¡Recién Publicado!
cerrar [X]

¿Y si cerramos el Estado?

18
1179
Nos quejamos de todo menos de esto
Nos quejamos de todo menos de esto

Cuánto más corrupto es el estado, más leyes tiene”. Tácito

 

La demagogia es la capacidad de vestir las ideas menores con la palabras mayores”. Abraham Lincoln

Llevamos casi dos meses de cuarentena. He escuchado y leído, cómo las personas se quejan por no poder ir a trabajar, mandar a los hijos a la escuela, pasear, juntarse con amigos o comprar cosas “no esenciales”. ¡Pero no he escuchado a nadie quejarse por no tener que ir a una dependencia del estado a realizar trámites que son tan obligatorios como innecesarios!

Aclaro que creo en la necesidad de un estado presente. Presente en lo que la Constitución Nacional indica: seguridad, justicia, salud y educación. Quizás dentro de un tiempo, algunas de estas tareas (o todas) puedan dejar de ser ejecutadas por el estado, pero hoy estamos muy lejos de ello y además, no es el tema de este artículo.

Lo cierto es que en estos 60 días, hemos comprobado cómo podemos vivir sin necesidad de estar sometidos a miles y miles de regulaciones que los burócratas de turno inventan para justificar sus sueldos.

Sumado a ello, el número de parásitos en el estado aumenta continuamente. Hace unos 90 años, los empleados del poder ejecutivo eran tan pocos, que ¡entraban todos en la Casa Rosada! No he encontrado los datos puntuales de aquella época por lo que haré la comparación de nuestro hoy con el pasado más cercano.

De este gráfico podemos sacar algunas conclusiones rápidas. Que el número de empleados privados ha crecido muy poco en 50 años, mientras que los del sector público prácticamente se han duplicado.

Lo del sector privado se debe en parte, al gran número de empleados no registrados (en negro, casi un 50%) y al desarrollo del sector servicios con un número creciente de autónomos o monotributistas independientes.

Con respecto a los empleados públicos, no va a faltar el distraído que diga: “hay el doble de población, por eso el doble de empleados”. Errado.

No solo porque no hay una necesaria relación directa entre ambos números, sino porque los avances tecnológicos han simplificado y automatizado muchísimo del trabajo que demandaba la mayor parte de las horas hombre. Valga como ejemplo: hace 30 años trabajaba en la Universidad Nacional de Córdoba y para actualizar el “cardex” y sacar los promedios de los egresados, era preciso destinar a 3 personas, quienes comparaban sus planillas para evitar errores; hoy esto lo hace una computadora en forma instantánea y sin errores.

También debemos tener en cuenta la posibilidad que tienen las personas de realizar los trámites burocráticos por autogestión desde su computadora o en terminales ad hoc, otro motivo más que demuestra lo innecesario del crecimiento geométrico del empleo estatal. ¡Es más!, incluso debería haber bajado a la mitad en lugar de duplicarse.

Lo cierto es que en estos dos meses, hemos sido testigos de lo innecesaria que es la monstruosa burocracia que tenemos. ¿Ha llegado el momento de replantearnos qué esperamos del estado?

Tenemos miles y miles de innecesarias regulaciones que incluso se superponen o contradicen, padecemos ¡165 impuestos!, necesitamos hacer 14 trámites y 25 días de papeleo infumable para abrir un negocio, recorrer laberintos interminables para adoptar un niño, tener un “contacto” para conseguir una patente de taxi o soportar al único sindicato autorizado por el gobierno sin poder abrir otro, entre otras tantas trabas y limitaciones que el estado inventa y nos impone en nuestro día a día.

Mantengamos solo las estructuras mínimas e indispensables del estado, las que se ocupan de seguridad, salud, justicia y educación, y el resto lo cerremos.

Pero, ¿qué hacemos con los empleados que sobran? O bien damos jubilaciones anticipadas y redistribuimos al personal, o les damos dos años de plazo a quienes pierden su puesto hasta que sean absorbidos por el sector privado o se vuelvan autónomos, o cualquier otra solución de esta índole. Eso sí, debe quedar establecido por ley, la imposibilidad de volver a nombrar empleados públicos en forma indiscriminada. Lo que nos ahorraríamos en gastos de cientos de oficinas innecesarias es incalculable.

Aquellos municipios pequeños y vecinos entre sí (pegados uno a otro), deberían unificarse y que poner en disponibilidad (como propuse en el párrafo anterior) a todos los empleados extras.

Debemos bajar los impuestos, reducir los trámites exigidos para abrir un negocio y trabajar; liberar las restricciones y los “feudos” de los socios del gobierno, tales como el transporte público de pasajeros; bajar el costo laboral, alentar el comercio exterior, encarcelar a los delincuentes y a los corruptos, terminar con los eternos subsidios a madres con más hijos que años de vida y a los eternos desocupados. Seamos un país serio y en serio.

Hay muchas cosas más por cambiar. Pero al menos acordemos en estas, demos un primer paso.

Hoy el rumbo que están proponiendo nuestros gobernantes es exactamente el opuesto. Más estado, más esclavos que viven de las limosnas llamadas planes sociales, más fomento de la pobreza, más delincuentes y corruptos libres, más libre pensadores perseguidos y más impuestos. O sea, más alejados del mundo desarrollado y más cerca de la miseria.

El Imperio de la Decadencia Argentina debe terminar. El día es hoy, el momento ahora y el lugar aquí, ¡no retrocedamos más!. Si no sos vos, si no soy yo, ¿quién? En paz y con firmeza debemos desatar, La Rebelión de los Mansos.

 
 

18 comentarios Dejá tu comentario

  1. Estoy totalmente de acuerdo con Ud. Además también hay que impedir que impriman dinero, bonos y crear cualquier elemento de deuda que pueda destruir el futuro de nuestros hijos. Ver a Tato Bores en su monólogo 2000, me llena de frustración y tristeza. https://www.youtube.com/watch?v=X1rm8I2UT2Y

  2. "Hay que pasar el invierno" (Álvaro Alsogaray, 1959) "La inflación está muerta" (Zimmermann, 1980) "La gente nunca tuvo más plata que ahora" (Martínez de Hoz, 1980) "El que apuesta al dólar, pierde" (Lorenzo Sigaut, 1981) "Si querés que me baje los pantalones, me los bajo" (Grinspun, 1984) "Les hablé con el corazón y me contestaron con el bolsillo" (Pugliese, 1988) "Si el mercado quiere dólares, le vamos a dar con el látigo" (Machinea, 1989) "Con la convertibilidad, habrá más de seis décadas de crecimiento y prosperidad en la Argentina" (Cavallo, 1991) "No importa de dónde vengan los capitales. Lo que importa es que vengan" (Kohan, 1991) "En 1000 días, vamos a poder tomar agua del Riachuelo" (María Julia Alsogaray, 1993) "El 2001 será un gran año para todos. ¡Qué lindo es dar buenas noticias!" (De la Rúa, 2000) "El que depositó pesos, recibirá pesos. El que depositó dólares, recibirá dólares" (Duhalde, 2002) "Me quiero ir" Hernán Lorenzino, 2013.

  3. El estúpido infeliz de Guillemain nos sigue tomando de boludos y llevándonos de frases aptas para el sobre de azúcar...entiendo que puede haber Estado y eficiencia. No son conceptos contradictorios. El problema aparece cuando metes montones de inútiles que no sirven para nada. Pero no es el problema de hoy. A propósito...¿ quien fue el liberal que estatizó la deuda Argentina en 1982? Ooohhhhhh...¿no lo sabía, Guillemain? ¿Que dirá y pensará ahora la gente (o la opinión pública) de Aerolineas, los que fueron a rescatar gente varada en el extranjero? Años ha, los servicios públicos no se privatizaban porque no eran negocio...hasta que lo fueron. Y los únicos que nos perjudicados fuimos todos, porque los servicios privatizados fueron tan malos como antes. Una cosa es creer. Y otra es argumentar. Usted, Guillemain, no argumenta...solo es creer y nada más. Error garrafal el suyo.

  4. Todos los extremos son malos, tanto concentrar TODO en el Estado como prescindir totalmente de el. La muestra la vemos hoy de manera GLOBAL a causa de la PANDEMIA. ¿Cómo se enfrentaría semejante "batalla", sino es con la PARTICIPACION ACTIVA DEL ESTADO Y DE SUS RECURSOS ECONOMICO FINANCIEROS? Empezando por las MEDIDAS DE SALUBRIDAD Y ATENCION MEDICA DE PREVENCION Y EMERGENCIA, ESTAN SIENDO LLEVADAS ADELANTE POR TOOOOODOS LOS ESTADOS DEL MUNDO. Las vacunas están siendo investigadas con ALTA PARTICIPACION FINANCIERA DEL ESTADO, incluso en paises remisos a la SALUD PUBLICA como EUA. Los temas SOCIALES, en diferentes paises y problematicas, están siendo atendidos con prestaciones financieras y materiales con alimentos. Hoy se podría decir que el MUNDO ESTA ARGENTINIZADO en mayor o menor grado por los subsidios. Por otra parte, queda en claro que respecto al FUTURO, así como el ESTADO TIENE OBLIGACIONES DE CONTRAPRESTACION PARA CON SUS CIUDADANOS, de EDUCACION,SEGURIDAD Y JUSTICIA, deberá agregarle SALUD PUBLICA. En medio del siglo XXI, las SOCIEDADES, si se dicen CIVILIZADAS deben contar son sistemas EFICIENTES DE SALUD PUBLICA, tal como sucedió con el BRITANICO, en el mismo que se atendió su primer ministro Boris Jhonson.. Eso si TODO LO QUE ES MANIPULADO COMO "BUSINESS" DE PARTE DE LAS OBRAS SOCIALES SINDICALES, DEBERIAN PASAR AL SISTEMA DE SALUD NACIONAL y dejar de depender de las Provincias. REsulta denigrante que haya DIFERENCIA de la calidad de las prestaciones segun el "sindicato" al que un trabajador pertenezca. Si hablamos de EVOLUCION EN TERMINOS DE CIVILIZACION, la SALUD debe ser considerada como ESENCIAL Y PRIMORDIAL PARA CUALQUIER CIUDADANO ARGENTINO, tal como lo es la seguridad, la justicia y la educación. Esto no implica que se prohiban las prestaciones privadas de salud como las prepagas. Ahora bien, los ESTADOS son entelequias en si mismos, motivo por el cual el principal problema es "CON QUIENES SE LLENA AL ESTADO" , mas que la existencia de estos. Para eso hay que CONSTRUIR CIUDADANIA COMPROMETIDA Y CONSCIENTE DE LO QUE ES LA RESPONSABILIDAD SOCIAL, esa que nos hace responsable de las decisiones que tomamos y sus efectos en terceros, pudiendo ser positivos pero TAMBIEN NEGATIVOS. Es decir, cuando los ciudadanos somos TOLERANTES A LA CORRUPCCION entonces nos convertimos en "complices sistemicos", siendo NUESTRA OBLIGACION, ser MAS LEALES A NUESTROS CONCIUDADANOS que a quienes NOS ESTAFARON CIVICA Y ECONOMICAMENTE, por mas que los hayamos votados. ¡DEberíamos ser los primeros en reprobarlos sin remilgos! ASi reaccionan las SOCIEDADES QUE EVOLUCIONAN. Vimos como en Corea del Sur, por temas que en Argentina son cuasi "anécdotas", multitudes marcharon sin cesar hasta que lograron la renuncia https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-37962254 y enjuiciamiento de la presidenta que fué condenada a 24 años de prisión mas fuertes multashttps://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-43666958 TAmbién por hechos de corrupccion fue condenado a 5 años de carcel el presidente de una de las empresas mas grandes del mundo como Samsung. https://www.bbc.com/mundo/noticias-38587725 Así se HACEN FUERTE LOS ESTADOS, no por acción de sus dirigentes sino por la TENAZ RESISTENCIA DE SUS CIUDADANOS. ¿Cuando ha habido MULTITUDES MARCHANDO EN TODO EL PAIS HASTA LOGRAR LA DEPURACION DE CORRUPTOS DE LOS GOBIERNOS? El día que agotemos ese recurso al que ESTAMOS OBLIGADOS COMO CIUDADANOS y no obtengamos respuesta, entonces si cabe pensar en la inexistencia del Estado, pero AUN ni se ha intentado, excepto en redes sociales y medios como estos. Los CORRUPTOS SIGUEN AHI, como si nada y no solo no nos respetan ni nos temen, sino que SE BURLAN en nuestras caras.

  5. Totalmente de acuerdo con Piratón. El estado es muy importante, pero hay una diferencia entre un estado grande y un estado fuerte. El nuestro diríamos que sufre de obesidad mórbida. Y se sigue comiendo a los que más trabajan.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Una Argentina en cuarentena permanente, con un Estado todopoderoso

Mientras la avanzada comunista sigue trabajando a destajo en el país, presidida por su solapa “digerible” (el rapaz cristinismo), el coronavirus sigue dándonos oportunidades de comprobar la superioridad moral del capitalismo liberal por sobre cualquier otra...