¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Agroquímicos, una guerra sin sustento científico

16
27402
La ciencia derriba otro mito
La ciencia derriba otro mito

Pocos meses atrás y por primera vez en 20 años, Argentina volvió a importar soja desde Estados Unidos. La noticia que produjo un fuerte derrumbe en el precio del cultivo, no resultó inesperada para el sector. La sequía que venía impactando al agro argentino, fue identificada por la Sociedad Rural de Rosario como la peor en los últimos 70 años y las estimaciones demuestran que las pérdidas podrían llegar hasta los 3.436 millones de dólares.

 

Lo que a su vez, resultaría en una caída de 4.600 dólares en el PBI. Frente a este pronóstico poco alentador y mientras el campo se plantea cómo salir adelante, ciertos proyectos de ley con respecto al uso de agroquímicos están alarmando a los productores.

Ante esta situación extraordinaria de sequía, se generaron todo tipo de respuestas. Sin embargo, algunos proyectos presentados en este contexto alarmaron al sector. Desde Santa Fe, una de las provincias más afectadas por la falta de lluvia, el diputado Fabián Oliver, presentó un proyecto que contempla un aumento del 100% del impuesto inmobiliario rural, para todos aquellos productores que utilicen agroquímicos. A la par, la diputada Victoria Donda, presentó otro proyecto de ley para prohibir las pulverizaciones aéreas con agroquímicos en todo el territorio nacional. Por supuesto, las críticas no tardaron en llegar.

En Buenos Aires, el proyecto de Victoria Donda generó una gran controversia y a su vez cierta sorpresa. La diputada de Libres del Sur, anunció una iniciativa para prohibir las aplicaciones terrestres de agroquímicos a lo largo del país, alegando que el proyecto tiene fines sanitarios. Según los dichos de Donda, los agroquímicos pueden tener consecuencias fatales, como la muerte de una persona. Lo que justificó citando un estudio llevado a cabo por la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial para la Salud (OMS), en el que se señala al glifosato, herbicida de mayor uso a nivel mundial, como ‘probablemente cancerígeno’.

Sin embargo, lo que Donda no tuvo en cuenta es que dicho estudio quedó desestimado, cuando la agencia de noticias Reuters, presentó una investigación en la que se reveló que la IARC editó intencionalmente su estudio, eliminando aquellas conclusiones que no encontraron una conexión entre el glifosato y el cáncer o las malformaciones congénitas. Como si fuera poco, el estudio de la IARC es el único que pone en duda la seguridad del glifosato, mientras que otras instituciones como la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, entre otras, respaldaron al glifosato. De hecho, la Unión Europea, tras un largo y serio debate, decidió hacer valer la evidencia científica en torno al caso y extender la autorización del herbicida por cinco años más.

El proyecto del diputado santafesino Oliver, tampoco fue bien recibido en el sector. Mientras en la provincia, los productores siguen resistiendo y utilizando todas las herramientas a su alrededor para paliar la crisis y fomentar la producción, resulta ilógico que alguien proponga la limitación de los recursos. La presentación del diputado santafesino generó una gran preocupación en el sector, lo que obligó a la ministra de Producción de la provincia, Alicia Ciciliani, a salir a contrarrestar los dichos. En esa línea, la ministra afirmó que el énfasis está puesto en producir más y mejor, para que cada hectárea de la provincia sea productiva. Sin embargo, la problemática ya está instalada y parece que va a generar otro interminable debate. Especialmente, considerando las operaciones que constantemente despliegan aquellos que se hacen llamar por ambientalistas, pero que en verdad recurren a sus propias teorías en lugar de a la evidencia científica, para hacer valer sus reclamos, muchas veces ilegítimos.

Evidentemente, los estudios llevados a cabo por instituciones internacionales y la evidencia científica, no resultan suficientes a la hora de avalar la seguridad de los agroquímicos. O por lo menos, no en nuestro país. Desde la capital de la soja, hasta la provincia de Buenos Aires, la idea de prohibir los agroquímicos tomó un gran protagonismo en el último tiempo. A pesar de los intentos, hasta ahora fallidos, del gobierno nacional de regular la utilización de fitosanitarios y promover las buenas prácticas agrícolas, lo cierto es que por el momento, la problemática carece de solución. Lo que fomenta a su vez, la aparición de todo tipo de proyectos que en lugar de estar orientados a mejorar las prácticas, manteniendo el uso de agroquímicos, se orientan directamente a la prohibición de los mismos. Algo que desde el punto de vista científico, resulta ilógico y hasta dañino para la economía del país.

En un momento en el que el campo necesita valerse de todos los recursos posibles para revertir las consecuencias de la sequía, poner en duda las herramientas utilizadas para mejorar la producción, resulta en un debate retrógrado. Si bien algunos quieren justificar sus iniciativas al enmarcarlas en un discurso preestablecido sobre ambientalismo y supuestas tendencias internacionales, la prohibición de herramientas centrales en el esquema productivo del campo, como lo son los agroquímicos, sólo demuestra la falta de conocimiento en el tema. La utilización de esta tecnología debería ser vista como una innovación necesaria y como un motor de desarrollo. Debatir sobre la prohibición de agroquímicos no solo atrasa, sino que además le da pie a los grupos de interés, que se ocultan detrás de colectivos sociales, para instalar sus propias ideologías, en lugar de darle al sustento científico, la garantía que merece.

 
 

16 comentarios Dejá tu comentario

  1. No hay estudios cientificos por el momento, debido a que los agroquimicos no son utilizados hace tantos años como para que ya se encuentren dichos estudios (debido a que estos tardan años en realizarse), pero basta con ir a pueblos cercanos a campos, en los q se riegue con agroquimicos, para observar el aumento de porcentaje de bebes con malformaciones o transtorno del espectro autista o tambien laseraciones en la piel de las personas en general. La mayoria de la poblacion, si se realizara un estudio bioquimico especifico, podra observar la presencia de agrotoxicos en sangre que poseen, los cuales no se pueden eliminar mas.

  2. Parece una noticia redactada por algún alto cargo de la empresa de Glifosato. Se les nota mucho muchachos. A esta altura del desarrollo científico - tecnológico ya se conocen los efectos de los agroTOXICOS.

  3. No conozco, ni encontré a ningún periodista, científico o agricultor Manuel Ríos (y eso que busque). Si a eso le sumas esa foto difuminada y que su único artículo yo diría que esté artículo no tiene ningún sustento y que Reuters lo diga no me significa nada

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros


 

Notas Relacionadas

Monsanto, Facebook, Google, Pfizer y medios de prensa tienen los mismos dueños

La gente acostumbra a usar Google para buscar respuestas ante cualquier problema de salud, investigando en la red y consultando las páginas que ocupan los primeros puestos en los resultados de búsqueda. Lo que pocos saben es que estos resultados son manipulados. Asimismo, cuando...