¡Recién Publicado!
cerrar [X]

El fracaso de Macri, la llegada de Alberto y la responsabilidad del periodismo

17
1664
Matar al mensajero
Matar al mensajero

Y de pronto, los periodistas nos volvimos responsables de la llegada de Alberto Fernández a la primera magistratura. No tuvo nada que ver el fracaso del macrismo, que no logró cumplir ninguna de sus consignas de campaña. No. Los responsables somos los hombres y mujeres de prensa.

 

No lo digo porque sí, sino porque en las redes sociales empezaron a aparecer inquietantes mensajes, culpando al periodismo por la victoria K y augurando que, lo que viene, los eventuales aprietes a la prensa, serán “bien merecidos”.

“Jodete, vos te dedicaste a pegarle a Macri durante 4 años. Ahora aguántate”, me dijo hace poco una tuitera anónima. El mensaje se multiplica por mil cuando se otean los posteos en esa y otras redes. Porque no soy el único periodista al que le llueven esos comentarios.

Es curioso, porque aquellos que me auguran las peores tragedias no entienden que mi trabajo no es la militancia, sino el periodismo. Ya sea referido a la labor del kirchnerismo, del macrismo, del menemismo, o quien sea.

He sido el principal denunciante, no solo a nivel periodístico, sino también a nivel judicial, tanto de los desaguisados K como los desaguisados M. Por caso, soy quien hizo la denuncia más dura que enfrenta Horacio Rodríguez Larreta. Fue en 2010, por tráfico de influencias.

¿Qué decir sobre el kirchnerato, al cual le he dedicado las presentaciones judiciales más rigurosas e incluso un voluminoso libro de investigación y denuncia?

Por eso, quienes me acusan por mi supuesta responsabilidad en la victoria de Alberto Fernández —quien, dicho sea de paso, fue el tipo que más me presionó en los albores del kirchnerismo—, no entienden nada de lo que es el periodismo.

Porque yo no soy militante, soy un cronista de la realidad. Y todo lo que he contado sobre el macrismo ha sido chequeado y recontra chequeado antes de ser publicado.

En todo caso, quien ostenta responsabilidad por esas cuestiones es el propio Macri —y sus funcionarios—, porque la permisividad de esos hechos es de su propia potestad. Uno solo es el “mensajero”.

El periodismo es el oficio que “comprende el conjunto de actividades relacionadas con la recogida, elaboración y difusión de información actual o de interés para transmitirla al público a través de la prensa”, según una de las tantas definiciones. ¿Hace falta echar algo de agua para más claridad?

Insisto: la responsabilidad de la victoria de Alberto se debe al fracaso del macrismo, que no supo resolver los problemas básicos de los argentinos. Y los argentinos, se sabe, votan con el bolsillo.

Nadie negará que Macri ha sido mucho más republicano que los Kirchner, pero con eso no se come. No era cierto lo que decía Alfonsín respecto de que, con la democracia, se come, se educa y no sé qué más.

Por eso, pido humildemente que no me rompan más las pelotas por el fracaso de Mauricio y “el mejor equipo de los últimos 50 años”. No va más.

Porque, como dijo el científico afroamericano George Washington Carver, “el noventa y nueve por ciento de todos los fracasos provienen de personas que tienen el hábito de ponerse excusas”.

 
 

17 comentarios Dejá tu comentario

  1. Hablemos de responsabilidad. La responsabilidad es la obligación moral de responder. Más allá de que se llegue a la instancia de ser interpelado y tener que responder, la responsabilidad se considera una virtud en la medida en que la persona toma en cuenta esa posibilidad, aunque sea de manera hipotética, en el momento de elaborar sus dichos o decidir sus acciones. Y se considera una virtud por una obvia razón, si alguien se toma el trabajo de imaginar las consecuencias e implicancias de sus actos y de sus dichos, lo más probable es que esos actos y esos dichos tengan una mejor calidad. Si por el contario la actitud de la persona es decir no me rompan las pelotas, o me dijeron que diga eso, o si no te gusta ándate a otro país., lo más probable es que las acciones y los dichos de esa persona como también las consecuencias de los mismos, tengan una fuerte tendencia a la falta de calidad. Resumiendo: a más responsabilidad más calidad, a menos responsabilidad, más trucho. Es sabido por declaraciones de muchos periodistas y también por la posición “académica” de los dirigentes de medios, que la mayor responsabilidad que asume el periodismo es la del entretenimiento y la captura de audiencia y ninguna otra. El propio Lanata no se cansa de decir que lo suyo no es la educación. Eso nos lleva al siguiente asunto. Hablemos de información. Digamos que uno va manejando la moto por la calle y ve un poste con tres luces de colores. El poste no aporta ninguna información. La “lectura” de los colores es lo que permite deducir que el rojo quiere decir más vale que pare, y el verde es mire y siga si no viene nadie. El motociclista no puede aprender eso delante del semáforo, necesita estar previamente formado; y esa formación la recibió digamos que en el curso de manejo para sacar el registro. A las pequeñas partículas de formación que ingresan se le llama información. Pero esas partículas de información, esos mensajes, no caen espontáneamente de manera ordenada y coherente. Por eso el negocio de la información es tan difícil y valioso cuando está bien manejado. Porque la información bien manejada conduce a la educación, mientras que muchos mensajes incoherentes o contradictorios conducen a lo que ya sabemos. Una sola palabra mal usada, una coma fuera de lugar, o algo que se olvidó mencionar, muchas veces son suficientes para que un pretendido mensaje informativo se convierta en una pieza de des información. Hablemos de su nota Cristian Sanz. Usted habla en nombre de todo el periodismo y su posición es que no le rompan las pelotas. En cuanto a la información, y se lo menciono porque viene al caso de la nota, usted dice, afirma, sostiene, asegura, que el Estado y el Gobierno están para solucionarle los problemas básicos a la gente. Permítame decirle, avisarle, advertirle, que hasta que no tengamos una Constitución Comunista esa afirmación está muy lejos de la certeza. Las razones son obvias, No es lo mismo garantizar que nadie prohíba el acceso a algún bien, que garantizar la provisión gratuita de ese bien con cargo a los demás. Otros podemos pensar que la principal obligación de un gobierno es no quebrar el Estado, o asegurar la existencia de servicios públicos que por su naturaleza tienen mejor rendimiento económico en su proyecto y gestión masiva que individual, y tercero pero no menos importante vendría no asfixiar a los ciudadanos con impuestos bajo ninguna excusa. Como ve Sanz, vista en una perspectiva más amplia, su afirmación bien puede calificarse de partidista. Ya sabemos qué partido ostenta la buena voluntad para solucionarle los problemas básicos a la gente, ya sabemos qué partido se justifica diciendo que los demás partidos no quieren atender a la gente o directamente que tienen intenciones de perjudicarla, y ya sabemos qué partido dice que va a darle a la gente todo lo que quiera y no puede cumplirlo por imposible y cuando dice que va a gobernar bien no puede cumplirlo porque no sabe que el primer objetivo es incompatible con el segundo. De manera Sanz, que estamos en una disyuntiva, o su afirmación es partidaria, o lo suyo es desinformación. Ya sabemos que de responsabilidad ni hablemos, pero igual, para que a todos nos quede claro como el agua. Igual lo queremos Cristian. No le vamos a pedir peras al horno, diría Maduro.

  2. Un mes y 20 dias. Le doy al nuevo manda, y a ella, una residencia en Cuba. Y a kichilof, se lo llevan en andas, para tenerlo en remojo, hasta que se les cante.... Estamos ante una jauria de seres enajenados indisciplinados y militando, por tener una vida comoda, de un eterno vivir de planes y nunca jamas laburar. Si no ponen autoridad y deseos de superacion, seguiremos en el horno.

  3. Una cosa es la realidad de un país y otra muy diferente es la caracterización que quieran hacer de sus gobernantes. Si en un país hay educación y salud gratuitas, si hay pensiones y jubilaciones sin aportes, si hay planes socciales y el Estado se hace cargo de todos los hijos que los incapaces e indigentes quieran tener, si la solución sistemática y recurrente para todos los malestares individuales y grupales es reclamar una ley que destine presupuesto para darle a la gente lo que pde entonces no hay duda de que es un Estado populista y de izquierda, sea cual sea el origen político o lo que digan los políticos que serían las verdaderas intenciones de su gobierno. Si hablamos de un gobierno que expulsa ciudadanos a otros países, que no está interesado en gastar más de lo que tiene en atender problemas de la gente que se mete en problemas que no puede solventar, entonces ese gobierno será menos de izquierda que el primero. Para los que todavía dudan, acá no hay gobiernos de centro ni tampoco de centro derecha. La explicación es muy simple. Cualquier gobierno de centro debería ser neutral frente a las necesidades de la población. Para un gobierno de centro con un Estado de centro la prioridad es bajar el gasto y ls impuestos y el principio social básico sería que para que haya una familia ésta deberá estar formada por gente que pueda mantenerse por sus propios medios. La derecha estaría del otro lado, una nobleza o una oligarquía que se sirve de la presión impositiva para saquear a la población con la excusa del soporte del Estado. Por lo visto la única diferencia entre la izquierda y la derecha es que en la derecha la oligarquía deriva de una nobleza histórica, y en la izquerda la oligarquía se hace del poder por otros medios como el voto o algún golpe de Estado. El fracaso de Macri es un nuevo fracaso del modelo de pais socialista que tenemos. Macri trató de disfrazarlo para captar inversiones, pero la mona aunque se vista de seda, mona queda.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros