19/11/2016 | Cartelera


“Acá hubo una interrupción cultural que marcó el desinterés por lo nacional”

ALFREDO CASTELLANI: ACTOR, DOCENTE, CON RETÓRICA “NAC & POP”

“Acá hubo una interrupción cultural que marcó el desinterés por lo nacional”

Alfredo Castellani. De Liniers al mundo: Filmó con Gérard Depardieu y Santiago Segura (Torrente). Última obra de teatro: Vacas Sagradas (Director: Hugo Urquijo/ Centro Cultural de la Cooperación, Av. Corrientes 1543).

Llega a la cita puntual. Respetuoso de los tiempos de este cronista y el suyo. Terminada la entrevista, tiene función de teatro en la Calle Corrientes (ver: Vacas Sagradas). Rompiendo la formalidad, comenta que en su casa florece un vivero, el espacio verde al que bautizó: “El Jardín de la Convivencia”, como guiño de autor a la obra Desde el Jardín. Conviven dos gatas, un perro y muchos pájaros. Su mujer es naturista y lleva adelante una germinación de plantas autóctonas. Es como “un espacio escénico” que lo tiene hace diez años. Hombre factótum: fue gimnasta federado, pasó por la danza, la murga, la docencia escolar (con su proyecto pedagógico: “Educación Recreativa”) hasta su formación de actor. El común dominador ha sido el juego, el espacio lúdico. De trato amable y prosa directa -sin ornamentos –conceptualiza a solicitud de Tribuna de Periodistas

-¿Hablemos del presente laboral y la formación del actor en nuestro país?

-El camino no es fácil como tampoco será en otras profesiones; se hace difícil el comienzo profesional del actor. Primero te dedicás a otra profesión y luego volvés. Me recibí de Profesor de Educación Física, obtenida una sólida posición como docente, me volqué de lleno a la actuación. Hoy hay problemas con la formación, muchos jóvenes salen de la escuela de actuación y no conocen a Luis Sandrini, a José Marrone. La comedia rinde como el drama. Desconocen El Conventillo de la Paloma (de Alberto Vacarezza), la obra más vista de la historia del Teatro Nacional Cervantes. Sainete escrito en 1926. Pienso y se me pone la piel de gallina. Trabajé con Claudio García Satur en dicha obra. Le digo a Satur: “vos tenés que seguir laburando, mostrarte -él tiene problemas de salud - donde vos cerrás la boca, yo dejo de aprender; tengo que aprender de vos para que de mí aprenden los que vienen de atrás”. Acá, nos interrumpieron culturalmente…

-¿Interrupción cultural? 

-Me refiero al concepto cultural. Al concepto teórico de la historia de la actuación. Hoy agarrás a un joven en formación actoral, y le preguntás: ¿viste algo de Luis Sadrini? -No, te contestan… Y te sorprende. Eran buenos hasta los de la tercera fila. Acá, se ha interrumpido desde el lado político cada vez que fue posible la cadena cultural. Vengo de hacer una novela (La Leona), con Miguel Ángel Solá, muchos de los actores no lo conocían. Solá se fue del país en 1991 /92.

-¿Cuál es su metodología, abordaje de textos, creación de personajes?

-Lo que me impacta primero es la lectura inicial, el contacto con el texto, las características del personaje, su espiritualidad, una impronta que no puedo evitar. La primera impresión y a partir de allí, si el personaje lo requiere, salgo a buscar información si es necesario. Su historia, etc. 

-¿Analicemos juntos a su protagónico en Vacas Sagradas, el controvertido personaje de “Alberto” (abordaje dialéctico amigo -enemigo, es un “busca”; esa contradicción del porteño, te enternece por momentos y por otros tenés ganas de putearlo).

-Lo leíste muy bien, me alegro que lo hayas entendido así. Cuando lo espías como espectador, te vas y decís: “¡qué hijo de puta!”. Es un personaje que tiene histrionismo y la visión de conservación de caer siempre parado. Es un gris, no queda nunca claro. Porque es peligroso de verdad. Su mujer (Irene Almus, como Susana), es la compañera perfecta. Ella por momento lo sostiene ¿verdad? 

-¿Falta la escena con el matrimonio trotskista? -Nuestro criterio es que no es necesaria en la narración, la elipsis está bien lograda. La escena final es la que no me cierra…

-Es verdad, algún crítico lo sugirió... Para mí coincido no era necesaria. También desde el punto de vista narrativo, porque hoy no se puede preparar elencos muy grandes, chocan con el rendimiento del proyecto. Por la estructura económica, por los gastos, hoy no se superan los cuatros actores. No podemos ser pretensioso. La duración óptima es de una hora. Se podía tener otra referencia: ¿Cuál es el trabajo del personaje Alberto? No se sabe. Son opciones. No se explicita.

-¿Cuál es la magia que despierta por su formato la sala del Centro de la Cooperación? 

-Es una suerte de confort. Hay confort para todo. Todo está facilitado. Tiene un escenario amplísimo. Todos lo pueden ver. La calidad es extraordinaria. Los recursos modernos, la calidad de luces, operador, camarines. Me encanta. El espectador está incluido, colabora en la atención. Con la velocidad que ocurren las cosas, todo cambia. Hay que habituarse. Soy actor porque mi papá me llevaba a ver teatro desde chiquitito. Me daba cuenta de que quería estar ahí arriba. 

-¿Es actor más de teatro o lo seduce el cine?

-No… también me seduce mucho el cine. Acabo de filmar hace 15 días una comedia con “Peter” Lanzani y la “China” Suárez (protagonistas). Una comedia, un policial. Peter tiene un presente bárbaro, y un gran futuro. Es muy profesional. Muy respetuoso. Está Brandoni también. Estoy en una escena con Gérard Depardieu y Santiago Segura (Torrente). El film se llama Sólo se vive una vez (ópera prima de Federico Cueva). Se estrena el año próximo. Sí, ahora soy un actor internacional (risas).

-Giremos a temas políticos del oficio del actor ¿Cuáles son los aspectos salientes de la Ley del Actor (2015), de iniciativa kirchnerista? Se sostiene que protege a 14 mil actores.

-Lo más claro es que se determina que el actor es un trabajador en relación de dependencia. Tiene jubilación, servicio médico, tenemos un 14% de descuento por cargas sociales, como cualquier trabajador. El sector patronal tiene que hacer los aportes sociales correspondientes. El empresario teatral se vio sacudido con esto, y por el tarifazo de los servicios públicos. La Ley del Actor se está gestando desde hace 35 años. También se debería pagar el derecho de imagen. En los estatutos de la Asociación Argentina de Actores, está considerada la repetición sólo. No derecho de imagen. Se creó la SAGAI (Sociedad Argentina de Gestión de Actores Intérpretes).para gestionar el derecho de imagen. Es de actores / bailarines.. “Pepe” Soriano que había estado en España, habló con Néstor Kirchner y se creó la SAGAI para cobrarlo. 

-¿Hasta qué punto el artista debe comprometerse políticamente? Una cosa es participar de una determinada ideología, otra muy distinta, es ser alcahuete y genuflexo de un gobierno y acceder a prebendas…

-Me parece que se debiera difundir como un mensaje armonizador el tema de las ideologías; más allá de los estratos políticos y las influencias familiares, de época, por otro lado es la globalidad. ¿Qué me propone tal corriente ideológica? No soy fanático, soy sentimentalmente pasional. Quiero que mi país tenga soberanía.

-¿Su reflexión del caso Andrea del Boca: imputada por el Fiscal Federico Delgado, por el manejo discrecional de $ 36 millones, de la serie de TV. Mamá Corazón que nunca se estrenó? 

–Yo puedo participar de una ideología pero no soy corrupto. Si aparece corrupción de cualquier lado, que los manden en cana a los que son corruptos. Para eso existe la Justicia. Y te quedás corto con ese número. Si querés hacer una gran novela se necesitan $ 800 mil pesos por capítulo mínimo. 

-¿Qué pasa con las novelas brasileñas y turcas que nos invaden, nos colonizan? ¿Uds. pierden trabajo?

-Como dijo Juan Gil Navarro, la próxima entrega del Martín Fierro vendrá uno de Turquía, de Brasil, etc. Es una desculturalización nacional, regional. Es un proceso que cuentan con cipayos que lo apoyan. Se acabó la televisión de Romay (Alejandro), la de traer a “Pepe” Biondi de Cuba. Lo nacional no interesa. Sale mucho más barato comprar del exterior. Con los enlatados no tienen ART, no hay accidentes laborales, no hay presión de sindicatos, etc. Hay un gran retroceso por el interés cultural nacional. No me identifico con la novela Moisés (Y los 10 Mandamientos). Está bien hecha. Es como ver un largometraje, una película. Me gustaría ver personajes que me representen, de la cultura nacional. 

-¿Su futuro profesional como lo vislumbra? ¿Volvería a la docencia?

-No, no, no. La docencia la doy por etapa concluida. Jamás perdí mi hábito docente, ni mi conducta docente, pero no volvería. Hoy me siento más libre. Seguría formándome de actor, el aprendizaje es permanente. Quisiera viajar al exterior para ver otros enfoques. Profundizar la labor creativa. Tengo en ciernes reponer una obra mía: Silencio en la Noche (2002, il piacere di morire).

-Alberto, se puede aceptar (como Ud. sostiene, ser un artista “sentimentalmente pasional”, “Nac. & Pop”) -no dogmático, eso es bueno -pero lo imperdonable, es su pertenencia como hincha del club San Lorenzo de Almagro. ¡Es incorregible! (risas).

-(Risas) Bueno…es como el apellido de mi familia ser hincha de San Lorenzo, Soy tercera generación, mis hijas son la cuarta, en un club que tiene 108 años. Me gusta la actual gestión. Yo podría aportar ideas, pero no con responsabilidades del día a día. Fui preparador físico de un equipo de fútbol eso ya lo viví. Ahora, estoy muy contento con haber filmado con Gérard Depardieu. Y lo hice hincha de San Lorenzo. 

Castellani se entusiasma al hablar de Vacas Sagradas, su último trabajo sobre tablas. A nivel global, sostiene el concepto de Interrupción cultural y el desinterés por lo nacional.

  Texto /Fotos: Gustavo Contarelli Especial para Tribuna de Periodistas.

Agradecimiento: Prensa y RR.PP. Alfredo Monserrat www.alfredomonserrat.com.ar

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Pablo
19 de Noviembre de 2016

Otro senil que atrasa 60 años. Estamos en el siglo 21 gente... a ver si se despiertan.

Daniel Sastre
19 de Noviembre de 2016

Castellani es un interesante actor. Lee bien la cultura, pero su ideología peronista es un relato tan oscuro como las ideas foráneas que critica. La llamada "Batalla Cultural K" es otra ficción. Para disciplinar a las masas mientras sus gestores tiran bolsos con millones de dólares por los muros de los conventos.Saludos.


20 de Noviembre de 2016

Si hubiese habido una interrupcion cultural a nivel nacional hoy no habria peronismo (que es una manifestacion cultural, sin duda!) y seríamos Canadá. Así que, bad informeiyon! (y me juego a
que el tipo usa iPhone).

dante
20 de Noviembre de 2016

Buenos dias , estimo que continuar discutiendo los K ya no es productivo , pero que para eso pase hay que tener los conceptos claros .
Daniel, los K no son y nunca fueron peronistas , de hecho ,varios sectores medios que son progre , que adhiren a los k pero jamas fueron peronistas . Lo que pasa es la gente se confunde ,si alguien se saca una foto con el cuadro por detras ya lo catalogan de ........ Ejemplos Masa es peronista ? , un muchacho que politicamente nacio en la ucd . Otro , Patricia Bulrrich , ex montonera ( los montos jamas fueron peronistas , todo lo contrario )paso por la aliansa y ahora con el premio mayor.
Pablo , la politica y la cultura K no me interesa , es mas la he combatido desde mi lugar .Lo que quiero que me expliques que es estar en el siglo 21 ? Lo decis porque existen un grupo de familias que dominan el planeta por completo ? Porque crean enemigos donde no los hay ? ejem Isis , bancado por la cia y la mossad ? etc

 

Seguinos también en