10/08/2009 | Actualidad


LOS FISIÓCRATAS DESENFRENADOS

LOS RURALISTAS Y SUS CONTRADICCIONES

LOS FISIÓCRATAS DESENFRENADOS

LOS FISIÓCRATAS DESENFRENADOS  P

    La fisiocracia es una escuela del pensamiento económico del siglo XVIII nacida en Francia y cuyos fundadores fueron Francois Quesnay y Anne Robert Jacques Turgot. Sostenía la existencia de una ley natural y que para el buen funcionamiento del sistema económico era imprescindible la ausencia de la intervención del gobierno. Su paradigma puede sintetizarse en el axioma “dejar hacer, dejar pasar”. Sostenían que la única actividad generadora de riqueza era la agricultura.
    Hugo Biolcati es un advenedizo en ese mundo aristocrático que mezcla el perfume francés con el olor a bosta. Como todo llegado desde afuera, sobreactúa su papel. En la inauguración de la 123º Exposición de la Rural, su discurso acudió en 51 oportunidades a la palabra Patria. Un exceso que trata de tapar en la reiteración, que ese concepto se olvidó en múltiples ocasiones. En la década del treinta, antes la crisis mundial, hablaron por la boca del vicepresidente de la Nación Julio Argentino Roca (h) arrodillándose para firmar el Pacto que lleva su nombre y el del encargado de negocios británicos Walter Runciman. No titubeó en afirmar entonces, que “la Argentina formaba parte virtual del Imperio Británico”. Inglaterra había amenazado dejar de comprar carne a nuestro país y privilegiar a Canadá, Australia y Nueva Zelanda. El padre de ese vicepresidente, fue dos veces presidente del país y realizó la mal llamada “ Conquista del Desierto” que lleva como título lo que quedó después de la expedición exterminadora.
    La Argentina del Centenario, que añora Biolcati (“Cuando el campo dice patria piensa con nostalgia en aquél magnífico granero del mundo capaz de alimentar a la humanidad entera, hoy convertido en presa de la voracidad fiscal y la falta de políticas adecuadas”), se fundó sobre dos genocidios: el paraguayo de la Guerra de La Triple Alianza, el de los indios y en un tercer hecho criminal: la destrucción de las artesanías provinciales con el exterminio de los caudillos que las defendían.
    El Presidente de la Rural añora el tiempo en que los oligarcas llevaban la vaca atada, en el barco rumbo a Europa, para consumir leche recién ordeñada y en París tiraban manteca al techo. Era la Argentina del Centenario.
    Ese país necesitó de los levantamientos radicales, la abstención revolucionaria de Irigoyen para llegar al voto secreto y obligatorio que a través de la Ley Sanz Peña permitió el triunfo del primer presidente radical. Fue durante ese gobierno que La Sociedad Rural de Santa Cruz, instigó al Coronel Héctor Benigno Varela a los masivos fusilamientos de peones rurales.
    Fue esa misma institución la que propició la caída del Ex Comisario de Balvanera, usufructúo la década infame y la propulsó, alentó a la Unión Democrática, se opuso al peronismo, formó parte de la Revolución Fusiladora, recibió como un monarca a Onganía en la Rural, auspició el golpe criminal establishment-militar, instigó a la masacre, apoyó fervorosamente al Ministro de Economía Alfredo Martínez de Hoz, sobrino nieto del fundador de la Sociedad Rural, hostigó a Alfonsín, se sintió complacida con la segunda década infame del menemismo, y ahora se atribuye el éxito electoral y se presenta hipócritamente como la garantía para que el gobierno llegue al 2011 (“El campo fue protagonista de las últimas elecciones, participando con candidatos, fiscales, y sobre todo, con propuestas….La gente votó por esas propuestas, doce millones de argentinos dejaron un mensaje claro en las urnas…y eso también es histórico”)
    La Patria y sus intereses superiores no estuvieron presentes en todas estas intervenciones de la Sociedad Rural. Por eso Biolcati necesita hoy invocarla 51 veces, porque más de cincuenta y un veces la ignoraron.


Fisiócratas desenfrenados

    El campo, paisaje transmutado en concepto político idílico, se proyecta en el imaginario de la historia oficial como sinónimo de Patria ( “Cultivar el suelo es servir a la Patria”). Y el único obstáculo para impedir ese destino de grandeza es el Estado (“Cuantas cosas pasaron el último año … Una de las peores sequias de los últimos cien años. La crisis que paralizó la economía del planeta. Epidemias por imprevisión y epidemias imprevisibles. Y un predador insaciable: el Estado”).
    Fue ese Estado de “capitalismo de amigos”, durante los años de plomo que salvó a la empresa de la familia Biolcati-Magnasco. Dice el semanario “Miradas al Sur” del 9 de agosto: “En 1976, la empresa Magnasco S.A se encontraba entre las 207 empresas en liquidación, en una delicadísima situación patrimonial y cerca de la quiebra por un préstamo no reintegrado al Banco Nacional de Desarrollo. El Banade tenía en resguardo, como garantía, acciones de la empresa. En plena dictadura, el Ministro de Economía, José A. de Hoz logró que Magnasco S.A recuperara sus acciones retenidas por el Banade, facilitando su posterior venta”
    Hugo Biolcati afirmó: “En los últimos siete años el campo aportó casi 30 mil millones de dólares que iban a ser destinados a planes sociales y programas asistenciales ¿ Por qué el 27% de los argentinos padece hambre? ¿Por qué hay familias que revuelven los tachos de basura en busca de comida? ¿A dónde ha ido a parar tanto dinero? Basta de pobreza, basta de injusticia, basta de exclusión…..José de San Martín, Manuel Belgrano, Domingo Faustino Sarmiento y Juan Bautista Alberdi fueron hombres que dieron todo por la Patria sin pedir nada. Fundaron y construyeron esta Nación sin necesitar de superpoderes. Y murieron en la dignidad de su pobreza, sin tener que presentar declaraciones juradas. Pienso en ello y me avergüenzo”. Nunca protestó ni él ni la institución que representa sobre el derecho omnímodo sobre las personas y los bienes de la dictadura establishment- militar de 1976-1983, sobre el bombardeo a Plaza de Mayo, los fusilamientos de Trelew, o los miles de desaparecidos, todos hechos unidos por un hilo de continuidad . Eso no le da vergüenza, sino que lo enorgullece y seguramente abarca su concepto de Patria. (1)
    Como ignora la historia a través del conocimiento de la versión Mitrista, desconoce la forma rigurosa con la que San Martín preparó el ejercito Libertador en Mendoza, o las ideas avanzadas de Belgrano en economía o el notable Alberdi de la madurez que le provocaría más de un soponcio(2). En cambio es posible que el Sarmiento que admiran, no es el brillante escritor de Facundo, sino aquél que solicitaba: “No ahorren sangre de gauchos, porque es lo único humano que tienen”
    Su súbito interés por la recaudación que en parte fue destinada a pagar deuda contraída por el sobrino nieto del fundador de la Rural, es tan sorprendente como su preocupación por la pobreza (3).
    Las patronales del campo son las únicas que pueden hacer un lock-out, pero su actividad económica no se detiene. Lo reconoció Biolcati: “Por eso cuando el campo dice patria sigue trabajando”.
    Pero el Presidente de la Sociedad Rural no está sólo. Es el emergente más locuaz y bestial de otros impresentables.
    Democráticos como Ricardo Buryaille, ex vicepresidente de CRA, elegido diputado el 28 de junio: “Si los legisladores ratifican las retenciones deberíamos disolver el Congreso” (18 de junio de 2008).
    Enemigos acérrimos del clientelismo como Alfredo De Ángeli: “En el campo hay que juntar a todos los empleados en las estancias, subirlos a la camioneta y decirles claramente a quién hay que votar” (17 de junio de 2009). O el mismo dirigente en ejercicio de su republicanismo: “Nuestros legisladores votarán por sus pueblos y si desconocen sus orígenes, los hombres del campo les enseñaremos a legislar” (18 de junio de 2008). “Yo le pido a (Alberto) Cantero que convoque urgentemente a la Comisión de Agricultura. Cantero, si quiere volver en paz a su provincia, convoque, o a lo mejor prefiere migrar. (...) Tendría que convocar por el bien de sus hijos y de sus nietos” ( 21 de marzo de 2009).
    Actitudes democráticas como las de Eduardo Buzzi: “El gobierno de los Kirchner es un obstáculo para el crecimiento del país” (25 de mayo de 2008). O el mismo dirigente: “Desde la Comisión de Enlace hay una actitud de ir desgastando y erosionando desde donde se pueda a este gobierno” ( 2 de noviembre de 2008).
    Pero donde se les cae el disfraz impúdicamente, es a través de dos expresiones que desnudan a los personajes. Como esos religiosos capaces de adorar a Dios y odiar a los hombres, Biolcati y Llambías pueden cantarle loas al Libertador y al mismo tiempo despreciar a los descendientes de los soldados de aquellos ejércitos. Su carácter racista quedó expuesto cuando dijeron: “Yo creo que usted se equivoca o no ha ido a mirar el color de la piel de los que están haciendo los cortes” ( Hugo Biolcati, 21-03-2008, diferenciando a los productores rurales de los piqueteros). “Elegimos el Monumento de los Españoles. De ese lado estaremos nosotros, y enfrente queda el zoológico” (Mario Llambías, 9-07-2008, marcando las distancias sociales entre el acto de los ruralistas y el de los seguidores del Gobierno).
    Sobre su disposición a volver alentar masacres, quedó claro cuando Jorge Chemes, ex titular de la Federación de Asociaciones Rurales de Entre Ríos, declaró el 27 de mayo del 2009: “Como en la guerra, hay que ir matando a los de la primera fila. Hay que barrer a la mayoría, a la mugre, para después sí empezar a remar”.
    Y si alguien tiene dudas sobre cuales son los sostenes del modelo fisiocrático propuesto, Néstor Roulet, vicepresidente de CRA dijo el 12-10-2008: “Tres instituciones hicieron grande a la Argentina: la Iglesia, el Ejército y el Campo. Ojalá que de nuevo activemos esto junto al resto de la sociedad para ser un país grande y no chico como es ahora”.
    Los fisiócratas desenfrenados han intimidado a sus genuflexos representantes políticos que han tomado una pequeña distancia desde Solá a Stolbizer. Incluso han asustado a sus voceros periodísticos como Clarín. Tal vez por eso, Eduardo Van der Kooy, el 2 de agosto escribió: “Cabría preguntarse, por ejemplo, cual es el papel de Alfredo De Ángeli al margen de su condición de productor. Que facultades le asisten para recorrer las comisiones parlamentarias vigilando la acción de los legisladores como si se tratara de un agente de la Gestapo.” Es el mismo De Ángeli que desplazó a sus dos colaboradores principales, su vicepresidente Juan Echeverría y al jefe de la filial Gualeguaychú Juan Ferrari que le habían criticado sus reuniones con el empresario misionero Ramón Puerta y con el ex menemista Héctor Maya, los que trataron de oligarcas a los miembros de la Sociedad Rural y manifestaron su desagrado por la frase del “melli”, aquella de “llevar los peones a votar”. Finalmente, vaya paradoja, la Federación Agraria de Entre Ríos parece ser una escribanía de Alfredo De Ángeli.
    Los fisiócratas desenfrenados, entre cuyas filas revistan ejemplares arqueológicos, no se han enterado que son anteriores a la Revolución Industrial. Que tienen razón cuando sostienen que hay una caída del stock ganadero, pero para compensar, demostrando que la naturaleza hace esfuerzos para evitar los desequilibrios ecológicos, hay un número creciente de gorilas.

Hugo Presman

(1) Comparemos lo que decía el Presidente de la Sociedad Rural el 1-08-1976 en la inauguración de la muestra de aquel año: “Tampoco olvidamos que hace poco más de cuatros meses nuestro país se debatía en un desorden próximo al caos y estaba al borde de la catástrofe. Como salidos de una pesadilla recobramos poco a poco la visión de la realidad en medio de revelaciones sobre la anterior conducción que superan nuestra capacidad de asombro. Hoy, desde una nueva perspectiva, consecuencia de haber asumido el gobierno las Fuerzas Armadas el 24 de marzo, encaramos el futuro de la Argentina, con renovada esperanza.” Y como para que no queden dudas del apoyo a la política económica puesta en marcha por Martínez de Hoz el 2 de abril de 1976 afirmaba: “Destacamos, que por primera vez en mucho tiempo la más alta autoridad nacional ha enunciado conceptos que por acertados considero necesario repetir aquí”. Y como no sólo los presidentes de la Sociedad Rural son clonados sino también sus discursos, aparecía el reclamo eterno: “Pero para poder realizar ésta política, es requisito indispensable desterrar definitivamente los gravámenes, impuestos o derechos a las exportaciones y mantener un tipo de cambio realista”.
    Alguien podrá decir que en agosto aún era demasiado pronto para conocer que encapuchados o no, se secuestraban diariamente a miles y miles de compatriotas.
    El 31-07-1977, Celedonio Pereda decía: “El proceso de moralización iniciado en marzo de 1976 se nota en todos los niveles del cuerpo social. Es indudable que cuando las autoridades dan el ejemplo con su actitud de austeridad, ecuanimidad y sobrio uso del poder promueven la emulación y el respeto de todos…..Finalizada la segunda guerra mundial, el mundo volvió a una mayor libertad comercial y se redujeron las exageraciones de aquellas políticas autárquicas que habían demostrado su fracaso en los hechos. No sucedió así en nuestro país, donde se persistió en el error. Bajo la influencia ejercida por la CEPAL y ciertos conceptos keynesianos se postularon premisas carentes de realismo….. ”. El cierto, el único realismo aceptable es el servilismo ante el imperio y el anti – industrialismo cerril
    Puede ser que 19 meses no fueran suficientes para conocer la magnitud de la criminalidad desplegada por el terrorismo de Estado.
    Pasemos entonces al discurso del nuevo Presidente de la Rural, Dr. Juan Pirán el 27-07-1979. No hay ninguna mención, sobre como desterrar para siempre la violencia. El olor a bosta había adormecido las pituitarias de los grandes ganaderos y la política económica que apoyaban incondicionalmente los volvía sordos y ciegos. Decía el duplicado de Pereda: “ Puesta en marcha el Proceso de Reorganización Nacional en marzo de 1976,con una correcta conducción económica, comienza una etapa de fortalecimiento de los principios de libre empresa y de iniciativa privada, únicas bases ciertas para obtener un rápido desarrollo creador de trabajo y riqueza”

(2) Escribe Alberdi: “¿Qué es el caudillo en Sud América, según los hechos de que Mitre es expositor, más bien que según la palabra de su narración? ¿A quienes acaudilla? ¿De quienes es caudillo? ¿Quién lo constituye, quién lo crea, quién le da poder y autoridad? La voluntad de la multitud popular, la elección del pueblo. Es el jefe de las masas, elegido directamente por ellas, sin injerencia del poder oficial…….es el órgano y brazo inmediato del pueblo, en una palabra, el favorito de la democracia.
    ¿Cómo, entonces el que se dice demócrata por excelencia afea y presenta de malos colores al que es expresión y símbolo de la democracia? Es que Mitre, como militar, es monarquista sin saberlo, en este sentido.
    El caudillo supone la democracia, es decir, que no hay caudillo popular sino donde el pueblo es soberano……El caudillaje que apareció en América con la democracia no puede ser denigrado por los que se dicen partidarios de la democracia, sin el más torpe contrasentido. Baste decir que son los españoles realistas los primeros que dieron este título a los Bolívar, Carrera, Güemes, Araóz, etc. Según los españoles, el caudillaje americano, era el patriotismo, el americanismo, la revolución de la independencia.
    A esto responden que hay dos democracias en América, la democracia bárbara, es decir, la popular, y la democracia inteligente, es decir anti-popular.
    Llamar democracia bárbara a la del pueblo de las campañas de América, es calificar de bárbaro al pueblo americano……Los realistas no emplearon contra la revolución peor lenguaje…..Artigas, López, Güemes, Quiroga, Rosas, Peñaloza, como jefes, como cabeza y autoridades, son obras del pueblo, su personificación más espontánea y genuina. Sin más título que ese, sin finanzas, sin recursos, ellos han arrastrado o guiado al pueblo con más poder que los gobiernos. Aparecen con la revolución americana: son sus primeros soldados.” Grandes y pequeños hombres del Plata” de Juan Bautista Alberdi Editorial Plus Ultra Páginas 154 y 155

    (3) “…..es hora de terminar con la confusión entre el derecho de peticionar y el delito de extorsionar…..El enemigo no es el pasado sino la incapacidad de construir el futuro…….el enemigo es la inseguridad jurídica, no la justicia…. debe quedar claro que el enemigo es la delincuencia, no la Policía” Y luego como siempre exigió la eliminación de las retenciones.” Luciano Miguens inauguración Exposición Rural 2004
    “La confrontación como ejercicio cotidiano no es el camino….que el debate de ideas prevalezca sobre el agravio…Hablar de retenciones como impuesto distorsivo ha sido calificado como postura ideológica. Si sostener que el campo necesita de sus propios fondos para multiplicar su producción es una cuestión ideológica, bendita sea esta ideología. …. Esto es insoportable. Insostenible en el largo plazo. Tenemos el Estado como socio oneroso, que solo parece esperar nuestro crecimiento para aumentar su recaudación. Buscamos un socio más solidario, más comprometido con nuestra gestión. …El productor agropecuario europeo goza de subsidios. Allí les regalan y aquí nos quitan….Es preocupante el aumento del gasto público” Luciano Miguens inauguración Exposición Rural 2005.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

 

Seguinos también en