¡Recién Publicado!
cerrar [X]

DÍAS DE BRONCA

0
2029
NOS SIGUEN PEGANDO ABAJO
NOS SIGUEN PEGANDO ABAJO

DIAS DE BRONCA      Bronca

Bronca cuando ríen satisfechos,
al haber comprado sus derechos.
Bronca cuando se hacen moralistas,
y entran a correr a los artistas.
Bronca cuando a plena luz del día,
sacan a pasear su hipocresía.
Bronca de la brava de la mía.
Bronca que se puede recitar.
Para los que toman lo que es nuestro,
con el guante de disimular.
Para el que maneja los piolines,
de la marioneta general.
Para el que ha marcado las barajas,
y recibe siempre la mejor.
Con el as de espadas nos domina
y con el de bastos entra a dar y dar.
Marcha, un, dos
No puedo ver tanta mentira organizada
sin responder la voz ronca,
de bronca, de bronca.
(Marcha de la bronca, de Miguel Cantilo y Jorge Durietz)

 

    Se respira en el ambiente, y a veces cala los huesos como la humedad. Crispa los puños, frunce el seño, agiliza el ritmo cardíaco y desata improperios devastadores. Luego de la cancelación de la reunión entre el gobierno nacional y los dirigentes ruralistas, ese es el sentimiento imperante de mucha gente que se siente hastiada de tanto manoseo al gas. Esto era vislumbrado luego del ostentoso fracaso oficialista en Salta, que a pesar de los millones gastados no pudieron convocar a más de 15 mil rentados de todo el país. Mientras que al pie del Monumento a la Bandera rosarino, no cabía ni un alfiler dado que la concurrencia era superior a las 300.000 almas.
    El impacto fue comparable a un puñetazo en el mentón, evidenciado por dos perlitas luego de ambos actos. La primera, refieren fuentes confiables que la Presidente estaba tan ofuscada que se piró primero para estos pagos en el Tango 01, dejando a pie a varios ministros que puteando volvieron en un avión de línea, y la segunda, un dirigente rural salteño se topó en el mismo vuelo con el inefable Sergio Moreno. Aprovechando la ocasión, le preguntó acerca de cómo seguiría esta cuestión. La respuesta sonó como un cañonazo, pintando de cuerpo entero al personaje: “¡Pa los del campo, ni mierda!”.
    “Ah, bueno, gracias”, contestó el chacarero.
    “Ni mierda”, evidencia el naufragio de todo intento de negociación y entendimiento civilizado entre dos partes. Es un abrupto final que pone los pelos de punta al más pintado, e irrita sobremanera no sólo a quienes están envueltos en este conflicto.


No va más

    Entonces, a esta altura de la tarde mientras se redondean estas líneas, queda ya muy patentizado quiénes son los que no están interesados en arreglar nada. Frente a un escenario plagado de desaguisados, corridas financieras y pánico en ciernes, lo único que tienen para ofrecer al público hastiado es la antinomia del enfrentamiento. Y no es sólo retórica, pues ha aumentado en forma alarmante la cantidad de personas que reaccionan furiosamente ante la sola mención del nombre de la Presidente, o su apellido o el de su esposo. O peor aún, cuando su imagen aparece en la televisión hay muchos que iracundos arrojan a la pantalla chancletas, zapatillas o lo primero que encuentra su mano.
    Esta escalada peligrosa se podría haber evitado, pero ya se sabe que no interesa a los Kirchner.
    Es la sumatoria de 6 años de menosprecio, mentiras y autismo, que estallaron al unísono gracias al grosero error de cálculo de alguien obsesionado por alabarse a sí mismo.
    Como siempre, mal que le pese a algunos, la realidad sigue siendo la única verdad. Y cuando se ignora, sobreviene la bronca, y no hay vuelta que darle.

Fernando Paolella

COMPARTIR
Artículo Previo Sale con fritas
Artículo Siguiente Y LLEGÓ LA NOCHE
Armin Vans
También en
 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme