¡Recién Publicado!
cerrar [X]

EL CUENTO DE LA BUENA PIPA

0
2110
NOS SIGUEN TOMANDO POR IDIOTAS
NOS SIGUEN TOMANDO POR IDIOTAS

EL CUENTO DE LA BUENA PIPA

    “El textil Teddy Karagozian, presidente de TN Plátex, recordó el cuadro del pintor belga René Magritte, que reproduce una pipa y, debajo, consigna en cursiva: Esto no es una pipa. La célebre obra dio pie a innumerables ensayos sobre la disociación entre el referente (la pipa) y su representación (el dibujo). 'Claro, no es una pipa, es un dibujo' —argumentó el industrial—. Y el Indec no es la inflación, pero lo tomamos como tal. Y entonces se toman medidas sustentadas en eso. El dólar vale un 20% menos. ¿Cómo se explica que se tengan que importar quesos o que uno de los sectores más competitivos del mundo, la carne, no tenga rentabilidad?", según la edición del jueves 7 de agosto, día de San Cayetano, sección economía del diario La Nación. Continuando la presente, parece que desde la intervención morenista del INDEC, la cúpula gobernante está empeñada en hacerle creer al resto de la población que los guarismos dibujados por el satanizado funcionario son ex cathedra. Y siguiendo su línea de pensamiento, aquellas mediciones que contradigan lo anterior son producto del cerebro afiebrado de los golpistas de siempre.
    Pero tristemente, la cruel verdad es otra pues cuando cualquier sufrido mortal de estas pampas concurre cotidianamente al súper chino, o a otro, caerá en la cuenta de que el morrón verde o rojo sale 5 mangos por unidad, que la manzana y la pera cuesta lo mismo por kilo, mientras que la uva está la friolera de 10 mangos. Entonces, al prender la tele, escuchar la radio o pispear la portada de los matutinos se topa con las declaraciones de los funcionarios que pintan las estadísticas burlándose de estas penurias y azares.
    Lo peor es que tanto Cristina Fernández de Kirchner como su marido Néstor participa e incentivan la prosecución de esta mascarada, incluyendo la movilización de sus fuerzas rentadas para aventar cualquier atisbo de discernimiento antagónico. Unido al caballo apocalíptico de la inflación, que retornó para instalarse con baño y cocina, la inseguridad galopante es ya una pandemia no sólo en el castigado conurbano bonaerense sino también en la Capital Federal. Es todo un clásico que los noticieros de los distintos canales tanto de aire como de cable abran sus informes con el relato minucioso de algún sonante hecho delictivo. Sino es la masacre de Campana, es el consabido asalto a una jubilada que le birlaron la pensión pero salvó su vida porque el caco no quise trocarse en homicida, el robo de un camión de caudales a metros del Obelisco en pleno día, el afano a un garaje ubicado a escasa una cuadra de la comisaría 2° del barrio de San Telmo o el asesinato de un pobre sujeto luego que se resistió a que le hurtaran la guita que acababa de sacar de un cajero automático. La gente común se siente acorralada por estos escarnios, no confía para nada en la palabra y menos aún en la visión de las cosas emanadas de fuentes oficiales. Por eso es demasiado iluso pensar que luego del gesto de Cobos y la 125 se ha arreglado todo, pues como ilustra el diario platense El Día el gobernador Scioli fue víctima de la ira popular nuevamente, esta vez en Coronel Suárez: “los productores se trasladaron a la plaza principal de la ciudad donde volvieron a hostigar al gobernador cuando estaba en el palco oficial junto al intendente Ricardo Móccero, un vecinalista alineado también con el gobierno nacional. La actitud de los ruralistas generó reacciones de algunos vecinos que asistían al acto, algunos de los cuales agredieron a los autoconvocados. En medio de esa refriega que duró unos minutos, finalmente Scioli desistió de hablar en el acto por la celebración del aniversario de la ciudad y bajó del palco".
    De acuerdo a Punta Alta.net, la cosa fue bastante más grave: "El intendente vecinalista local, Ricardo Móccero, tomó el micrófono y criticó a los productores a los que calificó de 'inadaptados' y 'antidemocráticos'. Productores y periodistas del lugar dijeron a esta agencia que las palabras del intendente 'enardecieron más los ánimos'. 'El intendente quería mostrarle a Scioli que este es el pueblo ideal, pero había bronca y sus palabras caldearon más las cosas' dijo a DIB Fernando Cifone, productor autoconvocado que participó del repudio. Cifone señaló que 'ya cuando a Scioli lo sacaron del aeródromo por un camino de tierra las cosas se enrarecieron. Estábamos esperando al costado de la ruta para manifestarnos pacíficamente. Pero por la ruta sólo pasaron autos de la municipalidad en zigzag y a alta velocidad para intimidar' sostuvo. Los productores enarbolaron unas cinco pancartas. Las más visibles: 'Scioli, nos traicionaste' y otra con la palabra 'Cobos', con las 'o' deformadas, en forma de huevos, en alusión al voto del vicepresidente Julio Cobos contra la resolución 125.
    Los periodistas locales dijeron que hubo un fuerte operativo de seguridad, con refuerzos que llegaron de Tandil y Mar del Plata. Fuentes del gobierno provincial señalaron que 'ese grupo de productores fue con una intención muy clara de agredir' y dijeron que muchos de ellos 'no eran de Suárez'. Los propios autoconvocados indicaron que hubo chacareros de la región (Guaminí y Coronel Pringles y Carhué). 'Viajaron 100 kilómetros para expresar su bronca', dijeron." Visto desde otra óptica, es la respuesta contundente al envío de matones oficiales rentados a Córdoba para armar disturbios y desestabilizar al díscolo gobernador Schiaretti.
    Algo huele a podrido, y no es precisamente en Dinamarca.

 

Fernando Paolella

COMPARTIR
Artículo Previo REINA KRISTINA
Artículo Siguiente LUNES NEGRO
Armin Vans
También en
 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme