¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Cinco calificados periodistas opinan: ¿Cómo será políticamente 2019?

9
1779
(Y dos referentes más de yapa)
(Y dos referentes más de yapa)

El 2019 no será un año más para los argentinos, ya que vamos a tener elecciones en todos los distritos y, finalmente, la elección nacional que sin dudas será sumamente polarizada y competitiva.

 

Tribuna de Periodistas consultó a 5 destacados colegas especializados de distintos medios para conocer su visión sobre lo que va a dominar el actual año político.

Ellos son Pablo Mendelevich, Paulino Rodrigues, Fernando Carnota, Maxi Montenegro y Luis Novaresio.

El informe concluye con las opiniones del politólogo Sergio Berensztein y el pensador y filósofo Juan José Sebreli.

 

Pablo Menedelevich

Hay dos situaciones nuevas en la política argentina, y una casi nueva, por eso existe tanta incertidumbre.

La primera de estas nuevas situaciones es que un presidente no peronista está por terminar su mandato. Eso no ocurrió nunca en la historia, y es un requisito para buscar la reelección. Nunca un presidente no peronista buscó la reelección porque, sencillamente, nunca terminó su mandato.

La segunda gran novedad se refiere a la opinión pública, y es que por primera vez, tras un ajuste feroz, y en una situación de recesión económica enorme el gobierno mantiene un consenso bastante importante, ya que por lo menos un poco más de un tercio del electorado lo apoya.

Nunca ocurrió que en medio de una situación catastrófica como la actual, donde mucha gente -yo diría casi toda la población- está padeciendo esta crisis, el gobierno es sostenido por un tercio del electorado, y que incluso hasta pueda ganar la elección.

Esto se debe a que el "plan B" que se le ofrece a la sociedad es mucho peor. El "plan A" es de gente que no supo manejar la economía, pero el plan B es mucho peor, entonces lo que hace el gobierno es agitar el pan B, y solo con eso hace campaña, mostrando algo así como "si no somos nosotros, vuelven los otros, que son mucho peores".

Y la tercera situación, que es casi nueva, se refiere al balotaje. Los analistas políticos lo familiarizamos, y hablamos de la segunda vuelta con mucha naturalidad, olvidando que estuvo vigente en muchas elecciones pero que nunca se había utilizado hasta el 2015.

O sea que esta, seguramente, será la segunda vez que se vaya a utilizar, pero los comportamientos electorales con un sistema con balotaje no están bien estudiados, no se conocen, porque no hay serie, no hay una historia.

Debemos pensar que la elección presidencial argentina se define en tres elecciones: las PASO, las generales y la segunda vuelta. Entonces, cuando se hacen encuestas, ninguna tiene ningún valor real porque es imposible pronosticar como se va a comportar el electorado en la tercera etapa.

También muchos olvidan que de esas tres elecciones que hubo en 2015 Macri perdió la primera y la segunda, pero ganó la tercera.

Lo que quiero decir es que la incertidumbre es fuerte precisamente por eso. Pese a que estamos permanentemente hablando de que tal o cual candidato tiene equis porcentaje es todo muy relativo, porque la prognosis que se puede hacer es muy limitada.

Paulino Rodrigues

Imagino un año por supuesto difícil, de transición electoral con riesgo político en ascenso, con una sociedad discutiendo de manera altisonante y crispada, en un contexto económico difícil y con una situación política con enormes interrogantes.

Con parte de la sociedad dolarizando cartera, con una mirada expectante desde el exterior, y con un presidente que va a tener que optar entre encerrarse y correr riesgos -más allá de los normales y lógicos- o abriéndose y hasta incluso pensando la seria hipótesis de liberar el camino para una construcción superadora incluso al propio Mauricio Macri.

La oposición, por su parte, está atada a una decisión que es la de Cristina Fernández de ser candidata o no, aunque todo hace presagiar que lo será. Si lo hace terminará por dividir a la oposición, y si es la de apartarse y decide seguir como senadora quizá le de el salvo conducto a la oposición para una unidad que permita, finalmente, tener un proyecto alternativo aunque con sectores del kirchnerismo incluso, y superador al propio Cambiemos.

Me parece que dependerá de la grandeza de los actores centrales de la política argentina, que son el Presidente Macri y la ex presidenta Cristina Fernández si la dinámica política será más belicosa o menos, o si la dinámica política será más atractiva o menos atractiva, en todo caso, y si la sociedad va en camino a elegir a alguien por convicción o va a elegir por el efecto descarte.

Fernando Carnota

Creo que la economía funcionará, sin dudas, como un regulador electoral en cuanto a las chances tanto del oficialismo como de la oposición.

La economía es el gran enemigo que tiene el gobierno, como el peronismo tiene como gran enemiga a Cristina. En cuanto a chances electorales, según lo que dicen casi todas las encuestas serias, si la economía no empeora más de lo que ya empeoró eso no influirá demasiado en el núcleo duro del votante de cambiemos; influye más, por ejemplo, el tema de la corrupción.

Con el votante del núcleo de Cristina, ocurre exactamente lo contrario. Al votante "duro" del kirchnerismo, la corrupción no lo mueve en lo más mínimo, pero el aspecto económico si influye, y mucho.

Por eso creo que la economía va a funcionar como regulador electoral, porque si no hay muchas más malas noticias en materia económica para el gobierno, se aumentan sus chances por conseguir votos por fuera de su núcleo duro, pero si la economía no mejora, la que tendrá muchas chances de conseguir esos votos será Cristina.

En términos políticos, me parece que al peronismo se le va a hacer muy difícil poder reagruparse, máxime teniendo a Cristina como gran enemigo, lo que le disminuye -al peronismo federal, por llamarlo de alguna manera- muchas chances.

Cristina, quien según mi entender es la única dentro del peronismo que podría llegar a tener chances, es una gran candidata para primera vuelta, pero una pésima candidata para el balotaje.

El oficialismo, por su parte, creo que en términos políticos se va a nuclear más en sí mismo y será algo más endógeno. No creo, ni los veo, dispuestos a hacer alianzas por fuera de Cambiemos, y menos aún con chances de ser muy generosos con los aliados de Cambiemos mismo, o sea el radicalismo y el ARI; sin embargo creo que Lilita va a tener un rol muy importante y preponderante en la campaña.

 

Maxi Montenegro

Hay una gran incertidumbre, que no tiene que ver solo con lo económico, la incertidumbre también es política.

Claramente, más allá de de las valoraciones que uno haga de las propuestas políticas que andan dando vuelta, no es lo mismo lo que pueda pasar en economía o en sus principales variables si gana el gobierno o si gana el kirchnerismo o alguna otra variante de la oposición.

Esto tiene que ver con que Argentina está en un plan económico muy dependiente del financiamiento externo, que en este momento está reemplazado con el acuerdo con el FMI, pero igualmente hay parte de la deuda que se tiene que renovar este año que necesita ser refinanciada en el mercado local. Ese es el mayor condicionante de lo que pueda ocurrir con la economía este año.

Seguramente, en materia económica, será otro año de recesión. Se espera que en el mejor de los casos sea más leve que la del año pasado, ya que la economía podría encontrar un sendero de recuperación hacia la segunda mitad del año pero igualmente, es una economía que viene con una recesión muy fuerte del 2018, y el interrogante principal, el que todos nos hacemos, es cuando comienza el proceso de reactivación típico de los años electorales.

También hay que tener en cuenta que puede ocurrir, según el tenor de la campaña política, en que medida los argentinos con capacidad de ahorro y quienes desde el exterior apuestan a financiar a la Argentina o si en los últimos meses vuelven a sumergirse en el dólar y apreciar sobre el tipo de cambio. Esto es muy probable que suceda porque ocurrió en todas las elecciones durante la última década, y puede ser mucho más importante y determinante en este año después de la crisis enorme que sufrió nuestra economía en 2018.

Es muy importante saber cual va a ser la magnitud de la dolarización o si efectivamente puede haber un sendero de recuperación económica, especialmente en el tercer trimestre de la mano de una mayor cosecha o no, porque de eso va a depender en que medida se puedan ir bajando las tasas de interés, que hoy son siderales, y con esas tasas no existe economía en el mundo que pueda crecer.

Si la dolarización viene con fuerza, las tasas van a tener que seguir siendo altas para frenar lo que sería el mal mayor, que Argentina vuelva a tener una crisis como la del año pasado.

 

Luis Novaresio

Como todo año electoral, será un año en el que se paralizará toda actividad que no sea la de los comicios.

No me atrevo a decir si Cristina va a ser o no candidata. Creo que quien diga que sabe lo que va a hacer está mintiendo, porque por su personalidad y su modo de construcción política, salvo ella y en el peor de los casos su hijo, nadie puede saberlo. Imagino que lo va a decir a último momento, cuando tengan que cerrarse los nombres de las listas.

Todo indica que la pelea será entre Macri y quien represente al kirchnerismo. No veo la opción de una tercera posibilidad, en primer lugar porque si, por ejemplo, la representa Lavagna quiere unidad, y esto es imposible por los deseos tanto de Massa como de Urtubey de ser candidatos, y segundo porque ni Massa ni Urtubey, a la hora de -llegado el momento- pelear con Macri, no tienen consolidados los votos, por lo tanto veo un panorama todavía muy incierto.

Por otro lado, creo que la realidad es tan vertiginosa que el componente económico, hasta el último momento de la elección va a ser determinante, y me parece que es tan endeble la situación económica que es imposible hacer un pronóstico sobre si Macri tiene chances o no de ser reelecto.

 

Sergio Berensztein

La foto del escenario político actual presenta una imagen relativamente polarizada, con un porcentaje muy alto de la población que no se siente identificada en esa polarización tan grande, sin embargo la película es muy inestable y difícil de precisar.

Nuestro país ha demostrado tener una historia electoral caracterizada más ben por las sorpresas, no por por las continuidades o la previsibilidad.

Si uno mira la foto, puede sacar una conclusión probablemente incorrecta, porque no sabemos como va a ser la película, y en esa película hay tres factores a tener en cuenta.

El primero, y más importante, está relacionado a las preocupaciones de la sociedad, y esto gira en torno, casi exclusivamente, de la economía. No es algo nuevo, y ocurre sistemáticamente en todas las elecciones, pero como consecuencia de la crisis del año pasado, y el enorme impacto que ha tenido y sigue teniendo en la población, lo que ocurra en lo económico va a ser crucial, y esto tiene que ver sobre todo con la creación de empleo, con una recuperación parcial de los ingresos, inflación, tipo de cambio y otras variables.

El segundo factor tiene que ver con la capacidad de las distintas candidaturas o fuerzas políticas de identificar mensajes alineados con las necesidades y preocupaciones de sus electores básicos o más afines y a un núcleo no tan afín pero que pueda ser crucial para lograr umbrales electorales críticos; en el caso del oficialismo llegar a un 40% y en el caso de la oposición poder forzar a una segunda vuelta.

La calidad de las campañas y las habilidades de los posibles candidatos todavía está por verse, la campaña todavía no empezó y los números que se conocen son preliminares. Sería como entender un campeonato de fútbol mirando la tabla de los promedios para el descenso.

Por tal motivo, debemos ser prudentes, porque además a la gente no le importa la campaña, le importa el día a día, sobre vivir.

El tercer elemento, que es el menos notorio, pero creo que va a ser crucial y es donde el oficialismo tiene una ventaja, tiene que ver con la habilidad de usar las nuevas técnicas para llegar al electorado, sobre todo en momentos críticos de la campaña, entre agosto y octubre y especialmente entre octubre y noviembre si es que hay segunda vuelta.

En ese sentido el oficialismo tiene una ventaja espectacular, porque tiene experiencia, porque tiene varias elecciones que fueron administradas en función a nuevas técnicas sofisticadas, pero además tiene un acceso a la información incomparable con el que tiene la oposición, y creo que eso en una elección competitiva, sobre todo en un contexto de relativa polarización, si es que se da, puede llegar a ser determinante.

Ya ha quedado demostrado en las primarias y en la primera vuelta de 2015, y ocurrió lo mismo en 2017, así que en ese sentido el equipo que dirige Marcos Peña, y que de alguna manera orienta ideológicamente Durán Barba no tiene parangón ni en el kirchnerismo ni en la alternativa del peronismo federal.

 

Juan José Sebreli

Imaginar algo en Argentina es como escribir un cuento fantástico. Es todo tan imprevisible y tan volátil que es imposible.

De todas maneras, creo que a pesar de todo volvería a ser electo Macri, parafraseando a Borges "unidos no por el amor, sino por el espanto", quiero decir que no nos unirá el amor a Macri, sino el espanto a Crstina y al kirchnerismo, obviamente.

Pero es una intuición, no hay ninguna posibilidad de hacer un pronóstico a ciencia cierta.

¿Quien conocía a Bolsonaro seis meses antes de las elecciones en Brasil? Era prácticamente un desconocido para la mayoría, y sin embargo hoy gobierna Brasil.

La política siempre es imprevicible, pero en los países como el nuestro mucho más.

El mundo occidental está en crisis, y hay que estudiar la crisis institucional, cultural y política argentina dentro de la crisis de Europa.

La Unión Europea que, para mi modo de ver, era lo más avanzado del mundo está colapsando. Inglaterra y EE UU tienen las dos democracias más antiguas del mundo, y en uno gobierna Trump, que es un loco, extravagante y autoritario, y el gobierno de Inglaterra está atravesando una crisis muy pocas veces vista. En Francia, el gobierno tiene también serios problemas con los "chalecos amarillos", Italia y algunos países de europaestán gobernadas por gobiernos populistas.

La democracia en Europa está en crisis, por eso comparo la situación actual con la de los primeros años del Siglo XX, décadas muy peligrosas en las que surgen los totalitarismos como el fascismo, el nazismo y el stalinismo.

En América latina surgieron el chavismo y el kirchnerismo, pero por suerte se están terminando, los resultados están a la vista.

Por eso, aunque como ya dije no se puede decir nada a ciencia cierta, creo que Macri, a pesar de los errores cometidos, va a volver a ganar. 

 
 

9 comentarios Dejá tu comentario

  1. Me extraña que nadie hable del papel que pueda tener la Justicia y la cantidad de juicios orales que se le avecinan a la K-chorra. Si hay un partido político que espera con ansias eso es el Peronismo Federal, mucho más que Cambiemos, si se la sacan de encima tienen chances de ganar, sino están fritos. Imposible hoy dar un pálpito, en un país tan corrupto, con tan poca memoria y con una gran mayoría de personas que creen que el peronismo es algo superador ............

  2. Pirata de Pelela, vos señalas pajas en ojos ajenos y en los tuyos tenes 3cm de mierda tapando enteros los dos ojos. Criminal de tercera, encima regalado. A vos Gary no te debe nada. Regalado sos caro. Ahora a Chicoine: ¿Que es lo que te aterra mas? ¿La ruina que se viene sobre tu cabeza? ¿O la que traeras sobre tu esposa e hijos? Pregunta estupida de mi parte. Tu familia no te importa una mierda. Y los chiconautas menos que eso todavia. Lo saben y te siguen igual. Prueba cabal que la inteligencia emocional es tan critica como la mental. El cerebro les carbura, pero emocionalmente son esclavos.

  3. Carnota,Montenegro y Novarecio que van a decir estos periodistas militantes de Cambiemos. No me interesa ninguna opinión d estos mercenarios.

  4. Estimados: Piratón y cía: por lo menos esos periodistas me dicen en que lado están parados y no se autodenominan " independientes"...

  5. Puta... hay que contestar esa indirecta de JUAN39 el chiconauta: YO SOY INDEPENDIENTE DE GARY BERNARD CHICOINE PIPER. De lo demás se ve caso por caso. LA TENES ADENTRO.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros