24/03/2016 | Politica


YPF intenta reabrir una causa resuelta por la Corte

PARA NO MOSTRAR EL CONTRATO

YPF intenta reabrir una causa resuelta por la Corte

Frente a la solicitud de acceso al contrato YPF-Chevron, iniciada por el diputado Rubén  Giustiniani,  YPF intentó demostrar –en todas las instancias judiciales- que no era una entidad obligada a divulgar información, lo cual demuestra una actitud contraria a la transparencia. En efecto, está más que claro que YPF se encuentra controlada por el Estado, y en función de eso, su información –salvo excepciones- debe ser pública.

Además, YPF sostuvo que, aún en caso de estar obligada a brindar la información que le era requerida, se encontraba exceptuada de hacerlo por la confidencialidad de ciertas cláusulas contractuales. De ese modo, según su criterio, la petrolera se encontraba amparada por excepciones normativas, que le permitían no exhibir el contrato, al menos en su totalidad.

Contra las defensas de YPF, la Corte Suprema determinó que dicha empresa era una entidad obligada a brindar información. Asimismo, entendió la Corte que la petrolera no había justificado los motivos de la pretendida confidencialidad. Es decir, no había fundamentado por qué se amparaba en las excepciones normativas.

Con muy buen criterio, el fallo explica que sería muy fácil eludir el deber de brindar información pública, si quienes tienen que ponerla a disposición se niegan a hacerlo, invocando situaciones excepcionales que no se acreditan ante la autoridad judicial.

Lo que ocurrió luego es que YPF presentó, en el expediente, un contrato con tachaduras, para proteger información supuestamente confidencial. Su conducta reabrió una cuestión que había quedado totalmente cerrada en el juicio. En efecto, cuando YPF tuvo que acreditar la existencia de información confidencial no lo hizo, y pretende hacerlo ahora vulnerando el principio de “cosa juzgada”.

La Cámara Nacional en lo Contencioso Administrativo Federal deberá resolver, en breve, si permite que YPF se siga burlando de la Corte y de todos los argentinos.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

jorge luis
24 de Marzo de 2016

Nos toman el pelo, cuando presentaron el contrato tachado deberian haberlos intimado en 24 horas a presentar el contrato en su totalidad, ademas de denunciarlos penalmente por desacato a una orden de la corte suprema.

alessandrogenoa
24 de Marzo de 2016

Los argentinos no paran de dar vueltas alrededor de su petroleo soberano. ¿Soberano? Talvez porque los pozos se encuentran aqui. Pero soberania es otra cosa muy distinta. En el concierto mundial YPF es una pequeña compañia que produce un petroleo carisimo, exorbitantemente caro y lo vende a un precio absurdo.
Segun el gobierno populista (cristina dixit) habia nacido otra Saudi Arabia porque el yacimiento de Vaca Muerta era la salvacion de la patria. el mana que alimentaria a los argentinos vagos(no ciertamente a los que trabajan) en su ardua camino hasta la "liberacion". De que, nadie lo sabe. Hoy Vaca Muerta no vale una "puteada". A 30 dolares el brent, los del sindicato de petroleros no pueden competir, ni con Bolivia. Pero hay que seguir manteniendolos, cuando lo correcto seria decir "que vayan a zapar la tierra" porque el negocio no da. Nadie sabe las reservas petroleras del pais, y si lo sabe no lo dice, porque ni siquiera aparecen en las estadisticas internacionales. El remanido contrato secreto es tal, porque de secreto solo tiene la parte de la guita, porque de tecnologia no hay ningun secreto. Y justamente la parte de la guita es lo que el "mago" Galuccio no quiere que se sepa nada, por El en persona y por los que detentaban el control de la Cia. El "brillante" Kicilof incluido. Yo,en lugar de Macri, no hubiera esperado ni un nanosegundo en sacar a patadas a Galuccio y comenzar el desguace de la YPF nacional y popular. Esto es extraccion cero, y destilacion con petroleo de precio internacional. La paradoja del populismo es que el precio (pobre Maduro) se establece por la cotizacion de WTCI y el Brent, lo demas son pamplinas.

goyolin
24 de Marzo de 2016

Una vez mas una empresa argentina se burla de su ciudadanía, con cierta anuencia del Poder Judicial.
Hay que tener paciencia en este país.Mucha paciencia.

maria
24 de Marzo de 2016

Bueno pero Laura Alonso dijo que esto estaba bien. Que ahora ella entendía la confidencialidad que tienen ciertas clausulas del contrato, esta Sra. está a cargo de la Oficina Anticorrupción, y cambió de idea , algo que no se entiende.

fer
26 de Marzo de 2016

A ver para q se entienda de una vez, Cristina Kirchner en este tema tenia razon, ahora Laura Alonso se asesoro como corresponde y ahora tiene razon.
Asi es en todo el mundo, cualquier tipo q trabaje en la industria sabe q es asi...lo que paso aqui es un ejemplo del nivel de ignorancia y tambien el de division q hay en este pais.
En su momento le cargaron a Cristina ,una batalla politica mas para generar mas indignacion, o sea una palada de guano mas pero no mas q eso, Chevron tiene razon y no hay con q darle,asi es en todos lados del mundo. Seamos un poquito mas abiertos de mente por una vez.

Fidel Castro
27 de Marzo de 2016

Lo que le ha pasado a Laurita Alonso y todo el gobierno es que habrán tomado nota de las penalidades y condiciones del contrato que de conocerse daran lugar a inumerables juicios en USA (recordar que YPF cotiza en Wall Street) que seguramente le iniciaran todos los accionistas y/o bonistas que se vean afectados por la segura baja del valor de sus tenencias al darse cuenta que bajo este contrato el valor de la Cia se evaporará

CHE GUEVARA
27 de Marzo de 2016

Estimados Fidel Castro y Fer: más allá de que realmente haya cláusulas que merezcan ser protegidas y no difundidas, el hecho es que YPF no probó esa circunstancia cuando debió hacerlo. Por lo tanto, ahora no le queda más remedio que cumplir la sentencia. Es increíble que un organismo como la OFICINA ANTICORRUPCIÓN emita un dictamen que propone desobedecer a la Corte Suprema. Qué autoridad tiene para eso? Por más que traiga algún problema económico y contractual con Chevron, la sentencia hay que cumplirla, porque no hacerlo genera mayor inseguridad jurídica, y consecuencias que ya hemos padecido mientras gobernaba el kirchnerismo y se cagaban en los fallos judiciales.
Saludos

 

Seguinos también en