AMIA. La gran mentira oficial

Narcotráfico, negocios y terrorismo

Narcotráfico, negocios y terrorismo
Narcotráfico, negocios y terrorismo

    Cuando se disipó la nube de amonal aquel lunes 18 de julio de 1994 en la calle Pasteur, comenzaba a levantarse el muro de la impunidad. Frente al sinnúmero de dudas generadas por el atentado que demolió la sede de la AMIA, sólo aparecieron pistas falsas, datos inciertos y mentiras oficiales para que nunca se llegara a la verdad.
    Partes involucradas en el luctuoso episodio y que tenían conocimiento sobre el verdadero origen de los autores de la masacre elaboraron un entramado cuyo eje era endilgarle la responsabilidad exclusiva del hecho al nuevo enemigo de los bloques dominantes.
    Así, el cuento persa buscó ignorar elementales nociones geopolíticas con el fin de acusar a Irán para encubrir las turbias relaciones de Washington y Tel Aviv con el narcoterrismo de manufactura siria. Algo totalmente irreal.
    Hablar de lo sucedido en AMIA obliga a analizar el atentado a la Embajada de Israel, ocurrido casi dos años antes y permite entender por qué fue asesinado el hijo del presidente Carlos Menem meses más tarde. Todo ha sido parte de un mensaje al entonces primer mandatario, enmarcado en lo que se conoce como los "tres golpes de Siria".
    Esta no es una historia más sobre AMIA, sino una crónica fuerte y fidedigna que, a la luz de los actuales acontecimientos internacionales, adquiere dimensiones de antología.
    AMIA, la gran mentira oficial ha sido un libro que el poder intentó censurar de toda manera posible, lo cual prueba cabalmente la realidad de la denuncia de sus páginas. Los invitamos a leerlo gratuitamente...

 

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus