03/11/2016 | Actualidad


Venezuela: el fin del mito de la extrema izquierda

EL EXTREMISMO DE IZQUIERDA (O MARXISMO) NO ES NI SERÁ DEMOCRÁTICO

Venezuela: el fin del mito de la extrema izquierda

Lo que más atormenta a los venezolanos no son las largas filas que deben hacer para tener la posibilidad de conseguir alimentos. Eso es lo de menos, aunque sin dudas es grave. Lo peor es sentir que no se puede hacer nada ante la injusticia, incluso ante la más cruda y aberrante de ellas, porque el control de las instituciones y de los medios de comunicación, por parte del gobierno, es total y, por ende, es total también la impunidad. El problema es la ausencia de libertad. Pero, ¿cómo se llegó a esto?

Para entender lo que pasa en Venezuela es preciso remontarnos a la Caída del Muro de Berlín. Pues, en ese momento, parecía que el desplome del comunismo en Europa daría lugar a un descrédito de la extrema izquierda tan fuerte como el que sufriera la extrema derecha luego de la II Guerra Mundial.

Pero lo cierto es que tal descrédito no ocurrió, o sólo tuvo lugar a medias. Pues quedaron desprestigiados los grupos marxistas terroristas o favorables a la lucha armada, pero no el marxismo como ideología, que era su fundamento. Y esto es así a causa de un mito que todavía no ha sido derribado por completo: la idea de que el marxismo, como ideología, es compatible con la democracia.

Quizás, en parte, la supervivencia del mito democrático de la extrema izquierda tenga que ver con que, a diferencia de los totalitarismos de extrema derecha del siglo XX, los Estados marxistas de ese tiempo fueron construidos a partir de un acceso violento al poder. Luego de la Guerra Fría, a los marxistas les quedaba todavía el recurso de poner, como excusa de su fracaso y deriva autoritaria, el método de acceso al poder empleado por sus predecesores.

La extrema izquierda pudo presentar un nuevo rostro ante el mundo, que era parte de una nueva estrategia: el acceso al Estado a través de elecciones para, desde allí, encarar un proceso de concentración del poder que fuera instaurando paulatina y progresivamente una dictadura. De esa manera, se podría derrotar al capitalismo en su propio juego de la democracia.

La libertad es una sola, ya que se reduce a la capacidad de evitar intromisiones arbitrarias en las decisiones personales, más allá de que se la pueda subdividir en “económica” y “política” a fines analíticos. Sin poder político no hay poder económico y viceversa. Por ende, la idea de que el marxismo o comunismo es compatible con la democracia es un mito que se deriva del error de creer que oponerse al capitalismo no es, a la vez, oponerse a la democracia y a todo aspecto de una sociedad libre. Este es el mito que se encarga de derribar la historia reciente de Venezuela.

Cuando Chávez asumió el poder en 1999, no sólo había fracasado en un intento de golpe de Estado en 1992, sino que contaba ya con el pleno apoyo político y logístico de la dictadura cubana. Su discurso del “Socialismo del siglo XXI” hablaba de “democracia” y de “derechos humanos”, pero esas palabras eran categorías vacías en el marco de una concepción autoritaria del poder.

El autoritarismo puede ser muy astuto a la hora de disfrazarse de democracia para acceder al poder a través de elecciones. Y Chávez es un ejemplo de ello. El líder “bolivariano” se aprovechó del hastío de los venezolanos con su corrupta y autoritaria dirigencia tradicional para convencerlos de que era necesario reformar la Constitución, la cual ajustó a su medida. Habilitó el referéndum revocatorio (ahora denegado arbitrariamente por Maduro) confiado de que con un poder absoluto iba a poder manipular indefinidamente las elecciones, mientras derogaba el juicio político para garantizarse total impunidad en el ejercicio cotidiano del poder. Vendió la idea de traer “médicos” desde Cuba mientras desviaba enormes recursos hacia la dictadura castrista a cambio de la transferencia de su know how totalitario, heredado de la URSS.

En 2004, Chávez le agregó 12 integrantes nuevos al Tribunal Supremo, que ya contaba con 20, al efecto de asegurarse una mayoría automática e incondicional, y en 2007 la Asamblea lo autorizó a legislar por decreto, concediéndole la suma del poder público. Así, en tan sólo 8 años, Chávez consolidó una dictadura que mantenía ciertas formas democráticas aparentes como mero mecanismo de propaganda.

Cuando el prestigio de la dictadura aumentaba, las formas democráticas se hacían más visibles y, cuando crecía el descontento popular, se ajustaban los resortes de represión y opresión. En última instancia, imperaba siempre, en forma absoluta, la voluntad del caudillo. Así llegaron los primeros presos políticos, que hoy se cuentan por centenas, y el control político y la manipulación partidista de la economía fue en aumento, con resultados sociales nefastos.

Contra viento y marea, corriendo con total desventaja y hostilidad del régimen, en 2016 la oposición obtuvo dos tercios en el órgano legislativo y juntó las firmas necesarias para convocar a referéndum revocatorio, en el marco de un desplome total de la economía. Empero, la dictadura neomarxista se quitó la careta (o lo poco que quedaba de ella), impidió que asumieran el total de los dos tercios de legisladores opositores, paralizó el referéndum y, más aún, suspendió las elecciones locales para evitar un fracaso rotundo en un marco social tan convulsionado y delicado, que un fraude demasiado burdo podía dar lugar a una rebelión violenta y generalizada de la población. 

Chávez no fue un demócrata traicionado por su hijo político Maduro, escogido a dedo por él. La situación actual de Venezuela no es una anomalía causada por una injusta “guerra económica” contra el “Socialismo del siglo XXI”. Los venezolanos que hoy sufren hambre, desabastecimiento, persecución y violencia no son “marionetas del imperio”, sino seres humanos de carne, hueso y alma, víctimas inocentes de una ideología de extrema izquierda que, como todo autoritarismo, ve al ser humano como un medio y no como un fin.

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Pablo
03 de Noviembre de 2016

Narko estados, donde le venden a la gilada el verso de la izquierda, el socialismo y lo "progre".
La gilada mediocre compra y los gobernantes se vuelven multimillonarios.
En el fondo nada cambia, hay más pobres y analfabetos, porque ahí radica el poder de estos sistemas clientelistas.

Qué significa realmente populismo?

POPULISMO: SISTEMA POR EL CUAL, SE CREA UN SISTEMA ECONÓMICO QUE TRAE UNA FALSA SENSACION DE PROGRESO PERO QUE SON INSOSTENIBLES EN EL TIEMPO, GENERANDO LAS CONDICIONES PARA SUPER CRISIS FINANCIERAS EN EL FUTURO. EL HUMO PARA LOS GILES PUEDE SER DE DIVERSOS ORIGENES, MENEM FUE POPULISMO, KIRCHNER FUE POPULISMO. AMBOS SISTEMAS ESTABAN DESTINADOS A LA EXPLOSIÓN POR SER INSOSTENIBLES EN EL TIEMPO.


03 de Noviembre de 2016

Vamos a tener que ponernos de acuerdo que es "izquierda" y que es "derecha", o directamente descartar estos calificativos porque ya confunden. En Cuba, por ejemplo, la represion, la falta de libertad, la extrema brecha social entre burocratas y ciudadanos y los presos politicos en Argentina serían ferozmente rechazados por la izquierda. Los que celebran a Fidel, ¿saben que en Cuba solo se permite celebrarlo y que si lo critican terminan en la carcel?

Rafael Eduardo Micheletti
03 de Noviembre de 2016

Es interesante el debate sobre qué es la izquierda y qué es la derecha. El tema es que es indispensable distinguir entre extremos y centros. La idea de que la derecha es autoritaria y la izquierda democrática o tiene pies ni cabeza y no se condice con la experiencia histórica. Entre la centroderecha y la centroizquierda puede haber diferencias de políticas públicas, pero ambas se respetan mutuamente y defienden el Estado de Derecho democrático, con división de poderes y un gobierno limitado o sometido a control. La extrema izquierda y la extrema derecha usan discursos o excusas distinta para un objetivo que es el mismo en ambas: justificar la plena concentración del poder en una persona, destruyendo, vaciando o desmantelando las instituciones democráticas.

MMMM
03 de Noviembre de 2016

En mi modesto entender, el problema es que la democracia muchas veces no lo es. La democracia original griega, donde un grupo chico de gente votaba levantando la mano, debió tener muchos altibajos y, de hecho, el "Siglo de Pericles" transcurrió virtualmente entero fuera de la democracia.
Volviendo a la actualidad, honestamente dudo que estemos en democracia en el pleno sentido. No solamente en Argentina sino en países del "primer mundo" también. El "gobierno del pueblo" ¿Es tal en la Argentina? De los tres poderes el más importante sin dudas es el legislativo. El Congreso designa y destituye jueces, lleva adelante "juicio político" contra funcionarios que no son idóneos para su cargo, asigna anualmente al Ejecutivo presupuesto y "superpoderes", y un sinfín de etcéteras. ¿Estamos seguros que los votantes de los actuales diputados y senadores saben los nombres de quienes los representan y, antes de votarlos, revisaron su historial legislativo?
Se da un fenómeno entre cómico y cruel en la vida diaria. Supuestamente todos apuntamos a mejorar nuestro bienestar, pero en la práctica no es así. Ejemplos hay muchos: Las reuniones de consorcio, o de la cooperadora del colegio, o del club ¿Vamos todos o entramos por la cochera para "zafar" y que no nos vean? ¿No se supone que involucrarnos redunda en una mejor "democracia" y, a su vez, calidad de la institución y mejor servicio?
En la medida en que no apuntemos a mejorar nuestro lugar de vida (papeles y "puchos" en el piso, caca de perro, autos cruzados en la vereda, basura fuera de horario, y mil cosas más terminan siendo exponentes de cómo elegimos vivir) cumpliendo las disposiciones, nuestros políticos que no las cumplen son, paradójicamente, fieles "representantes" de cómo somos.

zetawesr
03 de Noviembre de 2016

Estimadas/os:
Aclaremos un poco la ensalada de filosofia barata.
El hombre, como ser biologico, tiene una serie de capacidades, como cualquier otro animal.
La VERDADERA LIBERTAD es el USO IRRESTRICTO DE SUS CAPACIDADES, sin ninguna limitacion de tipo moral, legal, politica o economica. La unica restriccion es la vida del semejamte.
El sabio Thomas Jobbes decia con toda razon, que el hombre es lobo del hombre, a lo que yo agrego: por accion u omision.
Cuando se establece un regimen politico, economico y social, se restringe al maximo la libertad individual. Por ejemplo un regimen marxista, limita la posibilidades de explotar a mis semejantes en propio provecho, por lo cual me quita la libertad de ser lobo de otros hombres; del mismo modo, un regimen capitalista, limita a las grandes mayorias a tener recursos para su desarrollo economico al imponer la propiedad privada en pocas manos...unos pocos son lobos de muchos.
Tanto la izquierda como la derecha hacen alarde de la "libertad" cuando realmente es una utopia.
Paralelamente, la tan mentada democracia, nos guste o no es un mercado, si: un mercado politico, en donde , donde los votantes demandan determinados productos politico-economicos, y los politicos prometen darle esos productos (o porque creen que el marketing copa todas las campañas electorales ???) Por lo tanto, cuando alguno de los extremos (marxismo o capitalismo) abusa de las mayorias , esas mayorias tienden a elegir un regimen que los "compense" del abuso a que fueron sometidos (revanchismo) y asi se comportan los paises "bananeros" Argentina, Venezuela, etc.
Para que no haya esas politicas pendulares, o se pone una ferrea represion (como en chile) o los dirigentes hacen un reparto equitativo de recursos, para darle la oportunidad a todos (como en USA).
EN PAISES COMO ARGENTINA O VENEZUELA , CON LOS DIRIGENTES ACTUALES DE UNO U OTRO BANDO , NO EXISTE SOLUCION POSIBLE.

Saludos cordialea.

Pablo
03 de Noviembre de 2016

Hablar de izquierdas o derechas en el siglo 21 es tonto.
Esa dicotomia de la guerra fría (que en realidad viene de la segunda guerra) es pasado hace rato. Solo en latinoamerica o África se debate eso.

El resto del mundo desarrollado vive en el siglo 21

Los gobiernos que menciona el autor, como Venezuela o Cuba o los K, no son de izquierda, son populistas. El relato puede serlo, pero los gobiernos no son nada más que millonarios delincuentes.

LILIANA
04 de Noviembre de 2016

FUTURO QUE NOS ESPERABA SI EL PUEBLO ARGETINO SEGUIA VOTANDO AL FRENTE PARA LA VERGUENZA, SI HUBIESE GANADO SCIOLI LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES, QUIZAS YA LE HUBIESEN HECHO LA VIDA IMPOSIBLE PARA QUE RENUNCIASE Y QUEDASE ZANINI EN LA CASA ROSADA Y ACELERASE LA LLEGADA DE ARGENZUELA A NUESTRO TERRITORIO
ESO NOS ESPERABA POR SUERTE EL PUEBLO REACCIONO A TIEMPO ANTE ESE FUTURO NEGRO QUE ERA NUESTRO DESTINO

maria
04 de Noviembre de 2016

Muy buena y clara la opinión de ZetaWest.La libertad es una utopía, que hacen con la LIBERTAD, los pobres de la Argentina, si no pueden comprar ni para comer? Prefieron un SISTEMA que garantice la educación para todos por que esto hace a la igualdad de oportunidades.Venezuela fue declarada por la ONU país sin analfabetos, en esto el Chavismo puso mucho énfasis, hay que recordar que antes de Chavez la boletas para votar eran de colores por que había gente que no sabía leer.Pero esto no es valorado por el Medio Pelo Argentino, que no le importa la educación, solo le importa comprare el último modelo de celular, y si es importado mejor, aun eso implique dejar a muchos compatriotas sin trabajo.Liliana con Macri sí nos vamos a parecer a Venezuela por que nos vamos a quedar sin industria nacional y con un montón de desocupados y con una DEUDA EXTERNA IMPAGABLE, como le dejó el gobierno militar a Alfonsín y como le dejó Menen -De la Rúa a Kirchner.

Hernán
04 de Noviembre de 2016

Francisco y EEUU juegan contra la oposición en Venezuela. Los entrampó. Los llevó a un callejón sin salida. Un “diálogo” en el que Maduro no va a ceder casi nada y ellos van a tener que aceptar que se consolide una dictadura. El canalla de Maduro habla de “respeto a la constitución” y acaba de suspender el referendo contra él y las elecciones a gobernadores. Sabe que hoy por hoy, las elecciones barrerían con el chavismo. Además amenaza con meter preso a quien no le gusta, negando toda división de poderes. Es lisa y llanamente una dictadura.

Hernán
04 de Noviembre de 2016

Maria y la clásica extorsión: qué quieren libertad o comer?... Lo que todavía no pudo responder es por qué los venezolanos se quedaron (además de sin libertad) sin comida… Ahh, si la conspiración de los poderes del imperialismo yanqui aliado con el imperialismo marciano…


05 de Noviembre de 2016

Me encantan los que hablan de los pobres como si estos hubiesen nacido del vientre de Macri el 11 de diciembre. Vale recordar, que CFK dejó 1/3 del pais en la pobreza, con 4 millones viviendo en barrios precarios y villas miserias. Este impresionantre nivel de pobreza que dejó el kirchnerismo significa que 42% de los jovenes menores de 18 años viven en un hogar pobre.
(Datos de UCA)
(El porcentaje de jovenes es mayor al general porque las familias pobres tienen entre 3 y 5 hijos)

Jose gonzalez
06 de Noviembre de 2016

@Maria @Zetawesr: a ver gente un poco, dejenme terminar de leer,...................ya está:

Jua jua jua jua jua jua juajarajajay jua jua juaaaaa jua jua jua jua jua jua jua jua jua jua jua jua jua juaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasaasssssssssssssssssssssssssss.

Los felicito

 

Seguinos también en