¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Los que manejan los hilos del mundo

0
INFORME CLASIFICADO SOBRE LA RED GLADIO
INFORME CLASIFICADO SOBRE LA RED GLADIO

Debajo del Estado se mueve otro estado paralelo que asegura la fidelidad de las provincias respecto a la metrópoli norteamericana. Otro estado que realiza trabajos especiales con los que se reconducen las democracias que toman rumbos independientes.

 

En noviembre de 1990 un juez italiano que investigaba el terrorismo hizo pública la existencia de la Red Gladio: un ejército secreto vinculado a la OTAN y creado por la CIA durante los años 50 para impedir con cualquier medio (terrorismo incluido) la llegada al poder de partidos o personas sin la adecuada sintonía con Washington.

Gladio es expresión de cómo se establece la dependencia orgánica de los países respecto a las potencias hegemonistas. Los EE UU son un imperialismo con capacidad para ejercer la supremacía hegemonía no en una pequeña zona de influencia, no en algunos países (como lo hacen Francia, Alemania, Japón...) sino a escala mundial. Las relaciones entre las potencias de segundo orden y el hegemonismo norteamericano son relaciones de dependencia en mayor o menor grado y no sólo en lo económico, sino que la nación dominante se impone gracias a su control sobre los principales resortes de los aparatos de Estado: ejército, policía, servicios secretos, cúpulas de partidos,… Nadie duda hoy y Washington reconoce de la intervención norteamericana en Iberoamérica: Golpes de Estado, sostén de dictaduras, formación de militares y torturadores en La Escuela de las Américas. Si esto ocurre con Latinoamérica, hay que multiplicar las dimensiones de la intervención yanqui en Europa en la misma proporción en que se multiplica en el Viejo Continente la concentración de riqueza, de fuerzas productivas y los principales adversarios de Estados Unidos.

Stanislas Levchenko, desertor pasado a Occidente, declaraba en 1991, muy poco antes del colapso del aparato estatal comunista en Rusia, que el KGB al que acababa de traicionar se encontraba en el momento de más alta actividad de las últimas dos décadas. Incluso en el país con una transición tan agitada que el diario Pravda no pudo en una ocasión entrar en máquinas debido al letargo en que el vodka había sumido a sus redactores, algo, nos decimos, habrá debido hacerse con el medio millón de agentes y los casi cinco millones de informadores que componían esta multinacional del soplo y el terror. Reventada la piñata, mucha información que para alguien tendrá interés circula por el mundo subastada al mejor postor en el mismo o distinto paquete que los maletines nucleares. Por algo el FSB, departamento que ha sucedido en Rusia al KGB, lanzaba dos veranos atrás su oferta pública, teléfono de contacto incluido, dirigida a todos los rusos que en ese momento trabajasen en nómina para alguna red de inteligencia extranjera: se comprometía a igualar el sueldo que tales servicios foráneos les pagasen, siempre que se avinieran a cambiar honestamente de bando. Más civilizado, imposible. Los métodos, es obvio, no siempre lo son tanto: recuérdese el reciente episodio de los enviados de Netanyahu que trataron de asesinar descaradamente en suelo jordano a un dirigente de Hamás.

Eran las fechas previas a la Guerra del Golfo. Alemania e Italia se negaban a participar con tropas en la acción militar estadounidense, y en Gran Bretaña, las vacilaciones de la primera ministra se resolvieron con su dimisión ese mismo mes. Ante la relevancia de la noticia publicada en los principales diarios europeos los intentos de silenciarla eran inútiles. El entonces secretario general de la OTAN, Manfred Wöerner, reconoció la existencia de la "Red Gladio"; el ministro belga de Defensa Guy Coeme declaró que la red funcionaba aún y que el grupo que coordinaba sus secciones nacionales había efectuado su última reunión a finales de octubre de ese año.

Del mismo modo en que resulta poco convincente sostener que Coco Chanel costeó el entierro en Roma de Walter Schellenberg -responsable del Servicio Secreto Exterior de la SS- sólo por amor, o que la bala de Ali Agca la pagó la URSS (cuando el Dr. Frankenstein de Lobos Grises, es decir, de lo que se ha llamado la versión turca de la Red Gladio, fue el Pentágono), nadie puede pensar que Bienvenida Pérez actuase por cuenta propia cuando dio a Sir Peter Harding, Jefe de Estado Mayor de Defensa de Gran Bretaña, el beso de su defenestración.La del espionaje, como es lógico, es epopeya plagada de misterios sin resolver que, en su mayoría, sólo comienzan a salir a la luz cuando sus principales protagonistas han sido ya puestos a resguardo del escándalo, el penal o algo peor por el piadoso Ángel de la Muerte. ¿Quién sabe, por ejemplo, qué fue de Martin Bormann, lugarteniente de Hitler esfumado entre las ruinas del Berlín convertido en pulpa de hierro y fuego amasada con sangre? Por descontado que Wolf, pese a poder, no despeja la incógnita (como tampoco la de Estermann: aún no le había volado los sesos su subordinado en la Guardia Suiza). Prominentes conspirólogos como Dugin o Parvulesco aseveran que cruzó la frontera teóricamente menos indicada, buscando y hallando refugio en el campo soviético, donde le amparaba un pacto de silencio previamente acordado entre altos cargos del SD y la Gestapo alemanes y, del otro lado, Viktor Abakumov, adjunto de Beria y jerifalte del KGB. Así lo corroboró uno de esos pintorescos personajes, típicos del mundo del espionaje: Michel Goleniewski, que facilitó abundante información a la CIA desde su privilegiada posición de coronel de los servicios secretos polacos y cruzó a Occidente en 1960, afirmando ser... ¡el zarevich Alexei, hijo del zar Nicolás II! Pretensión menos lunática y más pragmática de lo que parece, además de muy oportuna para algunos, ya que la irrupción de este "heredero" contribuía, casualmente, a enrarecer y caricaturizar el ambiente del exilio ruso precisamente cuando los abogados de Anna Anderson (Anastasia) iniciaban en los tribunales una nueva ofensiva.

El caso es que, en febrero de 1946, parte -precisamente desde las páginas de Nacht Express, un diario de Berlín Oriental- la presunta sospecha soviética (¿mareo de la perdiz?) de que Bormann viva oculto en Patagonia, cuyas costas habría ganado a bordo de un submarino U-534 hundido tras cumplir su misión. Documentos de la Secretaría de Estado para la Inteligencia de Argentina desclasificados en 1992 se refieren a este hecho, remitiendo a otros documentos aún protegidos por el top-secret. En junio de1996, alguien no identificado entregó en Bariloche un pasaporte uruguayo a nombre de Ricardo Bauer, cobertura, según él, de Martin Bormann hasta su muerte en 1975.

El escritor e investigador Ernest Milá ha averiguado, por su parte, y desvelado en un libro que algún día esperamos ver publicado, cuál fue el destino de Otto Rahn, oficial de la SS que legase a la posteridad dos obras clásicas sobre el catarismo y cuya prematura y discreta muerte ha dado lugar a las más extravagantes teorías: desde la que le presenta como un anti-nazi enmascarado descubierto y ejecutado por sus compañeros hasta la de su suicidio ritual, a la cátara, en las montañas de Languedoc. Simplemente, Rahn, que pertenecía al Estado Mayor de Himmler, era de ascendencia judía, por lo que hubo de pedir su baja en la SS en el año en que los certificados de pureza racial comenzaron a exigirse en esta organización. El mismo general SS Wolff firmó su esquela en la prensa, honor que de ningún modo se hubiera concedido a un traidor. Significativamente, nadie le dio de baja en el Registro Civil. A las órdenes de Wolff, bajo el nombre falso de Rudolf Rahn -un Rudolf Rahn al que asistía la secretaria de toda la vida de Otto Rahn- sirvió al III Reich como agente secreto en Oriente Medio, actuando como agitador en el levantamiento pro-alemán de Iraq de 1941.

Durante el juicio uno de los "gladiadores" detenidos, Edgar Sogno, explicó su papel: "se trataba de la organización que actuaría en el caso de que el partido Comunista Italiano (PCI) [entonces muy vinculado a la URSS] pudiera llegar al poder". El propio ministro Andreotti confirmó que conocía el funcionamiento de Gladio. El portavoz del gobierno francés reconoció su existencia aunque añadió que fue disuelta en ese país en 1989 por orden del presidente Mitterrand. El ministro belga de Defensa explicó que la red existía en toda Europa Occidental y que "jugó la estrategia de la tensión terrorista para justificar regímenes duros en Europa". Otros jefes de gobierno negaron que supiesen de su existencia y funcionamiento. Es posible. Gladio no estaba bajo el control de parlamentos y gobiernos. Sólo conocían la Red un grupo de hombres de estado fieles y comprometidos con Washington. ("sólo llegué a conocer su existencia después de que fui nombrado para este cargo" declaró entonces el Jefe del Estado Mayor del ejército italiano

Poco, en cualquier caso, quedará ya de Bormann, fuese cual fuese su destino final. Hoy, la estrella en candelero es Abdallah Ocalan, quien por extrañas razones fue a buscar refugio... en Kenya, presunta nación independiente donde sólo hace unos meses, tras el atentado contra la embajada americana, el FBI interrogaba y detenía por las calles a los nacionales con el desparpajo de quien se hallara en un Estado más de la Unión. Buen sitio, compañero. Ahora, ¿nos dirá el caudillo del PKK -si quiere, en verdad puede y los turcos le dan opción- quién ordenó la muerte de Olof Palme o "costeó los gastos" a Ali Agca?

El ex-presidente italiano ALBERTO COSSIGA , siendo subsecretario deDefensa en 1966, crea un reglamento por lo que la "RED GLADIO" debía regirse y autorizó la captación de militares para dicha organización.

El ex-primer Ministro GIULIO ANDREOTTI dijo ante el Senado hace tiempo que 621 patriotas habían sido reclutados, teniendo bien presente sus absolutas convicciones democráticas y su fidelidad a la Constitución Republicana antifascista.

Luego más tarde sería el propio GIULIO ANDREOTTI en el 1972 declarase que varios dispersos y secretos depósitos de explosivos y de armas de los GLADIO habían desaparecido.


LOS "GLADIADORES-OPERACIONES LLEVADAS A CABO

"CLAVE-DAKOTA-47-ITALIA" : El avión que explotó hace años bajo la operación secreta y encubierta bajo el cielo italiano,denominada "CLAVE DAKOTA-47-ITALIA" y CÓDIGO :ARGO-16 ",descubriéndose este atentado después de una larga investigación de CONEXIONES y otros atentados por los Jueces italianos CARLO MASTELLONI y FELICE CARSON descubriendo que en el vuelo del "ARGO-16" habían sido asesinados cuatro militares pertenecientes a la RED GLADIO.

GIULIO ANDREOTTI ,llegó a declarar en el Parlamento Italiano que llegaron a tener más de 2000 ( dos mil gladiadores ) asegurando que ninguno poseía o tenia una biografía con antecedentes sospechosos.

En FRANCIA por otro lado,ante el escándalo levantado por la practicas encubiertas de la OTAN en Europa, llegó a declarar el entonces Presidente Fracoise Mitterrand, que hace años el personalmente había dado ordenes de disolver la "RED GLADIO " en Francia.


" ATENTADO :EPT-990 ~EGYPT-AIR -1999-EE.UU." Acaso el derribo del vuelo de la compañía egipcia de EGYPT-AIR (EPT-990 ) y del vuelo de la compañía de los Estado Unidos ( TWA-800 ), derribados ambos por misiles ,fue por los intereses secretos militares en los dos vuelos, el origen de estos atentados terroristas???...

Los acontecimientos también ocurridos del otro atentado terrorista el vuelo de la (PAN-AM~103) en la ciudad escocesa de Lockerbie y las historias no oficiales de los GLADIO EN ITALIA, deja muchas preguntas sin contestar a los intereses armamentistas que hay en juego hoy en día (Ejemplo EL TRAFICO DE ARMAS POR PARTE DE LA ARGENTINA; antes vedado),y en la otra historia no contada y silenciada premeditadamente por muchos gobiernos implicados de la región y derivaciones internacionales.

(1)Son los G.A.L. de Felipe González,una copia clónica de la RED GLADIO que hay en Italia???...que es protegida por los Servicios Secretos, entre ellos el italiano???...(Los camaradas de la CRIM saben que no mentimos en esto que estamos diciendo)

(2)Cual es la protección y responsabilidad del C.E.S.I.D. ESPAÑOL en todo esto???...

Mientras tanto nos llama la atención como la SOCIEDAD INTERNACIONAL protestó enérgicamente con la violación de los DERECHOS HUMANOS en CHINA y en YUGOSLAVIA, mientras ahora tienen una reacción insensible ante los llamativos abusos rusos. El nuevo teatro de operaciones militares de CHECHENIA, es donde el poder de los misiles es el único diálogo, junto con la matanza indiscriminada de población civil inocente.

(1)>Los G.A.L. de Felipe González usados en la GUERRA SUCIA CONTRA E.T.A. y como cortina de humo para el mercadeo de armas con importantes mercaderes y traficantes internacionales que se encuentran en el SANTUARIO de Marbella-Málaga(Andalucía)-España.

(2)>EL C.E.S.I.D. dirigido por el Tte .Gral. Alonso Manglano sirvio de cobertura para operaciones encubiertas donde la corrupción del gobierno de Felipe González utilizo FONDOS RESERVADOS DEL ESTADO para financiar el terrorismode estado.En la actual Felipe González esta acusado del "SECUESTRO POLITICO, DESAPARICION FORZOSA E INCOMUNICACIÓN DE PERSONAS ( INCLUIDO UN MENOR ) "con derivaciones en URUGUAY, ESPAÑA e ITALIA.

LA RED GLADIO, EL MODELO AMERICANO-CUIDANDO LOS INTERESES DE EEUU

Paraguay gozó de un gran prestigio entre los criminales anticomunistas de diversas regiones del mundo durante el período dictatorial del general Alfredo Stroessner, de 1954 a 1989. Además de su ubicación estratégica en América del Sur, Paraguay les ofrecía una "estabilidad política envidiable", garantías de impunidad de los delitos cometidos "y por cometerse", así como todo tipo de facilidades jurídico-administrativas, financieras, y logísticas.

Fascistas italianos, nazis alemanes, terroristas croatas y cubanos, anticomunistas argentinos, brasileños y españoles, sicarios bolivianos, genocidas chilenos, y todo tipo de militares y civiles involucrados en violaciones de los derechos humanos, tráfico de armas, espionaje, y operaciones criminales eligieron Paraguay como su lugar de refugio, y fueron acogidos por las más altas autoridades del país como "combatientes por la libertad" y "héroes internacionales".

El régimen dictatorial conducido por el general Stroessner, con la colaboración de militares y empresarios conservadores, ofreció el contexto de "paz" e impunidad que buscaban criminales como el médico nazi Josef Mengele, el jefe de la Logia Masónica P-2 Licio Gelli, el franquista español Juan León Cordón, entre otros personajes anticomunistas que se establecieron en Paraguay. Muchos de los agentes secretos chilenos, responsables de graves violaciones a los derechos humanos, detenciones y desapariciones, como Miguel Estay Reyno, "El Fanta" continuaron hasta 1992 residiendo con nombres falsos en Paraguay.

Ya desde fines del siglo pasado Paraguay había ejercido una fuerte atracción para racistas alemanes como el doctor Bernard Forster, quien fundó allí la colonia Nueva Germania, con el objetivo de aplicar su programa de pureza racial.

El "modelo paraguayo" de totalitarismo que aseguraba la "paz social a cualquier costo" fue elogiado entre otros por el entonces Presidente norteamericano Richard Nixon, quien reconoció que Paraguay constituía un eje estratégico clave para la lucha contra el comunismo. El 4 de mayo de 1968, al llegar a Asunción, Nixon le dijo a Stroessner: " En el campo de los asuntos internacionales, no conozco otra nación que se haya levantado más fuerte que la suya en contra de la amenaza del comunismo".

La dictadura paraguaya despertaba envidias entre los militares del cono sur de América, que igualmente aspiraban a dirigir el destino de sus países por períodos prolongados que les permitieran concretar sus proyectos a largo plazo. Por esta razón, muchos de los principales agentes secretos de las tiranías latinoamericanas confluyeron en Paraguay en diversas oportunidades a fin de aprender de su experiencia represiva y coordinar estrategias para "limpiar a la región de la potencial amenaza del comunismo y la subversión.

Desde fines de los años 60 existían relaciones fluidas entre oficiales de las fuerzas armadas de Sudamérica, quienes habían recibido juntos especialización contrainsurgente en las academias militares norteamericanas, donde se forjaron lazos de amistad y familiaridad. En otras etapas al interior de la región, militares latinoamericanos habían convivido por períodos de seis meses a dos años en centros de formación de Argentina o Panamá. Estas relaciones de militares argentinos con sus similares uruguayos, paraguayos, brasileños, chilenos, bolivianos y peruanos, tendrían sus frutos en los años de las dictaduras, algunos de los cuales veremos a continuación.


El caso Prats

El 30 de setiembre de 1974, en Buenos Aires, a las 00.40 horas, cuando retornaban a su domicilio luego de una reunión social, el ex Vice Presidente de Chile y Ministro de Estado en el gobierno de Salvador Allende, general Carlos Prats Gonzáles y su esposa Sofía Cuthbert sufrieron un atentado con una bomba a control remoto que les quitó la vida.

Así culminó uno de los primeros operativos en el exterior de la Dirección de Inteligencia Nacional de Chile, DINA, comandada por el general Manuel Contreras, quien consideraba a Prats como uno de los rivales de más fuerza del general Augusto Pinochet.

Entre los responsables del atentado contra los Prats se identificó a Michael Townley, norteamericano experto en electrónica y agente especial de la DINA, Juan Luis Bulnes Ossa, chileno ultraderechista, y el mayor del ejército chileno Armando Fernández Larios, quien en octubre de 1973 integró la "caravana de la muerte", del general Sergio Arellano Stark, que masacró a 72 prisioneros en cinco ciudades chilenas.

Para el seguimiento de Carlos Prats, en la fase preparatoria del crimen, los agentes chilenos utilizaron placas de la Dirección Federal de la Policía de Buenos Aires, credenciales de la Dirección de Migraciones, automóviles asignados al ejército argentino, etc. Así como este, hubo muchos otros casos en los que policías o militares chilenos actuaron con total libertad en territorio argentino contra ciudadanos que huían del régimen de Pinochet.


El caso Leighton

Otro Ex Vice Presidente de la República de Chile, y abierto opositor al régimen de Pinochet estuvo en la mira de los servicios de inteligencia. Ahora se trataba de Bernardo Leighton, alto dirigente del Partido Demócrata Cristiano, a quien cuando se hallaba de visita en Roma se le prohibió regresar a su país, bajo la acusación de desarrollar "actividades antichilenas". Leighton promovió el acercamiento de la Democracia Cristiana con los grupos políticos de izquierda, a fin de trabajar juntos por el retorno al sistema democrático en Chile. El 6 de octubre de 1975, Pier Luigi Concutelli y Salvatore Falabella, neofascistas italianos, aliados de Stefano delle Chiaie, temporalmente al servicio de la DINA, atentaron contra Bernardo Leighton y su esposa, cuando estaban por ingresar a su domicilio en Roma. Leighton recibió un disparo en la frente y la bala salió por su oído izquierdo. Ana Fresno, su esposa, fue baleada en el pecho. Ambos sobrevivieron luego de varias intervenciones quirúrgicas y pudieron identificar a sus agresores.(4) Michael Townley, el norteamericano integrado a la DINA, que actuaba también con el nombre de Kenneth Enyart, y su esposa Mariana Inés Callejas, chilena ocultada bajo el nombre Ana Pizarro, habían coordinado en Europa (igual que en el caso Prats) los detalles para el crimen de Bernardo Leighton, encargado a los grupos Avanguardia Nazionale y Ordine Nuovo, de Stefano delle Chiaie. Incluso se contó con el apoyo de agentes de la policía secreta del régimen franquista español, según reveló el fascista italiano Aldo Tisei a la Corte de Bologna.


El caso Letelier

El 21 de setiembre de 1976 la DINA ejecutó otro de sus operativos en el exterior. Esta vez actuó en el corazón mismo del gigante norteamericano, asesinando en Washington D.C. a Orlando Letelier, ex ministro de Estado en el gobierno de Salvador Allende, y personaje clave de la oposición chilena, a quien pocos días antes Pinochet le había quitado la nacionalidad, por "haber llevado a cabo en países extranjeros una campaña publicitaria tendiente al aislamiento político, económico y cultural de Chile", y "por influir en la política exterior norteamericana demandando la suspensión total de su ayuda militar a Chile". En el atentado, cometido con bomba a control remoto, también murió Ronnie Moffit, quien trabajaba con Letelier en el Instituto de Estudios Políticos.

Igual que en los casos antes mencionados, el responsable de coordinar el operativo fue el norteamericano Michael Townley, un agente incondicional a Manuel Contreras, jefe de la DINA. "Desde que lo liberamos, Letelier ha estado dando problemas al gobierno en el exterior", le dijo Pedro Espinoza, asistente principal de Contreras, a Townley, cuando le precisó las instrucciones para la misión de asesinar a Letelier en Estados Unidos.

Para este asesinato el Mayor del Ejército chileno Armando Fernández Larios realizó previamente un minucioso trabajo de seguimiento de Orlando Letelier en Washington D.C. Townley confesó a la justicia norteamericana que él mismo, con la ayuda del cubano anticastrista Virgilio Paz, fabricó el artefacto explosivo a control remoto y lo colocó en el automóvil de Letelier. En el crimen también participó Dionisio Suárez, del Movimiento Nacionalista Cubano.

Unas semanas antes, agentes secretos chilenos habían obtenido en Asunción pasaportes paraguayos y visas para ingresar a los Estados Unidos. También la cancillería chilena entregó a agentes de la DINA pasaportes con nombres falsos. Ahora, con el descubrimiento de los archivos del terror, en Paraguay, se confirma que el asesinato de Letelier fue gestado por Manuel Contreras, dentro de la "Operación Cóndor".

" PINOCHET en Montevideo en 1993 con el teniente coronel Thomas Cassella que mantenía secuestrado a Berríos. En ese mismo período el químico de la DINA fue acallado para siempre."


El caso Berrios


INVESTIGACION FORENSE

El macabro hallazgo mereció unas pocas líneas en los periódicos y pronto quedó en el olvido. En el Instituto Técnico Forense, sin embargo, el antropólogo Horacio Solla siguió durante meses una pista apoyada simplemente en una corazonada.

Solla inició una paciente labor con una técnica relativamente novedosa en Uruguay: la reconstrucción en computadora, de los rasgos de una cara y de la forma de una cabeza, a partir de un cráneo. Una vez fotografiado desde distintos ángulos, y escaneadas las fotografías, la pantalla de la computadora comenzó a reproducir una imagen ósea tridimensional. Aplicando fórmulas antropológicas, la imagen se fue recubriendo lentamente de cartílagos, tendones, músculos y finalmente piel; los restos de los vellos encontrados en las dunas permitieron incluso reproducir el tipo de barba y cabello levemente canoso. En julio de 1995 las autoridades del Instituto Técnico Forense que habían supervisado el proceso de reconstrucción virtual quedaron anonadadas: la imagen que reproducía la computadora era casi un calco de la fotografía publicada en los diarios que los ministros del Interior, Juan Andrés Ramírez, de Defensa, Mariano Brito, y de Relaciones Exteriores, Sergio Abreu, habían presentado al Parlamento, en agosto de 1993, como prueba de que Eugenio Berríos, secuestrado de la comisaría de Parque del Plata en noviembre de 1992, estaba vivo. Berríos aparecía, barbudo y sonriente, sentado en un sofá junto a un ejemplar de Il Mesaggero, de Milán, desplegado en el asiento contiguo, con la fecha de edición bien visible. Esa foto, dos años después, resultaba un testimonio de lo contrario: Berríos estaba muerto.

La justicia se tomó varios meses para confirmar la identidad. Puesto que se desconfiaba del procedimiento técnico de los antropólogos forenses, aunque se admitía la base científica de la suposición, el magistrado González reclamó vía Interpol, ante la policía chilena, algún tipo de registro dental de Eugenio Berríos. La Brigada de Homicidios de la Policía Metropolitana chilena salió a la búsqueda de placas y radiografías y, previsoramente, adjuntó también registros médicos de antiguas fracturas sufridas por el joven Berríos en riñas callejeras durante la presidencia de Salvador Allende. Las placas dentales de Berríos coincidieron con la dentadura del cadáver de El Pinar, pero aun así el magistrado resistió una confirmación de la identidad y propuso un examen de ADN, que obligó a los padres del bioquímico a realizar análisis de sangre. Finalmente, en enero de 1996, la justicia rebautizó la carátula del viejo expediente de 1993 con el rótulo de homicidio, pero en la investigación no avanzó un ápice, como no había avanzado antes bajo el rótulo de secuestro.Los estudios de los forenses Guido Berro, Beatriz Balbela y Guillermo Meza fueron coincidentes en ajustar con precisión la fecha probable de la muerte, que situaron en los primeros días de marzo de 1993, exactamente en el mismo período en que el entonces comandante en jefe del ejército chileno, general Augusto Pinochet, realizaba una visita de carácter privado a Uruguay, y solicitaba al comando uruguayo la deferencia de nombrar como su edecán al teniente coronel Thomas Cassella, el hombre que guarda el secreto del caso Berríos".

 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok
Cómo funciona el servicio de RSS en Tribuna

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme