¡Recién Publicado!
cerrar [X]

LA FALAZ PANACEA ESTADOUNIDENSE

0
1771
EL PODER CONSTITUYENTE NO ES EL PODER INSTITUYENTE
EL PODER CONSTITUYENTE NO ES EL PODER INSTITUYENTE

EL PODER CONSTITUYENTE NO ES EL

    En política, todo cambia. Quién no quiera verlo, está cerrado a una visión obtusa y muy parcial de la realidad. Estados Unidos de América, es cierto, es un país con instituciones sólidas, pero eso no hace de la potencia del norte la mejor democracia. Ciertamente, tienen frenos y contrapesos, pero las elites se sostienen en el poder a través de un dato clave, que ha sido puesto en cuestión de alguna manera, cuando una participación activa de la sociedad entró en la política: la escasa participación democrática y el desconocimiento de qué hace su país al mundo.
    No nos olvidemos que hasta hace no muchos años EEUU mantenía por ley la separación racial, discriminando a la población de origen afro-americano, que dicho país ostenta en su historia el asesinato de presidentes en actividad, conspiraciones de todo tipo, y una forma de hacer política interior bastante democrática en sus formas, y muy autoritaria en su política exterior. Nuestros países han sido el teatro de operaciones de diversas guerras sucias orquestadas directamente de la hegemonía norteamericana, ellos han puesto y depuesto presidentes, han dirigido el Plan Cóndor, han sido responsables de injerencia directa o indirecta en nuestra economía, y fundamentalmente, son quienes ocupan militarmente gran parte del globo bajo amenaza de destrucción total poseyendo un increíble arsenal atómico que no piensan desmantelar, pero son quienes deciden qué otros países son dignos de tenerlo, como en el caso de Irán, o como sucedió en nuestro país hace unas décadas.
    Que nuestras democracias latinoamericanas se reformen en su totalidad no es malo ni bueno, depende su utilización. La inclusión de nuevas figuras institucionales, como el derecho de las minorías, la protección de los derechos humanos elementales, la reforma agraria, los derechos de las mujeres, no son producto de por sí del mero capricho, sino parte de la lucha política, las relaciones de poder, que año a año se suceden en tan convulsionadas sociedades, pero que solamente tienen que ver con la constitución el hecho de ser la cristalización de luchas políticas. La política es dinámica y las instituciones deben dar respuesta. Cambiar la constitución es un síntoma de que las cosas están progresando. Una vez cambiada, no quiere decir que el problema este resuelto, sino reconocido, identificado.
    Estados Unidos tiene sus virtudes, y nosotros también las tenemos. No se trata de un sistema sajón o hispano, se trata del desarrollo de la sociedad. España hoy en día es considerada parte del primer mundo y sigue siendo hispano. Lo que hace a España estable no es su constitución, es el dinero que circula por dicho país. Lo que nos hace inestables, es la pobreza. En eso, un sector importante de los EEUU, tiene su parte responsabilidad. No hablamos de chivos expiatorios que sí los hay, hablamos de imposición de políticas que cualquier Estado soberano en la posición de poder dominante hará. La historia está llena de ejemplos, y hemos sacrificado muchas vidas por estar del lado “occidental y cristiano”. En la década de 1970 había una noción continental de la necesidad de desarrollo industrial y tecnológico como única vía posible para hacer países importantes. Las dictaduras pusieron su puño de hierro, y las democracias débiles post genocidio hicieron el resto del trabajo. ¿Acaso EEUU nada tuvo que ver? Argentina tenía un plan espacial propio y lo canceló por presión estadounidense, por ejemplo.
    Hoy en día avanzamos, y en nuestra región soplan vientos de cambios que cuestionan, y con virtudes y defectos, bienvenidos sean. Perfectibles luchas sociales en Ecuador, Bolivia, Venezuela, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay, y hasta en el discurso por lo menos, en la Argentina, las cosas están cambiando y los gobiernos son cristalizaciones de ello. Desarrollémonos autónomamente, consolidemos nuestras constituciones e instituciones, e instituyamos el recto camino truncado por aquellos que aún añoran la libertad de mercado en la que siempre gana quien domina la oferta y la demanda.

 

Daniel Blinder

COMPARTIR
Artículo Previo LA DERECHA IMBÉCIL
Armin Vans
 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme