13/02/2014 | Analisis


Los jóvenes "ni-ni" y el retroceso argentino

UNA POSTURA ERRÁTICA SOBRE EL PROGRESO

Los jóvenes

Cuando en promedio solo 1 de cada 10 jóvenes que comienzan una carrera logran terminarla. Cuando hay cerca de 1.500.000 jóvenes en el país que no estudian ni trabajan —los llamados ni-ni—. Cuando el empleo no registrado supera el 40%. Cuando un barrendero gana más del doble que un médico o un abogado. Algo anda mal.

Por empezar, ¿Por qué tan pocos jóvenes terminan una carrera universitaria? ¿Tienen los incentivos para hacerlo? ¿Tienen una recompensa por su sacrificio? Esta es una buena pregunta para comenzar el análisis.

Por qué un joven no trabajaría, si al fin y al cabo el dinero es necesario para la subsistencia misma. Tal vez porque otro le provee el sustento económico para sobrevivir, y él no tiene que hacerlo. En caso de que sean sus padres, puede ser un mal ejemplo, pero aún así es comprensible. Cada uno puede educar a sus hijos a su manera y es libre de hacerlo. Pero si sus padres no pueden, ¿Quién lo hace? El Estado.

Por ello, es que en los últimos días CFK lanzó un plan denominado ¿“PROG.R.ES.AR”? Con muchas similitudes al ya conocido “Jóvenes con Más y Mejor Trabajo”, que evidentemente no resultó. Al nuevo plan nuestra presidente lo “vende” como ¿“Un nuevo derecho”? Un disparate total, tanto jurídica como conceptualmente.

Dicho plan propone que los jóvenes que tienen entre los 18 y 24 años que no trabajan, trabajan informalmente o tienen un salario menor al mínimo vital y móvil y su grupo familiar posee iguales condiciones, cobrarán del Estado una prestación de $ 600 por mes, con el objetivo de iniciar o completar sus estudios en cualquier nivel educativo. Con el detalle de que promueve el trabajo no registrado, ya que de dicha forma lo habilita a uno a cobrar el plan.

Haciendo cuentas, el Estado va a destinar cerca de $ 10.000.000.000 anuales —sin control alguno— para que estos jóvenes ni-ni puedan terminar sus estudios. La pregunta es, si la misma plata va a destinarse para ello o solamente será un plan más para conseguir adeptos y fomentar el clientelismo político. ¿Sería la forma más eficiente de lograr el objetivo propuesto entregando esta gran suma de dinero en mano? Ya hemos visto como el Estado administra nuestros recursos, ejemplos sobran: Aerolíneas Argentinas, Fútbol Para Todos, etc. ¿Por qué deberíamos creerle en esta oportunidad? ¿Qué ha cambiado? Debemos sacar a los pobres de la miseria con un mecanismo que funcione, una propuesta integral, de inclusión, y no seguir fomentándolos mediante una política depravada y obsoleta. ¿Y que pasará con esta generación cuando se acabe el plan?

Los jóvenes necesitan un incentivo mayor que $ 600 por mes para embarcarse a estudiar una carrera de 6 u 8 años y calificarse, con los sacrificios y dificultades que ello implica. Y una vez que la terminen, ¿Que incentivos o mejorías reales en su calidad de vida van a tener?  

Veamos un ejemplo: un joven destina 8 años de su vida estudiando la carrera de medicina en la UBA, trabajando a la par, sacrificando tiempo propio, tiempo que podría pasar con su familia, recursos, pasando frió en invierno en las —muchas veces— precarias instalaciones de la UBA. Finalmente se recibe. Comienza a trabajar en la guardia de un hospital público donde ni siquiera tiene los insumos para poder realizar su trabajo —¡Salvar vidas!— y por lo cual percibe un salario que no llega a $5.000. Por otro lado, tenemos a otro joven que trabaja de barrendero y percibe entre $ 10.000 y $ 12.000 por su trabajo. Por último, tenemos a otro joven que trabaja en la industria de la construcción y otro manejando un camión, ambos con sueldos de entre $ 15.000 y $ 20.000 mensuales. Estas distorsiones salariales solamente nos roban los sueños y las ganas de progresar.

Ahora, ¿Que incentivo tiene un joven para hacer una carrera de tantos años de sacrificio si los beneficios no están a la vista? ¿Qué incentivo tiene un joven para trabajar, si cobrando planes sociales obtiene una renta muchas veces similar a un sueldo? Es allí donde radica el problema. Estamos educando a una generación con las premisas erradas, y todo lo que se construya sobre ello algún día se derrumbará. Debemos revisar nuestro rumbo. Necesitamos un contexto para fijar objetivos realizables en nuestras vidas e ir cumpliéndolos. Sentir y saber que esta en nosotros lograrlo y superarnos cada día.

Debemos alentar al joven para que éste pueda tener un proyecto de vida a mediano y largo plazo que sea realizable. Necesita ver que hay un mejor futuro para él y los suyos, que existe un escenario de previsibilidad, de estabilidad, de seguridad, en el cual uno pueda desenvolverse. Porque de lo contrario siempre viviremos pensando en el hoy y la sociedad va dejando de tener proyectos, planes de vida y de progreso, propios y los de la familia. Las ganas de superarse se esfuman. Una persona que invierte tiempo y dinero en capacitarse e intentar progresar debe tener un mejor estímulo para lograrlo. Hoy nuestro país lamentablemente no puede brindarlo.

La próxima generación de dirigentes políticos deberá revisar estas políticas que no nos llevan a ningún puerto y alentar a los jóvenes a trabajar y estudiar ofreciendo beneficios reales, y no proponiéndoles un camino más sencillo que solo los lleva a la nada misma y al estancamiento. Ese es el camino del facilismo. Necesitamos un futuro en el cual podamos creer y por el cual luchar. Los jóvenes pedimos incentivos.

El verdadero progreso de un país y una sociedad radica en su aumento cultural, en el aumento de la mano de obra calificada y profesionalizada, en una mayor cantidad de emprendedores. Necesitamos crear fuentes de trabajo genuinas y modernas. Fuimos potencia hace un siglo y podemos volver a serlo. Nuestra principal preocupación no debe centrarse en que si los ricos se han vuelto más ricos, sino en como estaban los pobres ayer y como están hoy, que la gente de clase baja pase a formar parte de la clase media, que pueda tener un plan de vida posible y realizable. Si un país puede lograr que los pobres dejen de serlo, ¿Qué importa si los ricos se han vuelto más ricos? Hay que tener la filosofía del progreso y no la de la envidia. Hay que crear un ambiente institucional. Necesitamos poder creer en un futuro mejor. Un país necesita crear riqueza, riqueza genuina —no mediante la impresión de papel moneda—. El Estado no puede crearla por decreto. De esto se han dado cuenta hace tiempo países sudamericanos que venían de ser gobernados por gente que viene de la izquierda, como es el caso de Bachelet en Chile, Lula en Brasil, Vázquez y Mujica en Uruguay y hasta Alan García en Perú. Debemos entender como país el mensaje arrollador de la realidad. El contexto global esta hoy de nuestro lado.

Los únicos que crean riqueza somos nosotros, los ciudadanos, y lo que el Estado debe hacer es dejar desarrollarnos libremente y que podamos cosechar nuestros logros. Nos debe ofrecer oportunidades, algo que hoy escasea.

 

Ilya Kotov
Abogado
Docente Universitario (UBA y UMSA)ogreso de la Nación

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Adri de Mardel
13 de Febrero de 2014

Las Universidades son gratuitas, con un sistema de becas para quienes no pueden adquirir el material de estudio y con bibliotecas con todos los libros necesarios. Entonces no hay excusas para no estudiar, también se puede trabajar para solventar la carrera.
El único objetivo del plan Progresar es tener rehenes políticos, la educación para ellos no es tema fundamental. Otorgando dinero no se incentiva a una persona para que estudie, uno estudia por vocación o por un logro personal.
No estoy de acuerdo con la gratuidad universitaria, la experiencia demuestra que países como EEUU o Chile, donde se pagan los estudios superiores, se reciben más del 90%.
O por lo menos hacer algo con quienes recursan 200 veces una materia de 1° año, es el pueblo argentino que con su trabajo sostiene las universidades y no me parece justo que alguien esté años en una facultad sin avanzar.
¿Como piensa el gobierno controlar a quien recibe ese subsidio?. ¿De la misma forma que se controla a quienes reciben la AUH?.
11 años de gobierno y el retroceso educativo es alarmante, entonces porqué esperar que esto funcione.

Marcelo de Salta
13 de Febrero de 2014

Admito que leí medio rápido la nota por lo que no he repasado del todo ciertos puntos que se debaten en ella, pero pregunto ¿Es problema solamente de unos jóvenes? El programa que lanzó el gobierno naturalmente va con fines de clientelismo.
Sabiendo que parte del problema, y que se ha discutido en otras ocasiones, viene de un retraso académico y formación educativa, ¿que otros puntos considerar?

Es obvio, para el menos ese "aparente" 45% que no se ha comido el relato, que el principal problema son las malas políticas de estado que se vienen implementando desde que NK puso por 1ra vez el pie en la Rosada.
Ahora bien, me pareció que en la nota no se ha dejado bien en claro que no es que exista una masa importantes de ni-ni que no tiene interés en estudiar. Hay muchos que si quieren progresar su desánimo está en que el Estado no ha sido capaz de aportar al motor generador de empleo y confianza.
El problema no es sólo la repartida discrecional. O que el rico sea más rico, parte del problema a mi parecer (y que la nota no abarca muy bien) es que es función del estado en aportar a la creación y de formación de garantías para un empleo digno. No sólo en lo público sino también para que se desarrolle un modelo económico en donde las inversiones privadas puedan hacer lo suyo y captar gente capacitada.

Si no hay garantías por parte del gobierno a que se alguien invierta en empresas, negocios, o emprendimientos y pueda incorporar profesionales en su cadena de valor naturalmente que ese profesional recién egresado siente que ha estudiado algo que no le dará futuro.
Entonces, antes de seguir llamando a muchos jóvenes desespenrazados como ni-ni y que en verdad están metidos en esa bolsa cabe preguntarse ¿Quién es ni-ni realmente?

El mayor ni-ni es el estado. De que hay jóvenes que en verdad no estudian ni trabajan; pero también los hay que han tenido formación pero por culpa de este gobierno no pueden ejercer su profesión dignamente... y claro, como no "hacen nada". Son llamados ni-ni.

Saludos,

Malone
13 de Febrero de 2014

La extraña diferencia de remuneración entre actividades con poca o nula calificación con actividades que requieren carreras de 5 a 10 años con actualización constante me parece que es el problema numero 1, pero porque pasa esto ? el articulo medio lo menciona pero no se mete profundamente, la forma en que se forma el valor del salario no parece estar funcionando correctamente

otra cosa que yo agregaría (considerando las cosas que dijo Adri de Mardel) es que no solo hay pibes que no estudian si no que hay muchos estudiando cosas inutiles

la idea de "hago lo que quiero" es una cosa que ha quedado muy arraigada en nuesta juventud y los lleva a desastres cuando empiezan a salir de esa nube de gases en la que viven al convertirse en adultos, notar que este problema viene de hace bastante mas que el actual gobierno, cuantas veces uno sube a un taxi y el taxista se pone hablar de que es un ingeniero nuclear doctorado

yo pase por ahi hace 12 años, cuando salen de la secundaria no tienen ni la mas remota idea de que hacer, nadie los guia, nadie los motiva, nadie los invita, tienen preconceptos dañinos en la cabeza producto de malos educadores y los medios con agendas, hace unos años salian a estudiar cualquier cosa al menos para callar a sus viejos (frecuentemente abandonando, 1, 2 o mas carreras hasta finalmente abandonar la facultad) terminando con un titulo de poco valor (si terminaban, la falta de motivacion es tal que muchos abandonan faltandosles un semestre, una materia o un final solo porque consiguieron un trabajo o por que dejaron unos meses por alguna razon), ahora ya ni se gastan en intentar y se quedan en casa

en muchos paises se utilizan las becas para "orientar" a los estudiantes a las carreras que necesita el pais (ej cuando se necesitan mas ingenieros mecanicos hay mas becas disponibles para eso, cuando sobran los abogados no se puede conseguir beca para esa carrera), nosotros las usamos para promocionar la vagancia


13 de Febrero de 2014

Una persona que invierte tiempo y dinero en capacitarse e intentar progresar debe tener un mejor estímulo para lograrlo. Hoy nuestro país lamentablemente no puede brindarlo.

Cuantas verdades dice el autor!!!!! No solo faltan los incentivos materiales para los profesionales universitarios. En el ámbito de la Ciencia además de los sueldos miseros e indignos que no alcanzan para que un investigador viva decentem,ente y se pueda dedicar a estudiar, existe en este gobierno la corrupción en la asignación de subsidios para la investigación. Denuncio que el CONICET es la agencia de empleos de inútiles asnos de La Campora, que por ejemplo han copado el Museo de C iencias naturales de Parque Centenario. Un investigador del Conicet debe ser kirchnerista confeso para poder aspirar a tener subsidios del estado para la investigación, por eso todo el CONICET es kirchnerista empezando por Lino Baranhao.
En una palabra son Klientes de alto nivel

Opino con conocimiento de causa por ser profesional de la salud . Ademas tengo un hijo, investigador científico que harto de las políticas clientelares referidas se radico en Europa y en los últimos doce meses logro lo que aca no consiguió en cinco años. Todo eso en un continente que tiene problemas financieros pero que se mueve de otra forma.

Afortunadamente es ciudadano de la Unión Europea , lo que le facilitó el progreso.

Mariana
13 de Febrero de 2014

Alguien sabe porque en el dia de hoy La Nación online tiene cerrados todos los artículos publicados????. NO permiten comentarios de los lectores. Sera porque la Sra Kristilinga a diario es objeto de todo tipo de epítetos (merecidam,ente) por parte de los foristas??

Habran sido apretados por los serviles de la Sra???

Alguien sabe el motivo?

Oscar Almeida
13 de Febrero de 2014

Esta orientado al clientelismo! Yo tengo 62 años y no tengo ninguna posibilidad de acceder a esos planes sociales. Veo; sin embargo, que hay hombres de entre 22 y 35 años que están recibiendo algún plan y no hacen ninguna contra prestación al sistema. Ejemplo: tienen una ocupación informal (chofer de remis) y a lo que ganan en esta actividad suman el ingreso por el plan. Quienes lean este comentarios deben conocer a alguien que esta en la situación mencionada. Acá en Concordia (E.R.), hay muchos casos de gentes que empezaron la escuela secundaria solo por el hecho de que le pagan por hacerlo pero no les interesa aprender y finalizar la misma.

oscar almeida
13 de Febrero de 2014

Muchachos: acá en Concordia (E.R.), tenemos gente afectada a estos proyectos sociales como para hacer dulce. Es el negocio para quienes tiene acceso a ello. Yo tengo 62 años y estoy lejos de todo tramite social similar. Los votantes cautivos de este sistema perverso, tienen una edad promedio de 27 años y deben pagar al que les consiguió el haber, no hacen ninguna contraprestación y aparte están ocupados en algo informal como puede ser: chofer en auto de alquiler, atención en un kiosco, moto mandado, etc. Por supuesto que a la generación NI le sirve. O NO?

Adri de Mardel
13 de Febrero de 2014

MARCELO: esta vez voy a disentir, que el rico sea cada vez más rico no es parte del problema, el verdadero problema es que el pobre siga siendo pobre y el Estado no lo ayude a progresar, que lo compre con limosnas y lo trate como a un ser que sólo sirve para votar.
Una persona, que por su habilidad o capacidad, aumenta su patrimonio es generadora de empleo, ese rico al que tanto se odia es el que invierte y hace al crecimiento de un país.
La culpa de todo siempre la tiene el Estado, que no invierte en educación y lo que invierte lo hace mal: docentes mal pagos, mal preparados, escuelas destruidas, falta de motivación, ambiente hóstil, personas mal alimentadas desde el seno materno, que sabemos nunca van a lograr avanzar.
En estos años de kirchnerismo se ha dejado sin futuro a una generación.
Saludos.

Marcelo de Salta
14 de Febrero de 2014

Adri de Mardel, si relees mis palabras notarás que no discientes conmigo.
Yo apuunté a dos cosas:
1) Que el problema no es únicamente de la falla del sistema educativo y del presupuesto destinado para éste sumándose a la lista de las malas políticas.
Sino que también el problema está en que el gobierno se encargó de impedir la generación de empleo desvirtuando la maquinaria genedora y de inversión a tales fines. Esto impacta en los recién egresados que se sienten demotivados al estudiar algo y no poder ejercerlo.

No he dicho que estoy en contra del rico que se hace rico, más aún... no es estoy en contra del rico que trata de generar cadena de valor y motor de empleo.

2) Definir realmente quien es ni ni. ¿Se debe llamar ni-ni al joven que se levanta recorriendo a pie lugares en busca de trabajo pero ha estudiado y preparado? Es decir saber diferenciar el ni-ni que en verdad no levanta el culo de aquella persona que por dificultades que este gobierno se encargó de crear lleva a que sea mal llamado ni-ni porque no consigue un buen empleo y no estudia porque ya pasó por su formación profesional.
Como he dicho: el mayor ni-ni es el estado. Porque ni hizo nada ni va a hacer nada.

Saludos,

maría
14 de Febrero de 2014

Conocí un joven hace 4 o 5 años que recibía una beca de $ 50 y concurría a una escuela nocturna para terminar el secundario, aparte este chico trabajaba, Creo que los jóvenes deben aprovechar esta oportunidad, no se debe meter a todos en la misma bolsa. Hay que tener presente que familias humildes quieren que sus hijos estudien para que tengan una vida mejor que sus padres.

juan carlos antico
14 de Febrero de 2014

El gasto publico se puede reducir aca y en cualquier lugar del mundo cuando se lo hace con criterio racional. Cuando se lo hace indiscriminadamente y solo con la finalidad de captar votos por cifras miserable como los 20 $ por dia del plan "progresar" es una burla a los beneficiados y un gasto para todos los argentinos que ven como se malgasta la guita en cosas intrascendentes, como si esto solucionara el problema de los ni-ni creados por este sistema perverso y por sobre todas las cosas corrupto. El populismo es una de las tantas formas de ineficiencia cuando se lo disfraza de inclusion, pero solo tiene como objetivo el voto cautivo del que cambia la comida de cada dia por el voto, el aplauso o la comparsa.

Adri de Mardel
14 de Febrero de 2014

MARCELO: Alguien que ha estudiado y no tiene trabajo no es ni-ni, pertenece a la Población Económicamente Activa (PEA), que la componen quienes tienen empleo y quienes buscan.
Los ni-ni no hacen nada, insisto con mi primer comentario: no estudia quien no quiere, todo es gratis, hay que sentarse en una biblioteca y obtener todo la información o solicitar una beca, pero no estoy de acuerdo con el insentivo monetario.
Si comparto que falta motivación, ejemplos, reglas claras y posibilidades de progreso.
Saludos

Marcelo de Salta
14 de Febrero de 2014

Adri, por acá si preguntas a cualquiera si trabajas ya te tildan de un vago sin importar si está o no en la búsqueda de un trabajo. Luego no les interesa si estudiaste o no. Inmediamente les cae en la bolsa de ni-ni.
Bien dices que se "computa" (o debería) como PEA. Pero siendo sinceros, ¿Cuántas personas piensan en eso? Es más fácil caer en simplismo y asumir justamente lo que expongo.

Yo no tengo una postura totalmente definida sobre si la educación terciaria deba o no ser gratuita. A mi parecer encuentro motivos para que pueda funcionar plenamiente tanto lo público como privado sin demeriento de una por la otra.
Respecto a los planes, tengo la postura de que en principio pueden funcionar pero con un claro mensaje de que es sólo una medida temporal a corto plazo y que se le va a ir mermando gradual y progresivamente. Claro está, no se entregando a como lo lleva esta loca. Sino de forma directa, y para la gente que en verdad lo necesita previo estudio de CASO x CASO.
Lo de incentivar monetariamente no sabría decirlo. No he visto el programa progresar; aunque lo que se dijo a finales del año sobre la posibilidad de ofrecer una "beca" para aquellos estudiantes universitarios muy próximos a egresar o recién egresados no me parece una mala idea. Aunque bien que se debería hilar fino sobre las formas en como se pretende llevar semejante idea.

Uno de los problemas que tiene este desgobierno es que pintan una idea que pareciera en principio no ser algo malo, son sus formas y los entramados ocultos lo que distorsiona.
La realidad económica que vivimos me hace dudar de la viabilidad del plan, lo principal a tener en cuenta ¿De donde sale ese dinero? ¿ANSES?

Bien que le hace falta recordar a lao loca las palabras de Rogers.

Saludos,

Ana
14 de Febrero de 2014

Estos jóvenes de 18 a 24 años tenían entre 8 y 14 años cuando comenzó la década ganada según el gobierno . En diez años no hicieron nada por estos niños y ahora que están por terminar con el mandato quieren recuperar el tiempo que más que una década ganada es una década desperdiciada.Ni se acordaron de la educación,pero sì del fútbol para todos ,y de otros planes en los cuales dilapidaron mucho dinero que la mayor parte fueron para su bolsillo. Es tanto la corrupción que han instalado en el país que no tiene precedente, la misma ha permitido que desde el presidente hasta toda la cópula del poder hayan robado a diestra y siniestra, con tal desparpajo que no tienen conciencia del daño que han ocasionado al paìs y a estos chicos les dan escasos $ 600 para que estudien y siguen alimentando la vagancia y el manejo inescrupuloso de los fondos pùblicos y a nuestros viejos que han aportado toda su vida les dan un sueldo de hambre y saquean sus arcas para utilizarlas en planes que no corresponde en vez de darle el 82 % móvil y la presidenta anuncia un aumento de 200 pesos como una gran noticia que ya estaba determinado por ley dárselos. Realmente en què planeta vive, en que paìs, pobre mujer y pobres argentinos que tienen que soportarla, realmente es un país de gente muy buena , en cualquier momento van a reaccionar espero que no sea demasiado tarde.POBRE PATRIA MIA. en què manos hemos caìdo

fedetincho
15 de Febrero de 2014

Ilya Kotov, muy buena nota. Ya pongo el enlace en mi bitácora, http://fmmeducacion.com.ar en la nota sobre la Generación Ni-ni.

Adri de Mardel
15 de Febrero de 2014

Marcelo:
Vos estudiaste y el gobierno no le dio nada a tus padres, yo estudie y trabajé a la vez.
¿Cuantos hacen el secundario en escuelas privadas y después pasan a la Universidad pública?. Entonces, pagar algo pueden.
Estudiantes crónicos hay miles y eso no es justo, como tampoco me parece justo que vengan a estudiar, gratuitamente, de países limítrofes cuando tienen una economía más sólida que la nuestra.
López Murphy, cuando era Ministro de Economía, tiro una idea similar, duró 15 días en el cargo, tuvo una gran movilización estudiantil y no estaba tan errado.
Hay un gran negocio en los Centros de Estudiantes, manejan las fotocopias y mueven millones, sin control, sin rendir cuentas.
El dinero para Progresar sale del Tesoro, al ANSES lo vaciaron.
Sí apoyo el sistema de becas para quien no tiene forma de solventar sus estudios, acá en Económicas, en MdP, te daban todas las fotocopias por un año a cambio de trabajar 2 hs. en el centro de impresiones. supongo que mantendrán esa forma hoy.

Me gustaría saber que piensa el autor de esta nota al respecto de la gratuidad o no universitaria.

Saludos

goyolin
15 de Febrero de 2014

La distorción salarial es un error fundamental. El principiante universitario debería ganar lo que un barrendero o albañil de primer escalafón gana!. Que sea gratis el estudio terciario para aquel que no tiene recursos, el que pueda, que page las matrículas y algo mas tambien, pero que se vean los resultados de lo que los estudiantes pagan. No que terminen en no se cual administración.

sebastian
17 de Febrero de 2014

con 600p te compras media tiza y ahi arrancas con el prospero negocio de la venta de merca que es lo que mas guita deja

 

Seguinos también en