¡Recién Publicado!
cerrar [X]

Periodismo en su día: negreros de tinta y héroes anónimos

27
2846
DE ESTO NADIE HABLA
DE ESTO NADIE HABLA

Cinismo, doble discurso, egos más grandes que una puerta y soberbios andantes. El periodismo es eso y también explotados que arriesgan su vida por el amor a la investigación más allá de alcahuetes y mercaderes del verso.

 

El helado 7 de junio del 2012, arranqué escuchando a Mario Wainfeld, columnista de Página 12, que lo entrevistaban por radio. Hablaba de bajar los decibeles, evitar los exabruptos entre los colegas y criticar, sea quien sea, a aquellos que intentan silenciar y censurar a un colega. El comentario lo realizó a propósito de la estúpida y fascista golpiza a un camarógrafo de 678, hecho repudiado por el grueso de los medios masivos. Lamentablemente, parte del periodismo no tuvo la misma actitud cuando Gonzalito de CQC fue golpeado en una gran investigación sobre el intendente de Pinamar a propósito de la adjudicación de viviendas. Mucho menos cuando quien firma esta nota fue censurado y levantado del aire en marzo del 2010 en Radio Cooperativa. El dueño de la emisora que no tuvo problemas en contratar a barras de Gimnasia para voltear la antena de una frecuencia cercana (AM 770) declaró ante FOPEA que así fue pues “ese periodista agravió a su emisora y a otros programas”. ¿No se trataba de dinero? En fin…

El día del periodista se celebra en medio de una guerra sin fin entre el gobierno nacional y los grandes medios, llamados monopolios mediáticos para unos; prensa independiente, para otros. Ambos disputan por la preciada credibilidad, desde hace años, en el fangoso terreno de lo simbólico, intentando influir en la opinión pública. El votante como el lector necesita confiar en alguien. Los principales comunicadores creen haberse convertido en voceros de la opinión mayoritaria de la población: Las malditas audiencias. Por ello, enuncian bellas y justas teorías sociales que no se condicen con sus miserables prácticas cotidianas. El gobierno actual fue muy inteligente en explotar el descontento de cientos de colegas periodistas exhaustos de convivir con un sistema de información que excluye múltiples voces y reproduce sin fin a unos pocos “iluminados”. Hace poco, un gran periodista de un triste diario que recibe el grueso de la pauta oficial reflexionaba: “Lo de la pauta oficial, puede ser, tienen razón, está mal distribuida pero… ¿qué se la vas a dar? ¿A los millonarios de Clarín? ¿Para qué?”

Los periodistas no son igual que sus dueños ni que los medios en los que trabajan. Muchas veces tienen otros valores, más nobles y, en otras ocasiones, son peores o podrían llegar a serlo si tuviesen la oportunidad. Eso sí, siempre son más débiles. ¿Sabrán los colegas de Clarín que el mayor escándalo de corrupción del kirchnerismo, como fue la estafa de la construcción de viviendas en la Fundación Madres de Plaza de Mayo, se silenció durante un año por un espurio acuerdo entre Clarín y el gobierno nacional? ¿Quiénes se sentaron a esa negociación y a cambio de qué? ¿Qué deberían haber hecho los periodistas que investigaron el tema, a mediados del 2010? ¿Renunciar? ¿Irse? ¿Adonde? La respuesta suele ser la misma: “Si no lo hago yo, hay miles detrás para hacer mi trabajo”.  

Las generalidades son incompletas pero a grueso modo el periodista habla de la política como si fuese el único y más oscuro terreno de la sociedad. Sin embargo, somos capaces de vender a nuestras madres por una primicia, entregar a un amigo por conseguir una primera plana del diario de mañana y arrodillarnos ante un editor por unos miserables 500 pesos.

Pasamos muchas horas en redes sociales —antes lo hacíamos en bares— discutiendo y opinando sobre otros colegas. Nos quejamos del Presidente de la AFA, los sindicatos y de los eternos barones del conurbano bonaerense pero, ¿acaso no somos también una corporación? ¿Acaso no nos creemos eternos? En tiempos en que pedimos una conferencia de prensa a la Presidenta, pues queremos preguntar, ¿cuestionamos nuestro cinismo y doble discurso? ¿Qué renovación existe dentro del periodismo argentino? Nos creemos dueños del aire, del espacio, de la tinta…


Empresarios explotadores en tiempos de la ley de medios plural y democrática

 

¿Denunciamos como deberíamos hacerlo cuando otros colegas sufren el maltrato, la censura y los aprietes? ¿Alguien se anima a escribir de las condiciones laborales de periodistas de los grandes medios? No pues queremos llegar a ellos. ¿Y en los pequeños? Un editor de una miserable revista, cuyo fin es levantar las acciones de tal o cual diputado y senador entre sus pares, tiró por la escalera a una periodista y la sacó a patadas de la redacción para que no ingresase la ambulancia a su empresa. Si lo hacía, hubiesen descubierto que el mercader de noticias no le pagaba los aportes ni obra social a sus trabajadores. En el sindicato de televisión la respuesta fue increíble: “Si le caemos, nos sacan a patadas, ¿para qué? Tiene alguna banca”.

¿Quién banca a estos empresarios de medios? ¿Qué se esconde detrás de estas revistas de poca monta? En general, los grandes empresarios de medios progresaron en este negocio pisando cabezas, aplastando medios opositores, negociando pauta publicitaria con empresarios y gobernantes y hasta extorsionando políticos de poca monta. Los medianos y pequeños empresarios del negocio de la información, admiran a los llamados monopolios y, aunque llenan sus bocas de hermosas palabras como democratización, pluralismo y multiplicidad de las voces, reproducen las injusticias en sus redacciones. Explotan a sus trabajadores con contratos basura, utilizan a entusiastas e ignotos periodistas que creen tocar el cielo con las manos cuando ven su nombre publicado con tinta negra y los inducen a competir entre ellos en una carrera a ninguna parte. El manual no escrito del periodista siglo XXI indica que nunca deberás comentar una buena nota e idea ante un colega. No hay códigos. Los sumarios de notas son sinónimo de robo a mano armada. Muchos de nosotros les contamos a nuestros lectores u oyentes que lo que importa es la verdad y que buscamos cambiar el mundo. Les contamos el cuento de Blancanieves y los siete enanitos. Nada más alejado de la realidad.

Por suerte, hay excepciones en este juego en que se perdieron todas las reglas, aquel día en que los periodistas comenzamos a ser cómplices de un sistema en que los negreros de tinta pasaron a mover los hilos del maldito negocio de la información. Es hora de patear el tablero. Transgredir y animarnos a jugar con honestidad intelectual más allá de la distancia o lejanía con un gobierno o un poder; más allá de izquierdas o de derechas.

Tal vez llegó el momento de participar de otra manera en este juego. Es tiempo de dejar de lado apariencias y de ser mejores colegas, periodistas y, fundamentalmente, mejores personas.

 

Luis Gasulla
Twitter:
@luisgasulla

 
 

27 comentarios Dejá tu comentario

  1. Un caluroso saludo en su Día...!!! Y, parafraseando a Mafalda: "QUEREMOS LIBERTAD DE PRENSA...NO LIBERTAD PRENSADA!!!"

  2. mis saludos al señor periodista que escribe la nota ningun medio televisivo pasa la protesta salvo tn en pequeños espacios.SR LO PEOR QUE ESTA LOGRANDO ESTA MUJERZUELA ES DIVIDIR LAS FAMILIAS EN DOS.LOS QUE LA APOYAN Y LOS QUE NO.ESTO SEPUEDE CONVERTIR EN UN HORROR NACIONAL EN CUALQUIER MOMENTO.

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
Tu Comentario
(*) Nombre:

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
LinkedIn
Pinterest
Whatsapp
Telegram
Tik-Tok

Recibí diariamente un resumen de noticias en tu email. Lo más destacado de TDP, aquello que tenés que saber sí o sí

Suscribirme Desuscribirme

Notas Relacionadas

Día del periodista

    “Yo era reportero y era muy difícil reciclarme. Yo era un mercenario honrado, hacía mi trabajo, cobraba por él y decía: ‘Aquí hay un muerto y una bomba’; qué hijo de puta, como he dicho alguna vez. Yo podía...