¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Y leo revistas en la tempestad: a diez años del concierto subacuático de Charly García

4
A una década de un hecho histórico
A una década de un hecho histórico

“Y no te olvides nunca que… ¡siempre que llovió paró! ¡Say No More es impermeable! Una canción sin amor, sin dolor. La canción sin fin”. De esa manera, al compás del clásico Chipi Chipi, Charly García decretaba que todos serían partícipes de un show inolvidable… Hoy se cumplen diez años del mítico recital que él mismo bautizaría con posterioridad como “El concierto subactuáctico” (ver video al pie).

 

La tarde del 23 de octubre de 2009 fue por demás calurosa. El servicio meteorológico lo había anticipado y la profecía se había cumplido. Una tormenta - tan intensa como la energía de los más de 45 mil espectadores presentes- se desató sobre el estadio Vélez Sarsfield. No era un evento ordinario, se trataba de la resurrección del Mesías del rock nacional. Y hasta el cielo lloró de emoción.

Aquella noche, el ex Serú Girán como el Ave Fénix resurgió de sus propias cenizas. A lo largo de casi dos horas de música exquisita demostró que  el mantra sagrado “curé mis heridas y me encendí de amor” nunca estuvo tan vigente. El pasado inmediato del compositor había hecho temblar a sus fanáticos. Un año y medio fue el tiempo que el ídolo se alejó de los escenarios para encontrarse bajo un importante y complejo tratamiento de rehabilitación por sus adicciones a las drogas. El concierto subactuático fue una comunión entre la gente y el artista del oído absoluto. Lejos, muy lejos de bajarse los pantalones o de  romper instrumentos en pleno show, Carlos Alberto García Moreno se mostró  movilizado, feliz, comunicativo, firme y agradecido.

Acompañado por  Hilda Lizarazu en voces, por Carlos Alberto “Negro” García López en guitarra, por Fabián “Zorrito” Vön Quintero en teclados, por Antonio Silva Peña en batería y por Carlos Gónzalez en bajo, el ex Sui Generis logró hacer vibrar una inmensa multitud. Fueron 21 temas los seleccionados para darle vida a este acontecimiento histórico. Canciones emblemáticas como “Promesas sobre el bidet”, “Fanky”, “Pecado mortal” (nos siguen pegando abajo),”No voy en tren”, “Cerca de la revolución” y “Yendo de la cama al living” integraron la playlist. Por otro lado, también hubo lugar para las melódicas como “Llorando en el espejo”, “Canción de 2x3” y “Deberías saber porqué” (esta última, en ese entonces, era el trabajo más actual del bigote bicolor y su letra –dado su tinte de “pase de factura”- fue difundida por muchos medios).

“Morí sin morir y me abracé al dolor”. Sin dudas, la presencia de Luis Alberto Spinetta como músico invitado configuró uno de los momentos más conmovedores del espectáculo. Juntos interpretaron su célebre “Rezo por vos”. “El Flaco” vestía una remera con una frase de la banda Divididos: “Todos fuimos, todos somos, todos podemos ser”. En tanto, Charly llevaba puesto un poncho, en clara alusión a su tan querida Mercedes Sosa. Tras sonar el último acorde, ambos se abrazaron con una notoria fuerza. En ese preciso instante el diluvio fue aún más torrencial.

“Ya ves amantes otra vez, por eso es que hoy llovió”. En el día de la fecha el protagonista de esta historia celebra su sexagésima octava vuelta al sol. Por tal motivo brindó un íntimo recital en una habitación privada de un hotel en Puerto Madero. Asimismo, su carrera profesional continua en desarrollo: durante el 2018 y el 2019 presentó en diversos teatros  - e incluso en el estadio Luna Park - “La torre de Tesla”, un concierto que recorre sus clásicos pero que también incluye tracks de su último trabajo “La máquina de ser feliz” (2017). Nikola Tesla, a principios del 1900 dio comienzo a su sueño del Sistema Mundial Inalámbrico, mediante el cual quería transmitir electricidad sin cables. Para ello intentó la construcción de la conocida Torre Wardenclyffe. Se trató de un concepto muy adelantado para la época y por tanto fue desacreditado. Paradójicamente aquellos descubrimientos hoy son moneda corriente. En palabras de Charly: “Tesla como analogía de utopía”. Una vez más, fiel a su estilo, García manifiesta estar cerca de la revolución. Say no more.

 

4 comentarios Dejá tu comentario

  1. Hermosa nota !!!!! Basta leerla para recordar todos los detalles de aquel momento No puedo creer que ya pasaron 10años!!! Fuimos con mí hija y el mismo genio Nos convocaba!!!!

  2. Me emociono leer esta nota. Como fanatico de Charly, desde sus comienzos con Sui Generis, mucho me dolió su casi muerte y me generó mucha alegría volver a verlo en aquel primer recital improvisado en Luján. Cuando se decide volver a los escenarios con un real recital en Vélez, no me lo podía perder. Allí fuimos con mi mujer, que nunca había ido a un show de Charly. Terrible gozo ver al genio y su banda de nuevo demostrando que era, y sigue siendo, el más grande y logrando que hasta el cielo riegue “de emoción” a todos los que asistimos Gracias Sofía por este recuerdo y felicitaciones por tan *saynomoresca* nota

  3. Meses después el recital de la historia fue el de Spinetta canto 5 horas y media, lo de Charly es solo una anécdota lo de Luis fue lo más grande de la historia del rock sudamericano Charly volvió en una versión lamentable, sin voz y sin magia. Spinetta canto las 5, 30 hs como si nada

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme