¡Recién Publicado!
cerrar [X]

EL HOMBRE DE LAS CONTRADICCIONES

0
LUIS MIGUEL MAJUL: THE RETURN
LUIS MIGUEL MAJUL: THE RETURN

Majul Importante      Las contradicciones y los disparates que el señor Luis Miguel Majul realiza a lo largo de su programa

Majul Importante

    Las contradicciones y los disparates que el señor Luis Miguel Majul realiza a lo largo de su programa, nos permite hablar de él. 
    Majul no es un periodista cualquiera, todo lo contrario. En su blog (www.luismajul.com) pone a disposición de sus visitantes una especie de currículo en el cual plasma todo su conocimiento. Muy basto de por sí y de más interesante. 
    Un currículo que demuestra que Luis Miguel es un hombre importante, por lo menos en el papel, y tal vez -por qué no- en la radio. Aunque lo mejor es conjugar teoría y práctica.


Majul en televisión

    Los encantos de Majul y todo el conocimiento que porta parecen diluirse frente a la cámara televisiva.Sus preguntas son banales y por querer intentar marcar una diferencia con el resto de los periodistas, Majul se vuelve poco atractivo. Literalmente aburrido.
    Desde que Majul terminó su ciclo el año pasado hasta ahora que lo reinició, sucedieron muchas cosas importantes en el país. Pero importantes en serio, como para tener como invitado al señor Mario Daniel Pergollini.
    Sin embargo se lo invitó para que hablase de... simplemente, que “la guerra de la televisión” que aún no se desató, no determina la línea histórico/política de nuestro país. Un país en el cual, día a día -aunque el oficialismo pretenda negarlo- la crisis social se agudiza y las posibles soluciones se diversifican hasta diluirse y cuando no, suceden hechos de todo tipo. Ejemplo, el comedor de Castells en Puerto Madero. Un suceso digno de ser tratado periodísticamente.
    El tema Cromañon y el juicio a Ibarra; la inseguridad y otros tantos temas candentes eran merecedores de ser evaluados en un programa que, en teoría, se define como periodístico. Periodístico, pero no de espectáculos.
    Entonces, Majul, volvió a no tener programa. La entrevista a Mario Daniel fue maravillosamente aburrida. Y la mezcló con la entrevista a la llamada “despechada” Léase, la acusada de desbaratar la banda del denominado “Robo del Siglo” (el robo al Banco Río) Una entrevista a la testigo de identidad reservada, que, dicho sea de paso, no aportó nada. Sin embargo, Luis Miguel, intentaba darle una interesante cuota de misterio mientras comentaba que dicha nota se había realizado en algún lugar de la Provincia de Buenos Aires, imposible de develar.
    Evidentemente, Majul, no puede dejar de ser el entrevistador entrevistado. Y tampoco puede abstenerse de ser hegemónico cuando su entrevistado es de corte contra hegemónica; y de convertirse en contra hegemónico cuando su invitado es hegemónico. Incluso, en su programa de cable, Hemisferio Derecho, intenta permanentemente hacer reflexionar y hacer pensar a sus “entrevistados” ¿Por qué no lo hace él? 
    Los deja tomarse su tiempo y algunos, aprovechando, ya cansados de remar la entrevista, se reclinan en el sillón tomándose casi toda la hora de programa para meditar. Como lo hizo el señor actor Norman Brisky.


Estoy aquí, aquí solito….

    El año pasado Luismi estaba acompañado por un panel de “periodistas”, como Alfredo Leuco, Mariana Carbajal, Carlos Polimeni y Gabriel Dreyfus.
    Con el paso de los domingos, muchos de ellos se fueron retirando y otros incorporando. Pero la pérdida más importante y digna de mencionar, fue la de la señora Silvina Walger. La única periodista que valía la pena en el programa. 
    Es más, la única periodista en serio que ponía en práctica su conocimiento mediante un pensamiento de corte analítico/ reflexivo. Pensamiento crítico, sin duda alguna.
    La ida de la señora Walger cambió la estética periodística del panel, ya que el mismo quedó vacío de pensamiento y estilo. Tanto es así, que hasta el vulgar cholulismo se apoderó desmedidamente de cada uno de los panelistas que permanecieron en sus puestos. Quienes se quedaban sin palabras ante la presencia de algún personaje famoso- controvertido. 
    Cabe recordar que el panel de los ciclos anteriores era muy ecléctico y devaluado. Mejor dicho, no devaluado en su conjunto -reitero, se saca del conjunto a la señora Walger- pero sí, por ejemplo, en la figura del señor Alfredo Leuco. Un periodista que está y estuvo en todos lados. También recordemos al señor Polimeni, quien, por las dudas, siempre, se presentó y presenta como contra hegemónico. 
    Quizás, Majul se haya dado cuenta de que su panel, sin la señora Silvina no daba para más. Entonces, mejor solo que mal acompañado. Por eso, Luismi, ya sea por decisión propia o por negativa de los convocados, en esta nueva edición de “La Cornisa” se quedó solito. Y ahora, nos duerme solo él. 


¿Cambió su forma de presentar el programa?

    El editorial que Luis Miguel realizaba todos los domingos en el ciclo anterior de “La Cornisa” era supuestamente una manifestación de su visión acerca de los hechos sociales, de la realidad actual. Se podría decir que nos hacía creer que tenía una opinión formada. Aunque, si nos poníamos a hilar fino, nos encontrábamos con que su editorial caminaba por una cornisa sin rumbo. 
    El domingo pasado sucedió lo mismo. Majul sigue caminando por la cornisa y su programa, ya no puede ser ubicado en un género específico. 
    Nada renovado, sólo su escenografía. Pero convengamos que en un programa que busca dar respuestas y analizar la realidad de la mano del pensamiento crítico, lo que menos requiere es de una gran puesta en escena. Necesita, más bien, de una fuerte activación de neuronas.


El espejo tiene dos caras: antes y después 

    A diferencia de la película “El espejo tiene dos caras“, protagonizada por la señora actriz Barbra Streisand, Majul puso en práctica un nuevo “segmento” por llamarlo de alguna manera. 
    Es decir, una vez que concluye la “entrevista”, la producción del programa -que trabajó incansablemente para seleccionar los fragmentos más sustanciosos de la misma- enfrenta al invitado con su propia cara. Lo hace revivir sus propias declaraciones a través de una pantalla muy moderna (plasma) En este caso, no para ver si está más bello como le ocurría a la actriz de la película sino para que afirme o no, lo dicho breves instantes atrás.
    Es una locura. Porque el más contradictorio, es el conductor mismo. 
    ¿Qué pasaría si lo someten a Luis Miguel a la prueba del espejo? ¿Se romperá?
    Veremos cómo continúa el ciclo. Observaremos si Majul comienza a tener programa o persiste en hacer un simulacro televisivo con fachada de programa. 
    Quedan muchos domingos por delante. También retorna el señor Mariano Grondona.Y por supuesto, como siempre, no falta el gran clásico de los domingos: el fútbol.
    De “Operación Triunfo” mejor ni hablar. 
    Finalmente, pues, sería interesante poder sustraer buenas conclusiones respecto a Majul y tratar de entender otras cuestiones que parten de la lógica de un programa periodístico de aire.
    Porque ¿no es eso lo que nos quieren hacer creer acaso... que "La cornisa" es un periodístico? 

 

Laura Etcharren

 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme