11/10/2017 | Actualidad


Copa en alto y volver a empezar

LO QUE RESTA ANTES DEL MUNDIAL

Copa en alto y volver a empezar

Y ahora, cuando el papelón se diluyó entre los densos nubarrones de las amenazas y Lionel Messi supo callar hasta a sus más venenosos detractores; ahora, con el cupo del Mundial asegurado y cuando la ocasión invita al brindis, ahora mismo se presenta la invalorable oportunidad de desandar el camino y sacar las conclusiones que urgen.

Y las conclusiones, las que urgen, dejan escaso margen para la mirada indulgente.

Esta travesía, la de las eliminatorias, empezó muy mal, siguió muy mal y estuvo a 90 minutos de rubricar a tono con el tobogán: en clave de catástrofe.

Tres conductores de la AFA, otros tres directores técnicos, cientos de jugadores y un desbande expresado en la cancha en un equipo que jamás consolidó algo parecido a un estilo.

Es que por más que 18 partidos sean suficientes para poner a cada quien en su lugar y se supone que Argentina debe de estar entre los cuatro primeros llueva o truene, no hay en Sudamérica rivales de la pasmosa blandura que abundan en Europa, por ejemplo.

No hay por acá caramelitos del tipo de San Marino, Andorra, Moldavia, Kosovo, Gibraltar, sigan las firmas.

De ahí que el corso a contramano que resultó la Selección tuvo el alto costo infligido por oponentes que con virtudes y defectos no dejaron de dar el mínimo esperable de un aspirante al Mundial, incluso Venezuela (al que no se venció ni allá ni acá), incluso Bolivia.

¿Era indispensable que Argentina quedara afuera del Mundial para asumir el baño de humildad?

No, no era indispensable, en todo caso indispensable fue el castigo de haber llegado al último partido sin garantías ni sosiego.

Se supone que el baño de humildad ya es un hecho consumado que recorre el entendimiento y el magullado ego de dirigentes y jugadores, por qué no de la comunidad futbolera siempre al borde del caricaturesco sobreentendido de que Dios y el fútbol son argentinos.

En fin, hoy amanecimos con una Selección en el Mundial pero nada más lejos que disponer de una gran Selección para el Mundial.

Parece un juego de palabras, pero en rigor no es un juego de palabras.

Por lo menos hasta nuevo aviso, Argentina tiene un entrenador que no llegó hace tanto y adeuda perfilar su idea con nitidez, un funcionamiento de equipo en pañales, o ni siquiera, más un nombre propio, el de Messi, que bien puede ser un universo en sí mismo o una estrella solitaria, mustia, enferma de opacidad.

El viceversa “Messi + equipo” es una materia pendiente e inmune a la clasificación al Mundial 2018.

Por lo contrario, será una materia cada vez más necesaria y más poblada de dificultades.

El sentido común pide a los gritos una renovación del plantel y del fuego bautismal de un grupo de futblistas que llegó al partido de anoche con inquietantes síntomas de vejez en el alma.

Aventurero como es, Sampaoli deberá arriesgarse a meter mano a fondo y en el riesgo mismo anidará la recompensa.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

goyolin
12 de Octubre de 2017

Todos los DT, son y serán Títeres en la Selección. asi lo quiso Grondona, asi lo cumplen todos los mafiosos que le siguen en el cargo.

El nudo de la questión es que la Selección se compone a 2capricho y puja" de los DUEÑOS de los jugadores.

Estos Manager componen el cuadro de Selección, que el DT de turno se las arrgle.

Lo único bueno de Sampaoli, hasta ahora, es haberse impuesto para que lo quiten al Higuaín.
Ahora a ver si este DT logra armar un "equipo" para llegar a superar los cuarto de final.
No me interesa que Sampaoli, ponga "su" estilo a la Selección, sinó que logre un "equipo", porque individualidades tenemos de sobra, lo que falta es que armonicen en un conjunto.

pan de campo
12 de Octubre de 2017

Ganamos...eso esta bien. Pero ha sido gracias a Messi, que sabe ser humilde, pase lo que pase. Sin embargo tengo una observacion que hacer de como somos nosotros los argentos. Combato la discriminacion desde todo punto de vista, y no me aguanto las observaciones o dichos raciales. El joven mobilero argentino que preguntaba y daba sus rondas al publico ecuatoriano, antes del partido,en Guayaquil, Ecuador, solo le falto preguntar si quieren mas a papa o a mama.
Entre losmuchos encuestados, y el gran aprecioyhospitalidad que demostro tener el pueblo de Ecuador hacia sus visitantes argentinos, y el amor y fanatismopor Messi, todo anduvo bien.
Menos un encuestado, un niñito simpatico, rubiecito, que tambien daba su opinion futbolera. El mobilero, del cual no se su nombre, le pregunto de donde era, a lo que el niño respondio ---Soy Ecuatoriano. El mobilero lo miro y le dijo----`` no pareces ecuatoriano.``
Esa observacion fue un insulto subliminal, que asumia de por si que para ser de este pais, si eres blanquito, podes no ser ecuatoriano. Implica que cosa? que somos todos indigenas los que no somos claritos , y tenemos piel morena, y usamos algun sombrero? Ojo con las observaciones que se escapan de uno, demostrando poco tacto, poca educacion.
Por lo menos aparentemos ser mas integradores , menos racistas, que despues de todo debemos integrarnos a la gran familia sudamericana, para dejar de ser odiados y discriminados a la vez por lo tacito dela forma de ser y seleccionar a los demas. Asi somos muchos argentos...o no?
Si van a Rusia, acepten a todo aquel que sea humano, camine como humano y sea de la raza humana

 

Seguinos también en