¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Se nos van antes de tiempo: jóvenes y muertes violentas

1
544
Ocurre con el 70 % de los que tienen entre 15 y 24 años
Ocurre con el 70 % de los que tienen entre 15 y 24 años

En los últimos tiempos son cada vez más los jóvenes que pierden la vida en forma violenta.

 

Tenemos que hacernos tiempo para reflexionar, los números no solo son símbolos, que expresan cantidad y si es así debería alarmarnos, es la responsabilidad de cada uno, como ciudadano o como Estado, que le demos sentido y operatividad a esa cantidad, que cada día, por diferentes medios, nos llega como información.

La sucesión de hechos fatales que reflejan los medios masivos de comunicación y los que no nos enteramos pero que existen, es lamentablemente solo una muestra de la realidad, el grupo de jóvenes de 15 a 35 años, es el sector de la sociedad, más propensa a sufrir muerte violenta, sus tasas de homicidios, accidentes viales (Monte, Quilmes, ciclista, Pepo, entre tantos), suicidios, agresiones violentas, se van duplicando y en algunos casos triplicando año tras año.

En otras palabras, la cantidad de jóvenes que mueren por estas causas, es el doble que en el resto de los grupos de edad.

Pareciera que nuestros oídos se van acostumbrando a seguir los números, de los jóvenes que pierden la vida a causas provocadas por alcohol o por violencia de otro, o por depresión o por adicciones.

Pareciera que se nos arma una coraza que nos protege de las malas noticias, pero que al mismo tiempo nos hace correr el riesgo de quedar aislados y volvernos indiferentes.

Pero el dolor no debiera dejarnos anestesiados, no debemos igualar lo banal con lo terrible, tenemos que mirar con profundidad, detenernos y ver que podemos sumar, para que esto no siga ocurriendo.

Estamos ante una emergencia, nuestros jóvenes, han desestimado los riesgos, los del alcohol los de las drogas, creen que tienen el control, o no comprenden que otro u otros puede no estar dispuesto a cuidarlos, el no cuidado vende más y se propaga camuflado, en ventas de promesas de bienestar, el sujeto de la oración es el no control y la muerte es el predicado de la misma.

Tenemos que ver lo que no se ve y asomarnos a los dolores del mundo juvenil, muchas veces disimulados, el 70 % de los jóvenes de 15 a 24 años muere de manera violenta y si mirásemos otros indicadores, pobreza, falta de acceso a la educación, comprobaríamos la vulnerabilidad de los jóvenes en la realidad general de nuestro país.

Debemos reflexionar para no dejarnos vencer por el miedo, la confusión, la oscuridad y el derrotero de decir que es muy compleja la solución, que está todo perdido.

Porque debemos hacer todo, para reclamar, para hacer todo lo que esté a nuestro alcance, para que el sufrimiento de ellos, no caiga en el olvido, para que la vida de ningún joven más, se convierta en un show mediático para consumir, cuestionar o censurar.

Seguir luchando, para que podamos desentramar el dolor, para que podamos instalar la percepción de riesgo, muchas veces dormida, para que aprendan a cuidarse y aprendamos a cuidarlos, para que no estén solos en sus decisiones, para que quienes tengan o tengamos que cuidarlos, los cuiden y los cuidemos.

Día a día, estamos llamados a potenciar la vida de cada joven, aun la más frágil y vulnerable, para que despliegue lo mejor de sí, desde la vida abundante que por su edad ya posee.

Debemos tejer redes entre todos que nos sostenga y los sostenga, no podemos quedar reducidos a nuestro propio telar, necesitamos aportar nuestro hilo y sumarlo a tantos otros que , desde distintos espacios y organizaciones, se preocupan y ocupan de los jóvenes.

No es solo deber de uno, es deber de todos, del Estado, de los padres, de los docentes, de ellos mismos, a ser responsables a que confíen sus dolores o sus descontentos, a entender quién es el enemigo, a que entendamos como sociedad, que más haya de todo, que nuestros jóvenes son nuestro presente y nuestro futuro.

COMPARTIR
Armin Vans
 

1 comentario Dejá tu comentario

  1. Gran parte de estos porcentajes, se los debemos a los "jueguitos" donde mueren, se vuelven a levantar, matan a discreción,chocan, se rehacen y vuelven a la ruta; pero la vida no es así, ante el menor descuido te pasa la factura y adiós pampa mía. No estan preparados para las contradicciones de la vida, las responsabilidades ante la sociedad y ante la menor contingencia propia de cualquier actividad o de la vida misma, se frustran y de ahí que tomen decisiones que muchas veces acaban con su vida. También el correr riegos innecesarios como vemos a diario cuando se conducen en moto o auto, creyendo que son igual a los jueguitos y que pueden levantarse y salir nuevamente. Gran daño han hecho a esta sociedad las tecnologías mal aplicadas, como así los políticos irresponsables, bajando linea a la juventud que todos serían gerentes, que no hacían falta estudios técnicos, que la informática solucionaba todo y la realidad fue y es completamente distinta, esta llena de responsabilidades, deberes, no son sólo derechos y ahí esta la clave, no se los preparó para enfrentar una sociedad competitiva y voraz, por lo tanto exigente.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros