¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Luis Barrionuevo, un ladrón de caminos

0
PERFIL DE UN IMPRESENTABLE
PERFIL DE UN IMPRESENTABLE

Luis Barrionuevo controla el Ministerio de Trabajo y la Superintendencia de ARTs a través de su mujer Graciela Camaño y el Anses, a través de su subordinado Sergio El pibe Massa.

 

Ex culata de la Asociación Obrera Textil, devenido en dirigente gastronómico aunque nunca trabajó en esa actividad (un caso similar al de Gerardo Martínez, titular de la UOCRA), Luis Barrionuevo es el personaje político con mayor poder dentro del Gobierno Nacional, desplazando inclusive a José Luis Manzano, aunque comparte con éste un nexo ineludible: Enrique Nosiglia.

Precisamente Nosiglia fue quien financió el desembarco de Luis Barrionuevo en la intimidad de Carlos Menem, en 1988, cuando Nosiglia aspiraba a que cuando Antonio Cafiero le ganara las elecciones internas del PJ a Menem, Barrionuevo lo convenciera de romper el PJ y así Eduardo Angeloz sería presidente.

Pero Menem ganó y Barrionuevo se definió como el “recontra-alcahuete” de Carlos Menem, quien le otorgó amplias atribuciones en lo que era el INOS, luego fue el ANSSAL y hoy es la Superintendencia de Servicios de Salud.

Barrionuevo también logró que sus prestadores amigos o prestadores vinculados fueran los preferidos por las sucesivas autoridades del PAMI, y esto lo convirtió en un hombre millonario y poderoso, permitiéndole abordar sus frivolidades que van desde la presidencia del Club Chacarita Juniors hasta tener un balneario casi de uso personal en la ciudad de Mar del Plata o iniciarse en la práctica del golf en el sofisticado club de campo GOLFERS.

Barrionuevo logró, para Menem, la ruptura de la CGT, en octubre de 1989, lo que permitió avanzar en las reformas estructurales que intentaba el por entonces Presidente. Todo esto fue recompensado aunque hubo una traición de Menem, cuando le pidió que dijera que había que dejarse de robar dos años, y ante el escándalo público promovido por Eduardo Bauzá y otros, Menem apartó del gobierno a Barrionuevo, quien no regresaría a la función pública hasta el 14 de octubre pasado, cuando fue elegido senador nacional por el PJ-Catamarca. Sin embargo, nunca dejó de tener poder. Y además fue el hacedor del Pacto de Olivos, o sea que Menem le debe, en parte, su reelección.

Barrionuevo es un símbolo -aunque controle el peligro del sobrepreso- de la CGT y más ahora que su mujer (en verdad, su 2da. mujer, a quien conoció en el gremio de los gastronómicos) es la ministro de Trabajo.

La carrera política de Barrionuevo es una defensa del poder sindical y de la generación de negocios vinculados al Estado.

Barrionuevo se opuso a la re-reelección de Carlos Menem porque afirmaba que era imposible y, entonces, no tenía sentido invertir tiempo y esfuerzo. A la vez, había comenzado el acercamiento a Eduardo Duhalde, a quien sin embargo había enfrentado en la provincia de Buenos Aires, una y otra vez, a pedido de Menem.

Cuando en 1999 Barrionuevo quiso hacer a su mujer intendente del partido de San Martín, la tregua con Duhalde ya era firme. Además, a Hilda González de Duhalde le fascina ver un matrimonio político que es una sociedad aparentemente sólida, como es el del senador Barrionuevo y la diputada nacional Camaño. En la intimidad del duhaldismo es lo que ella quería ver pero no vio en Carlos Ruckauf y su mujer o en otros socios políticos fallidos de su marido.

Barrionuevo fue quien pidió públicamente que Fernando De la Rúa renunciara y, luego lo reiteró.

Caído De la Rúa, fue también un potente sponsor del derrumbe de Adolfo Rodríguez Saá.

También fue un cuestionador de Jorge Remes Lenicov y hasta quien vetó la candidatura de Alieto Guadagni.

“Los ministros pasan y nosotros quedamos”, es su frase preferida sobre el ministerio laboral por donde ahora pasará su mujer.

Ahora pretende aprovechar la inmovilidad de Hugo Moyano para disputar con la Central de Trabajadores Argentinos y los piqueteros un espacio de poder.

También desea garantizar, diálogo mediante con las FF.AA. -varios oficiales superiores le deben favores- un sólido respaldo a Duhalde ante una eventualidad.

Barrionuevo quiere ser el próximo gobernador de Catamarca, una enorme ambición luego de haber desplazado a los Saadi del control del PJ de esa provincia y sentarse en la banca de senador nacional, y esto supone mucha asistencia social, y clientelismo político, su especialidad.

Barrionuevo dice que la vieja política puede resistir a la nueva porque en ésta abundan "los teóricos y los boludos".

Lo interesante será ver ahora cómo se resuelve la interna Menem vs. Barrionuevo ya que el ex Presidente intenta volver y Barrionuevo descubre que el poder detrás de Duhalde es él mismo.

Barrionuevo es un tejedor permanente de alianzas: Grupo de los 15, Pacto de Olivos y el Pacto Gastronómico (por el club sindical donde Eduardo Duhalde pasó el Día del Trabajador).

 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Barrionuevo: crímenes en San Martín

Sabido es lo realmente peligrosa y compleja que es la zona de San Martín Sabido es lo realmente peligrosa y compleja que es la zona de San Martín. Allí confluyen muchos de los grupos mafiosos más importantes del conurbano bonaerense y se cometen las atrocidades...