¡Recién Publicado!
cerrar [X]

31 - AMIA, la causa de la vergüenza

0
2565
EL DESINTERÉS OFICIAL Y EL SILENCIO CÓMPLICE
EL DESINTERÉS OFICIAL Y EL SILENCIO CÓMPLICE

    ¿Es casual que Interpol aceptara las recomendaciones del fiscal Alberto Nisman y ordenara la captura de seis ex funcionarios iraníes por su vinculación con el atentado contra la AMIA, un día antes del nuevo aniversario del atentado a la Embajada de Israel? Pareciera que no. 
    La decisión, que fue tomada como un logro por el Gobierno y fue todo lo contrario (se negó el pedido de captura sobre los funcionarios más importantes), demuestra una vez más cómo se ha digitado todo desde los centros de poder de Estados Unidos e Israel para avanzar sobre un terreno que nada tiene que ver con la realidad.
    Argentina, al avanzar en la improbable "pista iraní", le hace el juego a esos países y les brinda "servida en bandeja" la perfecta excusa para invadir un nuevo territorio contrario a sus intereses. ¿Es Irán un país que colabora con el terrorismo y la violencia? Desde ya que sí, pero nada tiene que ver esa nación con el atentado a la AMIA. 
    Los autores de este artículo han desafiado abiertamente -y sin éxito- a debatir este tema a cualquier persona que afirme lo contrario y, como se verá más adelante, han ofrecido evidencia concreta que conduce a los verdaderos autores del magnicidio mencionado. Hablamos de la "pista Siria", la primera que aparece en la causa judicial de marras y que fuera dejada de lado gracias a los "buenos oficios" del entonces presidente Carlos Menem, quien a su vez hizo caso al dictado norteamericano-israelí.
    Más allá de las amenazas de querellas y los insultos de ciertos funcionarios, jamás nadie se ha animado al ofrecido debate ni ha requerido la evidencia ofrecida (Ver documento al pie), lo cual muestra a las claras que no existe intención alguna en esclarecer el atentado a la mutual judia del año 1994.
   
Todo un síntoma.


Forzando culpables

    “La decisión del gobierno de Carlos Menem de suspender en 1991 un embarque nuclear a Irán 'interfirió en la estrategia' del régimen iraní de 'desarrollar su programa nuclear' con supuestos objetivos militares. Entonces, Teherán ordenó al partido libanés pro iraní Hezbollah que atacara con sus células terroristas a la AMIA a fin de presionar para que la Argentina le entregara una planta de iranio y otra de agua pesada, según el dictamen del fiscal Alberto Nisman”, así comienza una nota del incombustible Daniel Santoro de Clarín, del domingo 29 de octubre de 2006. Esto demuestra que, siguiendo la misma tesitura del defenestrado juez Galeano, la corporación mediática nacional continúa abonando en la tesis del "cuento persa" fiel a los requerimientos del eje Washington-Tel Aviv. 
    Cuando a finales del año pasado el fiscal Nisman lanzó su dictamen, casi nadie mostró indicio de sorpresa alguna. Pues era de esperar que, en el marco del equilibrio del terror globalizado, se prosiga señalando a Teherán como partícipe necesario de la masacre de
la calle Pasteur. A pesar de tamaño esfuerzo por encubrir, esta hipótesis está viciada de nulidad desde el vamos. Los líderes de Hezbollah, en una entrevista concedida a María Laura Avignolo, no sólo dejaron sentado que Galeano mentía, sino que aseguraron que su organización político militar no realizaba operaciones de tamaña envergadura en el exterior, como tampoco estaban alineados de esa forma con dicha república islámica. Todo lo contrario, puesto que en ese momento sus sponsors ideológicos estaban afincados en Damasco. En cuanto al supuesto y frustrado acuerdo nuclear, el régimen regido en ese entonces por Hafez el Assad le había pedido formalmente a Carlos Menem una central nuclear llave en mano. La posterior negativa, por indudables presiones estadounidenses e israelíes, a cerrar el negocio fue lo que realmente provocó el citado atentado. 
    No es dable concebir ninguna investigación seria sobre estos acontecimientos, obviando cuestiones geopolíticas vitales. Irán desde 1979, cuando sobrevino la revolución islámica de Khomeini, se transformó en el malo de la película para el aludido eje. Por eso, en 1980 no vacilaron en apoyar al Irak de Hussein para derrotarla en una guerra fronteriza inventada. Su continua supervivencia, y el cambio de carátula para el mandamás de Bagdad, obligaron al Imperio a mudar de estrategia. 
    Caída la URSS en 1991, se eligió a Irán como el país ideal exportador de terroristas suicidas a Occidente e Israel. Una modalidad totalmente ajena a estas playas, pero ideal para embarrar la cancha de cualquier investigación posterior. 
    En 2001, luego de los acontecimientos de septiembre, un informe de la SIDE patrocinado por la CIA y el MOSSAD, revelaba que el comando suicida había estado parando en
la Triple Frontera , bajo la atenta mirada de Osama Bin Laden. También, se afirmaba ahí que el aludido Hussein dio el visto bueno para el bombardeo contra la mutual judía. Como se puede vislumbrar, todo junto como en botica.Esta ola de falsedades prosiguió en la administración Bush , para justificar la invasión a Irak en marzo de 2003 con la mentira artera de las armas de destrucción masiva.  
    Reemplazarle esto último a "energía nuclear" con fines no pacíficos, se arma la excusa ideal para una posterior operación militar contra Irán.
    Como ha sucedido otras veces en la historia contemporánea, primero se prepara psicológicamente a las masas mediante una intoxicación sistemática de la corporación mediática, a fin de que vayan reconociendo al nuevo cuco de
la bolsa. No importa que se recurra a una falacia tras otra, lo importante es el objetivo primordial. Pues lo único que le falta a EEUU y a su socio israelí para terminar la dominación completa de Oriente Medio y su área de influencia, es el díscolo contendiente persa. De lograrlo, aunque cueste bastante, insertarán una cuña de hierro hacia la Asia Central ex soviética, plagadas de petróleo y uranio, como también una seria advertencia al gigante chino. 
    Así, en los fríos cálculos de la ciencia geopolítica, las víctimas de dicho atentado se convierten en fría estadística y el llanto de sus deudos en letra muerta que clama justicia a los cielos.


La verdad desnuda

    Más de doscientos testigos presenciales, pericias varias e investigaciones independientes han demostrado que las explosiones que hubo en sede de la AMIA no surgieron de ningún coche explosivo. Sí, en cambio, hay serios indicios de que una de las bombas estuviera en el volquete que se encontraba en la puerta y la otra dentro de la propia sede de la mutual.
    Quienes escriben estas líneas han ofrecido evidencia concreta para esclarecer este atentado a diferentes actores de esta trama, los cuales, como era de esperar, no se interesaron en absoluto por el ofrecimiento.
    Entre otros, hemos enviado cartas al primer mandatario Néstor Kirchner (1), a los presidentes de AMIA y DAIA y a una veintena de periodistas. A nadie le interesó lo que tenemos para aportar, aún cuando demuestra una nueva línea investigativa que podría esclarecer el caso.
    Poco después ofrecimos esta misma evidencia a la gente de Memoria Activa y a los integrantes de APEMIA, grupo escindido del primero que fue formado por Laura Guinsberg y otros familiares de las víctimas del atentado. Tampoco obtuvimos respuesta alguna.
    Mientras tanto, tuvimos que tolerar que estas mismas personas sigan rasgando sus vestiduras públicamente a la hora de hablar de la asesina masacre de 1994. Una gran hipocresía.
    Los indicios que apuntan a Siria como país planificador del atentado a la AMIA son innumerables. Uno de ellos surge de una insólita fuente: el libro Mossad, la historia secreta, del reconocido periodista Gordon Thomas., el cual ha contado con el testimonio directo de varios jefes del mítico servicio de inteligencia israelí.
    En dicha obra, Thomas cuenta que en la primavera de 1996, el entónces jefe del Mossad Danny Yatom reabrió la investigación sobre el atentado a la embajada de Israel y que se topó así con "el pasado del presidente (Menem) y de la primera dama" y "descubrieron que Menem tenía vínculos cercanos con miembros de grupos terroristas dentro de la comunidad siria en Argentina".
    Una periodista israelí, Nurit Steinberg, que había hecho su propia investigación sobre el atentado y publicado sus hallazgos en el semanario Kol Hair de Jerusalén (que depende del diario Haaretz) confirmó esta declaración.
    "Poco después depués de publicar su detallado informe -nunca desmentido por Menem o por su Gobierno- Nurit Steinberg fue víctima de un incidente (...) El único objeto robado fue el disquete donde había almacenado toda la información (...). El Ministerio de Asuntos Exteriores israelí ignoró las afirmaciones de Steinberg. Sus portavoces comenzaron a alimentar historias que acusaban a Irán de la destrucción de la embajada, perpetrada por su socio, el fanático Hezbollá.
    (Pero en Buenos Aires) los investigadores del Mossad seguían encontrando pruebas preocupantes que contradecían la opinión del Ministerio de Asuntos Exteriores acerca de la culpabilidad de Irán y el Hezbolá (y puso la lupa sobre) Monzer al Kassar, un veterano traficante de armas y drogas cuyo círculo de amigos abarcaba desde Oliver North hasta Abu Nidal".
    Nueve meses antes del atentado, un noticiario de televisión de Damasco mostró al hermano del presidente Menem, Munir, entonces embajador argentino en Siria, filmado en conversaciones con Al Kassar. Poco después del atentado, Munir fue trasladado a Buenos Aires. El equipo del Mossad no había podido descubrir por qué.”
    Yatom reparó que en abril de 1992 su antecesor Shavit había retirado de Buenos Aires al equipo de investigadores a sus órdenes: "En realidad -escribe Thomas-, se le había ordenado a Shavit archivar el expediente, hecho notable dado lo ocurrido cuando el Mossad se retiró".
   ¿Qué había ocurrido? En Buenos Aires, el embajador Yizthak Shefi, cuya esposa había muerto en el ataque, insistía en que “Siria estaba implicada” en el atentado. “Tácitamente apuntaba a que el presidente Menem debía responder algunas preguntas. Menem elevó una protesta ante Shimon Peres. Shefi fue llamado ‘a consulta’" y ya no regresó.
    Respecto al tema AMIA, Gordon Thomas asegura que el gobierno israelí convalidó la acusación argentina al Hezbolá, y que "este grupo hizo, contra su costumbre, una declaración en Beirut negando cualquier vínculo".
    Finalmente, para Israel y el Mossad "reabrir una investigación que podía desenterrar desagradables nexos entre el presidente argentino y la tierra de sus antepasados no era una opción viable.
    Durante los años posteriores, Menem seguiría jugando su papel de honesto mediador. Era mucho más importante para los amos políticos del Mossad que lo siguiera haciendo. Se le comunicó a Yatom que los expedientes de ambos atentados debían continuar cerrados".


Concluyendo


   No hay dudas de que existe una bajada de línea por parte de la CIA norteamericana y del Mossad israelí para que la verdad no florezca. La justicia argentina, pues, ha sido obediente y siguió los “consejos” ofrecidos. Así hemos llegado al desastroso estado de cosas en el que estamos hoy.
    Pero la complicidad también alcanza, aparte de los medios de comunicación más importantes (2), a las propias dirigencias de la AMIA, DAIA, Memoria Activa, Familiares de las victimas y APEMIA. Sin olvidarnos, obviamente, de los principales actores políticos de nuestro país.
    Es ahí cuando, junto a los pocos colegas con los que compartimos la vocación de la verdad, nos preguntamos si no seremos los únicos interesados en hacer justicia en el esclarecimiento del este tremendo atentado.
    Y, aunque no lo crean, ya casi estamos convencidos de ello...

 

Fernando Paolella y Christian Sanz

(1) Ver "Carta al Presidente": https://periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=240

 

 

 

 

(2) Ver "La mentira de los medios": https://periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=273

 

Una de las tantas cartas enviadas a los diferentes "interesados" en la causa AMIA

 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Municipio de Moron. Corazón del Oeste
Cynthia Gentilezza. Analista en seguros