LAS AGUAS DEL OLVIDO

0
1839
DE INJUSTICIAS E IMPUNIDADES VARIAS
DE INJUSTICIAS E IMPUNIDADES VARIAS

    El partido terminó, y se perdió por goleada. Es que el Diego está internado, y no pudo esgrimir la mano de Dios para dar vuelta el resultado adverso. Esta semana pasada el equipo que ostentaba la camiseta negra de la impunidad le ganó 5 a 0 al bando de los buenos. Pues dos casos bien pesados amenazan con ser sumergidos en las aguas del Leteo. Para alegría de algunos y desazón irremediable de muchos, por cierto.
  
Con la liberación por “falta de mérito” de Nicolás Gómez, único detenido hasta ahora por el crimen de Natalia Di Gallo, se abre un camino que podría desembocar en la puerta de la impunidad. A pesar de las marchas y la lucha de los padres de la adolescente para que el caso no se caiga, poco pudieron hacer para evitar algo que estaba casi cantado. Pues desde este sitio se denunció, prácticamente desde la aparición del cadáver de la joven víctima, que su violento deceso ni por las tapas se había producido como sugería la corporación mediática nacional. La misma que, hace un año, inventó la falaz “ola de violaciones” para desviar la investigación de la violación seguida de muerte de Lucila Yaconis. Hoy, ¿quién se acuerda de ella, salvo los padres y amigos?
  
Desde acá se puntualizó que Natalia Di Gallo había sido invitada obligada de una fiestita plagada de merca, alcohol y sexo forzado en la que eran parte integrante poderosos y policías bonaerenses. Tanto los padres de la adolescente como el abogado que sigue el caso se adhirieron a esta inquietante hipótesis, e incluso aportaron pruebas de otros casos similares.
  
Aunque estas revelaciones tuvieron el impacto de una bomba, no fueron suficientes para detener la liberación del supuesto entregador Nicolás Gómez y la investigación amenaza con caer en el temido foja cero.
  
Cuando el cuerpo martirizado de Natalia Mellmann fue encontrado por un perro y su dueño en el Vivero Dunícola de Miramar en febrero de 2001, se empezó a descorrer un velo que tapaba las relaciones peligrosas entre miembros de la Bonaerense y truchos locales que enfiestaban adolescentes procedentes de las discos locales. Pero esa muerte disparó la indignación de los vecinos, y su clamor de justicia sentó un contundente precedente.
  
Pero en el caso mencionado más arriba, existe una evidente falta de voluntad de llegar al meollo de la cuestión pues la sangre de la joven Di Gallo salpica evidentemente a frentes muy poderosas.


Los gordos que ríen

  
El otro caso en cuestión, no es otro que el famoso crimen del country El Carmel. Como se esperaba, el juez Diego Barroetaveña le hizo un flagrante corte de manga al insistente pedido de detención de Carlos El Gordo Carrascosa, que le hacía el fiscal Diego Molina Pico. De este modo, el asesinato de María Martha García Belsunce estaría a punto también de ser arrojado en las pobladas aguas del Leteo. Otra casualidad permanente, y van.........
  
También desde este espacio, se afirmó que dicha muerte y su posterior encubrimiento, obedecía a una disputa proveniente del lavado de dinero. Por eso, tanto circo antes y el final casi anunciado de un juez haciéndose el gil ante la insistencia de un fiscal; mientras un par de gordos grossos (Carrascosa y Horacio García Belsunce) ríen a mandíbula batiente mientras brindan por su buena fortuna. Argentina, país generoso. 
  
“El tiempo que pasa, es la verdad que huye”, había dicho el fallecido pero siempre necesario Enrique Sdrech. Y a medida que éste transcurría, la causa se diluía en un culebrón insoportable fogoneado por payasos mediáticos hasta desembocar en este tiro del final. Más que un pequeño pituto, amenaza con perderse en el fragor de las aguas de un inodoro.
  
La laguna del Leteo, genial construcción de la mitología griega, se mudó de su parnaso helénico para afincarse sempiternamente en estas tierras. El olvido, compañero inseparable de la impunidad está a punto de anotarse dos porotos, si la dama de la justicia no se saca la venda de los ojos.

 

 Fernando Paolella  

COMPARTIR
Artículo Previo Herr Blumberg
Artículo Siguiente El corralito de la inteligentzia
Armin Vans
También en
 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus