La fábula de la rana y el escorpión... y un conflicto infinito

7
2525
EL ETERNO ENREDO DE MEDIO ORIENTE
EL ETERNO ENREDO DE MEDIO ORIENTE

Siguiendo la moraleja de la fábula de la rana y el escorpión de Esopo, se puede decir que, cuando un conflicto se reproduce muchas veces, se incorpora a la vida de sus protagonistas hasta el punto en que se convierte en una suerte de fin en sí mismo, y su única causa y explicación pasa a ser el conflicto mismo. Algo así parece ocurrir en Medio Oriente o, región donde la historia pareciera repetirse hasta el infinito. 

 

Cuando parecía que la Primavera Árabe traería vientos de cambio, el autoritarismo y la violencia sectaria volvieron a emerger en los años últimos, salvo quizás por la excepción de Túnez. Sin embargo, la evaporación de la ilusión democrática dejaba, aunque sea, la proyección de cierto orden autoritario bajo el liderazgo de la Rusia de Putin. Todo parecía indicar que, por lo menos, se lograría cierta estabilidad, pero ahora incluso la estabilidad rusa parece estar en peligro.

Nunca antes, incluso contabilizando la época de la URSS, había intervenido Rusia tan directamente en un problema de Medio Oriente. En los años recientes lo hizo, sin dudas, aprovechando algunos errores de la diplomacia norteamericana. Fue un error de Estados Unidos intervenir en contra de la familia Al-Assad sin observar debidamente que entre los rebeldes había una gran presencia de milicianos de Al Qaeda y luego de ISIS, grupos terroristas por antonomasia. A esto se suma que la debilidad del Estado iraquí le concedió a ISIS mayor facilidad para controlar territorio y para refugiarse contra los ataques en su contra.

Sin embargo, hay que reconocer que la administración Obama, con el tiempo, supo demostrar algunos éxitos importantes que contradijeron las críticas de pasividad y debilidad. Uno de ellos fue la construcción aparentemente exitosa del nuevo ejército iraquí luego de su virtual colapso en 2014 frente a ISIS. El otro fue el acuerdo entre el nuevo ejército iraquí y las fuerzas kurdas, paso vital para una posible reconciliación nacional e impensable en época de Saddam.

Estos éxitos de Obama en Irak hicieron observar al atento ojo del ex miembro de la KGB, Vladimir Putin, que el fin de la guerra en Siria podría venir a partir de un más decidido apoyo al gobierno sirio y de un persistente bombardeo aéreo a los rebeldes, en especial a las milicias de ISIS.

Es cierto que las buenas relaciones entre Siria y los rusos provenían ya desde el efímero proyecto de Nasser de la República Árabe Unida, y se concretaban en el abastecimiento militar que Siria requería. Ahora parecía abrírsele a Rusia un horizonte aún mejor, con la posibilidad de sostener y ampliar su presencia militar en el país.

Empero, Putin no pudo terminar de regocijarse con su triunfo en la guerra civil siria cuando fue aturdido por el estruendo de las balas disparadas delante de las cámaras contra su embajador en Turquía. El asesino gritó “Dios es grande. No se olviden de Alepo. No se olviden de Siria”.

Las diferencias entre los rusos y los turcos no son recientes. Ya las tuvieron los zares, la URSS y ahora la Federación Rusa. Es preciso recordar que un año atrás Turquía derribó un avión ruso por violar su espacio aéreo. Pero, así y todo, se estaban produciendo acercamientos muy importantes entre el miembro de la OTAN y la potencia euro-asiática, los cuales ahora parecen tambalear nuevamente.

Todo esto nos obliga a reflexionar: ¿Podrá en un tiempo razonable empezar a desenredarse el conflicto interminable de Medio Oriente? ¿Lo logrará Putin con su mano dura y sus métodos violentos, asociado a una administración Trump en la misma línea? ¿Podrá esto generar un orden sustentable o sólo acallará el conflicto por un tiempo? ¿Volveremos a ver una nueva oleada de protestas pro-democracia en unos años? ¿Cuál debe ser el rol de las democracias liberales o consolidadas?

Las preguntas son muchas y las respuestas difíciles, pero no cabe duda de que sería un gran avance que todos los involucrados aprendieran de la fábula de la rana y el escorpión que, si siguen enfrascados por mucho tiempo más en una lucha eterna y sin sentido, puede que la guerra se convierta en parte de su cultura y de su naturaleza.

 
 

7 comentarios Dejá tu comentario

  1. Parecería al leer la nota que los problemas de Medio Oriente vienen del aire, o de un trasfondo cultural o un destino esencial. No. Para entender Medio Oriente -o intentarlo- hay que remontarse al Acuerdo Sykes-Picot de 1916 por el que Francia y Gran Bretaña se repartieron el Imperio Otomano y a la Declaración Balfour de 1917 por la que se hizo público el proyecto de implantar un Estado en Palestina con europeos al servicio de los intereses coloniales británicos. La propia primavera árabe fracaso no sólo por el despotismo de algunos gobernantes -como al Assad-sino por la acción de Israel y Estados Unidos que apoyaron el golpe Al Sisi en Egipto. Intentar explicar el drama de la guerra en Siria o en Medio Oriente a partir de una fábula sin una sola referencia a la acción de las potencias imperialistas que han promovido la guerra en su propio beneficio, es muy poco serio.

  2. Parecería al leer la nota que los problemas de Medio Oriente vienen del aire, o de un trasfondo cultural o un destino esencial. No. Para entender Medio Oriente -o intentarlo- hay que remontarse al Acuerdo Sykes-Picot de 1916 por el que Francia y Gran Bretaña se repartieron el Imperio Otomano y a la Declaración Balfour de 1917 por la que se hizo público el proyecto de implantar un Estado en Palestina con europeos al servicio de los intereses coloniales británicos. La propia primavera árabe fracaso no sólo por el despotismo de algunos gobernantes -como al Assad-sino por la acción de Israel y Estados Unidos que apoyaron el golpe Al Sisi en Egipto. Intentar explicar el drama de la guerra en Siria o en Medio Oriente a partir de una fábula sin una sola referencia a la acción de las potencias imperialistas que han promovido la guerra en su propio beneficio, es muy poco serio.

  3. "...la debilidad del Estado iraquí le concedió a ISIS mayor facilidad para controlar territorio y para refugiarse contra los ataques en su contra...", dice el artículo textual. Pero he ahí que el esperpento que han llamado "ISIS" o más ridículamente "califato islámico"(¡COLIFATO!, será) es una creatura de la CIA, como lo fue su antecesora la nadidad difusa "AlQaida" que la CIA sacó de la galera a mediados de los '90, y que usó a destajo por 16 años para JUSTIFICAR INVASIONES AL DOPE Y OTROS ESTROPICIOS, para terminar por refritarla hace 3 años en el mamarracho "ISIS". No se explica sino, que el mismo imperio yanki que invadió a sangre y fuego, JUSTIFICÁNDOLO CON MENTIRAS y AL DIVINO DOPE, Afganistán en 2001, y ya que estaban ahí, repitió "la hazaña" en 2003 en Irak, donde han asesinado, depredado y rapiñado a lo pavo desde entonces sin el mínimo prurito, ni restricción, CON EL ESPERPENTO "ISIS" SE HACEN LOS ESTRECHOS Y NO LO COMBATEN. Amagan , hacen finta, pero no lo hacen en realidad. Si quisieran hacerlo, con el control completo de toda la región que tienen la CIA y el Pentágono esos zaparrastrosos mercenarios salafistas no se podrían sostener 1 hora en Irak. Bastaría con que les cortaran los suministros, que son ingentes como se ve. Pero NO SOLO NO LO HACEN, sino que son ellos mismos los que los abastecen en pertrechos y mercenarios a través de los chirolitas de su complejo militar/petrolero/financiero: el mistongo y contra-natura "reino" Saudí y los otros similares "emiratos petroleros". Los yankis nos toman por pelotudos a la gilada mundial, y por la forma ostensible que lo hacen y lo fácil que les resulta, ¡debemos de serlo nomás!.

  4. Miguel, completamente de acuerdo. "23 de Diciembre": "no sabemos"los argentinos quien nos metió los 2 deliberadamente inesclarecidos(todavía)bombazos indiscriminados en Buenos Aires en 1992 y 1994, porque los que fueron realmente, NO SON LOS QUE NOS QUIEREN HACER CREER QUE FUERON(los iraníes), sino que son los que dicen que fueron estos(los gobiernos de Israel y USA). Sino no hubiéramos tenido 24 años de todo tipo de perversiones y encubrimientos para ocultarnos esta Verdad "incómoda". Que surge clara del resumido de la única pista(hipótesis) que se sostiene para estos bombazos a esta altura, la llamada "DE LOS 3 ESTADOS"(Israel y USA los perpetradores y beneficiarios, y el nacional, el forzado por estos, encubridor), que preparamos para el aniversario 18J de 2012 con un grupo de amigos que venimos investigando el tema desde hace muchos años y que está en: www.taringa.net/comunidades/orden/5722110/Falsificacion-Amia_-la-pista-de-los-3-estados.html. Goyolin: tu "discurso" es el típico del sionismo que tiene problemas con el islamismo y los árabes por la partición de Palestina. Desde 1917(fin de la 1era. GM), el Imperio inglés hasta el fin de la 2da. GM y luego los yankis, han usado al Islam. Hasta principios de los '90 contra el "enemigo" soviético, y desde entonces para fabricarse "el enemigo propiciatorio necesario" al quedarse sin ninguno y SIN AMENAZA REAL EN EL MUNDO al implosionar la URSS. Justamente, nuestros 2 bombazos en Baires fueron consecuencia de esa estrategia del Imperio yanki de fabricarse un enemigo usando al Islam. El primer candidato a serlo fue el Irán de los ayatollahs, de ahí nuestros bombazos y la FALSA E INSTANTÁNEA ACUSACIÓN a ésta por estos, que Israel y USA les impusieron como hipótesis única a seguir a "nuestros" débiles "gobiernos" e (in)justicia flan. Pero se ve que Irán no era el "enemigo propiciatorio" adecuado, porque a mediado de los '90 lo abandonaron como tal(nunca más los acusaron de atentados indiscriminados por el mundo) y la CIA, con los loquitos salafistas que había enviado a pelear por ellos contra los soviéticos en Afganistán en los '80, fábricó la más funcional nadidad difusa "AlQaida", que hace 3 años a refritado en el esperpento "ISIS".

  5. Gracias a todos por los comentarios. Sin nombre: La escalada de violencia en el Medio Oriente, en especial por algunos Estados islámicos, debe interesar y preocupar a todo el mundo, aunque, desde luego, en distintos niveles. Cierto es que no puede ser un problema prioritario para nuestro país. Lo que se intenta en la nota es reclamar prudencia para no quedar, como en la década pasada, aislados o, peor aún, en el bando equivocado. No veo posibilidad de alianzas entre kirchnerismo e islamismo, pero sí es cierto que los grupos internos violentos buscarán cualquier pretexto para tratar de impedir el éxito del actual gobierno, sobre todo tratando de minar la confianza que el mismo ya ha despertado en el mundo Goyolin: Coincido. Miguel: La declaración Balfour tuvo una necesidad aún mayor para materializarse, que fue el Holocausto inconcebible llevado a cabo por los nazis en toda Europa. En 1948 se presentaron dos proyectos para dar independencia al mandato de la Palestina británica. Uno, crear dos Estados, uno israelí y otro palestino, y el otro, que tuvo a su favor el voto argentino, era el de crear un Estado binacional, bajo la directa observación de la ONU y la internacionalización de Jerusalén, esta ciudad bajo el directo control de la ONU. Como este último no alcanzó el apoyo mayoritario, se esbozaron solamente algunas líneas, como por ejemplo que habría un período en manos de gobernantes judíos y otro período en manos de un gobierno palestino. La idea que se perseguía era que el apego del pueblo hebreo por la libertad, pudiese irradiar en la región para lograr crear gobiernos árabes democráticos, si consideramos que el fundamento último del sistema democrático es el principio de la libertad humana, dentro de reglas que le den a éste garantías suficientes para desarrollarse. Quizás esta segunda opción hubiera sido mejor. Pero no me parece que la culpa del conflicto sea una supuesta voluntad imperialista sino en todo caso las divisiones étnicas y religiosas y, en particular, el fanatismo, que si bien puede aparecer en los dos bandos, sobresale en el islámico. Apenas creado el Estado de Israel, éste tuvo que enfrentar la guerra llamada “de la independencia” frente a diez países árabes. En aquel momento, el liderazgo del mundo árabe lo tenía la República Árabe Unida, efímera creación del jerarca egipcio Gamal Nasser. Luego se sucedieron otras guerras y la hostilidad permanente de guerrillas en las distintas zonas en las que el Estado de Israel limitaba con los territorios que serían el futuro Estado palestino. Vino luego un período de optimismo cuando Israel pudo firmar tratados de paz con Egipto, devolviéndole todo el Desierto del Sinaí, incluyendo emprendimientos que Israel había iniciado en él. En ese período el Consejo de Seguridad dicta la Resolución 242, que señalaba las siguientes etapas. 1) El reconocimiento, por parte de los Estados árabes, del Estado de Israel con fronteras seguros. 2) Que Israel no avanzase sobre territorio que le correspondería al Estado palestino. Los Estados árabes se negaron sistemáticamente a firmar los tratados de paz, que significarían, por un lado, el reconocimiento del Estado de Israel y, por otro, la voluntad pacifista de los mismos. En distintos períodos, diferentes Estados árabes propiciaron una mayor unidad de estos, superando así las profundas contradicciones que existían, a raíz principalmente de la división entre sunitas y chiitas. Podríamos decir, sin temor a equivocarnos, que lo único que parecía unir a los Estados árabes era el odio visceral contra los judíos, y que esto distaba mucho de permitir alcanzar la agenda de la ONU. Una última reflexión: Si el objetivo de un gobierno o Estado es buscar propiciar la felicidad de su pueblo, recordando al viejo Locke, existiría un derecho al cual el Estado debe contribuir con todo lo posible, para que cada habitante lo posea, que es el derecho a la felicidad. Si hoy, más allá de abstracciones, como “pueblo”, “Estado”, “soberanía”, etc., comparamos la situación de los palestinos, que permanecieron viviendo en el Estado de Israel, con la de los millones que huyeron cuando este último se creó, no cabe duda que los primeros, por vivir en un Estado democrático, con libertad de culto, y que ha alcanzado en lo socioeconómico un desarrollo muy alto a pesar de la adversidad de su territorio y su entorno, no tiene ni punto de comparación con la de los millones que buscaron refugio en otros países árabes sin nunca conseguirlo. En Israel, en cambio, encontraron incluso un Estado que les permitió formar un partido político y gozar de todos los beneficios de un Estado de Derecho. La posibilidad de llegar a estudios universitarios, que se cuentan entre los más destacados del mundo. Contrariando esto, ya casi que ni se puede hablar de minorías judías en países árabes porque prácticamente no existen. Incluso ahora podemos observar una clara persecución de las minorías cristianas que se fueron formando con el tiempo. Y, para la misma población árabe, se observan rasgos propios de sociedades del Medioevo (situación de la mujer, intolerancia religiosa, paternalismo, etc.).

Dejá tu comentario

El comentario no se pudo enviar:
Haga click aquí para intentar nuevamente
El comentario se ha enviado con éxito
En unos minutos lo verá publicado en este artículo
Haga click aquí para enviar otro comentario
Tu Comentario
(*) Nombre:
Escriba el texto de la imagen

Seguinos también en

Facebook
Twitter
Youtube
Instagram
Google Plus

Notas Relacionadas

Delicado equilibrio político en la cuestión siria

Hace escasas semanas la invasión de los Estados Unidos era inminente. Cuando la guerra era casi un hecho consumado y el mundo se aprestaba a seguir la nueva cruzada de Washington en Medio Oriente, la operación ingresó en un repentino impasse. ¿Qué...