22 / 10 / 2007
Pseudociencias

FANTASMOGÉNESIS

...Y CURANDERISMO PARAPSICOLÓGICO

FANTASMOGÉNESIS

    La producción de ectoplasma como materia prima para formar imágenes (ideoplastía) del inconsciente de la persona dotada, se manifestaría (siempre utilizando la jerga parapsicológica), como "ecto-colo-plasmia". Esto ya significa el modelado de los miembros y distintas partes de una persona, incluso animales y objetos inanimados, aunque dicen que la reproducción no es exacta.
     Luego, de ahí a la aparición de un fantasma hay un solo paso. Un fantasma que posee, según se dice, una tenue consistencia material con cierta transparencia y peso marcadamente inferior comparado con el modelo reproducido. Este fantasma puede producirse a partir de modelos que pueden ser personas, animales y objetos íntegros.
     Por ejemplo "nuestro amigo", el conocido parapsicólogo González Quevedo en su libro:
Qué es la parapsicología Editorial Columba, Buenos Aires,1971, págs. 68 y 69, cuenta que, al parecer en una sesión espiritista en la que intervino el más famoso médium Daniel Douglas Home, "...una forma de fantasma avanzó desde el rincón de la sala, fue a tomar un acordeón y, en seguida, se deslizó por la habitación tocando el instrumento. Esta forma fue vista durante varios minutos por todas las personas presentes... El fantasma se aproximó a una señora que estaba sentada a una cierta distancia de los otros asistentes, y ante semejante aparición, la mujer dio un pequeño grito y luego la sombra desapareció".
     Luego añade este sacerdote: "La fantasmogénesis como en general todo fenómeno ectoplásmico (y telérgico) explica la telecinesis".
     ¿Qué me dicen amigos lectores? La credulidad da para mucho, no tiene límites.
     Es innegable que, si todos vieron algo, algo existió, pero se trató de una persona de carne, hueso y sangre como todos nosotros, además de un instrumento musical. Y de esto no cabe la menor duda si descartamos la invención narrativa. De algún modo tuvo que haber surgido el acordeonista de carne y hueso, para luego escabullirse en las sombras.
     Este fenómeno (llámese disparate) es posible según los parapsicólogos. Generalmente, después de negar un sinnúmero de supuestos fenómenos extraños, los parapsicólogos terminan aceptando sus propias explicaciones no menos extravagantes de esos "prodigios" en que creen. Es el caso del mencionado parapsicólogo González Quevedo, quien, luego de refutar muy documentadamente y con acierto a los curanderos en su libro El poder de la mente (Asunción, Paraguay, Intercontinental, 1992), acepta finalmente que las curaciones espectaculares pueden realizarse mediante ¡poderes parapsicológicos!
     En efecto, en su obra menciona un supuesto caso de curación descrito por el filósofo Francis Bacon, cuando un caballero enfermo dormido, es curado por la imaginación de su criado, a quien hace beber una cocción cualquiera inocua diciéndole que con eso su amo sanará. "Este convencimiento - dice Bacón- se exteriorizará e influirá en el mismo sentido en la imaginación de su amo en buen estado de "receptibilidad" por hallarse dormido". (Ob. cit. págs 136 y 137).
     González Quevedo dice: "El curanderismo parapsicológico a distancia se reduce, pues, como tal, a curanderismo meramente de apariencia parasicológica. La pariatría a distancia (en el tiempo y en el espacio: supuesta la adivinación parapsicológica) es solamente poder del psiquismo del paciente sobre el propio organismo" (Ob. cit. pág. 137).
     De modo que acepta una comunicación parapsicológica del criado despierto al amo dormido, que entonces con la idea de curación transmitida a su cerebro por su criado, se convence a sí mismo que puede curarse y sana.
     En otra parte dice: "El Sr. T., buen dotado parapsicológicamente, capta algunas veces por hiperestesia indirecta del pensamiento, los pensamientos de lo doctores presentes y actúa de acuerdo con lo que se espera de él". Y añade entre paréntesis: "(Ciertamente sin completa seguridad; se citan los éxitos, mientras que los fracasos se dejan de lado)". (Ob. cit. págs. 139 y 140).
     Esto último es la clave de la cuestión y se repite en todas las pruebas parapsicológicas: los "éxitos" que son los casos mal investigados o mal comprendidos como excepciones, frente a lo normal, corriente y lógico que se deja de lado porque es considerado como fracaso de las pruebas.
     Esto se confirma aún mejor con lo que dice más adelante este parapsicólogo:
     "A pesar de las maravillosas facultades parapsicológicas relacionadas con el curanderismo, aun el curandero mejor dotado parapsicológicamente no ofrece ninguna garantía, ni la más mínima posibilidad de dominar de algún modo su 'método de curación parapsicológica'.
     "Nunca lo conseguirá en la hora, rarísima vez espontáneamente. Jamás con frecuencia como se afirma" (Ob. cit. pág. 145).
     En resumen, este parapsicólogo que refuta las supersticiones y desenmascara a los charlatanes en un libro valioso en su mayor parte, muy bien documentado, escrito con seriedad y conocimiento de causa, denunciando múltiples casos de fraude, finalmente resulta ser también él un creyente en supuestos fenómenos que pertenecen al terreno de las pseudociencias.
     En otros casos, cuando los parapsicólogos también rechazan la brujería, la magia negra, muchas experiencias del ámbito espiritista, casos de milagros sin la intervención directa del dios creador del mundo, etc., terminan aceptando igualmente disparates mayores como la fantasmogénesis y la transfiguración. Esta última, dicen, consiste en una modificación del cuerpo sólo en los dotados. No se trata de una persona nueva, sino de una especie de revestimiento ectoplásmico que representa a otra persona.
     Corolario: todo trampa, todo sugestión, todo mentira...

Ladislao Vadas

Compartí este artículo

Comentarios: RSS de este artículo

Nombre :
Email :
URL :
Comentario:
Seguinos también en
Estudio ASK
Descargue gratis los siguientes libros
Gentileza Tribuna de Periodistas