¡Recién Publicado!
cerrar [X]

TOF 3: Bailando con Bush, Irán y Bin Laden

0
2938
SIMILITUDES ENTRE AMIA Y EL 11-S
SIMILITUDES ENTRE AMIA Y EL 11-S

    A la abogada Marta Nercellas, letrada de la AMIA-DAIA, no hay nada que la convenza de lo contrario. Entrevistada por Víctor Hugo Morales en el programa Desayuno, durante la mañana del lunes 1 de noviembre, se mostró satisfecha por el reciente fallo del Tribunal Oral Federal N° 3 en el que se ratificaba la voladura de la sede de la AMIA mediante una Traffic bomba comandada por un fundamentalista suicida. “La Argentina sufrió una agresión de Hezbollah, producto del ingreso al país del conflicto de Medio Oriente”, afirmó sin pestañear y su interlocutor no se animó a meter la cucharada en semejante ensalada.

 

   "La seudo investigación encarada por el juez de grado, acompañado por funcionarios nacionales y de la provincia de Buenos Aires, sólo buscó darle ropaje de verosimilitud y legalidad a una hipótesis arquitectónicamente armada, que se desvaneció a lo largo del extenso debate", puntualiza una parte del fallo de marras. Pero, ante esto surge una duda metódica: ¿Galeano armó sólo el cuento persa, sin ninguna ayudita de sus amigos? Decir que no, es una afirmación que navega en las aguas del sinsentido.

   Sin embargo, lo que es peor es la delirante versión que actualmente se está echando a rodar, gracias a los buenos oficios de la letrada nombrada y, por qué no, también a los ingentes esfuerzos de la corporación mediática nacional, acerca de que el edifico de la mutual de la calle Pasteur fue demolido tanto por los fundamentalistas de Hezbollah, como por la fantasmal red Al Qaeda (literalmente, Base de Datos).


Armando al enemigo virtual


   El mundo según Bush,
es un documental francés que la señal I-Sat emitió a las 22 hrs del domingo 31 de octubre. En el mismo, se ilustra como luego de los episodios del 11 de septiembre de 2001, se prefabricó en la Casa Blanca que los  responsables fueron el binomio conformado por Bin Laden y Saddam Hussein; para luego emprender acciones bélicas contra Afganistán primero e Irak después. Pero esta elección no fue para nada fruto de la casualidad permanente, puesto que tenía un antecedente de peso pesado:“El fundador de la Mayoría Moral, Jerry Falwell, culpó a los paganos, gays y lesbianas de los ataques del 11 de septiembre. Bush declaró: “Roguemos por la presencia y sabiduría de Dios para nuestro emprendimiento. Esta guerra, esta cruzada, tomará un tiempo”. El rito cristiano cuenta con su propia política exterior: el apoyo a Israel, porque saben cómo luchar y porque están en contra de los musulmanes”, puntualiza el citado documental. No, no se trata de un discurso del siglo XII, sino de uno del XXI, aunque cueste creerlo. El nuevo imperio del mal, que destronó al desaparecido cuco soviético, es aquel que posee cabeza de toalla. Los paganos a los que se refiere el ultra Falwell, no son otros que los musulmanes, destinados al exterminio como en los luctuosos acontecimientos de las Cruzadas. Y en estas playas, tampoco es casualidad permanente que el TOF 3 y la citada corporación periodística, hayan elegido al mismo adversario que el alucinado presidente estadounidense y sus halcones.

   Por eso, no es de extrañar que en el informe de Toma & Stiusso de octubre de 2001, se  manifestara con certeza que el terrorismo fundamentalista con sede en la Triple Frontera, haya sido el partícipe necesario del ataque a la citada mutual judía. No importa si el potencial suicida volatilizado haya sido un libanés, un iraní o un colombiano, pero lo que estos cráneos están seguros es en dicho atentado, aunaron fuerzas Irán, Bin Laden y Saddam Hussein. Todo este desaguisado, con tufo a transa made in Washington y Tel Aviv, obedece a expurgar la responsabilidad potencial de Carlos Menem a la luz de su traición a Siria. Como esta nación sigue manteniendo relaciones de peso con las capitales mencionadas arriba, casi no se la molesta demasiado.

   Además, sigue llamando poderosamente la atención cómo, en el juicio por el caso AMIA, jamás se haya requerido la presencia del ex presidente oriundo de Anillaco, como tampoco de la de su primo lejano Monzer Al Kassar. Una camioneta entrando en la AMIA y haciéndola volar en pedazos, aleja la culpabilidad de estos dos personajes, acercándola truchamente al pensamiento de los otros fundamentalistas del neoconservadorimo. Por esto, no sorprende para nada la afirmación de Eduardo van der Kooy, analizada anteriormente en este sitio, que el atentado contra la AMIA fue el antecedente directo de las Torres Gemelas. Pero, ¿porqué se ponen los ataques a estos edificios en el mismo plano?.“El presidente (Bush) permitió que la opinión pública creyera una mentira: que Irak tuvo que ver en el ataque del 11 de septiembre” , se desprende en el citado documental. En Argentina, tanto Menem como sus secuaces políticos, judiciales y mediáticos urdieron una mentira que luego prosperará: Irán estuvo detrás del atentado a la AMIA, porque no se bancó las relaciones carnales de la nación sudamericana con EEUU e Israel. Más adelante, como se puntualizó arriba, se agregaría la culpabilidad de Bin Laden y Hussein. Y tampoco es tonta semejante elección, pues esta nación islámica forma parte del paquete urdido por EEUU e Israel como el nuevo eje del mal, conformado en su momento, luego del colapso de la URSS, por Irán, Irak, Libia, Corea del Norte y Afganistán. El club selecto que apoya el terrorismo universal, poseedor de temibles armas de destrucción masiva, enemigo mortal de la civilización occidental y cristiana.

   Tanto en los EEUU, en Israel y en Argentina, fue necesario, y sigue siéndolo, convencer a la opinión pública que el trazado es el rumbo único y correcto. “Lo más perturbador es ver cuán efectiva es la propaganda política repetitiva y bien organizada, que manipula el pensamiento de las personas. Este gobierno ha elegido usar la misma propaganda política que Hitler, Goering y Goebbels”, dice acertadamente el documental de marras. En este suelo, la alianza de las corporaciones política, judicial y mediática machacó los cerebros de la gente acerca de la veracidad absoluta del cuento persa. Como si se tratara de un neoevangelio, a la manera de Bush, no existió otra explicación plausible que la de la Traffic virtual y bicolor. A pesar de las evidencias contrarias, otra versión sigue siendo ampliamente descalificada y descartada.

   Al igual que la fábula de las inexistentes armas de destrucción masiva iraquíes, el relato fantástico de la camioneta bomba es la excusa primordial para que la verdad acerca de la masacre de la calle Pasteur siga en agua de borrajas. Y de continuar así, los verdaderos culpables proseguirán en el descanso de la impunidad, mientras que las víctimas no podrán descansar en paz.

 

Fernando Paolella

COMPARTIR
Artículo Previo Goma, goma, goma
Artículo Siguiente De pactos y suicidas
Armin Vans
También en
 

0 comentarios Dejá tu comentario

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme