12/09/2017 | Actualidad


La tecnología Bitcoin amenaza el poder monopólico de las redes sociales

La tecnología Bitcoin amenaza el poder monopólico de las redes sociales

Grandes plataformas como Twitter, Facebook, Instagram, incluso Google y Youtube, entre otras, exhiben estructuras que en apariencia las diferencias del modelo tradicional de medios de comunicación al conformarse sobre una red de nodos o computadoras interconectadas.

Sin embargo, nadie puede desconocer que esa supuesta interacción libre con el resto del mundo, no es mas que una farsa que camufla el verdadero interés de quienes las controlan con criterio propio, propietarios y administradores, que en el mejor de los casos solo obedecen a su instinto comercial, y en el peor, a intereses mucho mas espurios, marcando una clara disyuntiva entre el derecho a la defensa de intereses público-económicos legítimos en detrimento del derecho a la privacidad y preservación de la intimidad individual.

A lo dicho hay que añadir que dichas plataformas, como todo negocio, no tienen nada de imparcial. Se trata de compañías que invierten, presentan balances y cotizan en bolsa, teniendo que rendir cuentas a sus accionistas y órganos de regulación estatal.

Quienes controlan y administran las redes usan programas o bots que rastrean datos, recavan información de todas las interacciones y de cada usuario, las cuales almacenan, induciendo al comportamiento, reorientando a determinados sitios o consumo de ciertos productos y/o servicios.

La Tecnología Blockchain, base fundamental de la criptomoneda bitcoin, constituye una base de datos distribuída, opuesta al sistema de control monopólico, y es la que facilitó el diseño de un nuevo navegador llamado Blockstack, cuyo propósito es la Internet descentralizada de código abierto.

Blockstack funciona con las mismas características que un sistema de nombres de dominio que asocian información diversa con un IP o identidad de usuario, pero sobre una infraestructura de clave pública por la cual todo el sistema (protocolos de seguridad, software, hardware y políticas de uso y navegación), utilizan la misma criptografía aplicada, por ejemplo en la firma digital y las transacciones con bitcoins.

De esta forma, son los propios usuarios de la red quienes deciden qué información exhibir, de qué forma y a quién, contando con la potestad de construír cadenas de bloques ad hoc, e iniciar las conexiones con otros nodos, limitando la intervención de intermediarios.

Asimismo, el desarrollo de páginas o sitios web exime a los programadores de asignar contraseñas, quedando las mismas a resguardo y en poder de los propios usuarios.

Al quedar los datos guardados en la cadena de bloques, serán los propios generadores de éstos quienes decidirán o restringirán el acceso.

Toda vez que se da de alta un nuevo dominio, el mismo se ensambla a la cadena de bloques y se distribuye por toda la red, salvaguardando así además la información en caso de que un nodo pierda la conexión, porque los datos podrán ser tomados de las demás computadoras que continúen conectadas.

Paradójicamente, una de las empresas que adhirió a esta tecnología es Microsoft, con la adquisición de Blockstack a su sistema de software, con el propósito de “mejorar la seguridad”.

Blockstack es una startup actualmente financiada por Union Square Venture, contra la que compiten además de las ya mencionadas, otros gigantes como Amazon.

Si bien el modelo de negocio sigue siendo el mismo, la diferencia está en la descentralización de Internet, permitiendo a los usuarios contar con un software que al instalarlo en sus propias computadoras, les permite decidir por ellos mismos, sin violaciones a la privacidad.

Además de Blockcstack, existe otro proyecto similar en desarrollo en el Instituto Tecnológico de Massachusetts llamado Solid.

Se trata de un sistema de herramientas y consensos que permitan el desarrollo de aplicaciones para redes sociales basadas en tecnología de datos vinculados.

El proyecto, dirigido por el creador de la www - World Wide Veb, Tim Berners-Lee, parte de la misma filosofía que la de Blockstack, de que sean los usuarios de las redes quienes decidan sobre su propia información.

Por último cabe señalar que, pese a lo dicho, esta innovación también tiene sus desventajas, y en este caso vuelve a ser la misma que para las criptomonedas, no hay nadie a quien recurrir en caso de fraude, porque al igual que en el universo de las altcoins, todo se basa exclusivamente en la confianza entre las partes.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Pablo
13 de Septiembre de 2017

La tecnología blockchain y la inteligencia artificial, junto con (en menor medida) la IoT, son las grandes revoluciones que están sucediendo AHORA .

Si no nos damos cuenta y no nos modernizamos quedaremos fuera del mundo civilizado. Seremos Africa. Es una gran oportunidad , como país, también como individuos, seamos privados, estudiantes, emprendedores, profesores... El mundo no deja de girar por más que pataleen y repitan discursos de hace 70 años.

El futuro lllegó y será de los que lo aprovechen.

 

Seguinos también en