16/07/2017 | Cultura


Vargas Llosa versus García Márquez

LITERATURA Y POPULISMO ILUSTRADO

Vargas Llosa versus García Márquez

En los cursos que el Nobel de Literatura (2010) Mario Vargas Llosa ofrece en la Universidad Complutense en el Escorial (España), abordó un tema siempre candente: su relación personal con otro peso pesado del arte de la escritura: Gabriel García Márquez (1927-2014). El pasado jueves 6 de julio de 2017, dentro de un programa dedicado al autor de “Cien años de soledad”, dio precisiones sobre el legado de “Gabo”. La vida del polémico ensayista colombiano, va más allá de las contradicciones: vivir como burgués y apoyar las dictaduras latinoamericanas. Ha redoblado la apuesta como plumífero contracultura, enemigo de la ciencia y el progreso humano. ¡Todo a favor! (1).

Habló del origen de su amistad allá por 1967. Hasta su ruptura por cuestiones políticas en 1976, en gran medida por la postura antagónica sobre la Revolución Cubana. Ambos fieles exponentes del “Boom Latinoamericano” (un fenómeno literario que surgió entre los años 1960 y 1970), que compartieron momentos de candor, separados por “La Grieta” del populismo autoritario latinoamericano. Tras explicar las diferentes ideas, el escritor peruano ha dicho que “tras el distanciamiento, nunca tuve contacto con él y jamás volví a estar con él" / "García Márquez tenía sentido práctico de la vida, descubrió en ese momento que era mucho mejor para un escritor estar con Cuba que estar contra Cuba, él se libró del baño de mugre que recibimos después todos los críticos". (1 /2)

Con todo, el intelectual peruano recordó que ambos son subsidiarios de un referente común: el modernista norteamericano William Faulkner (1897 – 1962). Márquez en “Vivir para contarla” y Vargas Llosa en “El pez en el agua”, admiten su influencia en la narrativa. Vargas Llosa hace una crítica retrospectiva a la batalla cultural de la izquierda latinoamericana: “La izquierda es la que tiene el gran control de la vida cultural en todas partes, y de alguna manera enemistarse con Cuba, criticarla, era echarse encima un enemigo muy poderoso y además exponerse a tener que estar en cada situación tratando de explicarse, demostrando que no eras un agente de la CIA, que ni siquiera eras un reaccionario, un pro-imperialista. Mi impresión es que de alguna manera la amistad con Cuba, con Fidel Castro lo vacunó contra todas esas molestias”. Verdad de Perogrullo, ya que “Gabo” cultivó una amistad fecunda con el tirano Fidel. (1/2)

El Premio “Príncipe de Asturias de las Letras” (1986), rememoró la fascinación que tenía el creador de Macondo por el poder: “García Márquez tenía una fascinación enorme por los hombres poderosos, su fascinación no solo era literaria sino también vital, un hombre capaz de cambiar las cosas por el poder que tenía le parecía una figura enormemente atractiva, fascinante. Se identificaba muchísimo con esos poderosos que habían cambiado su entorno gracias a su poder, en el buen sentido y en el mal sentido por igual. Un personaje como el Chapo Guzmán creo que le habría fascinado a García Márquez, inventar un personaje como el Chapo Guzmán o como Pablo Escobar estoy seguro de que para él sería tan absolutamente fascinante como Fidel Castro o como Torrijos”.

Como escritores vivimos un periodo en el que la literatura latinoamericana era una credencial positiva. Descubrir que de pronto soy el último sobreviviente de esa generación y el último que pueda hablar en primera persona de esa experiencia es algo triste”, concluyó. (1/2)

Mario Vargas Llosa, no recordó en ningún momento el apego que García Márquez tenía por el esoterismo y las pseudociencias. Por eso lo hago a continuación. Y no hablo de su escuela el realismo mágico /fantástico, ya que es literatura ficcionada, y está en todo su derecho creativo. Me refiero a sus afirmaciones y ataques a la ciencia y al progreso de la civilización. Un solo ejemplo para ilustrar su prosa contracultura, marginal y oscurantista: su afición por la astrología, clarividencia, ovnis y otras yerbas me exime de comentarios: (3)

(Pregunta de entrevista) “– ¿A qué atribuye esta persistencia de algunos científicos en negar, no ya la posibilidad de que existan naves extraterrestres, sino también el fenómeno en sí?
Lo que pasa es que la humanidad no supo merecer la sabiduría de los alquimistas, que consideraban el laboratorio como una simple cocina de la clarividencia, y ahora estamos a merced de una ciencia reaccionaria cuyo dogmatismo ramplón no admite las evidencias mientras no las tenga dentro de un frasco. Son científicos regresivos que niegan la existencia de los marcianos porque no los pueden ver, sin preguntarse siquiera si los marcianos no serán los microbios que nos hacen la guerra dentro del cuerpo.

Mientras la ciencia sea experimental – y no clarividente, como lo fue la alquimia y como sólo puede serlo la poesía en nuestros tiempos – la humanidad seguirá formando parte del reino de los percebes
(crustáceos). Seguiremos viendo con la boca abierta esos discos luminosos que ya eran familiares en las noches de la Biblia, y seguiremos negando su existencia aunque sus tripulantes se sienten a almorzar con nosotros, como ocurrió tantas veces en el pasado, porque somos los habitantes del planeta más provinciano, reaccionario y atrasado del Universo”. (4)

 El populismo ilustrado de García Márquez – ha seducido con su lírica comunofascista – al tiempo que disfrutó de las mieles del capitalismo burgués; no fue la única contradicción en su relato. El realismo fantástico abrevó en la obra de Louis Pauwels y Jacques Bergier, “El Retorno de los Brujos(1960), de enorme influencia en la literatura latinoamericana. El populismo ilustrado de ayer, hoy es un espectro que se cierne sobre Europa: el espectro de «La Izquierda Anticiencia o “La Izquierda Feng Shui». (4 /6)

Pier Paolo Pasolini. Escritor, poeta y director de cine. Su crítica magistral al autor de Cien años de soledad”: «Márquez es sin dudas un fascinante burlón, y tan cierto es ello que los tontos han caídos todos» (6)

Gabriel García Márquez. El pensamiento mágico de su obra asociado a postulados de contracultura, oscurantismo y anticiencia. Un juego peligroso cuando se lo difunde fuera de la literatura de ficción.

 

Gustavo Contarelli

 

Referencias:

1)https://cultura.elpais.com/cultura/2017/07/06/actualidad/1499366796_414985.html

2)https://cultura.elpais.com/cultura/2017/07/07/babelia/1499445200_348553.html

3) Tesis Doctoral: Margarita Blanco https://repositorio.uam.es/bitstream/handle/10486/10331/52463_Borrero_blanco_mariamargarita.pdf?sequence=1

4) http://confabulario.eluniversal.com.mx/ovnis-en-macondo/

5) “La Izquierda Feng Shui” / “La Izquierda Anticientífica” http://magonia.com/2017/06/28/izquierda-feng-shui/

6)http://www.elpais.com.co/entretenimiento/cultura/las-figuras-publicas-que-atacaron-la-obra-de-garcia-marquez.html

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Santiago Valdés
16 de Julio de 2017

Por lo visto el pícaro de Gabo no sólo cultivó amistades con sistemas antidemocráticos. También iba por el desprecio al pensamiento científico.Todo un ejemplo del desarrollo de los pueblos.

Pan de Campo
17 de Julio de 2017

Perdón, yo no sé quienes son estos señores, me pueden explicar ?
yo solo sé defender a este gobierno corrupto por eso me llaman "pobre, el pusilánime".
Yo solo soy un pobre mongolo que anda rodando.
yuo tengo un nick tan pobre y tonto que nadie lo quiere copiar.
yo .....
snif...... sniffffff ......s niiifffffff.........

Alejandro Cosme
17 de Julio de 2017

Toda su vida García Márquez la construyó con la doble moral: discurso de izquierda y vivir a expensas del capitalismo. Fue habilidoso como gran simulador. "Un cuentista costumbrista de su región mezclando creencias esotéricas y hechiceros", como dice el artículo del periodista de Tribuna. Felicito por su rigor intelectual.

Gabo
18 de Julio de 2017

Hay que separar la obra del autor y su vida privada. La obra de Vargas Llosa es infinitamente inferior a la de García Márquez. Eso le debe doler para dedicarle semejante crítica.

 

Seguinos también en