30/09/2017 | Cartelera


Marcelo Bonetti: “Míster Chasman besó a Cirilo y lo bautizó”

UN SHOWMAN CON SABOR A NOSTALGIA

Marcelo Bonetti: “Míster Chasman besó a Cirilo y lo bautizó”

 

Integra la troupe: «El Trío del Humor» (con Omar Vitullo y Pablo Madini). Dirección: Aldo Funes. Teatro Palacio la Argentina, Rodríguez Peña 361, casi esq. Corrientes / CABA. Lunes: 21 Hs. (ver: http://periodicotribuna.com.ar/18228-el-trio-del-humor.html)

Érase una vez...un niño, su muñeco y un sueño: hacer reír a la gente. Marcelo Bonetti es un artista todoterreno, que supo entrar al espectáculo a fuerza de talento y trabajo. Humorista, ventrílocuo y mago, es considerado como uno de los mejores de su género; el encargado de darle vida a su muñeco Cirilo un simpático negrito impertinente que lo acompaña fielmente a cada uno de sus imperdibles shows y varietés: «Marcelo y Cirilo» es su marca registrada.

Empezó a los 13 años cuando no quiso seguir estudiando, su padre lo mandó a trabajar, y fue a parar a un circo. Fue allí para aprender el oficio del payaso, el arte de hacer reír. Comenzó de abajo, limpiando el lugar. La ventriloquía vendrá después. El niño que deseaba hacer reír y ponerse la nariz de payaso, tuvo al circo como escuela. El muñeco Cirilo (llamado así en honor a un vecino, también morocho) llegó a sus 18 años: “Hoy tengo 54 años, Gustavito querido, los años han pasado. Me acompaña el mismo muñeco de aquella época”;Lo hice en mi casa materna, de Avellaneda”, expresa con su voz estentórea Marcelo. Una profecía autocumplida de su madre al recordarla: Mi mamá me decía: odio a los ventrílocuos, no me gustan, y mi hijo me salió ventrílocuo / “Tuve la suerte que mi mamá me vio trabajar en grandes escenarios y le gustó, era su orgullo”, concluye con emoción.

Bonetti realizó más de diez temporadas de revistas y se dio el gusto de trabajar con capocómicos de la talla de Juan Carlos Mesa, Gogó Andreu, Jorge Corona, además de hacer giras nacionales e internacionales. Con más de 30 años en el humor, en una sentimental y nostálgica entrevista, Tribuna de Periodistas dialogó con el artista antes de salir a escena:

–¿Me cuenta alguna historia de los grandes cómicos /comediantes de la Escena Nacional? ¿Ud. trabajó con varios?

Alguien me dijo, haciendo un piropo, tenés mucho en tu acto, en tu pausa, los silencios de Luis Sandrini. Y asoció el ventrílocuo, el muñeco, a Sandrini. Yo tuve tres grandes pilares: un señor que me marcó en la magia, un genio, un tapado: Jorge García Savoia, a quien hago mención y honor. “El Gordo” Jorge, con unos criterios escénicos espectaculares. El segundo fue Chasman y Chirolita, del que guardo hermosos recuerdos, el tercero fue Juan Verdaguer. Fundamental. En cuanto a Tato Cifuentes, “Tatín”, yo lo veía por televisión, con mi abuelo materno. Su frase célebre: «Yo soy Tatín, muy chiquitín, muy regalón». Tato Cifuentes, manejaba el muñeco tradicional. La TV. te demanda ciertos trucos, y queda semejando a marionetas. A veces se desdobla con trucos, y parece que los dos hablan por separado. Cifuentes murió hace poco, a los 94 años. Empezó con los chicos y payasos. Luego se metió al teatro de revista. Pasó por Buenos Aires. Cambia de espectáculo naif a muy verde. Yo, me quedo con una estética intermedia.

–¿Cómo fue su acercamiento a Míster Chasman, el ventrílocuo más reconocido de Argentina?

A los 22 años, en un night club, el lugar se llamaba “Wills” (Federico Lacroze y Álvarez Thomas), ahí conocí a Ricardo Gamero (Mr. Chasman). Vivía a dos cuadras. Fue a ver mi espectáculo (año 1986/ 87). Yo trabajaba en la tarima, con las luces, todo oscuro. Y veo la silueta de Chasman, con otro hombre. Quedo mirando a ver si era él. Le digo a Cirilo: – ¿puede ser que esté presente el señor Chasman, de Chasman de Chirolita?, quedo mirando a ver si era él, me empezaban a temblar las piernas. La gente comienza a aplaudir; imagínate tenía 22 años, y exclamo: – ¡Qué honor tenerlo acá, señor Chasman! / Él responde: – ¡Tranquilo maestro, trabaje tranquilo! Seguí haciendo mi rutina, Cirilo le dedicó el final a Chirolita. Chasman se sube al escenario (¡no me olvido más!), le agarra la cabecita a Cirilo, y le da un beso en la frente: ¡Lo Bautizó! La gente lo ovacionó. Nos fuimos luego a tomar un café, ahí comenzamos una amistad que terminó hasta su muerte – en el Hospital Argerich – Año: 1999. Hubo un tiempo que no trabajó. Era un hombre muy particular.

–¿Y al formidable humorista Juan Verdaguer?

-¿Cómo lo conozco? En casa de Chasman. Es risueña la anécdota: me llama Chasman y me dice: “te necesito en casa, te voy a presentar a un amorcito, que te va a volver loco /ah, Traéme las facturas que me gustan”. Tenía esos “berretines”, era un tipo que le gustaba mucho las “minas”. Mi señora caminaba por ahí, yo no sabía que hacer (risas). Me duché, afeité, fui a Colegiales, baja Chasman – con la bata roja de seda, de entrecasa –, y yo pensé: este trajo dos “locas”, Iba miedoso, me mira y me dice: “¡Marcelito: lo que te voy a presentar, un amorcito!” – Abre la puerta y estaba Juan Verdaguer – “¡Mirá que amorcito!... Es mi amigo del alma, mi hermano de la vida, nunca le faltes el respeto”. Y Verdaguer me dijo: “Ud. es amigo de Ricardo Gamero, también es amigo mío, siéntese, abra esas facturas que tengo hambre. Miles de anécdotas y de aprendizaje con los dos. Juan me decía: “saque los chistes verdes, eso es para Corona”.

–¿Ud. es un artista de bajo perfil, pero tiene un oficio de alta exposición pública? ¡Qué paradoja!

–Es una lucha constante; gracias a eso gané y perdí trabajos. No quise entrar en los programas de TV. Soy bajo perfil. No quiero que pongan mi foto en la marquesina. Que pongan en chiquitito sólo: “Marcelo y Cirilo”. Trabajé con muchos famosos. Las ventajas de no ser conocido: entrar en casas donde los conocidos no van: es gente que no quieren exposición alguna, que tienen cargos importantes (políticos, empresarios, gobernantes, militares). Yo voy a tu casa, hago el show, me voy y me olvido de todo. Necesito liberar mi disco rígido, me expongo a que se rían de mí, no de otros. Cobro mi plata y ya me olvido. No me ha ido mal.

–Los teólogos hablan de la “unión hipostática”, como la alianza tensa y dialéctica de dos personas (una humana y otra divina); ¿Ud. y su muñeco Cirilo, cómo funciona esa doble naturaleza: un artista con doble máscara?

Cirilo es mi otro yo, cuando estamos en el escenario el actor sufre un desdoblamiento. Aparece el otro yo, el otro actor, el personaje en el cuerpo y alma de Cirilo. Mi personaje de Marcelo Bonetti y el de Cirilo, el que llevo dentro. Vos, también llevás los dos personajes. Pero contamos con la cordura para no exteriorizarlo. Es una catarsis arriba del escenario, hay una técnica de manipulación del muñeco. Cirilo toma vida conmigo. Si yo te lo siento en tu brazo no sería lo mismo, sería otra persona. Con los años adquirís esa experiencia.

–¿Como mago e ilusionista profesional, conoce las trapisondas de los «curranderos y manochantas» como Álex Orbito y sus “operaciones astrales”, el doblar las cucharas con “el poder de la mente”? / ¿Cómo influye el pensamiento mágico en las personas?

Conozco algo de esos trucos. A Enrique Carpinetti lo conocí (el mago Kartis, se dedicaba a desenmascarar a estos charlatanes). La palabra ventrílocuo viene de ahí: primero en las grandes tribus indígenas, el jefe indio, se paraba atrás de una montaña, hacía sonidos raros, los amplificaba con el eco, y hacía creer a su pueblo que mandaba señales. En la Edad Media, el ventrílocuo era el mayordomo de la casa. La médium se ponía en medio de la sala, la acústica era perfecta, el ventrílocuo que era el mayordomo, haciendo ruidos raros. Empiezan a descubrir que hacen voces extrañas, creyeron que eran poseídos por el diablo. Luego pasa a ser un divertimiento. Eran las cabezas parlantes primero, luego le ponen el cuerpo y forman el muñeco que lo hace más real. De estos pícaros salen los ventrílocuos. Pasó de ser una forma de engaño, a un divertimento. Esa gente tiene alma de engaño, malicioso, nosotros engañamos pero para divertimento, no para sacarte plata (risas).

–¿Los dummies – muñecos de los ventrílocuos – asumen el arte del fetichismo (el objeto inanimado que cobra vida). El mayor ventrílocuo de la historia, Edgar Bergen (de Chicago/ EE.UU.), tenía una cama especial para su partenaire Charlie McCarthy. ¿Cómo es la relación con su adorado Cirilo?

En la época de “Los Tres Chiflados (The Three Stooges), “Abbot y Costello”, fue el ventrílocuo más famoso de la historia. Era un número fuera de lo clásico. Tenía la galera y un monóculo de corte inglés. El muñeco era quien reprendía al ventrílocuo. Era todo al revés. Fueron famosos, hacían programas de radio. Todavía se venden los CDs. “Edgar Bergen y Charlie McCarthy” (el muñeco), entrevistando a Jacqueline Kennedy, Marilyn Monroe etc. Cirilo tiene su estudio, su cuarto de 3 x 3 metros, donde está todo nuestro vestuario y nuestra historia. El Placard tiene de todo. Chasman me dijo una vez: “cada año tenés que hacerte un smoking de cada color, así con los años tenés un vestuario completo de variados colores”. Tengo 30, fácil.

 

– ¿Cómo piensa el fenómeno actual de la joven ventrílocuo Darci Lynne (12 años), que fascinó con su número en el programa “America´s Got Talent (Tienes Talento)?

¡Hay...es bellísima esa nena...! ¡Bellísima!... Los americanos y los europeos, tienen varios personajes, muñecos. El ventrílocuo tiene varios muñecos. En América Latina – el sur latino –, el hombre es más querendón, se aferra a un sólo personaje. La gente ve a Cirilo y se enamora del muñeco. Ese personaje se identifica conmigo. Esta nena, tienen varios personajes. Usa los muñecos tipo manopla, títeres manoplas de paños, no como los nuestros de pasta. Son muy lindos, tienen mucha vida. (Y concluye con pasión el relato)...Te voy a resaltar algo, bellísimo de esa nena, es que lo hace con amor: “porque nada de lo que hacemos en nuestra historia, se puede lograr si no le ponemos amor”. Que una nena a los 12 años, le ponga tanto amor, la carita de disfrute, ver los ojitos brillosos, lo siente. Eso es lo que aplaudo. La gente que tiene amor por lo que hace. Esa nena lo impecable que está, la pulcritud con que se presenta. Atrás de ella hay una familia que la contiene, hay valores. Resalto primero lo bien que lo hace, segundo, el amor con que lo hace.

 

En el juego del teatro y producción de Entertainment, «El Sueño del Pibe» cumplido para este periodista: posar junto a Cirilo y mimarlo. ¡Touché!

Más Info:

Portal de internet de Marcelo y Cirilo:

https://www.marceloyciriloshow.com.ar/

Facebook:

https://www.facebook.com/marcelo.bonetti.9

Video Oficial de Presentación Artística:

https://www.youtube.com/watch?v=KU9t1XU52MY

 

Agradecimiento:

– Teatro Palacio la Argentina: Rodríguez Peña 361, Casi Esq. Corrientes, CABA / Tel.: 5236-0055.

 

 Texto /Fotos: Gustavo Contarelli. Especial para Tribuna de Periodistas

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Carlos
01 de Octubre de 2017

Muy buena nota. Impecable. Un recorrido a la historia como dice, de "La Escena Nacional".

 

Seguinos también en