27/05/2015 | Cultura


“Nos están deseducando groseramente y nadie dice nada”

ENTREVISTA AL NOVELISTA Y PENSADOR ENRIQUE MEDINA

“Nos están deseducando groseramente y nadie dice nada”

Enrique Medina nació en Buenos Aires en 1937. Su primera novela Las Tumbas marcó un antes y un después en la literatura argentina. Su obra fue censurada por distintos gobiernos. Su pluma sigue vigente y su lengua no calla sus verdades.

- Las Tumbas fue exorcizar su infancia, contar su historia y sus vivencias en el reformatorio ¿qué cree que le impactó al lector de su obra?

- Luego de que uno intentó expresarse en la pintura, después en el teatro, el cine y la televisión, y no logró hacerlo, ya llegando a los 30 años, comienza a desesperarse por el paso del tiempo y la urgencia por hacer una obra. Así que recurrí a la amante a la que durante toda la vida le había sido algo infiel pero nunca había dejado: la literatura. La ventaja que tiene es que sólo hay que tener algo que decir, y decirlo. En las disciplinas previas se necesitaba trabajar en equipo y eso dificulta pronunciarse libremente.

 Contaba con una gran ventaja. Había leído mucho. Toda la literatura argentina y lo fundamental de la extranjera. Subía al ring conociendo las reglas. Juvenilia, de Cané (muchachos pupilos en un centro estudiantil), El sendero de los nidos de araña (visión de la guerra a través de los ojos de un niño) de Calvino y  un librito de Alvaro Yunque: Barcos de papel (historias de chicos de barrio),  me dejaron en claro que podía hacer lo mismo, contar historias, muy diferentes, de chicos, narradas por chicos marginales en ambientes hasta entonces ignorados o descartados. Desde esa instancia nació Las Tumbas, que al mismo tiempo, fue, de alguna manera, exorcizar mi bella infancia.

En cuanto al impacto debo decir que tuve en claro que debía hacer mi obra con los desechos del lenguaje que la academia había colocado en el índex. Me venían al pelo para  la historia. El lenguaje, el desparpajo narrativo, y fundamentalmente, el decorado, original hasta entonces (y le diría que hasta hoy) hicieron que la novela no pasara desapercibida.

- En ese tiempo sufrió diversas  censuras con obras como Solo ángeles, El Duke, Las muecas del miedo. ¿Qué recuerda de ese momento?

- Recuerdo pequeñas anécdotas jocosas. Cuando concurrí a la central de policía para averiguar el porqué de la prohibición de Sólo Ángeles, me encontré a los abrazos con amigos de las tumbas, que se habían hecho policías. Me presentaron al director de moralidad. Me trató con suma caballerosidad hasta que llegamos al punto de interés, donde él golpeó el librito sobre la mesa y me dijo: ¡Medina, sabemos de qué estamos hablando!, y ahí sentí que se me arrugaban los huesos, porque el buen señor tenía sus razones. Pero salí gallardamente del paso. El juicio se ganó, pero  la novelita siguieron secuestrándola de los kioscos porque la policía, que la secuestraba, argumentaba que quien había sido  absuelto era el escritor, pero no la novela.

El Duke fue una novela que intentó ser la primera de una nueva editorial (Eskol) de Manuel Quiñoy. Era el año 76. Publiqué 3 libros al mismo tiempo, El Duke, Strip-Tease, y Pelusa rumbo al sol,  una obrita de teatro infantil que los libreros devolvían porque argumentaban que estaba prohibido el escritor, y cualquier librito del susodicho era pasible de una multa peligrosa. Así desaparecí del mercado del libro.

Strip-Tease era mi novela más enferma, más loca y más delirante. Le cabía la guillotina bien aceitada. Se prohibió sin contratiempos. Pese a que Bioy Casares, quien había firmando una circular en mi defensa cuando se prohibió Sólo Ángeles, me ofreció hacer trámites en el gobierno para averiguar motivaciones y ver si de alguna manera yo podía zafar sin quedar muy lesionado. Preferí no rebajarme ante el poder. El tiempo, Dios que todo lo puede, siempre pone las cosas en su lugar. La novela anticipaba lo que se venía, mis personajes que vivían en sótanos de los aciagos teatritos, cuando salían a las calles caminaban sobre cadáveres.

- Las Hienas es uno de los primeros libros que habla de forma directa de la situación que vivió el país en época de dictadura. ¿En algún momento pensó que podrían chuparlo por el contenido? ¿Cómo fue el proceso de escritura?

- En ningún momento pensé eso. Era un escritor, lo soy, comprometido con la literatura y conmigo mismo. Siempre fui independiente y nunca estuve en ninguna secta secreta. Y menos contra mi país.

Se publicó en el 75 y es el primero en narrar sobre la represión. Se anticipa. Habla de la antesala del infierno y prefigura lo que se avecinaba. Es un libro que quiero mucho. Había publicado Transparente en  Sudamericana, y Enrique Pezzoni, el director de publicaciones, me pidió algo porque se vendía muy bien. Debíamos reunirnos por la tarde. Recogí cuentos que tenía hechos y publicados en revistas y armé un volumen sin título. Vi que faltaba un relato que hiciera de caballo cadenero, un relato de peso, el corpus del libro. Me senté y en el tiempo que se usa para leerlo escribí Las Hienas. Llegué a tiempo a la cita. El clima político estaba espeso, creí que la editorial pondría peros al relato y pediría que lo quitara o lo suavizara. No fue así y se publicó con éxito. El diario La Opinión, en la crítica habló maravillas del libro diciendo que el protagonista era un parapolicial oficial, es decir del gobierno. Y me fui a pasear al  interior por unos meses porque levantar el tubo del teléfono y escuchar cosas feas me ponía mal. Se consideró venta restringida y exhibición limitada, pero en lo práctico y real se prohibió luego de algunas ediciones.

- La novela Con el trapo en la boca es una mirada de la juventud  con todas sus dudas, conflictos y miedos. ¿Cree que cambio algo de aquella adolescencia al día de hoy?

- Escrita bajo el período militar, es un retrato de los jóvenes de ese tiempo. A través de la protagonista, clase media acomodada y rebelde, intenté un testimonio que pasados los años me deja satisfecho. Fue el comienzo de la descomposición social que vive la juventud hoy. Acompañada por todo un mundo envilecido hasta el caracú. En aquel tiempo había esperanzas, hoy ya no lo creo. La ventaja de escribir para uno conlleva la satisfacción de que uno lee su libro-diario y computa aciertos y errores, aprende. La juventud había empezado a deslizarse por el tobogán de la humillación y la ignominia. Recién estaba subiendo la escalera del tobogán. Hoy está cayendo en picada cual kamikazes. La bohemia descontrolada, el afán por el alcohol y la promiscuidad sexual, era un pasatiempo, un copiar a los rebeldes de otros países. Se intensificaba la locura esperando que llegara la detención del mundo y todo volviera a empezar, un pasatiempo casi necesario para no perecer y mantenerse vivo con la idea de reflotar el espíritu de país una vez que sonara la campana avisando que el recreo había terminado. Hoy, todo eso más los tatuajes, los aritos, la estupidez como característica, el bobaje galopante, la mafia fútbolera, la infamia política, la salvación por el juego, la obsesión bobina por esos aparatitos que nos ayudan a cruzar la calle sin que nos pise un auto porque Dios existe aunque haya dejado de ser argentino, la delincuencia piraña, los barrios tomados, el incremento de las villas miserias, y la droga que maneja todo gracias a la falta de ejército y de no cuidar las fronteras y permitir el lavado de dinero mal habido, hacen que la caída sea sin regreso.

- Según entiendo ¿estamos peor como país?

- Este país se terminó, así de simple. Aparentemente Colombia pudo recuperarse, eso parece. En cambio México va camino del desastre. Y  nosotros vamos detrás muy contentos, cantando que crecemos y tenemos patria, cuando en verdad pareciera que volvemos a la época de las cavernas. Si me permito utilizar el concepto básico de Baudelaire: la patria es la infancia, creo que este país dejó de ser mi patria. Este despropósito que vivimos hacia el apocalípsis es lo que cuento en mis últimos libros a partir de El Fiera, y muy especialmente en Los Hámsteres, que se está distribuyendo en librerías en estos momentos. En el capítulo El Presidento-Trava, el periodista y los jubilados, aprovecho a hacerle un homenaje a mi Strip-Tease, casi como una despedida a un tiempo que fue de oro, y a mí, los malos consejos, me hicieron creer de chatarra.

- Retomo su frase la descomposición social que vive la juventud y le pregunto ¿Qué opinión le merecen programas como Gran Hermano? ¿Por qué cree que el público los consume?

- No puedo opinar sobre algo que desconozco. Sé algo de oído. No me interesa. Es más de nuestra decadencia. Recontradrogado de imbecilismo el público consume lo que le den. La mayoría de la gente no tiene mucha conciencia de las cosas, quizás poco y nada, salvo fútbol, distracciones parecidas, y mucho alcohol. Estamos viviendo el pan y circo de los antiguos romanos. El genocidio con los jubilados y con la niñez envuelta en dosis de paco a nadie le importa. No hay metas. Deambulamos sin rumbo, dominados por la corrupción desmedida, traficantes de drogas, la trata de blancas, negras y travestis y todas las porquerías que se inventen. Nos están deseducando groseramente y nadie dice nada. Es pavoroso el bajo nivel dirigencial de lo que en otro tiempo se denominaba las fuerzas vivas. La mediocridad promedio del argentino es alarmante y empeora.

Se entiende: los vivos hacen su negocio; lo calamitoso es que hay gente, mucha, que aplaude.

- Desde su rol de periodista ¿Cuál es su visión sobre los negocios de poder donde se ven involucrados los comunicadores? ¿Cómo ve hoy en día el periodismo?

- Es afrentoso ver periodistas que de un día para el otro cambian su discurso con una facilidad y caradurez que asombra. Creo que son infiltrados de los poderes foráneos que trabajan para destruirnos y enarbolar otra bandera en lugar de la celeste y blanca del general Belgrano. Saben que todo se viene abajo. Suman dólares para rajarse cuando sea necesario. Hay periodistas muy “prestigiosos” que han sugerido regalarles la Patagonia a los chilenos. Bueno, según he escuchado dentro de las cláusulas secretas con los chinos, figura una en la cual la primera tanda de los que vendrán a trabajar a la Patagonia es de veinticinco millones de chinos. Ahora sí, se entiende, el porqué se les permitirá tener sus propias leyes. Luego se les permitirá imprimir sus propios patagones, y por fin su propia bandera

- Volviendo al terreno literario. Si un nuevo lector entrara a una librería buscando una novela suya, ¿Cuál le recomendaría y por qué?

- Hoy estoy fuera del mercado. Los principales medios literarios que manejan este negocio, me ignoran, a sabiendas, o sanamente porque no saben ni jota de mí. Strip-Tease es una novela que nunca quise reeditar, a pesar de que muchas editoriales me lo pedían. Fue Diego Kenis quien me insistió para volverla a publicar luego de haberla descubierto en la antigua biblioteca de su tío. En agradecimiento le pedí un prólogo. Lo mismo ocurrió con Marcelo Ibarra Farías que casi por obligación tuvo que leer La Yegua sin saber quién la había escrito. A pesar de toda la contra con la que uno lucha hasta el final de sus días, de tanto en tanto me siento gratificado, casi como si recibiera un título universitario, que siempre lamenté no tener. Estos jóvenes, periodistas y escritores ambos, creo que manifiestan la vigencia de mi literatura que yo no podría concentrar señalando un libro. Mis 30 libros, novelas, ensayos, relatos, teatro infantil, poesía, son mi columna vertebral, estarán unidos hasta cuando me acueste en el cajón. No hay uno que prefiera más que otro. Puede que sí, ciertas páginas. En todos estoy, o mirando por la ventana o arreglando una filtración en el techo, cuestionando y erigiendo mi torrecita de Babel. Quizás hoy, me animaría a recomendar mi libro de poesía Ocre Urbano. O Los Hámsteres. O El Jardín de Anías, novela de terror que me gusta mucho y creo que está bien escrita.

- ¿Cómo ve hoy en día el desarrollo literario en nuestro país? ¿Qué autores recomienda?

- Muy bueno. Hay una gran cantidad de escritores que  no se dejan atropellar por la desorganización del país y contra viento y marea hacen lo suyo con seriedad y brillantez. Lo mismo en otros espacios y disciplinas. A pesar de mi pesimismo reconozco que hay luchadores admirables que hacen lo imposible para que todos recuperemos nuestra dignidad. Hay de todo, bueno, mejor y excelente. Algunos consiguen editoriales y viajan en trasatlánticos y otros deben navegar en canoa y sin remos ni editores, o pagarse ellos la edición. Son lo mejor que le queda al país para soñar un recupero. Si algo puede salvarnos, o al menos redimirnos, será nuestro arte.

De entre muchos puedo mencionar a Alejandra Tenaglia (curiosamente el argumento de su novela a publicar si convence al editor, habla de una mujer que vuelve a su pueblo a vengarse de quien la violó en la infancia, algo que en estos días la crónica cuenta sobre varios casos), Diego y Marcelo, ya están mencionados; Alfredo Vento vive en Europa pero piensa en argentino y reunió su poesía de años en un tomo lúcido; Carlos Crosa, sigue escribiendo y publicando con la decisión de un santo a pesar de que el mercado se muestra esquivo; Ignacio Camdessus publicó su muy buena primera novela Circunualación; Facundo Soto, Federico Racca con su novela Chango, en la que se cuestiona a un intocable de nuestro folclore; Ramón Minieri, representando nuestro sur; Lucas Gómez Cano, con una excelente novela policial La mirada del Hampón; Javier Ragau con El ataque de los moscovitas; Susana Aguirre y sus libros sobre el tango; Leandro Alva y su libro de poesía Tundra. Y así podría seguir enumerando.

- ¿Qué autor contemporáneo puede recomendar? ¿Por qué?

- Louis-Ferdinand Céline. Además de ser contemporáneo como nadie, cambió la novelística del siglo XX y lo sigue haciendo en nuestros días: publicó Viaje al Fin de la Noche en 1932. Toda la generación beat norteamericana y la novelística europea le deben a él haber descubierto un nuevo rumbo a la narrativa cuando ésta caminaba sobre un oxidado alambre de púas. Escritores como Miller, Kerouac, y hasta Bukowski lo han reconocido como el number one. Leerlo significó descubrir mi camino. Céline es como Gardel, cada día escribe mejor. Todo cierra, como este reportaje. Muchas gracias

* Producción periodística: Néstor Genta.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

DIEGO
27 de Mayo de 2015

avisen a ENRIQUE MEDINA . QUE HUGO MARIETAN ESCRIBE EN TERCERA PERSONA CASI IDENTICO A LOS ESCRITOS DE MEDINA !

DIEGO GOMEZ
DNI 18169393

GRR
27 de Mayo de 2015

Muy buena descripción de la realidad argentina. No se necesitan más comentarios.

Hector
27 de Mayo de 2015

Pero en el tintero le quedaron los ataques que sufrimos por parte de los subversivos que vinieron a destruir nuestra Nacion con un mensaje de sangre y violencia. Supongo que es un olvido involuntario.Quizas aun tiene tiempo para corregir esto .

freiheit
27 de Mayo de 2015

este es el plan de la puta sionista para destruir el pais, destruyendo los valores y la educación, metiendo valores falsos a traves de la TV y otros medios.
Asi se destruye la sociedad y por ende el pais, LO QUE ANTES ERA MALO AHORA ES ACEPTABLE, asi tenemos parejas infieles que termiman que homicidio, niños violados por padastros,tios,primos,etc. no hay respeto ni codigos ni nada. los traba, los homosexuales parecen casi niños de jardin, los politicos se cagan todos los dias en nosotros y la gente esta como anestesiada y acepta TODO, el o la que se saca la ropa por Tv, las putas y gatos hoy llamadas modelos,conductoras etc, esta bien la prostitución, la pedofilia, la infidelidad, hacer vida de soltero cuando se está en pareja, acostarse con el primero que se cruce, drogarse, desatender a los hijos, no predicar con el ejemplo, ser mafioso, rufian o delicuente es casi un halago, los presos son reinvindicados, repetir grados o años algo comun, abusos en los colegios una constante, dejar a los adolescentes sin proteccion asi hay un tendal de desaparecidos y muertos todos los dias, manejar borracho/drogado, correr picadas, matar o asesinar hoy es casi como respirar.
lo peor que que hay generaciones que no SABEN QUE EXISTIÓ OTRO PAIS, uno donde podias salir a la vereda, donde nadie te mataba por nada, donde habia respeto, familia y hogar, donde la escuela era un valuarte importante, donde las fiesta patrias era conmemorativas y no el mamaracho populista y mediocre que pagamos entre todos, donde la gente era responsable, donde los niños podian jugar en la calle y siempre estaban de vuelta, donde los adolescente podian salir a divertirse sin tanto alcohol ni drogas.
Los ultimos gobierno solo han tenido un OBJETICO DESTRUIR EL PAIS, Y LO ESTAN LOGRANDO

hugo
28 de Mayo de 2015

Tiene una visión escéptica de la realidad actual y quizás no le falte razón, pero también por momentos se guía por conceptos maniqueos que no se ajustan a la realidad. Y me remito a cuando se refiere a la juventud, a la cual le achaca todos los defectos posibles y se olvida que la gran mayoría de los jóvenes luchan en condiciones muy adversas, mucho más de las que quizás tuviera que enfrentar él en su época, para sobrevivir y superarse. Generaliza en los jóvenes sobre la promiscuidad, las adicciones como el alcoholismo o el consumo de sustancias psicoactivas, y les endilga una actitud alejada de todo compromiso personal y social. Sin embargo la realidad nos demuestra exactamente lo contrario. Pese a la explotación laboral a la que se ve sometida, con trabajos precarios, con imposibilidad de recabar asistencia médica de calidad, con un sistema de educación pública cada vez más deficitario en infraestructura como en calidad de enseñanza y ni hablar de las posibilidades de acceder a vivienda digna, no ya siquiera propia, pese a todo ello vemos una juventud que lucha y se esmera por superarse en una sociedad que le es hostil. Y muy hostil. Porque digamos las cosas como son: en la Argentina ser joven es un delito. Todo joven es un criminal hasta que se demuestre lo contrario. Y lo real, lo cierto, es que lo que está podrido en la Argentina es el mundo de los adultos: Son los adultos los que han impuesto el sistema de primero yo, después yo y por último yo, donde todo vale para obtener el propio beneficio. No son los jóvenes los que impusieron esta sociedad no solidaria, ni los que obtienen grandes dividendos económicos con la trata, el narcotráfico o la corrupción. Ni siquiera son los que salen a delinquir "de caño" por propia iniciativa, ya que tras ellos siempre hay o punteros políticos o policías que los hacen "trabajar" para ellos o, si se niegan, mueren, como le pasó al chico Arruga. Yo lo que veo son un gran sector de jóvenes arrastrados a la pobreza y la marginalidad sin esperanzas, gracias a políticas destinadas a beneficiar a unos pocos, que acaparan en sus manos todas las riquezas que la sociedad produce, jóvenes marginales que son "carne de cañón" para beneficio de aquellos que se llenan la boca denostándolos. Y por otro lado veo una juventud dispuesta a dejar sus comodidades y hasta sus conveniencias personales para luchar por la igualdad y la justicia para todos. Y en nuestro país tenemos ejemplos muy cercanos de alguno que dio la vida acompañando a aquellos que reclamaban contra el trabajo precario y por su respeto como personas y trabajadores. Claro que este justo reclamo ponía en riesgo los buenos "negocios" de empresarios, gremialistas y funcionarios gubernamentales, y por eso fue respondido con "patotas" y balas ante la pasividad policial.
Por ello, si bien lo entiendo a Medina no puedo compartir en absoluto sus conceptos sobre la juventud. Sí concuerdo con la degradación y el imbecilismo que están corrompiendo el tejido social y nos ha de llevar inexorablemente a la desaparición como Nación. Pero no es casual ni por un sino del destino, hay responsables que obtienen gran lucro con esto. Y esto solo podrá ser modificado, precisamente, por esa juventud junto a los sojuzgados, la clase trabajadora.

juan carlos
28 de Mayo de 2015

HUGO: POR LO VISTO NO CONOCES LA HISTORIA DE ENRIQUE MEDIANA. LAS TUMBAS ES UNA BIOGRAFIA.

Elgo
28 de Mayo de 2015

Yo leí hace muchos años Las Tumbas y sé que es autobiográfico y sin embargo concuerdo con Hugo.

Pan de Campo
28 de Mayo de 2015

Lo tragico es que los chicos pasan de grado sin entender lo que leen. Falla el sistema de enseñanza, y fallan en dar mas dias de clase. Con tantas huelgas, paros, exigencias de mejores sueldos, sin exigir a cambio de mejores sueldos, examenes de calificacion de cada maestro sobre su actual estado de eficiencia para la educacion. Y que es lo que se enseña hoy?
Muchos jovenes no saben como se canta el himno nacional, que no es al compaz de la cumbia ni al compaz del ritmo de tango. No saben quienes fueron los proceres que fundaron este pais pero si saben de chavez, del che, del procer kirchner,y de fidel.
Saben de los fondos buitres, del no pago a repsol,no a los buitres,no a YPF, porque todo es ilegal y asi se defiende a la patria?¿. Odian a los neoliberales, sin saber a ciencia cierta que quiere decir. Odian a los EE. uu, sin saber que vivimos debiendoles plata, nos guste ese tema o no. Odian al FMI que son otros garcas, a los que les venimos a pedir plata para poder funcionar. Es decir, la enseñanza que se imparte a los niños de hoy es antipatria, antidemocratica, y solo conduce al odio, a la division, alenojo entre familias,al desconcierto y a la desorientacion.
Muchos desconocen a Sarmiento y al mismisimo San Martin.
De la lectura ni hablemos, no entienden lo que leen y de matematicas? mejor que pasen asi no sepan ni la tabla del 6, de lo contrario las maestras corren el riesgo de que vengan algunos padres a aporrearlas y tirarles un par de puños o arrancaarles los pelos. Asi que todo el mundo a pasar de grado, y a no calentarse por nada. Que pasadas las horas de reglamento cada cual se va a su casa y sanseacabo.
No todos los maestros piensan igual.
Por eso, el drama de la enseñanza de nuestros colegios y escuelas de hoy, viene encerrado en el puño ,en el alma y en la conciencia de cada maestro.

Madre y Esposa
30 de Mayo de 2015

Chicos, las escuelas publicas deberían ser cerradas de una vez por todas y se debería permitir mas incentivo a los establecimientos privados. La situación de la educacion de las escuelas publicas, una autentica verguenza, no parece incomodar en absoluto a nuestras autoridades educativas ni, mucho menos, a los Kirchner. Lo unico que podría hacerles plantearse que quizá estén fracasando en sus objetivos seria que nuestros hijos no estubieran lo suficientemente sencibilizados con la agenda politica del zurdo socialismo. Nuestros (en verdad quiero decir los suyos) chicos andarán mal en matematicas, pero, afortunadamente, nuestros estudiantes saben de sobra todo lo relasionado con los militares y los desaparecidos, las madres de plaza de mayo, que el cambio climatico esta causado por la avaricia de las sociedades capitalistas, que los que tienen plata es porque roban a los pobres, que la identidad sexual es algo que se elige después de probar varias (si no todas) las posibilidades y que el zurdo socialismo es bueno porque busca la igualdad y la “redistribucion”. Saludos, Madre y Esposa.

Pan de Campo
31 de Mayo de 2015

No todo el mundo puede pagar las cuotas del colegio privado. Hay colegios publicos muy buenos, y maestros muy buenos. Dependen de los barrios y los maestros
Mi educacion primaria ha sido de un colegio publico. Y en mi epoca habia muy buenos maestros, que me enseñaron a escribir y redactar. Estubieron= se dice estuvieron
-Sencibilizados= se escribe sensibilizados
relasionado= se pone relacionado.
Si Ud. maneja otro idioma, esta perdonada, darling
Con el resto de su nota estoy de comun acuerdo.
vale

 

Seguinos también en