por lo tanto no tiene una ceremonia matutina de “besuqueo” típica del empleado estatal. El resume todo lo “social”. Palabreja inmunda que convierte cualquier actividad en política. El chichipio de Esteban Echeverría de marras, en cambio no tiene una fábrica, es una organización política. Como tal el ESTADO debe estar comprometido. DEBE IMPERIOSAMENTE mantener a lo que sea a ese puñado de operarios. El problema ahora es SOCIAL, no importa que producto se fabrique, da lo mismo cualquier cosa. Me imagino a la izquierda bramando, y los progresistas apoyando. El titulo de la nota hecho por un periodista ayuda a elevar a la enésima el término SOCIAL. ¿Alguien cree realmente que Messi calza los botines fabricados allí? Por otra parte Adidas es la MARCA, no el fabricante. El tipo tiene un contrato de licencia con el propietario de la marca y le paga royalties. Nada más. Digo esto porque la izquierda dirá que la “multinacional” hambrea al operario. Que haga como el kiosquero, si no hay venta o el kiosco de la otra cuadra compite (traerlo del exterior es mas barato) contra su kiosco. Solución: Kaput y a otra cosa.

  4. Y porque cerraron? Como decía un economista antes con la importación cerrada todos estos hdp cazaban en un zoológico y te cobraban lo que querían. Ahora uno elije. Y los trabajadores busquen otro trabajo vagos hdp porteños mal paridos

  5. este puto pensamiento de que un trabajo es paratoda la vida loco te echan y ya fue busca laburo en otro ladooo encima que te pagan indemnizacion queres tambien quedarte con la fabrica? denme de joderrrrrr

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus