¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Cómo y por qué Cristina quiere copar la Corte Suprema de Justicia

22
Pedidos a Alberto en pleno paseo por la Quinta de Olivos
Pedidos a Alberto en pleno paseo por la Quinta de Olivos

“Tenemos como ideal la prestación desde el Estado de un servicio de justicia próximo al ciudadano, con estándares de rendimiento, de eficiencia y de equidad que garanticen una real seguridad jurídica para la totalidad de los habitantes de nuestra Patria, cualquiera sea su condición económica y social”.

 

Las rimbombantes palabras fueron pronunciadas por Néstor Kichner el 16 de junio de 2003, a poco de haber asumido la primera magistratura de la Nación.

Muchos se emocionaron entonces, porque la Argentina venía de una catarata de desaciertos a nivel judicial, con el menemismo como exponente principal de la presión a los magistrados y la cooptación de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

Ergo, las palabras de Néstor llegaron como una suerte de bálsamo, una fuente de agua fresca de la cual muchos abrevaron, creyendo que este realmente venía a cambiar las cosas.

Pronto llegó la decepción, porque el recién llegado mandatario hizo que las presiones se hicieran aún más intensas que las que regalaba Carlos Menem, apretando jueces, poniendo otros “a dedo” y avanzando en órganos como el Consejo de la Magistratura.

El resultado de ello se dejó ver rápidamente: para 2006, las renuncias de jueces nacionales eran récord: 142 magistrados habían dejado sus cargos en apenas tres años, acusando hartazgo, presiones y temor a un eventual juicio político.

Lo antedicho viene a cuento de lo ocurrido en las últimas horas, cuando Alberto Fernández confesó en una entrevista al canal C5N que, tras reiniciarse las sesiones en el Congreso, presentará un proyecto de ley de reforma judicial, que incluye la creación de un “consejo de expertos para revisar diversas dimensiones del Poder Judicial, entre ellas, el funcionamiento de la Corte Suprema”.

¿Qué ocurrió para que el jefe de Estado decidiera de repente reimpulsar aquella medida tan impopular, otrora repudiada por la ciudadanía?

La trama detrás de la trama comenzó el 5 de mayo pasado, cuando Cristina Kirchner decidió “visitarlo” en la Quinta de Olivos, encuentro que regaló la foto que ilustra la presente nota.

Según dos fuentes del propio gobierno —una de la jefatura de Gabinete de Ministros y otra del Ministerio de Justicia— allí mismo se dio el pedido de la expresidenta de avanzar contra los jueces supremos.

En realidad, la historia es bastante anterior: refiere al pasado 23 de abril, cuando la Corte rechazó el pedido de Cristina, que buscaba que el máximo tribunal se expidiera sobre la validez de las sesiones on line en el Senado.

Ello desató la furia de la hoy vicepresidenta, no solo porque el fallo fue por unanimidad —en un contexto en el cual la Corte tiene profundas diferencias en otras cuestiones—, sino además porque la trataron por elevación de “ignorante”, por desconocer las atribuciones de ese cuerpo y, al mismo tiempo, del Parlamento argentino.

Para colmo de males, el martes anterior —el 21 de abril—, el procurador Eduardo Casal también había rechazado el mismo planteo: sostuvo que al tribunal no le correspondía expedirse en una consulta de otro poder del Estado, como en este caso el Legislativo.

Cristina intentó disfrazar esa derrota en victoria en su cuenta de Twitter, pero se quedó masticando la bronca por lo ocurrido.

No solo por el desaire en sí, sino además por lo que podría ocurrir en el futuro mediato. ¿Qué ocurriría ante la eventualidad de que las causas judiciales que la jaquean llegaran a la Corte Suprema? Peor aún: ¿Qué sucedería con sus hijos, cuyo derrotero son la verdadera preocupación de la exmandataria?

No hay que olvidar, siquiera por un momento, que la elección de Cristina por la figura de Alberto Fernández para ocupar el Sillón de Rivadavia encierra un mandato irrevocable: el de resolver sus problemas judiciales. Todo lo demás es secundario.

Ello explica el malestar de la vicepresidenta, quien ya cuenta con otro revés por parte de los jueces supremos, acaecido hace un año, el jueves 16 de mayo de 2016.

Ese día la Corte confirmó que no suspendería el juicio oral que enfrentaba —y enfrenta— por irregularidades en la obra pública durante el kirchnerismo.

Por eso, en el contexto referido, Cristina decidió avanzar más temprano que tarde. El plan solo reposa en su cabeza y la de Alberto, pero se conocen algunos esbozos del mismo.

En primer lugar, existe la idea de armar un “Consejo de asesores”, dato que deslizó el propio presidente. Este será el que le brinde al gobierno la “coartada” para que haga el trabajo sucio.

Por caso, le “recomendarán” al oficialismo la necesidad de ampliar la Corte, lo que le permitiría al kirchnerismo acercarse a la posibilidad de una mayoría propia.

A esta altura debe mencionarse que el “Consejo de asesores” no será nada imparcial. Dos de los nombres que se barajan son los de Raúl Zaffaroni, exministro de la Corte, y Carlos Beraldi, abogado… ¡de Cristina! También aparece tibiamente el nombre del exministro León Arslanián, pero es al que menos fichas le ponen en el gobierno en estas horas. 

Sea como fuere, ¿hace falta ser adivino para anticipar cuál será el diagnóstico de ese cuerpo?

Digresiones aparte, para justificar la ampliación de la Corte, Alberto pondrá como excusa dos tópicos: primero, la lentitud que esta ostenta a la hora de tener que fallar en temas puntuales; segundo, la necesidad de que su trabajo se divida por “fueros”, como ocurre en otros países. Ello obligará inevitablemente a que cuente con nuevos miembros.  

Como sea, nadie debería sorprenderse con lo que vendrá. El 1º de marzo, el propio Alberto anticipó lo que venía: "Debemos optimizar el funcionamiento de la Corte Suprema, repensar el alcance del recurso extraordinario y mejorar el trabajo del Consejo de la Magistratura”. Fue al inaugurar el 138° período de sesiones ordinarias de la Asamblea Legislativa.

Como dice aquella frase del saber popular, “el que avisa no traiciona”.

 
 

22 comentarios Dejá tu comentario

  1. Me parece que un chiconauta hablo por Forte por estos lares, porque Placidi no es Anibaul. Lo acaba de confirmar. Una manera burda de decir "¿Ves que no te lee nadie?". Si quisiera que me leyeran todos no estaria en una sección de comentarios de un medio de segunda lectura. Me lee suficiente gente, no se preocupen. Tuvieron mas de una decada para demostrar que bravos que son. No me impresionaron.

  2. Si hay algo que el NARCICISMO CRISTINISTA deja de a lado es.....¡SENTIDO DE LA OPORTUNIDAD! Ya hemos visto como en situaciones de horror que afectaban el sentimiento de CASI TODOS LOS ARGENTINOS, ella se borraba. Sucedió con Crogmañon, luego con la tragedia de Once, luego con la huelga policial de Diciembre de 2013, que dejaba decenas de muertos en Provincias gobernadas por el Peronismo, mientras ella bailaba en una "fiesta popular" en la plaza de Mayo festejando el "aniversario de la democracia", junto a Moria Casan y su hija. Mas reciente lo vimos como cuando en pleno gobierno de Macri, estallaba financieramente el país, mientras ella Twitteaba indignada porque el "traidor" de Bonadio, le había allanado su mansion de El Calafate y le "había hecho unos agujeritos en la pared". Mas recientemente, mientras la sociedad se debate en respetar una cuarentena para salvaguardar su vida o ganarse el peso, ella, que aparece como "vicepresidente de Nueva Zelandia", donde el tema de la pandemia estaría casi superado, en lugar de Argentina, ya que NI ACOMPAÑA A NADIE POR LA PENURIA NACIONAL, ¡Si se preocupó en exponer a Mahiques como uno de los actores de la PERSECUCION hacia SU persona! Es decir EL PLUEBLO que votó SU PROYECTO en la persona de Alberto Fernández, LE IMPORTA UN BLEDO, excepto cuando tiene que votar. Hoy es tan desubicado el lanzar CUALQUIER PROPUESTA orientada a FOMENTAR SU PERSONALISMO ABYECTO, que asquea por el contraste de la REALIDAD COTIDIANA QUE ESTAN VIVIENDO LOS ARGENTINOS. ¡ESTA LA SALUD Y SIMULTANEAMENTE LA REACTIVACION ECONOMICA COMO PRIORIDADES SOCIALES! Ese tipo de reformas que se sugieren, en todo caso son para se planteadas para la campaña de las LEGISLATIVAS del 2021, siempre y cuando ESTEN ENCAMINADAS POSITIVAMENTE LAS PRIORIDADES DESCRIPTAS. Si Cristina insistiera en IMPONER este proyecto, los fabricante de ellos sería el sector mas dinamizado, por la cantidad de enseres que se destruirían en los cacerolasos generalizados que se organizarian en TODO EL PAIS. ¡Basta de temas egocentricos y CORPORATIVOS!

  3. Arnold si digo Anibal es Anibal. Si me refiero a Fernandez Alberto es Fernandez. Me refiero a los que se preocupan de nuestros comentarios.No escucho ni veo ninguna entrevista de Silvestre, yo lo considero un periodista militonto.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Así es el golpe K a la justicia

El intento golpista del cristinismo contra la justicia, es de una gravedad institucional inmensa. La autora intelectual de esta obsesión por lograr la impunidad es Cristina y el autor material es el ex espía Juan Martín Mena quien, además, está procesado en la...