¡Recién Publicado!
cerrar [X]

EL CUARTO PODER

0
ENTRE LA PALABRA Y EL CIBERESPACIO
ENTRE LA PALABRA Y EL CIBERESPACIO

Si la poesía es la lucha permanente por superar la página en blanco y crear una retórica propia e innovadora, el periodismo pugna desde la discreta convicción personal por alcanzar la verdad, hacerla transparente y divulgarla, con la objetividad, conocimiento y credibilidad que toda palabra pública y masiva requiere.
Con mucha alegría, a veces, se invocan principios, renuevan pactos con la ética, se plasman enjundiosas declaraciones de fe con el sagrado derecho a informar sobre la escueta verdad, sin la rima de la mala poesía, que siempre termina siendo publicidad.
Sí, actos de fe con continuos llamados a la libertad de expresión, esa dama vejada no por los acontecimientos que fluyen en un azar muchas veces incontrolables, sino por quienes la humillan con sus verdades a medias, el anonimato, plagio, la simulación y el lenguaje gastado del payaso de un circo de pueblo.
La libertad de expresión vive asediada por tiburones, cocodrilos y aves de rapiña, desde la óptica de gobiernos y empresarios, y en no pocas ocasiones, sesgada por quienes la ejercen con el falso compromiso de llevar agua para su molino que termina siendo tan pasajero y transitorio como el viento que ya no mueve aspas.
Concluye el milenio, asediado por triunfos, derrotas, grandes expectativas, temores, no pocas frustraciones y cada vez más parecido a una sinfonía inconclusa a punto de estallar, y en el campo específico de los Medios de Comunicación, la humanidad no escatima avances, creatividad, ingeniosidad y profundas transformaciones que se resumen con la palabra velocidad, que ya es vértigo en el tobogán de la información en la era digital.
Se despide el milenio en aparente fanfarria triunfal, la naturaleza, en cambio, le recuerda su fragilidad y respeto al orden del ecosistema. Es que aun no ha podido resolver el nuevo orden económico y político internacional, el hombre que toca la trompeta como un juglar, donde él es el rey.
Se prepara la gran fiesta, pero aun en distintas partes del orbe, con regular frecuencia, se llama al esclarecimiento de los asesinatos contra periodistas en pleno ejercicio de sus funciones, se persiste y proclama la libertad de expresión como la máxima garantía para llamar a un país democrático, y no cesan las prédicas a favor de los procedimientos periodísticos y empresariales honestos, en medio de violaciones visibles e invisibles.
Ello ocurre, aquí y allá, Estados Unidos, Irán, Cuba, Perú, Chile, Argentina. México, Turquía, Panamá, Colombia: el llamado Cuarto Poder es noticia, y su única arma, la mejor herramienta de trabajo para otorgarle fuerza a su permanencia en el tiempo y en la sociedad civil es la credibilidad.
Especialmente en tiempos donde la palabra crisis es una realidad escrita más allá del azar de un crucigrama y comprende a nuestra flamante civilización en toda su dimensión cultural, económica, política y social, al Cuarto Poder se le reclama transparencia, veracidad, conocimiento, respaldo informativo, pluralidad de fuentes, análisis y una dosis de creatividad para alcanzar el máximo objetivo de toda nota: atraer al lector, hacerlo cómplice y entregarle elementos suficientes para sus propias conclusiones.
La libertad de expresión es parte de la formación de una cultura democrática y no es un boxeador al que le pagan por pegar en público a sus enemigos. Es más bien un oxígeno de uso colectivo, público, cuyas reglas del juego debiéramos respetarlas todos para el bien común de la convivencia y estabilidad. La libertad en sí produce riqueza, es contagiosa como la risa, pero, sobre todo, le permite echar raíces a la cultura, anclarla, y no pasearla en la nave del olvido, hecho tan frecuente en el mundo de la globalización, de la información volandera y del vértigo mediático.
Del Cuarto Poder escuché hablar en mi casa, en mi época de estudiante. Después en la Universidad comprendí el origen, la filosofía y el peso del término, y también de su relatividad, hasta de su evaporación total cuando se cerraron la mayoría de los medios de comunicación en 1973 y no hubo más que un solo poder: la fuerza.
El siglo XX está plagado de exabruptos contra la libertad de expresión, la palabra, los periodistas, escritores e intelectuales, y en toda la centuria el periódico impreso ha jugado un rol específico, particular, determinante en algunos casos, pero nunca como ahora tiene un compromiso tan grande con el lector y la sociedad civil.
¿Quién pone en duda el desorden informativo que vivimos hoy, la intoxicación de medios en el ambiente social, de información trucada y de la existencia de un lector, muchas veces, confundido en el caótico y desorganizado universo en el que se mira como en un espejo borroso?.
De interrogantes está plagado el futuro, y no podría ser de otra manera, pero el periodismo está para interpretar el presente, los hechos, vislumbrar el futuro y otorgarle el peso de credibilidad a todo cuanto acontece.
Cada día el lector exige un mayor respeto por lo que se le dice, cómo se le dice, aunque aun hay quienes persisten en el show de la información que más que informar sobreexita, altera y sube a la población a la nave del espectáculo en un pasaje sin retorno a la realidad.
La retórica es pasajera transitoria y el lenguaje trucado una golondrina que termina por no hacer verano, y el periodista siempre debe tener en su agenda el por qué de las cosas, su principal interrogante como una herramienta que abre sin el menor ruido las puertas más herméticas y el corazón, a veces, sellado de algún lector.
Hay más, sin duda, en el tintero de lo que encierra el llamado Cuarto Poder y el mundo de los Medios en la era digital, porque vivimos como peces en el agua y nadamos entre la palabra y el ciberespeacio.

 

Rolando Gabrielli

COMPARTIR
Artículo Previo El complejo tablero del presidente K
Artículo Siguiente CANCÚN, OTROS MUNDOS SON POSIBLES
Armin Vans

 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme